Perfiles asesinos – Hombres

Jason Michael CODAY – Expediente criminal

Clasificación: Asesino

Características:

Ni Coday ni su defensa ofrecieron ningún motivo.

Número de víctimas: 1

Fecha del asesinato:

4 de agosto de 2006

Fecha de arresto:

Mismo día

Fecha de nacimiento: 7 de febrero de 1978

Perfil de la víctima:

Simone Yung Kim, 26

Método de asesinato:

Disparos (rifle recortado calibre .22)

Ubicación: Juneau, AlaskaEE.UU

Estado:

Condenado a 99 años de prisión el 10 de agosto de 2007

Jason Michael Coday (nacido el 7 de febrero de 1978) es un hombre de Vernal, Utah. El 15 de mayo de 2007, fue declarado culpable de asesinato en primer grado por la muerte de Simone Yung Kim detrás de la tienda Fred Meyer en Juneau, Alaska, el 4 de agosto de 2006. Fue el primer asesinato de la ciudad en cinco años.

Historia

Coday era un vagabundo que hacía trabajos ocasionales. La semana antes de la muerte de Kim, había trabajado en Ketchikan, Alaska, en una planta procesadora de pescado; había planeado hacer un trabajo similar en Juneau.

«Realmente nunca tuve uno [job] seguir con.»

—Jason Coday, durante un interrogatorio policial

Dos meses antes de la muerte de Kim, había sido acusado de un delito similar con armas de fuego en Nevada, cuando presuntamente acosó a la familia Top en Sandy Valley. Al ser arrestado, lo encontraron con metanfetamina (que admitió haber usado al ser interrogado por la policía) y marihuana, además de una escopeta recortada y municiones. Es un delincuente registrado en ese estado. Coday se saltó la fianza y se emitió una orden de arresto en julio de 2006.

Coday llegó a Juneau el 2 de agosto de 2006 a bordo del ferry M/V del Alaska Marine Highway System. Matanuska. Ese mismo día, se cree que tomó ilegalmente un arma de Rayco Sales, una tienda de armas de Juneau ubicada al otro lado de Egan Drive de Fred Meyer, dejando $200 en el mostrador. También compró municiones en la tienda Fred Meyer usando efectivo.

El asesinato de Simone Yung Kim, una contratista de pintura de Anchorage que participó en los trabajos de construcción que se estaban realizando en la tienda, aparentemente fue un acto de violencia fortuito. Coday supuestamente le disparó a Kim en la cara y continuó disparándole a la víctima con dos rondas más de municiones. El residente de Juneau, Ed Buyarski, intentó quitarle el arma a Coday, pero este último escapó al bosque detrás de la tienda. Buyarski, cuyo entrenamiento en la caza incluía el control de la boca, notificó a la policía. El 19 de julio, la Asociación de Oficiales de Paz de Alaska le otorgó un reconocimiento por sus acciones.

Detalles del ensayo

La fianza de Coday se había fijado en $ 1 millón. La prueba,
Estado de Alaska v. Coday, comenzó el lunes 7 de mayo de 2007. La defensa intentó que el arresto de Coday y la recopilación de pruebas en el caso se consideraran ilegales, debido a inconsistencias en la descripción del sospechoso por parte de los testigos en el momento del arresto. , pero el juez del Tribunal Superior de Alaska con sede en Juneau, Michael Thompson, decidió en contra de la moción.

La selección del jurado comenzó el 8 de mayo y concluyó al día siguiente. El testimonio duró desde el 10 de mayo y terminó el 15 de mayo, cuando el jurado comenzó la deliberación.

La fiscalía utilizó el testimonio de dos trabajadores de Fred Meyer que presenciaron el asesinato. Además, el propietario de Rayco Sales, Ray Coxe, testificó que Coday se había llevado ilegalmente un rifle calibre .22 de la tienda y había dejado dos billetes de $100 en el mostrador. El rifle fue identificado como el arma homicida. La evidencia de ADN señaló a Coday como el asesino con una probabilidad de error de aproximadamente 1 en 49 mil millones. Las huellas de los zapatos de Coday en la escena del crimen fueron otro factor.

Tras la lectura del veredicto, Coday le dio un cabezazo a su propio abogado, el defensor público David Seid, y lo sacaron de la sala del tribunal. Coday recibió 99 años de prisión por la muerte de Kim y dos años adicionales por mala conducta con armas, por cortar el extremo del arma homicida. Será elegible para libertad condicional en 2046.

El Juneau Empire informó el 31 de julio de 2008 que la familia de Kim presentó una demanda por homicidio culposo contra Coday y Coxe. Los documentos judiciales presentados en la demanda alegan que Coxe debería haber sabido mejor que no dejar a Coday solo en la tienda con el arma de fuego que terminó robando.

Coday cumple 101 años

Hombre recibe sentencia máxima por el asesinato de un contratista en 2006

Por Greg Skinner – JuneauEmpire.com

12 de agosto de 2007

El asesino convicto Jason Coday, de 29 años, fue sentenciado el viernes a cumplir la pena máxima de 99 años de prisión por el asesinato en 2006 del contratista de pintura de Anchorage, Simone Kim.

«Hace un año y seis días, el señor Coday le quitó la vida a Kim», dijo el juez de la Corte Superior de Juneau, Michael Thompson. «Hoy estoy tomando efectivamente el suyo».

Coday recibió dos años adicionales de prisión por acortar el rifle que ocultó y usó para matar a Kim. Coday se vuelve elegible para libertad condicional en 2046.

Thompson emitió la sentencia después de escuchar a todos los lados, incluida la familia de Kim.

Coday fue declarado culpable de asesinato en primer grado y cargos adicionales por armas de fuego en mayo por caminar al azar hacia Kim y dispararle cuatro veces en la espalda mientras yacía acurrucado en el suelo. Coday o su defensa no ofrecieron ningún motivo.

El fiscal de distrito Doug Gardner buscó lo máximo que la justicia de Alaska tenía para ofrecer por asesinato en primer grado, 99 años sin libertad condicional.

Coday se sentó bostezando, con los ojos medio cerrados, mientras Gardner explicaba lo terrible que era. Coday comenzó cultivando marihuana y criando gallos de pelea, dijo Gardner. Después de un tiempo, Coday se convirtió en «un asesino aleatorio e impredecible», dijo Gardner.

«Él tiene el deseo de lastimar a la gente», dijo Gardner.

Surgieron preguntas sobre el estado mental de Coday durante el procedimiento.

El oficial de la Policía Metropolitana de Las Vegas, Carl Boehmer, testificó que Coday racionalizó aterrorizar a las familias de los suburbios de Las Vegas con una escopeta recortada porque los extraños se reían y se burlaban de él.

«Quería mostrarles lo serio que hablaba», dijo Boehmer.

Coday disparó dos tiros antes de pararse en la calle gritando: «¿Dónde están los… policías?», dijo Boehmer.

Coday fue arrestado por cargos de armas y drogas cinco semanas antes de matar a Kim detrás de Juneau Fred Meyer. La policía de Las Vegas liberó a Coday, quien luego huyó a Alaska. Dos días después de llegar a Juneau, Coday mató a Kim con un rifle calibre .22 recortado.

Argumentando su solicitud de no libertad condicional, Gardner dijo: «Los oficiales de libertad condicional no quieren supervisarlo, no saben cuál es su problema. Es la pregunta ‘desconocida’ lo que lo hace extremadamente peligroso».

Coday atacó al abogado defensor David Sied durante su última comparecencia ante el tribunal. El viernes, 10 policías uniformados estaban estacionados alrededor de la sala del tribunal. Un oficial se sentó entre Coday y Sied, tres más se sentaron cerca.

Sied argumentó que el cargo de asesinato en primer grado y las circunstancias del asesinato al azar no requerían una restricción de libertad condicional. Coday no es el peor infractor, dijo Sied.

“Hay posibles problemas de salud mental y abuso de sustancias”, dijo, y agregó que no había evidencia de premeditación o motivo. «Solo tenemos especulaciones sobre por qué sucedió esto».

La hermana de Kim le dijo a Thompson que estaba en contra de la idea de rehabilitar a Coday en lugar de encerrarlo de por vida.

“Si la corte cree en la rehabilitación, deberían traer de vuelta a mi hermano”, dijo Anna Kim. «Me gustaría que compartiera su futuro con sus sobrinas y sobrinos».

Coday pareció secarse las lágrimas con las manos encadenadas mientras ella leía un poema escrito por el hombre al que mató.

Después de dictar la sentencia, Thompson describió a Coday como un hombre cuyo comportamiento se volvió más irracional y violento con el tiempo. Al llamar a Coday una «bomba de relojería», dijo Thompson, «los únicos problemas eran cuándo explotaría y quién estaría cerca».

Thompson no accedió a la solicitud del estado de que la sentencia de Coday se cumpliera sin libertad condicional. En cambio, Thompson dejó la decisión a cualquier futura junta de libertad condicional.

«No le diré a la gente qué hacer cuando el señor Coday tenga 60 años», dijo.

Thompson tomó su decisión creyendo que no era probable que Coday fuera rehabilitado.

«Creo que volvería a hacer esto si tuviera la oportunidad», dijo Thompson. «Yo no le haría ilusiones».

Sied tiene la intención de presentar una apelación.

Al final, la decisión del juez cumplió efectivamente con la solicitud del estado, dijo Gardner, «más o menos cadena perpetua.

JASON CODAY, Apelante, v. ESTADO DE ALASKA, Apelado.

Corte de Apelaciones No. A-10018, No. 5478

TRIBUNAL DE APELACIONES DE ALASKA

2009 Ay. aplicación. LEXIS 72

6 de mayo de 2009, Decidido

Apelación del Tribunal Superior, Primer Distrito Judicial, Juneau, Michael A. Thompson, Juez. Juzgado de Primera Instancia No. 1JU-06-01007 CR.

ABOGADOS: Sharon B. Barr, Defensora Pública Asistente, y Quinlan Steiner, Defensora Pública, Anchorage, por el Apelante.

Blair M. Christensen, Fiscal General Adjunto, Oficina de Procesamientos Especiales y Apelaciones, Anchorage, y Talis J. Colberg, Fiscal General, Juneau, por el Apelado.

JUECES: Antes: Coats, Juez Principal, y Mannheimer y Bolger, Jueces.

OPINIÓN DE: ABRIGOS

MEMORANDO OPINIÓN Y SENTENCIA

COATS, juez principal.

Jason Coday fue declarado culpable de asesinato en primer grado n1 y mala conducta con armas en tercer grado. n2 Coday apela, argumentando que el juez del Tribunal Superior Michael A. Thompson se equivocó al denegar su moción de supresión. En la corte superior, Coday argumentó que su arresto fue ilegal porque no estaba respaldado por una causa probable. Argumentó que, por lo tanto, el tribunal debería suprimir todas las pruebas resultantes de su arresto. El juez Thompson negó la moción de Coday y encontró que la policía tenía causa probable para arrestarlo. Nosotros afirmamos.

El 2 de agosto de 2006, un joven entró en una tienda de armas en Juneau y le pidió al dueño, Raymond Coxe, que le mostrara [*2] algunos rifles calibre .22. Coxe le mostró al hombre varios rifles y luego entró en la parte trasera de la tienda. Poco tiempo después, uno de los empleados de Coxe le dijo que el hombre había salido de la tienda, que no estaba un rifle calibre .22 y que había $ 200 en efectivo en el mostrador. El precio del fusil desaparecido era de 195 dólares.

Coxe trató de encontrar al hombre, porque se le pidió que completara el papeleo para venderle legalmente el rifle. Pero Coxe nunca encontró al hombre, por lo que denunció el incidente al Departamento de Policía de Juneau.

Dos días después, el 4 de agosto, Edward Buyarski y su empleada, Alexandra Griffin-Satre, estaban trabajando afuera de la tienda Juneau Fred Meyer. Estaban hablando con Simone Kim, una pintora que estaba trabajando en el edificio. Un hombre con un impermeable y pantalones oscuros se acercó y le disparó varias veces a Simone Kim. Buyarski logró quitarle el arma al hombre, quien luego subió corriendo una colina y se adentró en el bosque detrás de Fred Meyer. Griffin-Satre llamó al 911.

El sargento del Departamento de Policía de Juneau, Thomas Bates, llegó entre tres y cinco minutos, aproximadamente a las 2:44 p. m. Vio a Simone Kim tirada en el suelo. Kim parecía estar gravemente herido y, momentos después de que llegara el sargento Bates, parecía estar muerto. Kim
[*3] finalmente murió a causa de sus heridas. El rifle, un 22 recortado, estaba tirado en el suelo.

El sargento Bates entrevistó a Buyarski alrededor de las 3:00 pm y Griffin-Satre alrededor de las 3:15 pm Buyarski y Griffin-Satre explicaron lo que acababa de suceder. El sargento Bates declaró que los testigos describieron al tirador como un hombre blanco, de aproximadamente seis pies de altura. Dijeron que el tirador vestía ropa impermeable de color oscuro. Buyarski describió el equipo de lluvia como del tipo sin goma. Ambos dijeron que el hombre corrió cuesta arriba hacia el bosque detrás de Fred Meyer. El sargento Bates transmitió la descripción del sospechoso y el área donde había huido.

En la audiencia probatoria, Griffin-Satre describió al sospechoso como un hombre blanco, de seis pies a seis pies y dos pulgadas de alto, con cabello rubio corto y rizado. Ella dijo que vestía pantalones impermeables negros y una chaqueta impermeable «realmente oscura» con capucha. Buyarski describió que el sospechoso vestía un impermeable de color verdoso oscuro a negro, con nailon, en lugar de tela de goma, y ​​pantalones de lluvia oscuros. Buyarski dijo que el hombre medía aproximadamente seis pies de alto y tenía entre veintitantos y posiblemente treinta y tantos años.

El Departamento de Policía de Juneau obtuvo un helicóptero y el sargento Bates [*4] fue volado sobre el área boscosa con un dispositivo de imagen térmica en un intento de localizar al sospechoso. El sargento Bates testificó que incluso si no pudieran localizar al sospechoso, el hecho de que el helicóptero estuviera sobre el área impediría que el sospechoso se moviera.

Troy Cunningham vivía en un dúplex en la colina justo detrás de Fred Meyer. En la tarde del 4 de agosto, Cunningham vio a «una persona de aspecto sospechoso» corriendo cerca de su casa. Cunningham pensó que el hombre parecía «culpable de algo» y que la situación «simplemente parecía mal». Cunningham corrió hacia la ventana y gritó: «Propiedad privada». El hombre se volvió hacia Cunningham y dijo: «Me voy». Vio al hombre escalar un muro de contención de roca de quince pies. En la audiencia probatoria, Cunningham describió al hombre como blanco, de unos treinta años de edad, vestido con ropa impermeable negra ligera y con capucha. Cunningham dijo que el hombre tenía el pelo corto y rizado, sin barba. El hombre estaba trepando cuesta arriba en el barro, usando tanto sus piernas como sus brazos. Unos cinco minutos después, el sargento Paul Hatch llamó a la puerta de Cunningham. Cunningham le mostró al sargento Hatch el sendero por donde había ido el hombre y una huella de bota en el barro en la parte superior de la pared de roca. sargento escotilla [*5] le pidió a Cunningham que pusiera un balde sobre la huella de la bota para preservarla. Poco después, aparecieron otros policías y comenzaron a medir y tomar fotografías de la huella de la bota.

Paola Hannon, inquilina de Cunningham y residente de la otra unidad en su dúplex, también notó al hombre cuando escuchó a Cunningham gritar. Ella lo vio ir cuesta arriba hacia el bosque. Ella lo describió como blanco, de veinticinco a treinta años. Según Hannon, el hombre tenía cabello castaño corto y vestía un abrigo oscuro, probablemente negro. Aproximadamente una hora después, la policía llamó a su puerta y ella les dio la descripción del hombre.

El teniente Troy Wilson, comandante del equipo del Equipo Especial de Respuesta a Emergencias (SERT), se reunió con Sargento Hatch alrededor de las 5:30 pm El sargento Hatch señaló las huellas detrás de la residencia de Cunningham. Tres miembros del SERT, incluido el teniente Wilson, siguieron «un rastro cubierto de maleza» hacia donde se dirigía el sospechoso. Buscaban a un hombre blanco, de unos seis pies de altura, de constitución grande y vestido con ropa oscura. Mientras investigaba un sonido en una maleza espesa, SERT se encontró con un hombre que corría por el camino con un impermeable de nailon oscuro y pantalones. Detuvieron al hombre, se identificaron y le preguntaron por qué. [*6] Él estaba ahí. El hombre dijo que estaba buscando su mochila y finalmente se identificó como Coday. SERT lo confirmó con una identificación que tenía Coday. Esposaron a Coday, lo acompañaron de regreso a donde estaba el sargento Hatch y entregaron a Coday a los oficiales uniformados que esperaban allí. El teniente Wilson se quedó en el área. Luego, los oficiales despejaron el área y no encontraron a nadie más en las inmediaciones, aunque sí encontraron una tienda de campaña que luego descubrieron que pertenecía a Coday. El teniente Wilson declaró que, dada la información que tenía, creía que Coday era la persona que estaban buscando.

El sargento Scott Erickson era el oficial a cargo de la unidad de investigación el 4 de agosto de 2006. Llegó al lugar del tiroteo entre las 3:00 y las 3:15 p. m. Vio el rifle involucrado en el tiroteo y pudo determinar que coincidía con el rifle que se había obtenido ilegalmente de la tienda de armas de Coxe. La descripción de Coxe del hombre que se había llevado la .22 era similar a la descripción que la policía tenía de la persona que le había disparado a Kim. La descripción era de un hombre blanco, de unos seis pies de alto, de 180 a 200 libras, de veinticinco a treinta años, vestido con ropa de color oscuro. [*7] ropa de lluvia. El sargento Erickson testificó que cuando vio a Coday escoltado fuera del bosque, Coday encajaba «en la totalidad de la información que habíamos obtenido en base a las descripciones de los testigos».

El sargento Erickson tomó la decisión de detener a Coday y llevarlo de regreso al departamento de policía. El sargento Erickson no quería que vinieran testigos a la escena, porque hacer que identificaran a Coday mientras estaba parado junto a una patrulla esposado podría perjudicar a Coday. Después de que los testigos identificaran a Coday a partir de una fila de fotos, y después de que entrevistó a Coday, el sargento Erickson arrestó formalmente a Coday alrededor de las 6:50 p.m.

Luego de la audiencia probatoria y de escuchar los argumentos de las partes, el juez Thompson encontró que la policía tenía causa probable para arrestar a Coday cuando lo encontraron en el bosque. El juez Thompson señaló que «casi con certeza no había nadie más que el acusado» en el área donde lo encontró la policía. El juez Thompson señaló además que Buyarski, en particular, había estado cara a cara con Coday y tuvo una excelente oportunidad de observarlo. El juez Thompson encontró que Coday coincidía con las descripciones de los testigos «bastante bien».

Al revisar la decisión del juez Thompson, debemos revisar [*8] el registro de la manera más favorable para la parte vencedora, y anulamos las conclusiones de hecho del tribunal solo si son claramente erróneas. n3 Ejercemos nuestro juicio independiente para determinar si los hechos aducidos en el juicio establecieron causa probable. n4 Para determinar si la policía tenía una causa probable para realizar un arresto, aplicamos un estándar objetivo: «si los hechos y circunstancias conocidos por un oficial respaldarían una creencia razonable de que el sospechoso ha cometido o está cometiendo un delito». n5 Debido a que esta prueba es objetiva, el hecho de que el sargento Erickson no le dijera a Coday que estaba bajo arresto hasta que Coday fue identificado en una rueda de reconocimiento es irrelevante; la pregunta es si un oficial de policía razonable dadas las circunstancias tenía causa probable para arrestar a Coday cuando fue detenido en el bosque.

Dados los hechos que encontró el juez Thompson, estamos de acuerdo con su decisión de que la policía tenía causa probable para arrestar a Coday cuando lo encontraron por primera vez en el bosque. La policía sabía, por las descripciones de los testigos en el lugar del tiroteo, que el
[*9] tirador había huido al bosque detrás de Fred Meyer. La búsqueda del helicóptero hizo probable que el tirador estuviera confinado en el bosque. Además, dos testigos habían visto a una persona que coincidía con la descripción del tirador huir por un sendero hacia el bosque. La policía siguió las huellas de esa persona hasta el rastro que señalaron los testigos. Es razonable concluir que la policía había aislado al tirador en el bosque detrás de Fred Meyer. Y es razonable concluir, con base en la investigación policial, que Coday era la única persona en el área. Finalmente, Coday coincidió estrechamente con la descripción que dieron los testigos. En consecuencia, concluimos que el juez Thompson no se equivocó al denegar la moción de supresión de Coday.

Se CONFIRMA la sentencia del tribunal superior.

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba