Artículos sobre el Crimen

Ver: Tres casos fuertes de The First 48

Los detectives experimentados saben lo críticas que son las primeras 48 horas de una investigación de homicidio. Si no tienen una pista, un sospechoso o un arresto durante ese tiempo, sus posibilidades de resolver el caso se reducen a la mitad.

The First 48 sigue a algunos de los principales detectives de homicidios de los Estados Unidos mientras trabajan para identificar a los sospechosos y realizar los arrestos necesarios. La intriga de los casos de asesinato en tiempo real, junto con la intensa carrera contra el reloj, lo convierten en uno de los programas de crímenes reales más vistos en la televisión.

No hay dos investigaciones iguales y The First 48 ofrece a los espectadores una visión única de las diferentes circunstancias y procesos por los que pasan los detectives para realizar un arresto. Aquí hay tres de los casos más fuertes de la temporada 23.

cristiano jones

En agosto de 2017, Christian Jones, de 17 años, recibió un disparo mortal en su casa en Tulsa. Su compañero de cuarto, Jeremiah Peer, fue arrestado por su participación en la muerte. Solo unas pocas horas después de la investigación, la policía entrevistó a Piersach con manchas de sangre aún visibles en la cara y las manos.

Inicialmente les dijo a los detectives que estaba limpiando su arma mientras caminaba por una esquina cuando Jones sacó su propia arma e hizo una amenaza fingida. Peer luego afirmó que gritó y disparó accidentalmente su arma que golpeó a Jones en el cuello.

Sin embargo, algunos de los amigos de la pareja también estaban en la escena y contaron una versión muy diferente de los hechos. Después de un poco de presión por parte de los detectives, Peer cedió y accedió a contarles lo que realmente sucedió.

La muerte fue puramente accidental ya que Peer y Jones sacaron sus armas. Los adolescentes estaban representando una escena típica de una película del oeste fingiendo ser dos vaqueros con los brazos apuntando el uno al otro. Los compañeros dijeron «jala» y Jones «hizo clic» con su arma. No pasó nada. Un compañero «hizo clic» con su arma y se disparó, hiriendo fatalmente a su amigo. Pensó que el seguro estaba puesto.

Primero mintió porque sabía que enfrentaba un cargo de homicidio involuntario. Las habilidades de interrogación de los detectives y la honestidad de los testigos permitieron establecer rápidamente la versión real de los hechos. Peer se declaró culpable de homicidio involuntario y fue sentenciado a 20 años de prisión.

Aftab Ahmed Khan

Aftab Ahmed Khan trabajaba como empleado de una tienda de conveniencia cuando fue baleado y asesinado en un aparente robo a mano armada que salió mal. El hombre de 51 años recibió tres disparos, dos en el hombro y uno en la frente. Los detectives en la escena revisaron de inmediato las cámaras de seguridad e identificaron al asesino como un joven que usaba lentes oscuros. Apuntó con el arma a Khan y reveló que había sacado dinero de la caja registradora.

Inicialmente, la policía llegó a un callejón sin salida, pero aun así fue asistida por imágenes de vigilancia de una escuela cercana. Mostraban a un hombre, similar al sospechoso, subiéndose a un auto azul y conduciendo hacia el segundo robo que ocurrió en la zona. El vehículo finalmente fue rastreado y, cuando la policía trató de alcanzarlo, los tres hombres huyeron hacia un complejo de apartamentos cercano.

La policía tuvo mucho éxito al apuntar múltiples armas de fuego al edificio. Pudieron hacer un arresto cuando César Espinoza, de 19 años, saltó del techo del edificio e intentó huir. Más tarde se supo que él era el ladrón armado que entró en la tienda y le quitó la vida a Khan.

Sus cómplices, José Mata y Bayle Snell, fueron arrestados tres horas después cuando la policía disparó bolas de pimienta al apartamento donde se escondían. Espinoza fue sentenciado a cadena perpetua por homicidio en primer grado y robo con arma peligrosa. Mata fue acusado de asesinato en segundo grado y robo con un arma peligrosa, mientras que Snell fue acusado de robo en segundo grado.

Israel Martínez-Hernández

Israel Martínez-Hernández, un hombre asesinado a tiros en su propio patio delantero, supuestamente tenía una aventura con una mujer casada. Así, los detectives de la policía descubrieron que perdió la vida a raíz de un triángulo amoroso.

Por un testigo supieron que «en la calle» se hablaba del responsable del asesinato, un hombre que se hacía llamar ‘Martin’. Después de establecer que el verdadero nombre de Martín era ‘Telésforo Rentería’ y que se vio un vehículo similar cerca de la escena del crimen, la policía los llevó a él ya su esposa para interrogarlos. Sin embargo, su esposa no fue la mujer que golpeó a Martínez Hernández para beber bebidas la noche de su asesinato. Ella dijo que Rentería estaba con ella en casa, pero pronto recibió una llamada telefónica y dijo que tenía que ir a buscar a alguien.

Otra mujer, a quien Israel había estado enviando mensajes de texto, llegó a un homicidio para ser interrogada. Ella dijo que se encontraron para tomar algo, pero le pidió que la llevara a casa cuando se sintió mareada. Supuestamente se negó y condujo hasta su casa. La mujer llamó a Rentería, con quien también tenía una relación, y le envió su ubicación.

La policía había reunido suficiente evidencia para acusar a Rentería de asesinato después de enterarse de que los dos habían tenido un altercado físico cuando él llegó a la escena.

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba