Perfiles asesinos – Hombres

Mauriceo Mashawn BROWN – Expediente criminal

Clasificación: Asesino

Características:

Robbery – Miembro de la pandilla callejera Crips

Número de víctimas: 1

Fecha del asesinato:

15 de agosto,

1996

Fecha de arresto:

Día siguiente

Fecha de nacimiento: j3 de julio,
1975

Perfil de la víctima: Michael T. Lahood Jr., 25

Método de asesinato:

Tiroteo

Ubicación: Condado de Bexar, Texas, EE. UU.

Estado:

Ejecutado por inyección letal en Texas el 9 de julio de
2006

Resumen:

En la noche del 14 de agosto de 1996, Kenneth Foster, Mauriceo Brown, DeWayne Dillard y Julius Steen se embarcaron en una serie de robos a mano armada alrededor de San Antonio, Texas, comenzando con Brown anunciando que tenía un arma y preguntando si los demás querían robar a la gente. : “Tengo la correa, ¿todos quieren joder?”

Al día siguiente, Brown y sus cómplices siguieron un automóvil hasta la residencia de Patrick LaHood, con la intención de robar el vehículo. Brown corrió hacia LaHood, que estaba parado cerca de su vehículo.

Una mujer que estaba con LaHood escuchó a Brown exigir la billetera, el dinero y las llaves de LaHood; vio a Brown apuntar con un arma a la cara de LaHood durante unos dos minutos antes de disparar.

La mujer dio a la policía una descripción de los agresores. La policía arrestó a los hombres poco después.

Los tres cómplices de Brown dieron declaraciones escritas a la policía identificando a Brown como la persona que disparó fatalmente a LaHood.

Brown admitió en su declaración ante la policía y en el juicio que disparó el tiro fatal.

En el juicio, Brown testificó que se acercó a LaHood para obtener el número de teléfono de Mary y solo sacó su arma cuando vio lo que parecía ser un arma en LaHood.

Foster y Brown fueron juzgados conjuntamente por homicidio capital cometido durante un robo y ambos fueron condenados a muerte. Brown era un conocido miembro de la violenta pandilla callejera Crips.

Citas:

Brown contra Dretke419 F.3d 365 (5° Cir. 2005) (Habeas).
Brown contra DretkeNo informado en F.Supp.2d, 2004 WL 2793266 (WDTex. 2004) (Habeas).

Comida final:

Enchiladas pesadas con queso y cebolla, pollo frito y un chuletón deshuesado con salsa A1 para bistec.

Ultimas palabras:

«A la familia de la víctima, lamento que hayan perdido a un hermano, a un ser querido y a un amigo. Me disculpo por haber perdido a un ser querido de esta manera. A mi familia, los amo a todos. Mantengan la cabeza en alto y sepan que estaré en un mejor lugar. Dios los bendiga a todos. Está bien, alcaide».

ClarkProsecutor.org

Departamento de Justicia Penal de Texas

Recluso: Brown, Mauriceo Mashawn Fecha de nacimiento: 3/7/75 TDCJ#: 999234 Fecha de recepción: 1/7/97 Educación: 10 años Ocupación: telemercadeo Fecha de la infracción: 24/6/93 Condado nativo: Bexar Raza: Negro Género: Masculino Color de cabello: Negro Color de ojos: Marrón Altura: 6 pies 01 pulgadas Peso: 159

Fiscal General de Texas

Consultivo de medios de comunicacion

lunes, 17 de julio de 2006

Mauriceo Mashawn Brown programado para ejecución

AUSTIN – El Procurador General de Texas Greg Abbott ofrece la siguiente información sobre Mauriceo Mashawn Brown, cuya ejecución está programada para después de las 6 pm del miércoles 19 de julio de 2006.

En 1997, Brown fue condenado a muerte por el asesinato capital de Michael LaHood, de 25 años, en San Antonio.

HECHOS DEL CRIMEN

En la noche del 14 de agosto de 1996, Mauriceo Mashawn Brown y otros tres hombres se amontonaron en un automóvil y comenzaron una serie de robos a mano armada.

Al día siguiente, Brown y sus cómplices siguieron un automóvil hasta la residencia de Patrick LaHood, y Brown corrió hacia LaHood, que estaba parado cerca de su vehículo.

Una mujer que estaba con LaHood escuchó a Brown exigir la billetera, el dinero y las llaves de LaHood; vio a Brown apuntar con un arma a la cara de LaHood durante unos dos minutos antes de disparar.

La mujer dio a la policía una descripción de los agresores. La policía arrestó a los hombres poco después.

Los tres cómplices de Brown dieron declaraciones escritas a la policía identificando a Brown como la persona que disparó fatalmente a LaHood. Brown admitió en su declaración ante la policía y en el juicio que disparó el tiro fatal.

ANTECEDENTES PROCESALES

En mayo de 1997, Brown fue declarado culpable de homicidio capital y condenado a muerte por el asesinato de Michael LaHood.

La condena y la sentencia fueron confirmadas en apelación directa por la Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas el 17 de febrero de 1999. La condena de Brown se convirtió en definitiva el 18 de mayo de 1999, cuando expiró el tiempo para presentar una petición de certiorari en la Corte Suprema de los Estados Unidos.

El tribunal de primera instancia llevó a cabo una audiencia probatoria sobre la solicitud de hábeas estatal de Brown. El Tribunal de Apelaciones en lo Penal de Texas denegó la reparación basándose en las determinaciones de hecho y las conclusiones de derecho del tribunal de primera instancia el 7 de marzo de 2001.

La petición federal de hábeas corpus de Brown, así como un certificado de apelabilidad (COA), fue denegada el 3 de diciembre de 2004.

La Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de EE. UU. rechazó la solicitud de COA de Brown el 29 de julio de 2005, y la Corte Suprema de EE. UU. rechazó su solicitud de revisión de certiorari el 27 de febrero de 2006.

ANTECEDENTES PENALES PREVIOS

En la fase de castigo del juicio, la fiscalía presentó pruebas de la afiliación de Brown con una pandilla violenta que tenía fama de violenta y de tráfico de drogas y uso de armas para cometer delitos.

La evidencia mostró que Brown vendió una bomba casera a un oficial encubierto en el campus de una escuela secundaria.

Además, Brown participó en el robo de un vehículo solo unos días antes del tiroteo fatal de LaHood, por lo que Brown recibió una citación por los daños, pero no fue arrestado.

Unos días antes del asesinato de LaHood, Brown y sus tres cómplices robaron a un hombre en un hotel, usando el mismo auto alquilado que se usó en el robo y asesinato de LaHood.

Brown y Dillard salieron del auto, se acercaron a la víctima, le apuntaron con armas y le exigieron su billetera. Los dos agresores se cubrieron la cara con los codos.

La víctima les entregó su billetera y llaves y los dos asaltantes se dieron a la fuga en su automóvil, abandonándolo a unas cuadras de distancia.

Le robaron dinero y un teléfono celular, que fue encontrado en la cajuela del auto alquilado cuando fue arrestado por el asesinato de LaHood.

Preso a punto de morir por asesinato en 1996

Mauriceo Brown niega haber disparado a estudiante de derecho en San Antonio

Por Michael Graczyk – Houston Chronicle

Prensa asociada 19 de julio de 2006

HUNTSVILLE – Un pandillero de San Antonio que se disculpó fue ejecutado hoy por la muerte a tiros de un hombre durante un intento de robo en la entrada de la casa de su víctima.

Con dos hermanos de su víctima mirando cerca a través de una ventana, Mauriceo Brown les dijo que «lamentaba haber perdido a un hermano, un ser querido y un amigo». Brown miró hacia otra ventana donde su madre y dos hermanos estaban entre los testigos.

Les dijo que los amaba. “Mantengan la cabeza en alto y sepan que estaré en un lugar mejor”, dijo. Luego miró nuevamente a los familiares y amigos de su víctima y se disculpó por segunda vez porque “perdió a un ser querido de esta manera”. Dios los bendiga a todos.»

Cuando las drogas surtieron efecto, la madre de Brown se lamentó y se derrumbó en el piso de la casa de la muerte. La escoltaron fuera del área de testigos unos minutos después.

Brown fue declarado muerto a las 6:47 pm, ocho minutos después de que comenzara el letal flujo de drogas. La ejecución se retrasó brevemente mientras la Corte Suprema de Estados Unidos consideraba las apelaciones.

Marrón, 31, confesó el asesinato de Michael LaHood Jr., de 25 años, en 1996, cuando él y tres compañeros, drogados con marihuana y alcohol, fueron arrestados aproximadamente una hora después del tiroteo.

Un compañero, Kenneth Foster, también recibió la pena de muerte pero no tiene fecha de ejecución. Los otros dos, incluido uno que testificó contra Brown, recibieron largas penas de prisión.

El ataque de la madrugada coronó una juerga de los pandilleros callejeros que se hacían llamar Hoover 94 Crips.

Al menos otras cuatro personas fueron asaltadas esa noche. «Estaban prácticamente enloquecidos, colocados hasta los huesos, victimizando a la gente», dijo Jack McGinnis, uno de los fiscales en los casos contra Brown y Foster. Los dos fueron juzgados juntos.

Brown fue el decimoquinto prisionero de Texas ejecutado este año en el estado de pena capital más ocupado del país. Su ejecución fue la primera de dos programadas para noches consecutivas esta semana en Huntsville.

Brown se había estado retractando de su confesión, diciendo que sus cómplices amenazaron a su familia si no aceptaba la culpa por el asesinato. “Ese reclamo es absurdo”, dijo Mike Ramos, quien fue asistente del fiscal de distrito del condado de Bexar en 1997 y también procesó a Brown y Foster. “Él no tiene absolutamente ninguna credibilidad. Cualquier tribunal podría ver que tiene zip”.

En la corte antes y durante su juicio, Brown también cambió las circunstancias de su confesión, describiendo la muerte de LaHood como defensa propia y también como un accidente.

También culpó a uno de los otros hombres en el auto con él por el tiroteo. Brown, en una entrevista reciente en el corredor de la muerte, calificó su juicio como «una burla basada en una mentira de que yo hice una declaración y todos los demás dijeron que yo fui el tirador».

“Incluso si su nueva historia es cierta, eso no significa que no sea culpable de asesinato capital y que no merezca la pena de muerte”, dijo McGinnis. “Su nueva historia no lo saca del bosque. Lo lleva a donde está Foster en este momento. Ambos son igualmente peligrosos”.

Los dos hermanos de LaHood planeaban presenciar la ejecución de Brown. “Es doloroso para nosotros”, dijo Norma LaHood, su madre. “Nuestras heridas nunca sanarán. No te curas de la pérdida de un hijo”.

Foster, Brown, Dwayne Dillard y Julius Steen estaban recorriendo San Antonio y robando a la gente cuando vieron a LaHood y su novia conduciendo y comenzaron a seguirlos, llegando a la entrada de LaHood alrededor de las 2 a.m.

Según el testimonio, Brown saltó, caminó hacia LaHood, exigió las llaves de su auto y luego abrió fuego cuando LaHood no pudo mostrar las llaves. LaHood, con un disparo en el ojo, murió instantáneamente.

Menos de una hora después, Foster fue detenido por exceso de velocidad y conducción irregular. Todos ellos estaban en libertad condicional por delitos anteriores y fueron arrestados por la muerte de LaHood.

Brown culpó del tiroteo a Dillard, que ahora cumple cadena perpetua por matar a un taxista al otro lado de la calle del Álamo dos semanas antes de que mataran a LaHood.

Steen testificó en el juicio de Brown y recibió cadena perpetua en un acuerdo con la fiscalía.

Brown testificó que el tiroteo fue en defensa propia, que creía que LaHood tenía un arma y que la escuchó hacer clic. Sin embargo, las autoridades nunca encontraron otra arma cerca del cuerpo de LaHood.

El jueves, Robert Anderson, de 40 años, se enfrentó a la ejecución por el asesinato en 1993 de una niña de Amarillo de 5 años que fue secuestrada, agredida sexualmente, golpeada, estrangulada y estrangulada antes de que su cuerpo fuera metido en una hielera y arrojado a un contenedor de basura. Anderson ha pedido que no se presenten apelaciones para detener su castigo.

El llanto de la madre llena el aire durante la ejecución de su hijo

Por Todd Bensman – San Antonio Express

19 de julio de 2006

HUNTSVILLE — Mauriceo Mashaw Brown, un miembro de una pandilla condenado por asesinar a un hombre de San Antonio hace 11 años, murió a causa de una inyección letal administrada por el estado el miércoles por la noche mientras su madre sollozaba y luego se derrumbaba en el suelo llorando, proclamando que era inocente.

«Él no era culpable, Dios Jesús, no», gritó Cynthia Lucky después de que las drogas hicieran efecto y Brown perdiera el conocimiento. «No les importaba. No les importaba».

En su declaración final momentos antes, Brown, de 31 años, se disculpó con la familia de Michael LaHood Jr., a quien Brown fue condenado por asesinar en un robo en 1995.

Pero Brown, quien durante varias apelaciones en los últimos años se retractó de las confesiones que llevaron a su condena, no reconoció su responsabilidad en sus últimos momentos. «A la familia de la víctima, lamento que hayan perdido a un hermano, a un ser querido y a un amigo», dijo Brown, atado a la camilla de la cámara de ejecución. «Me disculpo por haber perdido a un ser querido de esta manera. «A mi familia, los amo a todos. Mantén la cabeza en alto y sé que estaré en un lugar mejor. Dios los bendiga a todos. Está bien, alcaide».

El cóctel letal de drogas comenzó a fluir a las 6:32 p. m. cuando la madre de Brown, acompañada por un hermano, una hermana y varios amigos de la familia, de repente comenzó a agarrarse a la ventana de vidrio de la cámara de la muerte y a gemir en voz alta. «¡Dios te ama! ¡Dios te ama! ¡Dios te ama!» Lucky gritó mientras se derrumbaba en el suelo, agarrada en los brazos de su otro hijo y su hija.

Brown murió ocho minutos después, la decimoquinta persona ejecutada en Texas este año y la 370 desde que Texas restableció la pena de muerte en 1982.

La madre y el padre de LaHood no asistieron a la ejecución; sus otros dos hijos representaban a la familia. Nora LaHood dijo en una entrevista el martes que no necesitaba ver la ejecución para encontrar satisfacción en ella.

Dijo que simpatizaba con la madre del asesino de su hijo. «Habrá lágrimas de justicia para mi hijo», dijo con la voz quebrada por la emoción. «Pero habrá lágrimas de tristeza por ella (la madre de Brown). Esto no es algo que celebraré».

Brown confesó a la policía y al jurado en su juicio por la pena de muerte que le disparó a Michael LaHood en la cara durante el último robo de una ola de crímenes que duró toda la noche el 15 de agosto de 1995.

Pero después de que se confirmó su pena de muerte, Brown comenzó a retractarse y mantuvo su inocencia hasta el final. La fiscal de distrito del condado de Bexar, Susan Reed, desestimó las protestas de inocencia de Brown y dijo que la ejecución estaba justificada después de que el sistema confirmó repetidas objeciones a la condena original. «Era evidente lo que estaban haciendo esa noche», dijo Reed. «El jurado decidió eso, y no hubo dudas. Y así, según todas las teorías, es culpable de asesinato capital, se mire como se mire».

La Corte Suprema de los Estados Unidos envió un mensaje sobre la apelación final de Brown a las 5:57 pm Brown pasó sus últimos días en su celda del corredor de la muerte rezando y recibiendo visitas.

Para su última comida, pidió enchiladas cargadas de queso y cebolla, pollo frito y un chuletón deshuesado con salsa de bistec A1.

Un hermano, Leslie Brown Jr., dijo el miércoles que Brown parecía tranquilo y casi optimista, habiendo encontrado refugio en la religión.

Hace un mes, Brown se hizo rebautizar como católico. Había estado leyendo la Biblia todos los días. «Siente que todo sucede por una razón, y se le dio esta oportunidad de arreglar su vida con Dios», dijo Leslie Brown.

Ejecutan a Mauriceo Brown, preso de Texas, por robo y asesinato en 1996

Por Emanuella Grinberg – CourtTV Noticias

19 de julio de 2006

Un recluso de Texas condenado por asesinar al hijo de un destacado abogado durante un robo fue ejecutado el miércoles por la noche después de perder una apelación de última hora ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

Mauriceo Brown, de 31 años, se disculpó con la familia de la víctima y habló tranquilizadoramente con su propia familia antes de que le inyectaran una dosis letal de drogas. Fue declarado muerto a las 6:47 p.m.

Brown, quien confesó el asesinato pero luego trató de retractarse de su confesión, se disculpó con dos hermanos de la víctima, Michael LaHood Jr. Brown les dijo a los hombres, que miraban a través de una ventana, que «lamentaba haber perdido a un hermano, un amado y amigo».

A su madre y sus dos hermanos que también presenciaron la ejecución, Brown les dijo: «Mantengan la cabeza en alto y sepan que estaré en un lugar mejor».

La madre de Brown gimió y se derrumbó en el suelo cuando las drogas surtieron efecto, y la sacaron del área de testigos. Brown fue el decimoquinto recluso ejecutado en Texas este año.

Un jurado de San Antonio condenó a Brown, junto con el coacusado Kenneth Foster, de homicidio capital por la muerte a tiros en agosto de 1996 de LaHood, un estudiante de derecho de 25 años.

Los fiscales dijeron que la pareja, con otros dos hombres, había estado bebiendo, consumiendo drogas y de juerga en la ciudad cometiendo una serie de robos.

Después de una audiencia de sentencia, donde un jurado escuchó sobre las afiliaciones de la pareja con pandillas callejeras, los dos fueron condenados a muerte en mayo de 1997.

Otro acusado, Julius Steen, que testificó a cambio de una sentencia más leve por un cargo de robo agravado, dijo al jurado que vio a Brown apuntar con una pistola a LaHood y exigirle su billetera durante un enfrentamiento frente a la casa donde LaHood y sus padres. vivido.

LaHood murió instantáneamente de una sola herida de bala en la cabeza que fue disparada a quemarropa.

Brown también subió al estrado en su defensa y testificó que le disparó a LaHood porque pensó que le dispararía a él primero.

Sin embargo, desde su condena, Brown había negado que él fuera el tirador, alegando que sus amigos lo amenazaron para que confesara.

En las semanas previas a la ejecución programada de Brown, su abogado de apelación, David Sergi, solicitó realizar pruebas de ADN en la ropa que los cuatro hombres vestían la noche del tiroteo.

Sergi argumentó que las salpicaduras de sangre en la ropa de su amigo Dwayne Dillard probarían que él fue el tirador, pero un juez de la corte de apelaciones en lo penal rechazó la solicitud.

Dillard, quien cumple cadena perpetua por un asesinato no relacionado, nunca fue acusado en el tiroteo de LaHood. Pero en las semanas previas a la ejecución de Brown, se presentó para brindar información para apoyar a su antiguo amigo.

En una declaración jurada, Dillard afirma que el grupo no intentó robar a LaHood ni a su amigo, un factor que determinó si el asesinato fue un crimen capital.

El tercer coacusado en el caso, Steen, también presentó una declaración jurada afirmando que no había intención de cometer un robo esa noche, al contrario de lo que dijo en el juicio.

Un fiscal del juicio de Brown y Foster le dijo a Associated Press que las nuevas afirmaciones eran «absurdas». “No tiene absolutamente ninguna credibilidad. Cualquier tribunal podría ver que tiene zip”, dijo Mike Ramos, quien fue asistente del fiscal de distrito del condado de Bexar en 1997.

En una entrevista con CourtTVnews.com, Brown dijo que lamentaba haber confesado el crimen. «Me arrepiento por el hecho de que no puse más fe en el hombre de arriba para cuidar a mi familia… Pero, ya sabes, cuando estás en la calle y has estado rodeado de esta gente por un tiempo , sabes que podría suceder», dijo Brown, una semana antes de su ejecución programada. «Sabía que me metí en esto por las razones equivocadas, y simplemente no fui yo. Debería haberme quedado con el baloncesto».

Enfrentando la muerte: ‘Atrapados en las calles’

El abogado David Sergi habla de sus esfuerzos legales de última hora para detener la ejecución de Mauriceo Brown

Noticias de CourtTV

Presentador de televisión de la corte: La ejecución de Mauriceo Brown está programada para esta noche, dentro de unas horas. Charla con el abogado de Brown, David Sergi.

Brown fue sentenciado a muerte por matar a tiros al hijo de un destacado abogado durante un robo fallido en San Antonio, Texas, en 1997. Todavía niega haber sido el pistolero y afirma que solo confesó porque sus coacusados ​​amenazaron con lastimar a su familia.

La semana pasada, antes de que un juez rechazara su penúltima apelación, habló con CourtTVnews.com.

Court TV Presentador: Llega David Sergi. Bienvenido, gracias por ser nuestro invitado hoy. A dos horas de distancia, ¿alguna novedad?

David Sergi: Inesperadamente, la corte de apelaciones del quinto circuito tuvo una opinión dividida sobre nuestro desafío de inyección letal, y uno de los jueces votó para concedernos una suspensión, y ahora estamos frente a la Corte Suprema de EE. UU. solicitando una suspensión, y por lo general, usted tiene una mejor oportunidad de una suspensión cuando uno de los jueces de la corte de apelaciones ha votado para darle una suspensión. Estamos tranquilamente optimistas de que esperamos conseguir una estancia. Recibí una llamada telefónica hoy de una mujer que se enteró de este caso en los medios, quien afirma que habló con un alguacil que confirmará que la familia LaHood estaba obteniendo información confidencial de uno de los otros jueces del tribunal de distrito. Si eso es cierto o no, no lo sé, pero toda la atención de los medios nos ha traído nueva información que podría reflejarse en la inocencia real de Mauriceo.

Pregunta de tara: David, ¿has hablado con Brown hoy y cuál es su comportamiento?

David Sergi: Ayer hablé con él y fue positivo y animado. Otra abogada de nuestro equipo, Anne Burnham, lo visitó hoy a las tres en punto y acaba de salir, y dijo que está en paz, tranquilo y que confía en el Señor.

Pregunta de tara: David, dado que Dillard está cumpliendo cadena perpetua por un asesinato diferente, ¿por qué no se consideraría ni investigaría más la afirmación de Brown de que Dillard es el pistolero?

David Sergi: Esa es una buena pregunta que tenemos. Antes de matar a alguien, es posible que desee investigar si alguien más lo hizo, especialmente cuando hay una razón racional para hacerlo. Es decir, aquí tienes a un hombre de reconocidas limitaciones intelectuales, que confiesa, pero habría confesado casi cualquier cosa. Tiene recursos intelectuales limitados, y está siendo interrogado por muy buenos oficiales de policía, teme por su vida de Dillard. Lo mejor que veo es que habría confesado haber matado al hombre en la luna.

Pregunta de Cindy: Cuando Mauriceo Brown tomó la decisión de participar voluntariamente en el delito de robo también asumió la misma responsabilidad por lo sucedido, en este caso la muerte de un inocente. El hombre inocente está muerto por su codicia. ¿Por qué cree que no debería ser ejecutado?

David Sergi: Lo interesante es que Dillard, a quien acusamos de matar a LaHood, nos dice que no había ningún robo planeado. Por lo que podemos ver, tres de los cuatro participantes están de acuerdo en que no hubo robo, y ahora incluso Foster está de acuerdo en que no hubo robo. Y no hay nada en él para que ninguno de los otros tres mienta sobre esto o cambie sus historias. No hay nada para ellos.

Pregunta de tara: David, ¿hay una apelación de última hora en el escritorio de un juez en este momento?

David Sergi: Todo está sentado en la Corte Suprema en Washington DC. Tenemos tres autos y apelaciones separados pendientes. Uno que dice que la Corte de Apelaciones en lo Penal de Texas se equivocó al negar nuestro alegato. Uno solicitando a la Corte Suprema de los EE. UU. que emita un recurso original de hábeas corpus para examinar el caso. Y otro que argumenta que el método de ejecución es la tortura y el castigo cruel e inusual.

Pregunta de dockette9: ¿Cuánto tiempo anticipa que será la estadía? ¿Cuáles son sus planes?

David Sergi: Si conseguimos la suspensión, esperamos conseguir un nuevo juicio. Y en un nuevo juicio, exonerar a Mauriceo.

Pregunta de Wingit: ¿Cuántas veces antes se ha fijado una fecha para esta ejecución?

David Sergi: Esta es la primera vez.

Presentador de televisión de la corte: Esperen un momento, todos… La Corte Suprema está llamando al Sr. Sergi.

David Sergi: El Tribunal Supremo tenía una cuestión de procedimiento, lo que me indicaría que alguien está mirando esto seriamente. No hay mucho más que pueda decir sobre esa conversación, eso sería inapropiado.

Pregunta de JERRY: Sr. Sergi, leí el artículo sobre este caso y no dice si Mary Patrick testificó en el juicio. ¿Ella nombró al tirador?

David Sergi: Lo hizo, e identificó a Dwayne Dillard. Lo que estoy deduciendo de todo esto es que esto fue precipitado por Mary Patrick corriendo por el camino de entrada, gritando improperios y usando la palabra n, y gritando epítetos raciales, y creemos que Dillard simplemente estalló. Es una de esas cosas en las que, ya sabes, algunas palabras mal elegidas resultaron en la muerte de un tipo inocente.

Pregunta del ciclista: ¿Alguna vez pensó en quitarse la vida?

David Sergi: No. No que yo sepa.

Pregunta de tara: David, ¿por qué el estado no permitió las pruebas de ADN en la ropa, si eso podría cambiar el caso y el resultado de Brown?

David Sergi: Esa es una pregunta que solo el juez puede responder. El costo de una prueba de ADN es tan mínimo y podría haberse hecho antes de hoy que me sorprende por qué no se hizo. Y solo puedo pensar que la política estuvo involucrada, en mi opinión.

Pregunta de eag: ¿Cuándo se enterará por la Corte Suprema?

David Sergi: Buena pregunta. Esperemos que pronto, pero he estado involucrado en casos en los que era cerca de la medianoche.

Pregunta de eag: ¿Pero si se supone que debe ser ejecutado a las 6?

David Sergi: Después de las seis, y siempre esperan a que les den las autorizaciones finales del Tribunal Supremo.

Pregunta del ciclista: ¿Ha pedido algo para su última comida?

David Sergi: Creo que pidió, si la memoria no me falla, pizza, pollo frito, hamburguesas, batido de leche y, creo, una barra de chocolate. Creo que lo sirven a las 4:30, si no me equivoco. En la propia cámara de la muerte, hay bocadillos disponibles para todos los invitados, lo cual es realmente extraño.

Pregunta de Marinero: Si se niegan las apelaciones, ¿serás testigo en la ejecución?

David Sergi: No, no lo haré, porque he estado trabajando en mi oficina en las presentaciones de última hora. He sido testigo de tres ejecuciones, y espero que eso sea todo lo que tenga que presenciar.

Pregunta del jinete: ¿Verá a su hijito antes de la ejecución?

David Sergi: No, lo visitó hace como una semana y esa fue la última vez.

Pregunta de KatieInNO: ¿Le preocupa que la gente dañe a su familia ahora? ¿Porque ha hablado?

David Sergi: No, ya su familia no le preocupa el daño. Mauriceo es muy lento y tiende a creer todo lo que le dices. Entonces, incluso la familia piensa que, para empezar, no había peligro real.

Pregunta de lisa: ¿Dónde están los otros que estaban en el auto esa noche?

David Sergi: Foster está en el corredor de la muerte, pero un juez federal dice que debería tener un nuevo juicio. Dillard y Steen están en prisión en algún lugar del norte de Texas, por un asesinato diferente, en el que Mauriceo no estuvo involucrado.

Pregunta de EAB1980: ¿Por qué Foster tiene un nuevo juicio?

David Sergi: Porque un juez federal pensó que su sentencia era desproporcionada con respecto a su participación y, por supuesto, el estado está apelando esa decisión.

Pregunta de gibby: ¿Está arrepentido?

David Sergi: No está arrepentido porque no lo hizo, pero es empático con la familia y está arrepentido por el estilo de vida que lo llevó a donde está ahora. Abordó eso en la entrevista de Courttv.com.

Pregunta de tara: David, si leí bien, solo dos de los cuatro fueron acusados ​​de asesinato, ¿los demás fueron acusados?

David Sergi: No. Y puedo darle una razón: Dillard en su declaración jurada nos dice que él y Steen no fueron acusados ​​del asesinato porque contradijeron la declaración de Foster de que fue un robo, y sin robo, en el peor de los casos. fue un simple asesinato en lugar de un asesinato capital.

ProDeathPenalty.com

En la noche del 14 de agosto de 1996, Kenneth Foster, Mauriceo Brown, DeWayne Dillard y Julius Steen se embarcaron en una serie de robos a mano armada alrededor de San Antonio, Texas, comenzando con Brown anunciando que tenía un arma y preguntando si los demás querían robar a la gente. : “Tengo la correa, ¿todos quieren joder?”.

Durante la fase de culpabilidad/inocencia del juicio de Foster, Steen testificó que viajaba en el asiento delantero, buscando posibles víctimas, mientras Foster conducía.

Steen y Brown testificaron sobre robar a dos grupos diferentes a punta de pistola; los cuatro hombres dividieron la propiedad robada en partes iguales.

La conducta delictiva continuó hasta la madrugada del día siguiente (15 de agosto), cuando Foster comenzó a seguir un vehículo conducido por una joven llamada Mary.

En el juicio, Mary testificó que ella y Michael LaHood, Jr. regresaban en autos separados a su casa; ella llegó y notó que el vehículo de Foster dio la vuelta al final de la calle y se detuvo frente a la casa de Michael LaHood; Mary se acercó al auto de Foster para averiguar quién la seguía; ella habló brevemente con los hombres en el vehículo, luego se alejó hacia Michael LaHood, quien había llegado a la casa y salió de su vehículo; vio a un hombre con un pañuelo en la cara y una pistola en la mano salir del vehículo de Foster y acercarse a ella ya Michael LaHood; Michael LaHood le dijo que entrara a la casa y ella corrió hacia la puerta, pero tropezó y se cayó; ella miró hacia atrás y vio al pistolero apuntando con un arma a la cara de Michael LaHood, exigiendo sus llaves, dinero y billetera; Michael LaHood respondió que Mary tenía las llaves; y Mary escuchó un fuerte estruendo.

Michael LaHood murió de una herida de bala en la cabeza.

El cañón del arma estaba a no más de seis pulgadas de la cabeza de Michael LaHood cuando le dispararon; probablemente estaba más cerca que eso.

Brown también había clavado su arma en la cara de algunas de las víctimas de robos anteriores de la noche. Más tarde ese día, los cuatro hombres fueron arrestados; cada uno dio una declaración escrita a la policía identificando a Brown como el tirador.

Al admitir ser el tirador, Brown negó la intención de matar. En el juicio, testificó que se acercó a Michael LaHood para obtener el número de teléfono de Mary y solo sacó su arma cuando vio lo que parecía ser un arma en Michael LaHood y escuchó lo que sonó como el clic de un arma automática.

En mayo de 1997, Foster y Brown fueron juzgados conjuntamente por homicidio capital cometido durante un robo y ambos fueron condenados a muerte.

Centro de información de ejecución de Texas por David Carson

Txejecuciones.org

Mauriceo Mashawn Brown, de 31 años, fue ejecutado mediante inyección letal el 19 de julio de 2006 en Huntsville, Texas, por el asesinato de un hombre de 25 años durante un intento de robo.

En la noche del 14 de agosto de 1996, Brown, entonces de 21 años, Kenneth Foster, de 19, Julius Steen y DeWayne Dillard paseaban por San Antonio en un automóvil alquilado y conducido por Foster.

Después de visitar algunos clubes de música, Brown sacó un arma y les preguntó a los otros hombres si querían «atrapar» a algunas personas. Luego, los hombres cometieron dos robos a mano armada.

Alrededor de las 2 am, siguieron a un par de autos hasta que se detuvieron en el camino de entrada de una residencia. Mary Patrick salió de uno de los autos y confrontó al grupo de hombres por seguirla.

Michael LaHood, quien era el novio de Patrick y vivía en la casa con sus padres, salió del otro automóvil. LaHood y Patrick comenzaron a caminar hacia la casa. Brown luego salió del auto de Foster y caminó por el camino de entrada.

Se acercó a LaHood, le apuntó con el arma a la cara y le exigió el dinero y las llaves del auto. Cuando LaHood se negó a obedecer, Brown le disparó en el ojo. Luego volvió al coche de alquiler de Foster y los hombres se marcharon.

Patrick le dio a la policía una descripción de los asaltantes. Menos de una hora después, Foster fue detenido por conducir de manera irregular. Los cuatro hombres, que, según un fiscal, estaban «apedreados hasta los huesos» y también estaban todos en libertad condicional, fueron arrestados.

En el momento de su arresto, Foster, Steen y Dillard identificaron a Brown como el tirador. Steen también testificó contra Brown y Foster en su juicio conjunto.

Brown admitió haberle disparado a LaHood, pero testificó que solo le disparó porque pensó que escuchó el clic de un arma y que LaHood se estaba preparando para sacar un arma y dispararle. LaHood, sin embargo, estaba desarmado.

Brown no tenía condenas previas, pero estaba en libertad condicional por robo de auto y con una sentencia diferida de 10 años por vender una bomba casera a un oficial encubierto en su escuela secundaria.

Además, el testimonio en su audiencia de castigo implicó al mismo grupo de hombres en un robo a mano armada que ocurrió unos días antes de que mataran a LaHood.

Un jurado condenó a Brown y Foster por asesinato capital en mayo de 1997 y los condenó a muerte. El Tribunal de Apelaciones en lo Penal de Texas confirmó la condena y la sentencia de Brown en febrero de 1999. Todas sus apelaciones posteriores en los tribunales estatales y federales fueron denegadas.

La sentencia de muerte de Foster fue anulada en marzo de 2005 por un juez de distrito de Estados Unidos. Sin embargo, el estado ha apelado esa decisión y Foster permanece en el corredor de la muerte al momento de escribir este artículo.

Julius Steen recibió inmunidad de la pena de muerte a cambio de su testimonio contra Brown y Foster.

Fue declarado culpable de robo agravado y condenado a cadena perpetua, donde permanece en este escrito.

DeWayne Dillard fue acusado del asesinato, pero no fue juzgado. En cambio, fue juzgado, condenado y sentenciado a cadena perpetua por un asesinato que ocurrió dos semanas antes del asesinato de LaHood. Él también está en prisión al momento de escribir esto.

En una entrevista desde el corredor de la muerte antes de su ejecución, Brown se retractó de su confesión. «Estaba en el auto», dijo. «Cuando miré hacia arriba, todo sucedió muy rápido».

En la entrevista, Brown dijo que Dillard le disparó a LaHood, pero que Dillard y los otros dos lo amenazaron a él y a su familia si no asumía la responsabilidad por el asesinato de LaHood. «Fui ingenuo, no sabía nada mejor», dijo. Llamó a su juicio «una burla basada en una mentira de que hice una declaración y todos los demás hicieron una declaración de que yo era el tirador».

“Esa afirmación es absurda”, dijo un fiscal, Mike Ramos. Jack McGinnis, otro fiscal, dijo: «Incluso si su nueva historia es cierta, eso no significa que no sea culpable de asesinato capital y que no merezca la pena de muerte. Su nueva historia no lo saca del bosque. Lo lleva a donde Foster es ahora mismo».

Según la ley de Texas, un acusado puede ser declarado culpable de asesinato capital por participar en un asesinato, incluso si él o ella no cometió personalmente el asesinato.

En su ejecución, Brown expresó su pesar por los seres queridos de la víctima y su amor por su familia. Luego se disculpó con los seres queridos de la víctima una vez más y dijo: «Dios los bendiga a todos».

Luego se inició la inyección letal. La madre de Brown, Cynthia Luckey, cayó al suelo sollozando mientras su hijo respiraba por última vez. «¿Por qué no le dieron otra oportunidad?», se lamentó mientras dos de sus hijos la consolaban. «Él no era culpable». Brown fue declarado muerto a las 6:47 p.m.

Democracyinaction.org

Mauriceo Brown, TX – 19 de julio de 2006 ¡No ejecuten a Mauriceo Brown!

Mauriceo Mashawn Brown fue condenado por homicidio capital en mayo de 1997; Más tarde fue condenado a muerte por su presunto tiroteo contra Michael LaHood en San Antonio, Texas.

La noche del asesinato, Brown paseaba con tres de sus amigos, Julius Steen, Dewayne Dillard y Kenneth Foster, en busca de víctimas para robar.

El grupo había logrado robar a dos personas en el transcurso de la noche. Mientras aún estaban en el automóvil, los hombres notaron que un conductor, Michael LaHood, les había señalado con el dedo medio a los hombres por seguir para cerrar.

Cuando LaHood y su novia se detuvieron frente a la residencia de LaHood, Brown salió del auto para confrontar a LaHood.

Los otros hombres en el automóvil testificaron que no sabían qué planeaba hacer Brown, incluido Foster, que conducía.

Se produjo una discusión entre Brown y LaHood durante la cual Brown blandió su pistola calibre .44.

Brown afirma que no apretó el gatillo intencionalmente, sino que el arma se disparó sola, disparando y matando a LaHood.

La novia de LaHood, Mary Patrick, fue la única que vio el asesinato. Poco después del tiroteo, la policía se detuvo y arrestó al grupo, lo que llevó a Patrick a identificar al tirador.

Patrick inicialmente identificó a Dillard como el tirador, pero luego se retractó en la corte, diciendo que fue Brown quien disparó.

El pistolero llevaba un pañuelo en la cara y Patrick también admitió estar intoxicado, lo que hace que su identificación sea algo dudosa.

Julius Steen también testificó contra Brown, diciendo que escuchó a Brown exigir la billetera de LaHood y un minuto después escuchó el disparo fatal.

Brown niega haber intentado robar a LaHood y dice que no tenía intención de disparar o dañar a LaHood. A cambio de testificar contra Brown, Steen recibió una sentencia menor por este asesinato y por otro asesinato en el que estuvo involucrado.

El testimonio de Steen fue, con mucho, el más controvertido de este juicio. Steen estaba bajo una inmensa presión por parte de los fiscales para que testificara contra Brown; sin su testimonio no habría habido ningún caso en absoluto.

Brown fue juzgado como coacusado con Kenneth Foster. No hay evidencia que señale a Foster como el tirador o que tenga más participación en el asesinato además de ser el conductor antes y después de que mataran a LaHood.

Foster no tenía conocimiento de ninguna intención de Brown de dispararle a LaHood, sin embargo, los dos hombres fueron juzgados juntos.

La defensa presentó dos solicitudes de separación y le pidió al tribunal que juzgara a los hombres en dos juicios separados. Ambas solicitudes fueron denegadas.

Debido a que estas solicitudes fueron denegadas, Foster no testificó por temor a la autoincriminación. Si hubiera habido dos juicios, Foster podría haber testificado que Brown no tenía intención de matar a LaHood.

Por lo tanto, Brown podría haber sido declarado culpable de asesinato en segundo grado, lo que habría resultado en una sentencia inferior a la muerte. Maurecio Brown merece el derecho a un juicio justo y el derecho a la vida.

¡Escriba al gobernador Rick Perry en nombre de Mauriceo Brown!

DeathRow-USA.us

» POSICIÓN FINAL… » Por: MAURICEO M. BROWN

Esta es mi vida, la vida que vivo enjaulada como un animal salvaje mientras tomo mi última posición para ganar… Echando espuma por la boca, la bestia dentro de mí se libera. Sé que no hay vuelta atrás. Aquí es donde encuentro mi paz. .. Al sonido de mi noan, la batalla ha comenzado. Lucharé hasta la muerte y la muerte, espero que mi canción sea cantada… Rodeado de odio, que ha afectado mi alma como el dolor y la angustia ha crecido anzuelos. y lo agarré… Hago lo mejor que puedo para sacudir el cansancio de mis huesos y busco en lo más profundo de mí para encontrar mi fuerza de reserva para poder continuar… A medida que continúa la batalla, parece que las puertas de el infierno se ha desatado emito un poderoso ruano final un ruano, que significa un saludo de reyes… Mientras caigo al suelo, la sangre se filtra a través de mis poros luché todo lo que pude pelear hasta que no pude pelear más…

*Noten para mis lectores que hay un significado detrás de este poema, detrás de sus palabras. Y espero poder compartirlo con quien escriba.

15 de noviembre de 2004

A quien le interese…

Mi nombre es, Mauriceo Ma’ Shawn Brown, y soy un recluso del corredor de la muerte de 29 años que busca correspondencia. Antes de continuar con «quién» soy, permítame agradecerle por tomarse el tiempo de su día para leer sobre mí, y espero que haya algo de interés que llame su atención y quiera que obtenga para saber más sobre quién soy. Dicho esto, permítanme continuar.

Soy una persona que independientemente de mi situación aún logro mantener mi sentido del humor en plena vigencia. Me gusta hacer reír y sonreír a la gente. Eso en sí mismo me da fuerza para continuar en mi lucha por la libertad. También me hace sentir que hice algo positivo de alguna manera, porque tal vez esa persona necesitaba a alguien que la hiciera reír porque estaba teniendo un mal día o algo así.

Disfruto escribiendo poesía. Algo que he hecho durante casi toda mi vida, eso y escribir música. Hago algunos dibujos, pero nada lujoso, es más como un pasatiempo, algo que me distrae de las presiones que rodean el corredor de la muerte. Soy un tipo de persona muy honesto y directo.

Creo que la honestidad es la base inicial de cualquier relación y sin ella, lo que sea que construyas eventualmente se caerá y se desmoronará. Me gustaría mantener correspondencia con personas que no solo comprendan la importancia de la honestidad, sino que también traten de vivir de acuerdo con ella. Mucha gente asume que debido a que soy un preso en el corredor de la muerte, automáticamente pierdo todo tipo de sentimientos, lo cual no es el caso.

Todavía soy un ser humano. He cometido errores como cualquier otra persona, pero eso no me impide ser humano. No me impide lastimarme, ni sentirme solo, ni llorar, ni nada que tenga que ver con la naturaleza humana.

También me gustaría mantener correspondencia con alguien que busca una correspondencia a largo plazo. Es decir, alguien que disfruta escribir tanto como yo.

Pero básicamente, estoy buscando a alguien a quien no le importe ser un amigo. Porque eso es todo lo que uno realmente necesita y busca, es un amigo. Alguien a quien puedan escribir cuando las cosas no van bien, alguien que simplemente escuche los problemas que enfrentamos aquí en el Corredor de la Muerte.

Y eso es lo que me gustaría tener, no soy diferente al resto. Me gustaría tener a alguien con quien simplemente hablar, alguien que no le importaría escuchar y también darme palabras de aliento para seguir adelante y no rendirme. Cuando todo esté dicho y hecho, me gustaría mirar hacia arriba y saber que tengo un amigo en mi esquina y que no estoy solo.

Eso es lo que estoy buscando es un amigo por correspondencia. Pero también sé que la amistad es una calle de dos vías. Y aunque no puedo darte ese hombro para llorar, también puedo escuchar y darte ánimo. No tomo tomo tomo, también doy. Eso es lo que hace crecer una amistad saludable, eso y la honestidad.

Algunas cosas más sobre mí, cerraré esta carta y espero haber dicho algo que permita que alguien se arriesgue y se interese en convertirse en un amigo. Tengo un hijo que tiene 8 años. Su nombre es Octavio.

Tengo una hermana mayor y un hermano menor. También he incluido un poema que escribí y me gustaría compartir con todos los que se detengan y lean mi carta. Con eso, termino y una vez más gracias por su tiempo, que tenga un buen día.

Mauricio M. Brown

PD No importa el género que responda a mi carta. Tampoco importa la edad, siempre y cuando seas lo suficientemente maduro para manejar la situación actual por la que estoy pasando, y entiendas que estoy luchando por mi vida, y si pierdo esa batalla, qué pasaría. Todos son bienvenidos a conocerme y hacerse amigos míos. Bueno, eso es si crees que soy amigable (Sonríe)

Para aquellos que lo hacen, me pueden contactar en la siguiente dirección a continuación:

Mauriceo M. Brown # 999234 Unidad Polunsky DR 3872 FM 350 Sur Livingston – Texas 77351 EE. UU.

Coalición Canadiense para Abolir la Pena de Muerte

(Página de inicio del recluso)

MAURICEO BROWN Hola, y como estas. Mi nombre es Mauriceo Brown y soy un preso en el corredor de la muerte en Texas que busca un amigo por correspondencia. Por favor, permítame informarle sobre algunas cosas sobre mí.

Soy un afroamericano de 22 años. Soy de San Antonio Texas, pero originario de California. Disfruto practicando deportes que practiqué principalmente en mi escuela, baloncesto, fútbol, ​​tenis, fútbol, ​​golf, atletismo y, por último, pero no menos importante, voleibol.

Mis pasatiempos son leer novelas de misterio y escribir música, además de poesía. Paso la mayor parte de mi tiempo escribiendo a mi familia, a quienes es todo lo que tengo para escribir en ese momento. Por eso te escribo, con la esperanza de poder encontrar a alguien más a quien escribir.

Una entrevista con Mauricio Brown

Noticias de televisión de la corte

«Hombre muerto caminando, parezco despierto pero estoy durmiendo, Hombre muerto caminando, Hombre muerto caminando. Señor, por favor, despiértame de estas miserias…»

— Mauricio Marrón

Los reporteros de CourtTVnews.com, Emanuella Grinberg y Harry Swartz-Turfle, entrevistaron al condenado a muerte Mauriceo Brown el 11 de julio en la Unidad Penitenciaria Polunsky en Livingston, Texas. Fue ejecutado el miércoles 19 de julio. La transcripción a continuación ha sido editada por motivos de extensión y claridad.

COURTTVNEWS.COM: ¿Puede describir un día típico para usted en el corredor de la muerte?

MAURICEO BROWN: Un día típico para mí es probablemente despertarme entre las 7 y las 8 en punto, escuchar la radio, hacer un poco de ejercicio, hacer ejercicio, ir al recreo, volver y leer mucho. Eso es todo.

CTV: ¿Qué te gusta leer?

BROWN: Bueno, mi autor favorito en este momento es Dean Koontz, pero leo cualquier cosa, desde fantasía hasta ficción, no ficción y libros religiosos. Supongo que mi serie favorita en este momento, por supuesto, es Harry Potter, así que estoy esperando que salga el séptimo libro. Podría hacer algunos rompecabezas. Escribo poesía, escribo música.

CTV: ¿Qué tipo de poesía?

BROWN: Poemas de amor, o simplemente poemas sobre la situación por aquí. El mismo tipo con la música, la música rap o las canciones de amor. Sea cual sea el estado de ánimo en el que me encuentre, decidiré escribirlo.

CTV: ¿Cuál es el punto culminante de tu día? ¿Qué esperas?

BROWN: ¡A comer! [laughter] No en serio. Probablemente la llamada por correo. Solo viendo de quién recibo cartas, especialmente de mi mamá. Me encanta saber de mi mamá y ver cómo le va y cómo le va. Esa es mi principal preocupación. Manteniendo su ánimo y su ánimo en alto debido a las circunstancias que lentamente comienzan a desarrollarse. Sé que la está preocupando porque no sabe lo que va a pasar. Todos no. … Sigo orando y pidiendo fuerza. Mientras ella venga y me vea de buen humor, estará de buen humor. Así que ese es mi punto culminante, simplemente pasar tiempo con mi mamá.

CTV: ¿Cómo te ha cambiado la vida en prisión?

BROWN: Bueno, mira, cuando estás en el mundo, todo se mueve a un ritmo rápido. Y la vida en prisión, lo que hace es ralentizarla para ti. Te permite ver las cosas y lo que es más importante para ti en la vida, lo que está pasando en el mundo. ¿Ves lo que estoy diciendo? Ves las pequeñas cosas y empiezas a darte cuenta, extrañas las pequeñas cosas, como el amanecer y el atardecer. O incluso estar en el campo y caminar en la hierba sin zapatos o algo así. Me ha hecho una persona más madura, una mejor persona, y también ha sacado a relucir, supongo, mi sentido del humor. Tienes que tener risas, porque si no, andarás deprimido, y de ahí te salen pensamientos de suicidio y estás tratando de matarte.

CTV: ¿Cómo mantienes el sentido del humor?

BROWN: Bueno, prácticamente he sido el payaso de la clase toda mi vida, ¿sabes a lo que me refiero? Así que contamos chistes, rompemos chistes, solo hacemos cosas tontas, ya sabes. No te preocupes por tu orgullo o tu ego cuando lo haces, simplemente lo haces. Todo el mundo en la guardia de la muerte, ahí es donde estoy yo, la guardia de la muerte. Es como la camaradería, es como una familia. Todos conocemos los dolores de los demás, conocemos las luchas de los demás y hacemos cosas para mantenernos animados. Ya sea contando chistes, jugando a las docenas, bromeando unos con otros… ya sabes, lo que sea para mantener el flujo, para mantener la felicidad.

CTV: ¿Tienes un chiste favorito que nos puedas contar? Eso es apropiado?

MARRÓN: Déjame ver. DE ACUERDO. Un día, una maestra estaba explicando a la clase que era físicamente imposible que una ballena se tragara a un ser humano, por el tamaño, no importa, por la garganta, tiene una garganta pequeña. Así que la niña de la clase levantó la mano y dijo: «Eso no es cierto, porque a Jonás se lo tragó una ballena». Una vez más, la maestra estaba como irritada con el niño y dijo: «No. Es físicamente imposible que una ballena se trague a un ser humano». Entonces la niña dice: «Voy a preguntarle a Jonás cuando llegue al cielo». Y el maestro dijo: «¿Qué pasa si Jonás no está en el cielo? ¿Qué pasa si Jonás fue al infierno?» Entonces la niña dijo: «Bueno, entonces pregúntale a él».

CTV: ¿Qué es lo que más extrañas de la vida en el exterior?

BROWN: Estar allí para mi hijo, como quiero. Tengo un hijo, ya sabes, tiene 10 años, y me encerraron cuando tenía 6 meses. Así que eso es una de las cosas que más extrañé. No estar ahí cuando dio sus primeros pasos, cuando dijo sus primeras palabras. Cualquiera de eso. Primer cumpleaños, primera Navidad, año nuevo y todo ese tipo de cosas. Eso, y simplemente estar con la familia. Como digo, incluso cuando estaba por ahí corriendo por las calles, siempre hacía tiempo para la familia.

CTV: ¿Está en contacto con su hijo?

BROWN: Lo vi hace un par de semanas. No estoy en contacto con él como quisiera, pero mi familia está en contacto con él. Mi mamá habla con él cada dos días. Espero poder verlo en estos próximos días.

CTV: ¿Está en contacto con su madre?

BROWN: Desafortunadamente, se casó y siguió adelante con su vida. Y eso es comprensible. De todos modos, nos separamos en los mejores términos. Habla con mi mamá y pregunta por mí, y está bastante preocupada por lo que sucede aquí.

CTV: Al crecer, ¿cómo fue tu relación con tus padres?

BROWN: Eso es bastante agitado. Crecer, fue un infierno. Mis padres estaban separados y cuando tenía 2 años, mi padre me alejó de mamá, casi me secuestró. Mi mamá trató de recuperarme. Quería llamar a la policía y todo. Pero ya sabes, él le dijo que si alguna vez se ponía en contacto con la policía, nunca me volvería a ver. Y durante el tiempo que me tuvo, fue puro infierno. Estaba durmiendo debajo de puentes, casas abandonadas, autos abandonados, siendo comido por cucarachas y todo lo demás, y no fue hasta cuatro años después que mi mamá me recuperó. Tuvieron que internarme un tiempo porque estaba deshidratado y desnutrido, cicatrices de diferentes tipos de mordeduras, infecciones y todo. Era un poco extraño. Pero desde que tuve una relación con mi mamá, tuvimos una buena relación. Ella me crió lo mejor que pudo una madre, pero al mismo tiempo no había un modelo a seguir masculino.

CTV: ¿A qué recurrió para reemplazar ese modelo a seguir?

BROWN: Las calles, ¿sabes a lo que me refiero? Prácticamente las calles. Y fumando hierba, bebiendo, pasando el rato con el tipo de público equivocado. Traté de pasar la mayor parte de mi tiempo jugando baloncesto. Era bastante bueno en los deportes, muy atlético, jugaba baloncesto, fútbol, ​​atletismo y todo. Como dije, el baloncesto, ese era mi corazón número uno allí mismo. … Aún así, me quedé atrapado en las calles más que nada.

CTV: Entonces, ¿por qué hiciste eso en lugar de baloncesto?

BROWN: Bueno, ¿sabes qué? Si te digo la verdad, si echas un vistazo a todo, como te dije, no tuve problemas para trabajar. Tuve un montón de trabajos. yo constantemente trabajé desde que era joven.

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba