Perfiles asesinos – Hombres

Ronald Baquiran BAE – Expediente criminal

Ronald 
 Baquiran BAE

El tiroteo de Kawit

Alias: «Jefe»

Clasificación: Asesino de masas

Características:

Disparos alimentados con drogas

alboroto – Motivo poco claro

Número de víctimas: 8 +

Fecha del asesinato: 4 de enero de 2013

Fecha de nacimiento: 9 de noviembre de 1971

Perfil de las víctimas:

Michaella Andrea Caimol, 7 / Rhea de Vera y Alberto, 34, embarazada / John Monica de Vera, 3, hija de Rhea de Vera / Alberto Fernandez y Jaminal, 55 / Irene Funelas, 40 / Al Dorio, 20 / Boyet Toledo, 44 / Adoración Cabrera

Método de asesinato:

Tiroteo

Ubicación: Tabon 1, Kawit, Cavite, Filipinas

Estado:

Disparado y asesinado por la policía el mismo día

El El tiroteo de Kawit fue un asesinato en masa que ocurrió en el barangay Tabon 1 en Kawit, Filipinas, el 4 de enero de 2013. Ronald Baquiran Bae, de 41 años, mató al menos a siete personas e hirió a otras doce con una pistola semiautomática, antes de que le dispararan. y asesinado por la policía. Otro hombre, John Paul López, de 27 años, que se dice que fue empleado por Bae como cuidador de su casa, fue arrestado más tarde por ayudar al pistolero durante el tiroteo al recargar el cargador de su pistola.

Tiroteo

El tiroteo comenzó pasadas las 9 de la mañana, cuando Bae, junto con López, entraron a una tienda y les preguntaron a los tres hijos Caimol, entre ellos su ahijado Ken Cedric Caimol, por un hombre llamado Berto. Cuando respondieron que Berto no estaba allí, Bae sacó un Colt 1911 calibre .45 y disparó a los niños, matando a Michaella, de 7 años, e hiriendo gravemente a su hermano y hermana.

Bae y López luego salieron de la tienda y, mientras corrían por la calle, Bae disparaba a cualquiera que se encontrara en su camino, mientras que López recargaba su pistola cuando se quedaba sin balas. Así mató primero a Alberto Fernández y su perro, que estaban parados en el porche, luego a una mujer embarazada llamada Rhea de Vera de un tiro en el estómago, así como a su hija Juan Mónica de 3 años. También resultó muerto el vendedor de taho Al Dorio, mientras que su hermano Antonio resultó herido de un tiro en la espalda.

Luego, Bae regresó a su casa, donde pronto llegó la policía y le pidió que se rindiera, aunque el pistolero comenzó a dispararle a la policía, hasta que finalmente lo mataron cuando los oficiales respondieron al fuego. En general, el tiroteo había durado unos 30 minutos. López, por otro lado, desapareció después del tiroteo y se ofreció una recompensa de 100,000P por información que condujera a su arresto, aunque finalmente se entregó a la policía y fue detenido.

Víctimas

  • Michaella Andrea Caimol, 7

  • Rhea de Vera y Alberto, 34, embarazada

  • Juan Mónica de Vera, 3, hija de Rea de Vera

  • Alberto Fernández y Jaminal, 55

  • Irene Funelas, 40

  • Al Dorio, 20

  • Boyet Toledo, 44

    Otra persona llamada Adoración Cabrera también fue asesinada por el gobierno provincial de Cavite.

    Entre los heridos estaban: Baby Anolacion, 33, Emelinda Aquepel y De Vella, 41, Enrique Aquipel, Cheveri Jaminal Ayson, Jemerlen Ayson, 46, Dovie Cabrera y Magsino, 66, Ken Cedric Caimol, 3, Michelle Caimol, 2, Ricky Diola Dumip-ig, 17, Antonio Dorio, 15, Maricel Pajal, 27, Raúl Ravelo, 73 y Kevin Magarago Vallada, 6

    Autor

    Bae nació el 9 de noviembre de 1971.

    Secuelas

    Después de que López insinuó a los investigadores que Bae ya había matado a otras personas en años anteriores y había enterrado sus cuerpos alrededor de su casa, la policía registró el área y desenterró los restos óseos de un ser humano. Según López, pertenecían a Teódulo Villanueva, exayudante de Bae, a quien asesinó en 2003 por embaucarlo en relación con sus gallos de pelea.

    Wikipedia.org

    El tiroteo masivo de Kawit: ¿Quién es Ronald Bae?

    Por Maricar Cinco – Inquirer Southern Luzon

    2 de marzo de 2013

    KAWIT, Cavite—Nadie podría saber qué pasó dentro de la cabeza de Ronald Baquiran Bae cuando casualmente caminó por su vecindario y disparó su arma indiscriminadamente, quitándole la vida a ocho personas inocentes.

    El 4 de enero, alrededor de las 9 de la mañana, esta comunidad unida que aún se recupera de la juerga del Año Nuevo pasado, fue recibida por una ráfaga de disparos. Bae, vestido con un sando y un par de pantalones cortos, había salido de su casa y les había disparado a todos a la vista.

    Dos niños, una mujer embarazada, un vendedor de taho y un conductor de triciclo, que acababa de dejar a un pasajero en Barangay (pueblo) Tabon I, estaban entre los muertos. Otros doce, dos de ellos niños, resultaron heridos.

    La carnicería terminó cuando los policías que respondieron dispararon y mataron a Bae. Sin embargo, las preguntas persistieron y la pesadilla siguió viva.

    Los vecinos recordaron a Bae de diferentes maneras. Algunos lo compararon con el «Robin Hood» de una comunidad, con una constitución sólida y un rostro atractivo que se parecía al actor Jay Manalo, dijo una residente.

    Bae también fue miembro del consejo de la aldea hasta que se postuló y perdió su candidatura para ser el jefe de la aldea de Tabon I en 2010. Su lona de campaña, que llevaba su Alias «bossing», todavía colgaba en la puerta principal de la casa de un vecino. el día que se fue a disparar.

    Pero otros sabían que era el matón del barrio, que se encendía a la menor provocación.

    Después del tiroteo, las autoridades recuperaron los registros del pistolero de 41 años, que resultó ser el hijo de Rodolfo Bae, exjefe de policía de Imus City, Cavite.

    El gobernador de Cavite, Juanito Victor “Jonvic” Remulla, culpó del alboroto a que la policía no actuó ante el informe de los aldeanos de que Bae había estado disparando indiscriminadamente su arma días antes del tiroteo masivo. La policía de Kawit, sin embargo, negó haber recibido denuncia previa.

    Pero el director de policía de Cavite, Sr. Superintendente. Alexander Rafael confirmó que Bae había estado en la lista de vigilancia de la policía por drogas ilegales. Los registros de la Agencia Regional de Control de Drogas de Filipinas mostraron que Bae enfrentó cargos por posesión de drogas ilegales en marzo de 2010.

    Cuando las autoridades allanaron la residencia de Bae poco después del tiroteo, recuperaron 3,3 gramos de shabu (clorhidrato de metanfetamina) y encontraron una pistola calibre .45, un AK47 y un rifle M16.

    El misterio sobre el verdadero carácter de Bae se profundiza cuando uno habla con la mujer con la que vivió durante 13 años.

    Luciendo un tatuaje, María Elena Bae, de 36 años, es una atractiva mujer de Lubao, Pampanga, con quien Bae se casó en 2008 y con quien tuvo cinco hijos, el mayor de 12 años y el menor de 3. Bae tuvo otros dos hijos de su primer matrimonio. .

    “Era un buen hombre y padre”, dijo Elena, hasta que “comenzó a consumir drogas nuevamente”.

    Tanto Elena como la madre de Bae, Tomasa, negaron que Bae comerciara con “shabu”, aunque Elena admitió que había usó la droga ilegal. Las dos mujeres dijeron que Bae se ganaba la vida comprando y vendiendo autos usados ​​y criando gallos de caza.

    Bae criaba gallos en una granja en Noveleta, Cavite, pero también era dueño de una pequeña granja avícola justo enfrente de su casa en Tabon I. También tenía una casa de descanso en la ciudad de Tagaytay, Cavite.

    En agosto de 2012, la familia se mudó a su casa de dos pisos recién construida en un pueblo montañoso en Guagua, Pampanga. La casa en Kawit quedó al cuidado del ayudante de Bae, John Paul Lopez, de 27 años, residente de Rosario, Cavite.

    En una entrevista en el velorio de Bae en Imus City, Elena dijo que nunca pensó que su esposo terminaría matando gente. Aunque tenían peleas y él a veces la golpeaba, su esposo nunca le apuntó con su arma, agregó.

    Pero admitió que hubo casos en los que Bae actuó de manera extraña, algo que atribuyó a los efectos de las drogas. “Él hablaba solo. A veces, sus ojos rodaban hacia arriba”, relató.

    Agregó que una vez vio a Bae hablando con una pared en su casa y diciendo cosas como «Soy el diablo». También dijo que vio sombras mirándolo, recordó Elena.

    La pareja tuvo una gran pelea el 30 de diciembre. Elena dijo que López vino a visitarlos a Pampanga y que él y Bae habían bebido mucho y consumido drogas.

    “Estaba celoso de John Paul. Dije, ‘Oh, no, papá’”, dijo Elena.

    Entonces Bae comenzó a golpearla en la cabeza. Cuando parecía que estaba a punto de sacar su arma, Elena recogió a sus hijos y se atrincheraron en una habitación. Se quedaron allí hasta que Bae y Lopez se fueron.

    “Era como si lo hubieran poseído, como si se hubiera convertido en un demonio”, recordó Elena.

    Bae y López condujeron un Mitsubishi Lancer azul modelo 1998 a Kawit, que la policía recuperó dos días después del tiroteo masivo. Subdirector de la policía provincial Superintendente superior. Dionisio Borromeo dijo que el automóvil había sido abandonado en un centro comercial en Barangay Tabuan I en Silang. Sus puertas estaban cerradas con llave, pero su parabrisas trasero estaba destrozado.

    Según los testigos, el rostro de Bae parecía inexpresivo mientras disparaba a sus víctimas con una pistola calibre .45. Fue asistido por López, quien ayudó a recargar el arma cada vez que se quedaba sin balas. Después del tiroteo, López desapareció. Sus familiares lo entregaron a las autoridades la noche del 4 de enero.

    En una entrevista en la sede del Grupo de Detección e Investigación Criminal (CIDG) en Imus City, López afirmó que había actuado bajo coacción cuando Bae amenazó con matarlo si no recargaba el arma por él.

    López dijo que el pistolero no disparó su arma hasta la última bala, sino que “se quedó con una bala y amenazó con usarla conmigo”. Las autoridades, sin embargo, no compraron su coartada y acusaron a López de homicidio múltiple y homicidio frustrado por su participación “deliberada” en el crimen.

    En ese fatídico día, Bae le disparó por primera vez a un perro en la casa de su vecino. Luego le disparó a su propietario, Alberto Fernández, de 55 años, que se había asomado desde la terraza después del disparo inicial.

    “Bae luego se alejó casualmente, sin ninguna palabra o expresión facial”, dijo el testigo Willy Salvador, residente del área. Dijo que nadie se había atrevido a detener al pistolero que “disparó a todo lo que se movía”.

    Bae luego caminó hacia una tienda, buscando a su vecino, Berto Caimol. Cuando le dijeron que no estaba cerca, Bae dirigió su ira hacia los tres hijos de Caimol. Una de ellas, Michaella Andrea, de 7 años, murió.

    El tiroteo obligó a Maita Lacorte, pariente de los Caimol, ya otras siete personas, incluidos cuatro niños, a huir hacia un arrozal abierto. “Mientras corríamos (y buscábamos refugio en la hierba cogon), les dije a los niños que no hicieran ningún ruido. Lloraron en silencio”, recordó Lacorte.

    Según los relatos de los residentes, el pistolero había caminado aproximadamente 200 metros desde su casa hasta un mercado público, pasó por al menos 70 casas y disparó a más personas.

    La policía nombró a las otras víctimas como Boyet Toledo; Irene Funelas, 38; Al Drío, 20; Rhea de Vera, de 34 años, quien estaba embarazada de dos meses, y su hija Jan Monica, de 3, y Adoracion Cabrera.

    “No hubo gritos. Cerramos todas las puertas y ventanas tan pronto como escuchamos los disparos desde la otra calle. (Toda la calle) se convirtió en un pueblo fantasma”, relató el residente Arvin Aquitel.

    Bae fue enterrado en ritos funerarios simples y privados en el Angelus Eternal Garden en la ciudad natal de su padre en Imus City.

    “(Nuestros) hijos son demasiado pequeños para entender, pero (de alguna manera) saben lo que pasó porque se enteraron en las noticias”, dijo Elena.

    “Pido disculpas a sus víctimas. Nakakahiya sa mga napatay niya. Sana hindi sila magagalit sa amin (Espero que no lo tomen en contra de nosotros)”, dijo.

    Pero la larga lista de víctimas de Bae no terminó ahí. El 17 de enero, la CIDG recuperó restos humanos de la granja avícola de Bae en Kawit.

    El inspector jefe del CIDG de Cavite, Reynaldo Magdaluyo, dijo que López los llevó a la tumba poco profunda y le dijo a la policía que los restos óseos pertenecían a un tal Teódulo Villanueva, quien fue visto con vida por última vez con Bae en 2004. Villanueva y Bae supuestamente pelearon por tráfico ilegal de drogas.

    El tiroteo masivo de Kawit ha sido comparado con el asesinato el 17 de diciembre de 20 niños en edad escolar en la Escuela Primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut. El incidente de Cavite ocurrió poco después de la muerte de Stephanie Nicole Ella, de 7 años, por disparos de celebración en la víspera de Año Nuevo, lo que llevó al presidente Aquino a ordenar medidas enérgicas contra las armas de fuego sin licencia.

    Solo en Cavite, según los registros policiales, hay al menos 7.700 armas de fuego sin licencia, entre ellas la pistola de Bae. Es una estadística sombría que hace que la gente se pregunte: ¿Cuántos Baes más podrían estar al acecho en sus comunidades aparentemente tranquilas y pacíficas?

    Restos óseos encontrados en el patio trasero del asesino de Kawit

    la estrella filipina

    16 de enero de 2013

    MANILA, Filipinas – ¿Hay más víctimas de asesinato?

    Los restos óseos, que se cree que son humanos, fueron exhumados ayer en Cavite, y un testigo dijo que eran los de un ayudante de Ronald Bae, el ex funcionario barangay que inició un tiroteo y mató a siete personas.

    Expertos forenses e investigadores de la Oficina Provincial de Policía de Cavite dirigidos por el inspector jefe Reynaldo Magdaluyo fueron acompañados por el ayudante de Bae, John Paul Lopez, a la tumba en Tabon 1 en Kawit, Cavite, cerca de la casa de Bae.

    López dijo que los esqueletos pertenecían al exayudante de Bae, Teódulo Villanueva, a quien Bae supuestamente mató en 2003 por engañarlo en relación con sus gallos de pelea.

    Villanueva ha estado en la lista de la policía de personas desaparecidas desde 2003. Una tarjeta de identificación conservada por el Grupo de Investigación y Detección Criminal de la policía en Cavite identificó a Villanueva como un cocinero de cocina japonesa en el Manila Polo Club.

    La policía también está investigando posibles vínculos con drogas.

    Magdaluyo le dijo a The STAR que aunque los huesos parecían ser humanos, necesitaban un análisis por parte de expertos forenses.

    López dijo que él no era parte del crimen. Anteriormente le dijo a la policía que Bae, quien fue asesinado por policías durante su tiroteo, había enterrado alrededor de su casa los cuerpos de otras personas que había asesinado en los últimos años.

    Los huesos se enviarán al laboratorio criminalístico de Camp Crame para su análisis e identificación.

    López, quien está detenido sin derecho a fianza como cómplice de Bae en el asesinato en masa, ha estado ayudando a las autoridades a obtener más información sobre Bae.

    Kawit pistolero: buen vecino con pasado misterioso

    Por Katrina Domingo – SolarNews.ph

    7 de enero de 2013

    Nacido el 9 de noviembre de 1971, Ronald Baquiran Bae, el pistolero de Kawit que fue asesinado por un policía después de dispararle a ocho personas e herir a otras 11, era el hijo del medio entre cinco hermanos.

    Estuvo casado con Elena Aguilar Bae durante 13 años y tuvo cinco hijos con ella.

    Pero antes de su relación, tuvo un par de hijas de otras dos mujeres.

    La familia Bae vivió primero en una casa en 2847 Tanib Tabon 1 en Kawit, Cavite.

    Los vecinos dijeron que abandonaron la comunidad alrededor de 2010 y se reasentaron en algún lugar de Tagaytay.

    Luego se mudaron a un nuevo hogar en Guagua, Pampanga.

    «Basta nakabili sila ng lupa dito tapos nagpagawa ng bahay», dijo una vecina en Guagua. «Tapos sabi ng mga bata, yung mga anak nya, galing daw silang Tagaytay. Pinagbili daw yung bahay nila doon. Tapos meron pa daw silang bahay sa Cavite [All I know is they bought land here and had a house
    built. The kids – their children – said they came from Tagaytay. They
    said they sold the house there. But they said they still have a house
    in Cavite].»

    Se desconoce el motivo del frecuente cambio de residencia de la familia Bae.

    Pero sus vecinos, hombres y mujeres, en Cavite y en Pampanga están de acuerdo en que Ronald Bae alguna vez fue un buen vecino.

    Entre los comentarios de los vecinos, que pidieron no ser identificados:

    «Wala kaming nakitang pangit sa kanila. Mabait silang kausap [We didn’t see anything bad about him. He’s
    nice to talk to].»

    «Mabait naman siya po. Wala naman po syang kaaway dito eh [He’s a nice guy. He has no quarrels with
    anyone here].»

    «Mabati naman yan. Tinutulungan kami ‘pag walang nakakain. Binibigyan din kami niyan eh [He’s a good
    guy. He helps us when we have nothing to eat. He gives us something].»

    «Mabait, galante, matulungin. Nasa kanya na lahat. Ewan ko po bakit nagkaganoon [Nice, generous, helpful.
    He had everything. I don’t know what happened to him].»

    La generosidad de Ronald Bae puede deberse a que su familia está bien, aparentemente. Pero su fuente de ingresos sigue sin confirmarse.

    La madre de Ronald, Tomasa, dijo que su hijo obtenía ganancias comprando y vendiendo autos.

    Pero la esposa de Ronald, Elena, afirmó que tenían un negocio extinto de cría de gallos de pelea.

    Los propios investigadores policiales, cuando se les preguntó por antecedentes claros de la riqueza e influencia de Ronald Bae en Cavite y Pampanga, dijeron que aún no habían descubierto los antecedentes del pistolero.

    «Wala kaming mababanggit tungkol diyan sa ngayon. Kaya iimbestigahan nombrando a lo grande [We can’t say
    anything about that as of now. That’s why we’re going make a thorough
    check]», dijo el superintendente en jefe James Menad, director de la Región 4A de la PNP.

    Una cosa de la que la policía está segura es que a Ronald Bae se le otorgaron licencias para varias armas de fuego de alto calibre.

    Tenía licencias para una pistola calibre .45 y para dos rifles de asalto: un M-16 y un AK-47, según el Superintendente senior. Alexander Rafael, oficial a cargo de la Policía Provincial de Cavite.

    Pero la policía aún no tiene idea de por qué o cómo Bae recibió tales armas.

    Hasta ahora, la policía parece estar descubriendo más preguntas que respuestas sobre los antecedentes de Ronald Bae.

    ¿Cuál es su verdadera fuente de ingresos? ¿Por qué cambiaba frecuentemente de residencia? ¿Por qué se le emitieron licencias para armas de alto calibre?

    En cuanto a lo que desencadenó su ataque a tiros el pasado 4 de enero, los investigadores están bastante seguros de que su uso de drogas ilegales fue un factor.

    La esposa de Ronald Bae, Elena, y su cuidador y recargador de propiedades desde hace mucho tiempo, John Paul López, confirmaron que, contrariamente a los informes de una ruptura con su esposa, su uso de drogas se debió al descubrimiento de que era adoptado.

    López dijo que Bae supo alrededor del 4 de septiembre que era un niño adoptado y que quería encontrar a su verdadero padre.

    Elena Bae dijo que su esposo solo comenzó a consumir drogas cuando comenzó a tener problemas con su familia.

    En un momento, dijo que Ronald seguía diciendo que estaba muy cansado, haciéndola pensar que estaba al borde del suicidio.

    Ronald Baquiran Bae puede estar muerto. Pero su historia personal y el motivo de la masacre siguen siendo un rompecabezas que está lejos de resolverse.

    Tiroteo en Cavite deja 9 muertos

    SunStar.com.ph

    4 de enero de 2013

    MANILA (Actualizado) – Un hombre ebrio disparó fatalmente a ocho personas, incluida una mujer embarazada y una niña de siete años, antes de que la policía lo matara a tiros el viernes, dijeron las autoridades.

    Al menos otras ocho personas resultaron heridas en el tiroteo en la ciudad de Kawit, Cavite, dijo el gobernador provincial Jonvic Remulla.

    Identificó al pistolero como Ronald Bae, cuya edad no estaba clara, aunque las autoridades dijeron que parecía tener entre 30 y 40 años. Bae murió en un tiroteo con la policía que respondió.

    No quedó claro de inmediato por qué Bae se enfureció, dijo Remulla.

    El gobernador dijo, sin embargo, que Bae dejó su vecindario Kawit hace aproximadamente un año después de perder una elección para presidente de la aldea, y regresó el lunes debido a un «problema matrimonial» con su esposa, a quien había dejado en la provincia norteña de Pampanga antes del Año Nuevo. .

    Dijo que Bae y varios amigos estaban en un «atracones de drogas y alcohol» de lunes a viernes, bebiendo alcohol y tomando metanfetamina. Bae salió de una tienda donde él y sus amigos estaban bebiendo, pero luego regresó con su cuidador y comenzó la ola de tiros en el vecindario circundante, dijo Remulla.

    Remulla dijo que se vio al cuidador de la casa de Bae en Kawit, quien luego fue identificado como John Paul Lopez, recargando el arma del atacante.

    Según el investigador de la policía Arnulfo López, los residentes del área escucharon a Bae amenazar con matar al cuidador si no recargaba la pistola del atacante durante el tiroteo.

    La policía arrestó a López el viernes por la noche.

    Remulla dijo que Bae primero mató a un hombre que vivía al otro lado de la calle de su casa. También mató al perro del hombre.

    “Simplemente disparó a cualquiera que vio”, dijo Remulla. «Se podía ver que estos eran realmente actos de un loco. Incluso mató al perro».

    Luego, Bae disparó y mató a la niña de siete años dentro de su casa e hirió a sus dos hermanos menores: su hermana de dos años y su hermano de cuatro años, que es uno de los ahijados del pistolero.

    Los dos hermanos que sobrevivieron estaban en estado crítico en un hospital. No hubo detalles disponibles de inmediato sobre el estado de las otras víctimas que resultaron heridas.

    La mujer embarazada murió después de recibir un disparo en el estómago, dijo Remulla. Su feto de seis meses también murió.

    Los informes de televisión dijeron que la mujer hizo una llamada desesperada de ayuda a su madre, Baby Alberto, quien escuchó gritos y disparos.

    «Ella dijo: ‘¡Por favor, no! ¡Por favor, no!’», Alberto citó a su hija rogándole al pistolero. Ella dijo que su hija fue encontrada muerta en el baño abrazando a su hija de tres años, quien también murió.

    Edwin Lacorte, tío de los tres niños baleados, dijo que podía escucharlos gritar desde su casa cercana.

    «No pude hacer nada», dijo. “Podía escucharlos gritar y escuché los disparos”.

    Lacorte dijo que luego vio cojines acribillados a balazos que los niños aparentemente habían usado para protegerse durante el ataque.

    «Debe haber sido el mayor quien los cubrió con los cojines», dijo.

    Lacorte dijo que estaba en su casa durante el alboroto y que cuando Bae se acercó a su casa, huyó con su esposa y sus cuatro hijos, dos nietos y tres sobrinas.

    Dijo que si no hubiera estado en casa, «mi familia habría sido aniquilada».

    Lacorte dijo que él y su familia se agazaparon mientras huían del atacante a través del lodoso estanque detrás de su casa.

    «Estaba disparando hacia nosotros mientras corríamos», dijo.

    Malacañang condenó el tiroteo y señaló que la carnicería sin duda impulsará los incansables esfuerzos del gobierno para tomar medidas drásticas contra las armas de fuego sueltas.

    En una sesión informativa en Malacañang el viernes, la portavoz presidencial adjunta, Abigail Valte, dijo que el Palacio condena el ataque considerando que algunas de las víctimas son niños y dada la gran cantidad de muertes.

    “Por el momento, lo que podemos decir es que este incidente ciertamente impulsará los esfuerzos de la PNP (Policía Nacional de Filipinas) en su campaña contra las armas de fuego sueltas”, dijo.

    La policía estima que hay alrededor de medio millón de armas de fuego sin licencia o con licencia vencida en todo el país.

    El gobierno provincial de Cavite se comprometió a asumir los gastos funerarios de las víctimas, según los informes. (AP/ANP/Sunnex)

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba