Perfiles asesinos – Hombres

Abbas Baqir ABBAS – Expediente criminal

Abbas Baqir ABBAS

Clasificación: Asesino de masas

Características: Militante Al-Takfir wa al-Hijran (Renuncia y Exilio) facción

Número de víctimas: 23

Fecha de los asesinatos:

8 de diciembre,

2000

Fecha de nacimiento: 1967

Perfil de las víctimas: Masculino
adoradores

Método de asesinato:

Disparos (rifle de asalto Kalashnikov)

Ubicación: Omdurmán, Sudán

Estado: Muerto a tiros por la policía

Abbas al-Baqer Abbas – Un hombre armado abrió fuego contra los fieles musulmanes en Sudán que estaban realizando sus oraciones nocturnas, matando a 20 e hiriendo a docenas antes de que la policía los matara a tiros.

El atacante, Abbas al-Baqer Abbas, identificado como miembro de un grupo militante islámico Takfir wal Hijra, caminó hacia los terrenos de la mezquita en el pueblo de Garaffa y comenzó a disparar un rifle automático a través de una ventana a los fieles, dijo la policía de Jartum. General Osman Gafar.

El portavoz de la policía, el general Osman Yakoub Ali, dijo a los periodistas que cuatro unidades policiales se dirigieron rápidamente a la mezquita al-Sunna al-Mohammediyya y le dispararon al hombre armado después de que se negó a rendirse. Veinte fieles murieron y otros 33 resultaron heridos, incluido un policía. Garaffa es un pueblo en las afueras de Omdurman, la ciudad gemela de la capital, Jartum.

Hombre armado mata a 20 rezando en mezquita de Sudán

Tiempos de Contra Costa

9 de diciembre de 2000

JARTUM, Sudán Un hombre armado abrió fuego en una mezquita durante las oraciones del viernes por la noche, matando a 20 personas y luego fue asesinado a tiros por la policía, informó la televisión estatal.

El atacante, identificado como miembro de un grupo militante islámico llamado Takfir wal Hijra, ingresó a la mezquita en el pueblo de Garaffa, en las afueras de Omdurman, la ciudad gemela de la capital, Jartum, y comenzó a disparar un rifle automático, dijo el informe de televisión. .

20 muertos en una mezquita en violencia sectaria sudanesa

The Record, Hackensack, Nueva Jersey

10 de diciembre de 2000

Un hombre armado que mató a 20 fieles en una mezquita tenía rencor de larga data contra su secta islámica y había amenazado a sus miembros, dijo el sábado un jefe de policía.

La policía mató a tiros al pistolero, Abbas al-Baqer Abbas, después de que se acercó a la mezquita al-Sunna al-Mohammediyya en el pueblo de Garaffa el viernes por la noche y disparó un rifle automático a través de su ventana.

Pistolero que mató a 20 en mezquita actuó solo

Tiempos diarios de Waterton

10 de diciembre de 2000

Un hombre armado que mató a 20 fieles durante las oraciones nocturnas en una mezquita de Sudán antes de que la policía lo matara a tiros parecía haber organizado el ataque solo, dijeron los investigadores el sábado.

El atacante, identificado como miembro del grupo militante islámico Takfir wal Hijra, ingresó el viernes a los terrenos de la mezquita en el pueblo de Garaffa y comenzó a disparar un rifle automático a través de una ventana contra los fieles, dijo a los periodistas el general de la policía de Jartum, Osman Gaafar.

Sudán arresta a 65 islamistas tras masacre en mezquita

15 de diciembre de 2000, AFP

JARTUM, 15 de diciembre – Sudán arrestó a más de 65 miembros destacados del grupo fundamentalista musulmán proscrito que se cree que está detrás de la masacre de más de 20 personas en una mezquita cerca de aquí la semana pasada, informó un periódico el viernes.

El periódico Akhbar al-Yom dijo que los funcionarios de seguridad estaban interrogando a los detenidos del grupo Takfir wal-Hijra, uno de cuyos miembros mató a tiros a musulmanes de la secta rival Ansar al-Sunna durante las oraciones vespertinas.

Oficiales de policía dijeron que el pistolero, Abbas al-Baqir Abbas, actuó solo, pero varios testigos dijeron que al menos tres hombres armados llevaron a cabo el ataque en el pueblo de Jarafa en las afueras de Omdurman, un suburbio de Jartum.

Abbas fue asesinado a tiros por la policía después de rociar balas sobre la congregación abarrotada.

El Takfir wal-Hijra (Expiación y abnegación) ha llevado a cabo ataques contra mezquitas de Ansar al-Sunna (Partidarios de las tradiciones del profeta Mahoma) otras dos veces desde 1996.

El proscrito Takfir wal-Hijra cree que la ley islámica que rige en Sudán debe implementarse por la fuerza, mientras que Ansar al-Sunna no lo hace.

El asesor de asuntos legales y políticos del presidente Omar el-Beshir, Abdel Basset Subderat, dijo a los periodistas recientemente que el ministro del Interior y otros ministros clave del gabinete habían ampliado las pautas para que las fuerzas de seguridad frenaran la violencia.

No especificó cuáles eran las medidas y dijo que no estaban dirigidas específicamente a Takfir wal-Hijra.

Sudán dice rivalidad religiosa detrás de masacre

JARTUM, – Un hombre armado que asesinó a 20 fieles en las oraciones del viernes cerca de la capital sudanesa, Jartum, era un fanático de una secta musulmana que trató de dar una lección a sus rivales religiosos, dijo la policía el sábado.

Un portavoz del Ministerio del Interior dijo que el agresor, Abbas Baqir Abbas, parecía haber actuado solo, a pesar de los informes de testigos de varios hombres armados.

Baqir, miembro de la secta al-Takfir wa al-Hijra (Renuncia y Exilio), fue asesinado a tiros por la policía después de la masacre en la pequeña mezquita en el pueblo de Girafa, que pertenece a los partidarios de otra facción musulmana, Ansar al- Sunna.

«No creemos que haya ningún motivo político detrás de la agresión, pero creemos que la interpretación equivocada del código religioso estuvo detrás del incidente», dijo en conferencia de prensa el general Osman Jaffar, jefe de la policía capitalina.

La policía dijo que Baqir, un ex discípulo de Ansar al-Sunna, había discutido previamente sobre creencias religiosas con miembros de la pequeña mezquita y había amenazado con dar una lección a los miembros de su antigua secta.

El portavoz del Ministerio del Interior, Othman Yaqoub Ali, dijo que Baqir había matado a 20 fieles e hirió a 33 en su ataque. La policía dijo que estaba armado con un rifle de asalto.

«Según nuestras investigaciones y evaluaciones, hasta ahora podemos confirmar que el atacante era solo una persona», dijo.

Reportes de varios pistoleros

Testigos citados por la agencia oficial de noticias egipcia MENA habían dicho anteriormente que al menos tres hombres armados abrieron fuego contra la mezquita. MENA dijo en un despacho desde Jartum el sábado por la mañana que la policía mató a tiros a uno de los hombres armados, pero que los demás habían escapado.

«Un testigo dijo que a las 20:15 (23:15 GMT) hora de Jartum de esta noche (viernes), durante el segundo arco de oraciones vespertinas (en el mes de ayuno) del Ramadán en la mezquita, se escucharon disparos desde tres direcciones», dijo MENA.

La agencia también citó a uno de los policías en el lugar diciendo que había más de tres hombres armados, todos vestidos con túnicas blancas tradicionales. Dijo que, excepto el hombre que recibió un disparo de la policía, todos los demás asaltantes escaparon.

La televisión sudanesa, monitoreada por la BBC, mostró imágenes de cadáveres en charcos de sangre y personas heridas con ropa ensangrentada.

MENA dijo en un comunicado anterior que una multitud enojada se había reunido frente a un hospital en la ciudad hermana de Jartum, Omdurman, donde se habían llevado a las víctimas, exigiendo venganza por el ataque a la mezquita.

MENA dijo que las mezquitas de Ansar al-Sunna habían sido atacadas dos veces antes en Sudán, incluido un incidente de 1996 en el que 12 personas murieron en una mezquita en Omdurman.

Sudán debe celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias escalonadas durante nueve días a partir del lunes.

La mayoría de los partidos de oposición están boicoteando las elecciones, en las que el presidente Omar Hassan al-Bashir, cuyo golpe militar de 1989 llevó al poder a un gobierno islamista, busca ser elegido.

El portavoz del Ministerio del Interior dijo que Baqir había estado entre un grupo de unos 20 miembros de al-Takfir wa al-Hijra que fueron arrestados brevemente hace unos cuatro años. y luego puesto en libertad. Luego se convirtió en comerciante minorista en el centro de Sudán, pero había estado visitando a un pariente en Jartum.

Arma de fuego mata a 20 en mezquita de Sudán

Las autoridades sudanesas dicen que un hombre armado solitario mató al menos a 20 personas en un ataque contra una mezquita en Omdurman, cerca de la capital, Jartum, durante las oraciones de la noche.

La televisión estatal dijo que el hombre armado fue asesinado a tiros por la policía después del ataque, que se produjo durante el mes sagrado musulmán del Ramadán. Mostraba imágenes de cuerpos tendidos en filas frente a la mezquita en Jaraffa, un pueblo en las afueras de Omdurman.

Más de 40 personas resultaron heridas cuando el hombre armado abrió fuego al azar con un rifle de asalto Kalashnikov, dijo la televisión, citando un comunicado de la policía.

El atacante pertenecía a la facción militante Al-Takfir wa al-Hijran (Renuncia y Exilio), según el comunicado. Atacó una mezquita perteneciente a otra secta musulmana: Ansar al-Sunna (Partidarios de Sunna).

Adoradores aterrorizados

«Había sangre por todas partes. La gente estaba aterrorizada», dijo un fiel, citado por la agencia de noticias francesa AFP.

Algunos testigos dijeron que había al menos dos asaltantes.

El hombre armado asesinado por la policía fue identificado como Abbas Baqir Abbas, de Al-Dasis, una aldea en la región de Al-Jazirah, en el norte de Sudán.

Según la policía, lo mataron mientras se resistía al arresto.

Una multitud enfurecida que exigía venganza se reunió frente al hospital donde fueron trasladadas las víctimas.

Un ataque a la misma mezquita en 1996 mató a 12 personas.

sectas rivales

La corresponsal de la BBC en El Cairo, Caroline Hawley, dice que el ataque será una vergüenza para el gobierno, que afirmó haber arrestado a todos los miembros de Al-Takfir wa al-Hijran a los que se culpa del ataque anterior.

La secta cree que la ley islámica (Sharia) impuesta en Sudán debe implementarse por la fuerza, mientras que Ansar al-Sunna, que ha sido blanco de militantes islámicos anteriormente, no lo hace.

Ansar al-Sunna no tiene afiliaciones políticas, pero tiene vínculos con la secta ortodoxa sunita musulmana Wahhabi, la fuerza religiosa dominante en Arabia Saudita.

El comunicado de la policía prometía protección para todos los ciudadanos sudaneses y describía a los muertos como mártires.

Policía sudanesa: el pistolero de la mezquita tenía rencor contra la secta de los fieles

JARTUM, Sudán (AP) — Un hombre armado que mató a 20 fieles en una mezquita tenía un rencor de larga data contra su secta islámica y había amenazado a sus miembros, dijo el sábado un jefe de policía.

La policía mató a tiros al pistolero, Abbas al-Baqer Abbas, después de que se acercó a la mezquita al-Sunna al-Mohammediyya en el pueblo de Garaffa el viernes por la noche y disparó un rifle automático a través de su ventana.

Mató a 20 personas e hirió a otras 33, incluido un policía, dijo el portavoz de la policía, el general Osman Yakoub Ali.

Abbas pertenecía a un grupo islámico militante, Takfir wal Hijra, dijo el general de policía de Jartum, Osman Gaafar. Anteriormente había pertenecido a al-Sunna al-Mohammediyya, pero dejó esta secta debido a diferencias religiosas, dijo Gaafar.

Después de unirse a Takfir wal Hijra, Abbas profirió reiteradas amenazas violentas contra miembros de su antiguo grupo. En 1998, la policía lo detuvo durante cuatro meses a causa de estas amenazas. Fue liberado después de decir que se arrepintió, dijo Gaafar.

El sábado, el presidente Omar el-Bashir visitó la mezquita en Garaffa, un pueblo al norte de Omdurman, la ciudad gemela de la capital, Jartum. El suelo de hormigón de la mezquita se había dejado sin lavar para su inspección. Estaba manchado por numerosas manchas de sangre. Las paredes color crema tenían agujeros de bala.

El-Bashir expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas y dijo que se aprobaría una ley para controlar a los grupos religiosos fanáticos.

«Hoy prometemos rectificar las leyes para proteger a la sociedad de las ideas destructivas y dañinas», dijo el presidente en un breve discurso fuera de la mezquita.

El viernes por la noche, una multitud se reunió frente al Hospital Universitario de Omdurman, donde ingresaron los heridos, exigiendo venganza contra Takfir wal Hijra, informó la Agencia de Noticias de Medio Oriente de Egipto.

El portavoz de la policía, Ali, dijo que Abbas parecía actuar solo. «Hasta ahora, nuestras investigaciones y evaluaciones sugieren que el atacante era una sola persona», dijo.

Ali dijo que Abbas, que vino de la región central de el-Gezira, era un ex miembro de las Fuerzas de Defensa Popular, una unidad del gobierno que lucha contra los rebeldes del sur.

Takfir wal Hijra, cuyo nombre significa literalmente «arrepentimiento y huida», aboga por el aislamiento del mundo pecaminoso. El nombre fue utilizado en Egipto a principios de la década de 1970 por una rama violenta de la Hermandad Musulmana. Posteriormente, el nombre fue adoptado por grupos en otros países árabes.

En Sudán, Takfir wal Hijra ha llevado a cabo varios ataques contra sectas musulmanas rivales. En 1994, hombres armados del grupo mataron a 16 personas en un ataque a una mezquita. Tres años más tarde, sus miembros mataron a dos fieles en otro ataque a la mezquita.

En 1996, sus miembros libraron un tiroteo con la policía en el que murieron ocho personas.

Víctimas enterradas

Se han llevado a cabo los funerales de 20 personas masacradas mientras asistían a las oraciones vespertinas en la mezquita de una aldea en Sudán.

Un hombre armado abrió fuego contra los fieles el viernes con un rifle de asalto Kalashnikov en la mezquita en las afueras de Omdurman, cerca de la capital, Jartum.

Las autoridades sudanesas dicen que un hombre armado de un grupo islámico extremista fue el responsable y fue asesinado a tiros por la policía después del ataque. Dicen que parecía estar actuando solo.

Pero los testigos, incluido un oficial de policía en el lugar, dijeron que al menos tres atacantes estaban involucrados.

La masacre, que se produjo durante el mes sagrado musulmán del Ramadán, ocurrió en el pueblo de Jaraffa.

La televisión estatal mostró imágenes gráficas de cuerpos tendidos en filas fuera de la mezquita.

Un portavoz de la policía dijo que 33 personas resultaron heridas.

El pistolero pertenecía a la facción militante Al-Takfir wa al-Hijra (Renuncia y Exilio), dijo la televisión estatal, citando un comunicado de la policía. Atacó una mezquita perteneciente a otra secta musulmana, Ansar al-Sunna (Partidarios de Sunna), con la que tiene un historial de rivalidad.

El presidente sudanés, Omar al-Bashir, visitó la mezquita el sábado y ofreció sus condolencias a los familiares de las víctimas, dijo la televisión estatal.

Destacó que el gobierno era «capaz de proteger a los ciudadanos y sus bienes». También dijo que las leyes para proteger a la sociedad de las «ideas destructivas» se modificarán pronto.

Pistolero nombrado

El hombre armado asesinado por la policía fue identificado como Abbas Baqir Abbas, de Al-Dasis, una aldea en la región de Al-Jazirah, en el norte de Sudán.

«Había sangre por todas partes. La gente estaba aterrorizada», dijo un fiel, citado por la agencia de noticias francesa AFP.

Una multitud enfurecida que exigía venganza se reunió frente al hospital donde fueron trasladadas las víctimas.

Un ataque a la misma mezquita en 1996 mató a 12 personas.

La corresponsal de la BBC en El Cairo, Caroline Hawley, dice que el ataque será una vergüenza para el gobierno, que había afirmado haber arrestado a todos los miembros de Al-Takfir wa al-Hijra acusados ​​del ataque anterior.

sectas rivales

La secta cree que la ley islámica (Sharia) impuesta en Sudán debe implementarse por la fuerza, mientras que Ansar al-Sunna, que ha sido blanco de militantes islámicos anteriormente, no lo hace.

Ansar al-Sunna no tiene afiliaciones políticas, pero tiene vínculos con la secta ortodoxa sunita musulmana Wahhabi, la fuerza religiosa dominante en Arabia Saudita.

La policía dijo que el pistolero fue detenido brevemente hace cuatro meses junto con otras 20 personas que se cree que son miembros de Al-Takfir wa al-Hijra, pero fue liberado después de que se arrepintió y dijo que había abandonado las ideas del grupo.

Perfil de extremista islámico acusado de masacre en mezquita

JARTUM, 10 de diciembre (AP) — El hombre acusado de matar a 22 personas en una mezquita aquí fue descrito el domingo como un exguerrero santo en la guerra civil de Sudán cuya propia madre abandonó la casa familiar debido a su fanatismo religioso.

El retrato de Abbas al-Baqir Abbas, de 33 años, miembro de un grupo islámico extremista que fue asesinado a tiros por la policía en medio del alboroto, surgió de entrevistas con aldeanos, familiares y policía.

La propia madre de Abbas se fue de casa en la aldea de Dassees en el centro de Sudán porque causó muchos problemas con sus hermanos, dijo su tío Mohammed Ahmed Osman a la edición del domingo del periódico oficial Al-Anbaa.

«Él siempre golpeaba a su hermana y la acusaba de infidelidad porque creía que su ropa no era islámica, aunque vestía ropa sudanesa», dijo el tío.

Agregó que Abbas también fue deportado de Libia antes de completar sus estudios allí en la facultad de economía de la Universidad de Trípoli, donde dirigió grupos islamistas que las autoridades consideraban una amenaza para la seguridad.

No solo se peleó en casa y como estudiante, sino que también discutió en la mezquita de la secta pacifista Ansar al-Sunna en el pueblo de Jarafa, en las afueras de Jartum, mucho antes de atacarla el viernes con un rifle de asalto Kalashnikov.

Aunque Abbas vivía en la provincia de Gezira, en el centro de Sudán, solía visitar regularmente a su hermano Ismail, que vive en Jarafa, dijeron los aldeanos.

«Abbas solía visitar la mezquita pero no rezaba con los fieles», dijo un aldeano que vivía cerca de la mezquita de Ansar al-Sunna.

«En cambio, solía entablar acaloradas discusiones con ellos sobre temas islámicos controvertidos», dijo el aldeano a la AFP.

La secta Ansar al-Sunna emitió un comunicado de prensa el domingo quejándose de que Abbas había amenazado previamente a los líderes de oración y otros fieles de la secta y que se habían presentado demandas en su contra.

El grupo hizo un llamamiento a las autoridades para que finalmente prohibieran las actividades de Takfir wal-Hijra, a las que culparon de dos ataques anteriores contra sus miembros.

Mientras tanto, el presidente Omar el-Beshir prometió aumentar las medidas de seguridad, pero no las especificó, para frenar la violencia.

Takfir wal-Hijra (Expiación y abnegación) insiste en usar la fuerza para implementar la ley islámica que rige en Sudán mientras que el pacifista Ansar al-Sunna (Partidarios de las Reglas de Mahoma) se opone a medidas tan duras.

Mientras tanto, la oposición política en Sudán culpó al gobierno islamista en Jartum de alentar actos violentos al convertir a Sudán en un refugio para extremistas y al entrenar a hombres jóvenes en una milicia islamista.

El propio Abbas sirvió en la milicia conocida como las fuerzas de defensa popular antes de recibir entrenamiento militar y luchar contra los rebeldes antigubernamentales que libran una guerra civil de 17 años en el sur de Sudán, dijo la policía.

La policía dijo que Abbas era el único pistolero, aunque testigos informaron que otros también abrieron fuego contra la mezquita. También agregaron que disparó a otros mientras arrasaba el pueblo más tarde, pero salvó a las mujeres.

Veintitrés muertos en masacre en mezquita de Sudán: nuevo balance

JARTUM, 10 de diciembre – Un total de 23 personas fueron asesinadas el viernes por un militante islámico que provocó un alboroto en una mezquita cerca de la capital sudanesa, según un informe el domingo, después de que dos más murieran a causa de sus heridas.

Dos personas murieron en el hospital el sábado después de que el extremista les disparó y las hirió en la mezquita en el pueblo de Jarafa, en las afueras de la capital, Jartum, dijo el periódico independiente Akhbar Al-Yom.

Periodistas de la agencia estatal de noticias SUNA dijeron a la AFP que el número de muertos se mantuvo en 23 el domingo.

Según los informes, las dos nuevas víctimas eran hombres mayores de 50 años y debían ser enterrados dentro del día siguiente a su muerte siguiendo la costumbre islámica.

El sábado se realizó un funeral masivo para la mayoría de los que murieron el viernes por la noche con cadáveres cubiertos con mantas llevados en camas al cementerio de Jarafa.

La policía dijo el viernes que todas las personas a las que Abbas al-Baqir Abbas, de 33 años, disparó y mató eran fieles. Abbas, un extremista del grupo Takfir wal-Hijra, murió en un tiroteo con la policía fuera de la mezquita.

Sin embargo, testigos y periódicos dijeron el domingo que el hombre armado no solo apuntó a los fieles sino también a las personas que estaban afuera cuando arrasó la aldea, matando al menos a dos niños con fuego indiscriminado.

Testigos en el pueblo dijeron que evitó apuntar a la sección de mujeres de la mezquita y en un momento aseguró a una mujer que trató de huir que no le dispararía a las mujeres.

La masacre tuvo lugar durante las oraciones vespertinas del viernes en la mezquita de la secta pacifista Ansar al-Sunna en el pueblo de Jarafa, en las afueras de Omdurman, parte del área metropolitana de la capital sudanesa, Jartum.

El proscrito Takfir wal-Hijra (Expiación y abnegación) cree que la ley islámica que rige en Sudán debe implementarse por la fuerza, mientras que Ansar al-Sunna (Partidarios de las reglas del profeta Mahoma) no lo hace.

El Takfir wal-Hijra ha llevado a cabo ataques contra las mezquitas de Ansar otras dos veces desde 1996.

Los periódicos y otros relatos dijeron que Abbas había discutido en la mezquita de Jarafa varias veces en el pasado mientras visitaba a su hermano Ismail en la aldea.

La propia secta lo acusó de haber amenazado a fieles y líderes de oración y ahora pidió al gobierno que prohibiera las actividades del grupo.

El asesor de asuntos legales y políticos del presidente Omar el-Beshir, Abdel Basset Subderat, dijo a los periodistas que el ministro del Interior y otros ministros clave del gabinete habían dado pautas más amplias para que las fuerzas de seguridad frenaran la violencia.

No especificó cuáles eran las medidas.

«Esta enmienda no es para organizaciones específicas», dijo a los periodistas que le preguntaron si estaba dirigida a Taqfir. «Se deja a las fuerzas de seguridad hacer cumplir».

Beshir había prometido aumentar las medidas de seguridad el sábado.

El tío de Abbas, Mohammed Ahmed Osman, dijo a la edición del domingo del periódico oficial Al-Anbaa que la madre de Abbas abandonó la casa familiar debido a su fanatismo religioso.

Agregó que Abbas también fue deportado de Libia antes de completar sus estudios allí en la facultad de economía de la Universidad de Trípoli, donde dirigió grupos islamistas que las autoridades consideraban una amenaza para la seguridad.

La policía agregó que Abbas sirvió en la milicia conocida como las fuerzas de defensa popular antes de recibir entrenamiento militar y luchar contra los rebeldes antigubernamentales que libran una guerra civil de 17 años en el sur de Sudán.

La masacre de la mezquita

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba