Perfiles asesinos – Hombres

Shoko ASAHARA – Expediente criminal

Shoko ASAHARA

Nacido: chizuo matsumoto

Clasificación: Asesino

Características: Fundador del grupo religioso budista de Japón Aum Shinrikyo

Número de víctimas: 12

Fecha de los asesinatos:

20 de Marzo,
1995

Fecha de nacimiento:

2 de Marzo,
1955

Perfil de las víctimas: Hombres y mujeres (viajeros del metro)

Método de asesinato: envenenamiento (Gas sarín)

Ubicación: Tokio, Japón

Estado: Condenado a muerte el 27 de febrero de 2004

Shoko Asahara

(nacido Chizuo Matsumoto) el 2 de marzo de 1955) es el fundador del controvertido grupo religioso budista de Japón Aum Shinrikyo (ahora conocido como Aleph).


Asahara ha sido declarado culpable de planear el ataque con gas sarín de 1995 en el metro de Tokio y varios otros delitos, y ha sido condenado a muerte. Su equipo legal apeló la sentencia, pero la apelación fue rechazada.

Primeros años


Asahara nació en una familia numerosa y pobre de fabricantes de tatamis en la remota prefectura japonesa de Kumamoto. Aquejado de glaucoma infantil al nacer, era ciego del ojo izquierdo y solo parcialmente visual del derecho. Cuando era niño, Asahara estaba inscrito en una escuela para ciegos. Algunas anécdotas describen a Asahara como un matón hacia otros estudiantes mientras estaba en la escuela.


Asahara se graduó en 1977 y se dedicó al estudio de la acupuntura y la medicina china. Se casó en 1978. Según los informes, su búsqueda religiosa comenzó en estos primeros tiempos, cuando trabajaba intensamente para mantener a su familia. Dedicó su tiempo libre al estudio de varios conceptos religiosos, comenzando con la astrología china y el taoísmo. Más tarde, Asahara practicó el yoga esotérico indio y el budismo.


Se sabe relativamente poco sobre este período de la vida de Asahara.

Búsqueda religiosa implacable


La actitud de Asahara hacia la religión no era típica entre los japoneses. Si bien la religión no juega un papel diario significativo en la vida de los japoneses comunes, excepto en los días de ceremonias religiosas como funerales y bodas, el objetivo de Asahara era «alcanzar la iluminación final» mencionada en múltiples textos religiosos antiguos. Probó varias escuelas, meditaciones y enfoques para encontrar un camino efectivo hacia esta iluminación.


Se puede encontrar un ejemplo en su búsqueda de Agonshu, un grupo religioso budista al que se unió a principios de la década de 1980. La más grave de sus prácticas religiosas era la práctica de 1000 días consecutivos de ofrendas. A aquellos que ofrecieron dinero diariamente durante este período se les prometió la iluminación. A pesar de las dificultades financieras, Asahara completó el curso, pero la iluminación nunca llegó.


Más tarde recordó la historia a sus discípulos para ilustrar la importancia de la fe: a pesar de serias dudas sobre la eficacia de la práctica y la organización religiosa misma, continuó hasta el último día.


Pasaron varios años y los esfuerzos de Asahara comenzaron a dar resultados. Continuó viviendo en un pequeño apartamento de una habitación en el distrito Shibuya de Tokio con su esposa y sus dos hijas. Fue durante ese período que obtuvo el apoyo de sus primeros y más leales discípulos. Empezó a enseñarles yoga. Las dificultades financieras continuaron limitando sus esfuerzos, ya que Asahara se negó a aceptar ningún pago por su entrenamiento; esto estaba en contradicción con los principios religiosos que le habían enseñado, específicamente, que solo aquellos que han alcanzado la iluminación pueden aceptar ofrendas materiales.

Nacimiento de Aum Shinrikyo


En 1987, Asahara regresó de una visita a la India y les explicó a sus discípulos que había alcanzado su objetivo final: la iluminación. Sus discípulos más cercanos le ofrecieron dinero, que ahora podía aceptar, y Asahara usó este dinero para organizar un seminario intensivo de yoga que duró varios días y atrajo a muchas personas interesadas en el desarrollo espiritual. El mismo Asahara entrenó a los participantes y el grupo comenzó a crecer rápidamente. En ese momento, no había una orden monástica como tal.


Ese mismo año, Shoko Asahara cambió oficialmente su nombre y solicitó el registro gubernamental del grupo. Aum Shinrikyo. Las autoridades inicialmente se mostraron reacias a otorgar el estatus de organización religiosa, pero finalmente le otorgaron el reconocimiento legal después de una apelación en 1989. Después de esto, se estableció la orden monástica y muchos de los seguidores laicos decidieron unirse.


Aum Shinrikyo: la doctrina


La doctrina de Aum Shinrikyo se basa en los sutras (escrituras) budistas originales conocidos como el Canon Pali. Además del Canon Pali, Aum Shinrikyo utiliza otros textos como los sutras tibetanos, el Yoga-Sutra de Patanjali y las escrituras taoístas. Los sutras se estudian junto con los comentarios escritos por el mismo Shoko Asahara. El sistema de aprendizaje (sistema kyogaku) ​​tiene varias etapas: solo aquellos que completan una etapa preliminar pueden avanzar a más pasos si aprueban con éxito el examen.


Shoko Asahara ha escrito muchos libros religiosos. Los más conocidos son Más allá de la vida y la muerte, Sutra Mahayana y Iniciación.


Las enseñanzas de Asahara enfatizan la importancia de la práctica ascética, similar a las de Kargyudpa, una escuela budista tibetana. La tecnología moderna, como computadoras y reproductores de CD, se puede utilizar para complementar las antiguas meditaciones.


Para justificar el logro de una determinada etapa de la práctica religiosa, los practicantes deben demostrar signos como el cese del consumo de oxígeno, reducción de la actividad cardíaca y cambios en la actividad electromagnética del cerebro. Las salas de práctica intensiva (retiro) están equipadas con los sensores correspondientes.

Ataque con gas en el metro de Tokio, acusaciones y juicio


El 20 de marzo de 1995, miembros de Aum atacaron el sistema de metro de Tokio con gas sarín. Doce viajeros murieron y miles más sufrieron secuelas. Después de encontrar pruebas suficientes, las autoridades acusaron a Aum Shinrikyo de complicidad en el ataque, así como en varios incidentes de menor escala. Decenas de discípulos fueron arrestados, las instalaciones de Aum fueron allanadas y el tribunal emitió una orden para el arresto de Shoko Asahara. Asahara fue descubierto en una habitación muy pequeña y completamente aislada del edificio perteneciente a Aum, meditando.


Shoko Asahara enfrentó 27 cargos de asesinato en 13 acusaciones separadas. La fiscalía argumentó que Asahara «dio órdenes de atacar el metro de Tokio», con el fin de «derrocar al gobierno e instalarse en el cargo de rey de Japón». Varios años después, la fiscalía presentó otra teoría: que los ataques se ordenaron para «desviar la atención de la policía» (de Aum).


La fiscalía también acusó a Asahara de ser el autor intelectual del incidente de Matsumoto y del asesinato de la familia Sakamoto. Según el equipo de defensa de Asahara, un grupo de seguidores de alto rango inició las atrocidades, manteniéndolas en secreto de Asahara.


Algunos de los discípulos testificaron contra Asahara, y fue declarado culpable de 13 de 17 cargos (tres fueron retirados) y condenado a muerte en la horca el 27 de febrero de 2004.


Los medios japoneses se han referido al juicio como el «juicio del siglo». Yoshihiro Yasuda, el abogado con más experiencia del equipo de defensa de Shoko Asahara, fue arrestado y no pudo participar en su defensa legal, aunque posteriormente fue absuelto antes del final del juicio. Human Rights Watch criticó el aislamiento de Yasuda. Asahara fue defendida únicamente por abogados de oficio.


Poco después del comienzo del juicio, Shoko Asahara cooperó con su abogado defensor y proporcionó explicaciones sobre la doctrina de Aum Shinrikyo, los objetivos de la organización y otros asuntos. Más tarde renunció al cargo de representante de Aum Shinrikyo para defender al grupo de una disolución forzosa. Desde entonces, Asahara ha dejado de hablar incluso con los miembros de su familia y supuestamente pasa sus días en meditación. Los informes de los medios se han referido a Asahara «sentado con los ojos cerrados» o «murmurando incoherencias» durante las audiencias de su juicio.


El equipo legal apeló el fallo alegando que Asahara no estaba en buenas condiciones mentales y se llevaron a cabo exámenes psiquiátricos. Durante estos exámenes, realizados por un equipo de psiquiatras, Asahara comenzó a hablar. Aunque respondió solo algunas de sus preguntas, sus respuestas fueron precisas y relevantes, lo que convenció a los examinadores de que Asahara estaba manteniendo su silencio por voluntad propia (como se indica en el informe). El recurso fue declinado.

Otras lecturas

  • Shoko Asahara (1988).
    Iniciación Suprema: Una Ciencia Espiritual Empírica para la Verdad Suprema
    . AUM USA Inc. ISBN 0-945638-00-0.—destaca las principales etapas de la práctica yóguica y budista, comparando el sistema Yoga-sutra de Patanjali y el Óctuple Noble Camino de la tradición budista.

  • Shoko Asahara (1993).
    Vida y muerte
    . Shizuoka: Aum.—se enfoca en el proceso de Kundalini-Yoga, una de las etapas en la práctica de Aum.


  • Berson, Tom. «¿Estamos listos para la guerra química?» Noticias Comunicaciones Mundiales 22 de septiembre de 1997


  • Brackett, D W. Holy Terror: Armagedón en Tokio. 1ra ed. Nueva York: Weatherhill, 1996.


  • Cabeza, Antonio. «El increíble viaje de Aum hacia Armagedón».
    Trimestral de Japón Oct.-Nov. 1996: 92-95.


  • Kiyoyasu, Kitabatake. «Aum Shinrikyo: La sociedad engendra una aberración».
    Japan Quarterly, octubre de 1995: 376-383.


  • LiftonRobert J. Destruyendo el mundo para salvarlo. 1ra ed. Nueva York: Metropolitan Books, 1999.


  • Murakami, Haruki. Subterráneo: El ataque con gas en Tokio y la psique japonesa. Nueva York: Vintage Books, 2001.


  • Watt, Paul B. «¿Un cóctel venenoso? El camino hacia la violencia de Aum Shinrikyo».
    The Journal of Asian Studies Agosto de 1997: 802-803.

Wikipedia.org

El dios del veneno

Archivos de delitos en Internet

13 de abril de 2000: los informes de los medios revelaron que Aum Shinri Kyo podría haber conocido los principales secretos del gobierno, ya que los miembros estaban involucrados en el desarrollo de software clave para la marina. El informe dice que un miembro del culto del fin del mundo participó en el desarrollo de un software para realizar un seguimiento de todas las fuerzas de las Fuerzas de Autodefensa Marítima. Los informes asestan otro golpe a la gestión de la seguridad informática del gobierno tras las revelaciones en febrero de que Aum participó en la instalación de un sistema informático en el Ministerio de Defensa. Si bien ese sistema no estaba conectado a la información clasificada del ministerio y su implementación se pospuso debido al hallazgo, el software de la marina había estado en funcionamiento desde el año pasado, según informes de prensa.

Aum, cuyo negocio informático ha sido una fuente importante de sus ingresos, también participó en el desarrollo de software utilizado por varios ministerios gubernamentales y empresas importantes.

9 de marzo de 2000: el Tribunal de Distrito de Tokio ordenó a siete antiguos miembros de alto rango de la secta AUM Shinrikyo que pagaran una indemnización a 41 demandantes, incluidos algunos heridos en el ataque con gas en los trenes subterráneos de Tokio en 1995. Los demandantes habían buscado un total de 668 millones de yenes de 15 miembros del culto. Seis de los 15 demandados ya han sido condenados por el tribunal a pagar una indemnización y otros dos han accedido a aceptar la demanda de los demandantes. Esta nueva sentencia ordena el pago de los siete miembros restantes. El caso entre los demandantes y AUM Shinrikyo terminó en diciembre de 1997 y la secta pagó alrededor de 244 millones de yenes en compensación a las víctimas del gaseo en el metro de Tokio durante el proceso de quiebra de la secta.

En diciembre pasado, AUM admitió por primera vez su culpabilidad en el ataque con gas y otros delitos, se disculpó con las víctimas y anunció su intención de indemnizarlas. Luego, en enero, el culto anunció que cambió su nombre a Aleph.

Diciembre de 1999: impulsado por los temores de que la secta estaba regresando, el parlamento de Japón aprobó nuevas leyes en diciembre que permitían a las autoridades poner a la secta bajo vigilancia durante tres años, inspeccionando sus sitios y obligando al grupo a enviar detalles de sus miembros y bienes a autoridades. Las leyes no especifican el nombre de Aum, pero se enfocan en las actividades de cualquier grupo que se haya involucrado en «asesinatos masivos indiscriminados» en los últimos 10 años.

15 de marzo de 1999 – A medida que se acerca el cuarto aniversario del mortal ataque con gas en el metro de Tokoy, hay señales de que el culto Aum Shinri Kyo está volviendo a la vida. El grupo ha estado comprando casas y otros bienes inmuebles en todo Japón para establecer nuevas oficinas y centros de reunión en lo que las autoridades describen como un ominoso esfuerzo por restablecerse. La policía dice que los miembros se están preparando una vez más para el Armagedón, que según Shoko Asahara, llegará este año.

Aum fue despojado de su estatus legal y privilegios fiscales como organización religiosa, pero el gobierno concluyó que ya no era una amenaza y no llegó a utilizar una ley antisubversión para prohibirla. Para que los miembros aún puedan reunirse, difundir sus ideas y recaudar dinero. Usando las ganancias de las ventas de computadoras y partes de computadoras, por ejemplo, el año pasado el culto compró al menos $1.65 millones en bienes raíces. Las autoridades ven los acuerdos inmobiliarios como solo un elemento en un esfuerzo más amplio y desconcertante de Aum para expandirse en un año que tiene un significado especial para los seguidores de Asahara.

Según las enseñanzas del gurú, el Día del Juicio llegará el 2 o el 3 de septiembre y solo sobrevivirán los miembros de la secta. Posiblemente en preparación, dicen los investigadores, la secta ha establecido varias oficinas o lugares de reunión alrededor del Centro de Detención de Tokio, donde Asahara está recluido mientras está en juicio. Según un informe reciente compilado por la Agencia de Investigación de Seguridad Pública del gobierno, los seguidores de Aum han recibido instrucciones de venerar la cárcel como un «lugar sagrado».

26 de diciembre de 1998: la Agencia de Investigación de Seguridad Pública de Japón publicó un informe que indica que el culto religioso Aum Shinri Kyo se está reagrupando y reclutando nuevos miembros. Según el informe de la agencia, «Aum está intentando activamente traer de vuelta a los ex miembros y reclutar nuevos miembros a nivel nacional, al tiempo que inicia campañas publicitarias y adquiere el capital necesario».

23 de diciembre de 1998: investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas supervisaron la destrucción por parte de las autoridades japonesas de la fábrica utilizada por la secta Aum Shinri Kyo para fabricar el gas nervioso utilizado en el ataque de 1995 al sistema de metro de Tokio.

23 de octubre de 1998: el Tribunal de Distrito de Tokio condenó a muerte al exlíder de Aum Kazuaki Okazaki, de 38 años, por asesinar a cuatro personas en dos ataques separados: el 4 de noviembre de 1989 estranguló a Tsutsumi Sakamoto, un abogado antisectas, a su esposa y a sus hijos. hijo pequeño, y el asesinato de un miembro de la secta que había intentado abandonar el grupo religioso en febrero de 1989.

8 de octubre de 1998: según las autoridades japonesas, el Aum Shinrikyo está regresando. El culto, conocido por sus incursiones mortales en la guerra química, se está reagrupando, reclutando nuevos miembros en el país y en el extranjero y recaudando grandes sumas de dinero.

Aunque el tribunal de distrito de Tokio privó al Aum de su estatus religioso legal en 1995 y liquidó sus activos después de declararlo insolvente al año siguiente, el gobierno japonés decidió que el Ministerio de Justicia no había probado que el grupo representara una «amenaza inmediata u obvia» para sociedad japonesa. Rechazó una solicitud de los funcionarios de seguridad para prohibir la secta en virtud de una ley de 1952 contra las actividades subversivas. Como resultado, a pesar de las advertencias de los expertos en seguridad, el Aum ha utilizado la decisión para volver a ponerse en circulación.

Según informes de funcionarios de seguridad japoneses y expertos independientes, el grupo ahora tiene unos 5.000 seguidores, incluidos 500 «monjes». Opera 28 instalaciones en 18 sucursales en todo el país.

A pesar de estar prohibido en Rusia, el grupo sigue activo allí, así como en Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán. Mantiene sitios web encriptados y salas de chat en japonés, inglés y ruso y controla una red de tiendas electrónicas, informáticas y de otro tipo que generó unos 30 dólares. millones en ingresos en 1997.

Aún así, el resurgimiento del grupo preocupa profundamente a los funcionarios de seguridad, quienes dicen que monitorean a los seguidores y negocios conocidos las 24 horas del día y continúan buscando a tres de sus líderes acusados ​​de participar en complots anteriores y ataques mortales. Abundan los signos del resurgimiento del grupo. En mayo, más de 500 creyentes y otros curiosos acerca de la secta se reunieron en un centro turístico cerca del monte Fuji para escuchar sermones y recibir capacitación en yoga, meditación y otras actividades. Funcionarios de seguridad y expertos privados estiman que el grupo recaudó alrededor de 50 millones de yenes, o unos 350.000 dólares, solo de esa reunión.

Si bien la policía dice que no hay evidencia de que la secta haya reanudado sus esfuerzos para fabricar o comprar armas de destrucción masiva, la secta aún les preocupa. Los funcionarios de seguridad expresaron una preocupación particular por el continuo atractivo del grupo para los jóvenes científicos, ingenieros y otras personas bien educadas que podrían volver a armar un arsenal de armas.

10 de septiembre de 1998: el Tribunal Superior de Tokio recortó seis meses de una pena de prisión de siete años para el miembro de la secta Aum Shinri Kyo, Eriko Iida, de 37 años, condenado por ayudar a secuestrar a un hombre que luego murió. El tribunal redujo la sentencia después de que Iida accedió a realizar pagos de compensación a otra víctima de secuestro del culto del fin del mundo.

12 de junio de 1998: Takashi Tomita, exmiembro de la secta AUM Shirinkyo, fue sentenciado a 17 años de prisión por la muerte de siete personas en un ataque con gas nervioso en 1994 en el centro de Japón. Tomita, de 40 años, admitió haber conducido un vehículo equipado con un dispositivo de rociado de gas nervioso hasta un dormitorio para funcionarios judiciales en Matsumoto. Pero insistió en que no sabía que el gas era letal. Sin embargo, el tribunal lo condenó por conspiración para cometer asesinato.

27 de mayo de 1998: la policía japonesa dijo que desenterró ocho cilindros que contenían 160 kg. de fluoruro de hidrógeno escondido en una montaña por miembros de Aum Shinrikyo Los investigadores creían que miembros de la secta enterraron el químico en un intento de ocultar evidencia de que el grupo produjo sarín.

26 de mayo de 1998: el líder de la secta Doomsday, Ikuo Hayashi, de 51 años, se salvó de la pena de muerte después de ser declarado culpable de asesinato en el ataque con gas nervioso que mató a 12 personas en el metro de Tokio. En una sentencia inusualmente indulgente, Hayashi, un cirujano cardíaco, fue sentenciado a cadena perpetua, lo que significa que podrá solicitar la libertad condicional en unos 20 años. Al dictar el veredicto, la jueza Megumi Yamamuro dijo que Hayashi era penalmente responsable de sus acciones, pero demostró que lo sentía.

Los fiscales dijeron que Hayashi usó descargas eléctricas para lavar el cerebro a los miembros de la secta y realizó cirugías plásticas en la cara y las yemas de los dedos de los miembros para ayudarlos a escapar de la policía. Durante su seguimiento, un testigo testificó que en abril de 1990 la secta envió tres camiones que contenían microbios del botulismo para rociar nubes de niebla en cuatro sitios, incluidas las operaciones de la Marina estadounidense en la ciudad de Yokohama y la base de la Marina de los EE. UU. en Yokosuka.

15 de mayo de 1998: Tomoko Matsumoto, de 39 años, esposa de Shoko Asahara, fue encarcelada durante siete años por participar con su esposo en la trama del asesinato de un miembro de la secta.

30 de abril de 1998: la AUM celebró una gran reunión en las afueras de Tokio, lo que generó temores de que el grupo pudiera estar regresando. Los periódicos japoneses informaron que la reunión fue principalmente un evento de recaudación de fondos, y dijeron que los 200 miembros presentes pagaron hasta $1520 cada uno para asistir.

27 de febrero de 1998: el Tribunal de Distrito de Tokio condenó a Makoto Goto, seguidor de Aum Shinrikyo, a 10 años de prisión por su participación en el linchamiento de un cultista errante en 1994 y el secuestro de un posadero en la prefectura de Miyazaki en 1994. Goto, de 37 años, fue declarado culpable de conspirar en el asesinato de Kotaro Ochida, de 29 años, en enero de 1994, en el recinto de la secta en Kamikuishiki, prefectura de Yamanashi. Según el tribunal, Goto y otros cultistas sujetaron a Ochida mientras Hideaki Yasuda estrangulaba a la víctima.

En un juicio relacionado, los fiscales exigieron una pena de prisión de 10 años para Tomoko Matsumoto, la esposa de Shoko, por conspirar en el linchamiento de Kotaro Ochida en 1994. Matsumoto se declaró inocente alegando que no estuvo involucrada a pesar de que estaba presente cuando lo mataron. Según los fiscales, ella era la única persona que podía haber desafiado las órdenes del gurú.

A lo largo de su juicio, que comenzó en diciembre de 1995, Matsumoto ha subrayado que, aunque está casada con Asahara’, no tiene poder sobre él. Ella dijo que siempre estuvo preocupada por la relación extramatrimonial de su esposo con otro cultista de alto nivel. Reina del club de las esposas de buen clima, Tomoko le dijo a la corte que está considerando divorciarse del corpulento Shoko.

En cuanto a Shoko, su sesión de prueba se pospuso porque ha estado sufriendo un resfriado y fiebre alta y no ha podido comer nada.

25 de diciembre de 1997: un fideicomisario designado por el tribunal para el culto Supreme Truth en bancarrota acordó pagar a los sobrevivientes y a las familias de los muertos en el ataque con gas en el metro de Tokio un total de hasta 1.12 mil millones de yenes ($ 8.62 millones) en daños. Dado que la secta tiene montones de deudas y hay tantos otros reclamos sobre sus activos, las víctimas podrían terminar con solo el 20 por ciento de lo que ganaron, dijo un funcionario de la corte. El acuerdo, mediado por el Tribunal de Distrito de Tokio, concluyó las demandas de 42 sobrevivientes y las familias de las 12 personas muertas en el ataque de marzo de 1995 en el metro de Tokio.

3 de diciembre de 1997: los fiscales japoneses dijeron que tomarían la medida extremadamente rara de acelerar los juicios por asesinato a paso de tortuga del gurú del culto del fin del mundo Shoko Asahara. «La prolongación de los juicios de Asahara aumentaría considerablemente la desconfianza pública en la justicia penal de Japón», dijo el fiscal jefe adjunto Kunihiro Matsuo en una conferencia de prensa. «Este también es un problema extremadamente serio en términos de mantener el orden.

La oficina del fiscal dijo que reduciría drásticamente el número de personas que figuran en las acusaciones como «lesionadas» en los dos ataques separados con gas para que pudieran acortar los procedimientos judiciales. El número de víctimas sobre las que los fiscales tendrían que presentar pruebas e interrogar como testigos se reduciría a solo 18 de 3.938, lo que reduciría la duración del juicio hasta en ocho años.

8 de octubre de 1997: Estados Unidos designó a Aum Shinrikyo y otros 29 grupos extranjeros como organizaciones terroristas.

8 de septiembre de 1997: los abogados del corpulento gurú del culto interrogaron a Kiyohide Hayakawa en el Tribunal Municipal de Tokio sobre los acontecimientos que llevaron a los asesinatos en noviembre de 1989 del abogado anti-Aum Tsutsumi Sakamoto y su familia. Según el equipo legal de Shoko, el gurú ciego no ordenó a sus discípulos que cometieran los asesinatos, sino que los cultistas malinterpretaron sus palabras y actuaron por su cuenta.

7 de septiembre de 1997: se descubrieron tres monumentos para el abogado asesinado Tsutsumi Sakamoto, su esposa y su bebé de un año en los sitios respectivos donde se encontraron sus restos. Cada cuerpo fue encontrado enterrado en ubicaciones montañosas separadas en el centro de Japón: Nadachi en la prefectura de Niigata, Uozu en la prefectura de Toyama y Omachi en la prefectura de Nagano. La construcción de los monumentos fue financiada por grupos de abogados japoneses y la Federación Japonesa de Colegios de Abogados.

5 de septiembre de 1997 – Testificando en la audiencia número 48 del juicio de Shoko en el Tribunal de Distrito de Tokio, Kiyohide Hayakawa, el ex «ministro de la construcción» y el hombre número 2 de facto de la secta, dijo: «No hubo otra persona además de Asahara que podía pedir ‘poa’, porque se pensaba que era el Buda». Los ‘poas’ (asesinatos en sánscrito) en cuestión fueron los asesinatos del abogado de Yokohama Tsutsumi Sakamoto y su familia, así como del exmiembro de la secta Shuji Taguchi.

26 de agosto de 1997: la Agencia de Investigación de Seguridad Pública de Japón anunció que la AUM recuperó su fuerza organizativa y amplió sus actividades desde que se salvó de su disolución en enero en virtud de la Ley de Actividades Antisubversivas. El grupo ha establecido 10 nuevos «departamentos» y ha reabierto cinco capítulos regionales y un centro de capacitación. En la actualidad tienen 26 instalaciones en Japón con cerca de 500 seguidores en vivo y unos 5.000 más viven por su cuenta. Las autoridades sospechan que el culto ha amenazado a los antiguos seguidores para que se reincorporen, diciéndoles que se irían al infierno o que tendrían que cortarse los dedos si no lo hacían.

7 de julio de 1997: el ex cultista Masahiro Tominaga testificó en el Tribunal de Distrito de Tokio que en junio de 1994 Yoshinobu Aoyama, un abogado de la AUM, planeó enviar 21 toneladas de gas nervioso sarín a los EE. UU. en hielo y/o concreto. esculturas El ataque, por supuesto, nunca se llevó a cabo.

Tominaga, de 28 años, también dijo que el ataque al metro de Tokio fue parte de una guerra santa. destinado a derrocar al gobierno de Japón e instalar a Shoko Asahara como «rey de Japón».

25 de junio de 1997 – Apodado la «máquina asesina» de la AUM por los medios japoneses, Yasuo Hayashi se declaró culpable de los cargos de asesinato en el gaseado del metro de Tokio. Se cree que Yasuo, el último de los cinco miembros de la secta acusados ​​en el ataque en ser arrestado, es responsable de ocho de las 12 muertes y de aproximadamente la mitad de las lesiones.

Hayashi, de 39 años, admitió en su primer día en el Tribunal de Distrito de Tokio que apuñaló tres bolsas de plástico que contenían gas nervioso sarín con la punta afilada de un paraguas dentro de un vagón de metro. También se declaró culpable de los cargos de asesinato derivados del ataque con gas nervioso de Matsumoto en junio de 1994, así como de un intento fallido de liberar gas cianuro en una estación de tren de Tokio en mayo de 1996.

22 de mayo de 1997 En lo que ahora es rutinario, se ordenó a Shoko Asahara que no interrumpiera los procedimientos judiciales después de que se puso de pie durante el juicio y gritó: «Soy Shoko Asahara». El corpulento gurú del culto a la muerte también siguió murmurando mientras los testigos declaraban sobre las acusaciones de que ordenó los asesinatos en 1989 de Tsutsumi Sakamoto, un abogado anti-culto, y su familia.

24 de abril de 1997 En una declaración apenas inteligible, Shoko Asahara dijo que no es culpable de ordenar el ataque con gas neurotóxico de 1995 en el sistema subterráneo de Tokio ni de ningún otro delito del que se le haya acusado. «Di una orden para detener (el ataque) pero fui derrotado (por mis discípulos)», dijo Asahara al Tribunal de Distrito de Tokio. La declaración fue la primera de Asahara en el registro judicial desde que comenzó su juicio hace un año. También dijo que «nunca ordenó» la muerte de Tsutsumi Sakamoto, un abogado de Yokohama que representa a familias que querían ayudar a sus parientes a abandonar el culto.

Durante la sesión matutina de dos horas, Shoko abordó, en japonés e inglés, nueve de los 17 cargos penales en su contra. Como de costumbre, comenzó a balbucear tan pronto como ocupó el asiento del acusado y continuó murmurando para sí mismo mientras un fiscal se tomaba 15 minutos para leer un resumen de las acusaciones. En el estrado de los testigos, Shoko cambió del japonés al inglés mientras continuaba con su defensa de «flujo de conciencia». Los taquígrafos de la corte parecían perdidos cuando Asahara habló en inglés. Pero incluso en japonés, era difícil discernir sus palabras.

Al final de su declaración, Asahara afirmó que ya había sido declarado inocente en 16 de los 17 cargos. Afirmó que ya se había dictado una orden de libertad porque lleva más de un año detenido desde su detención. Tras escuchar la declaración, uno de sus abogados le preguntó si reconoce que su juicio aún continúa. Asahara dijo en inglés: «Dicen que esto es una cancha, pero creo que esto es como una obra de teatro».

23 de abril de 1997: Yoshihiro Inoue, exjefe de inteligencia de la secta, testificó que la secta pagó alrededor de $79,000 a Oleg Lobov, exjefe de seguridad ruso, por los planos de cómo construir una planta de gas neurotóxico. La policía dijo que tiene pruebas de que los expertos de la secta realizaron repetidos viajes a Rusia, Australia y otros países para estudiar la viabilidad de obtener una amplia gama de armas y materiales peligrosos, incluidos tanques y uranio.

16 de abril de 1997: el ciudadano japonés Keiji Tanimura, miembro de una rama rusa de Aum Shinri Kyo, fue arrestado en Moscú y acusado de distribuir pornografía y usurpar los derechos de los ciudadanos.

En lo que parece ser una ofensiva oficial contra la secta, el arresto sigue al arresto en febrero de Ando Re, el colíder de la rama rusa de la secta. En marzo, un juez de Moscú cerró las sucursales rusas de la secta (seis en Moscú y siete en otras ciudades) y ordenó el cese de las transmisiones de radio y televisión de sus programas. El juez también exigió a los representantes rusos de la secta que pagaran 4 millones de dólares en daños punitivos a un grupo de padres que la demandaron en junio de 1994.

10 de abril de 1997: el juez Fumihiro Abe del Tribunal de Distrito de Tokio le dijo a Shoko Asahara que estuviera preparado para comentar todos los cargos en su contra y declararse culpable en la sesión del juicio del 24 de abril. Asahara respondió a la solicitud del juez murmurando algo ininteligible.

6 de abril de 1997: en aparente respuesta al boicot judicial de un día de los abogados defensores, el Tribunal de Distrito de Tokio dijo que cancelará una de las cuatro comparecencias judiciales programadas para abril del líder de la secta del fin del mundo, Shoko Asahara.

29 de marzo de 1997: Kazuo Konya, ex miembro de Aum, dijo al Tribunal Municipal de Tokio que en un ritual de iniciación de 1988 pagó 8.100 dólares para beber la sangre de su gurú. Otros exmiembros de la secta también han testificado que pagaron sangre, mechones de cabello de Asahara y el agua de su baño. Algunos dijeron que pagaron $2,400 por una inyección intravenosa de una sustancia desconocida. Irónicamente, en todo momento, Asahara predicó a sus seguidores que debían renunciar al materialismo.

27 de marzo de 1997: los 12 abogados defensores de Shoko Asahara, después de faltar a una sesión judicial el 14 de marzo para protestar por lo que consideran demasiadas comparecencias ante el tribunal muy seguidas, pusieron fin a su boicot de un día y regresaron al trabajo.

En la corte, Atsushi Toda, un funcionario de la ciudad de Tokio cuya oficina aprueba las corporaciones religiosas, testificó sobre sus enfrentamientos con el culto. Como de costumbre, Asahara murmuró para sí mismo y sus abogados lo reprendieron cuando se puso más fuerte, lo que molestó al testigo.

20 de marzo de 1997 – El segundo aniversario del ataque con gas sarín en el metro de Tokio que dejó 12 muertos fue conmemorado en la estación Kasumigaseki por un grupo de sobrevivientes y familiares de las víctimas al entregar 500 copias de una compilación de 44 páginas de su recuerdos de cómo se desarrolló la tragedia.

“Los que nos rodean piensan que es historia”, dijo Shizue Takahashi, de 50 años, cuyo esposo, Kazumasa, de 51 años, empleado de la Autoridad de Tránsito Rápido de Teito, murió en el ataque mientras trabajaba en la estación Kasumigaseki. «Solo queremos que la gente sepa que muchos de nosotros todavía estamos atormentados y que podría haberle pasado a cualquiera». Según datos recientes compilados por el Hospital Internacional St. Luke de Tokio, alrededor del 20 por ciento de los sobrevivientes que fueron tratados allí todavía muestran síntomas de trastornos como el Síndrome de Estrés Postraumático. Debido a que los servicios médicos no eran capaces en ese momento de diagnosticar tal daño psicológico, miembros del grupo de víctimas afirman que muchos de los afectados no han podido recibir la atención médica adecuada.

19 de marzo de 1997: Satoru Hirata, de 31 años, ex miembro de Aum Shinri Kyo, fue sentenciado a 15 años de prisión por atacar a tres supuestos enemigos del culto con gas nervioso VX, lo que resultó en una muerte y ayudó en febrero, 1995, secuestro y asesinato del escribano Kiyoshi Kariya.

Hirata y otros miembros de la secta fueron acusados ​​de secuestrar a Kariya, quien supuestamente estaba tratando de convencer a su hermana de que no le diera todos sus bienes a la secta, y de encarcelarlo en su comuna cerca del monte Fuji, donde murió después de ser drogado.

14 de marzo de 1997: como se advirtió, los abogados que defendían a Shoko Asahara boicotearon su juicio diciendo que no tenían suficiente tiempo para preparar su caso. Exigieron que sus cuatro sesiones judiciales por mes se redujeran a tres para que Shoko tuviera un juicio justo. Respaldando su posición, declararon que estaban preparados para defenderlo durante 10 años si fuera necesario.

6 de marzo de 1997: los abogados que defienden a Shoko Asahara dijeron que querían abandonar el caso porque no tenían suficiente tiempo para prepararse para las sesiones del juicio. El juicio ha estado avanzando a un ritmo de dos sesiones de un día completo cada dos semanas. Sin embargo, la mayoría de los juicios penales en Japón tienden a ser aún más lentos.

«Esta es nuestra manera de criticar amargamente la actitud básica de la corte hacia este caso y la forma en que se lleva a cabo», dijo a los periodistas el frustrado abogado defensor Osamu Watanabe. Los 12 abogados no dijeron por qué necesitan más tiempo, pero reconocieron que parte del problema era el mismo Asahara, quien se niega a reunirse con ellos y sigue siendo expulsado de la corte. Según Watanabe, los abogados planean boicotear el Tribunal de Distrito de Tokio a partir de abril a menos que el juez Abe disminuya el ritmo.

14 de febrero de 1997: por segundo día consecutivo, otro exmiembro de alto rango de la secta testificó que Shoko Asahara ordenó a sus lugartenientes que asesinaran al abogado Tsutsumi Sakamoto y su familia. También por segundo día consecutivo, el gurú molesto fue expulsado de la sala del tribunal.

Corroborando el testimonio de Kazuaki Okazaki, Kiyohide Hayakawa, de 47 años, otro excolaborador cercano de Asahara, testificó que el gurú ciego ordenó el asesinato de los Sakamoto porque el abogado «se interpondría en el camino» de futuras actividades de la secta. Sakamoto había estado representando a familias de miembros de la secta que querían recuperar a sus seres queridos y su dinero de la secta. Al igual que Okazaki, Hayakawa admitió en su propio juicio en el Tribunal de Distrito de Tokio que fue uno de los seis cultistas que participaron en el escuadrón de la muerte del 4 de noviembre de 1989.

En lo que se ha convertido en un comportamiento característico del corpulento gurú, Asahara murmuraba incoherencias e interrumpía continuamente el testimonio. En un momento se volvió hacia la galería y dijo: «Están todos hipnotizados». También le dijo al tribunal que mientras no se declarara culpable, el juicio sería inválido. «Por lo tanto, déjame irme». 40 minutos después de que comenzara la sesión, el juez presidente hizo exactamente eso. Mientras lo escoltaban fuera de la sala del tribunal, gritó: «Estoy siendo violado y abusado, todos pueden escuchar eso».

14 de febrero de 1997: tras la investigación a gran escala de la secta, la policía ha estado tratando de localizar a un total de 54 seguidores que sus familiares denunciaron como desaparecidos. Según la Agencia Nacional de Policía, se confirmó que 18 miembros murieron en un centro médico afiliado a la secta. Otros cuatro murieron en otros hospitales. Ocho seguidores murieron en «accidentes durante el entrenamiento». Se cree que seis más murieron a manos de colegas ya acusados ​​de asesinato. Solo se confirmó que ocho cultistas desaparecidos estaban vivos. Dejando 10 cultistas desaparecidos, siete de los cuales, como lo sugieren sus líderes encarcelados, posiblemente ya estén muertos.

13 de febrero de 1997: Kazuaki Okazaki, exmiembro de alto rango de la secta, testificó que Asahara ordenó el 4 de noviembre de 1989 el asesinato del abogado antisecta Tsutsumi Sakamoto, su esposa y su hijo de 1 año, en una reunión las 24 horas. antes de las matanzas.

El descontento exmiembro de la secta dijo que el corpulento gurú ordenó a sus seguidores «poa» Sakamoto, lo que, en la jerga de la secta, significaba pasar a un nivel superior de conciencia. Sin embargo, para los no miembros del culto «significaba separar su alma de su cuerpo. Significaba matarlo».

Asahara inmediatamente cuestionó el testimonio, gritando a Okazaki: «Se supone que no debes decir mentiras» y, por cuarta vez en el proceso, fue expulsado de la sala del tribunal.

Okazaki luego testificó que él y los otros cinco cultistas irrumpieron en el apartamento de Sakamoto y asesinaron a la familia. Enterraron los cuerpos en tres lugares diferentes en el centro de Japón. Cuando regresaron a la sede de la secta, Asahara les dijo: «Yo también soy culpable y todos recibiremos la sentencia de muerte».

30 de enero de 1997: el corpulento gurú del culto del fin del mundo acusó a uno de sus antiguos discípulos de dirigir los ataques con gas nervioso en el metro de Tokio en 1995. «Yoshihiro Inoue fue el líder en este caso. ¿Por qué otras personas tienen que ser arrestadas como cómplices?»

Inoue, el ex «ministro de inteligencia» del Aum, había testificado dos semanas antes que Asahara efectivamente había planeado los ataques. Inoue recordó estar enojado por un artículo periodístico que describía cómo Asahara le dijo a la policía que sus discípulos habían llevado a cabo el ataque al metro por su cuenta.

El gurú cascarrabias luego exigió que se le permitiera presentar una declaración, lo que anteriormente se había negado a hacer. El juez Fumio Abe le dijo que hiciera su alegato en el momento adecuado, no en medio del testimonio de un testigo. Más tarde, Asahara fue expulsado de la sala del tribunal por hablar y ser una molestia.

30 de enero de 1997: un panel independiente rechazó la propuesta del gobierno japonés de prohibir el culto del fin del mundo diciendo que el grupo ya no representaba un «peligro inminente» para la sociedad. Sin embargo, el panel dijo que el Aum seguía siendo potencialmente peligroso y que sus actividades deberían mantenerse bajo estricta vigilancia.

15 de enero de 1997: el gobierno japonés señaló que dejaría de invocar la Ley de Actividades Antisubversivas nunca antes utilizada para prohibir el Aum.

6 de enero de 1997: después de un ritual de purificación, los trabajadores comenzaron a demoler la antigua sede de la Verdad Suprema de AUM en la base del monte Fuji.

20 de diciembre: el Tribunal de Distrito de Tokio ordenó a ocho miembros de Aum Shinrikyo pagar 100 millones de yenes en compensación por matar a cuatro personas en el ataque con gas sarín en junio de 1994 en Matsumoto.

11 de diciembre de 1996: un ex oficial de la Fuerza Terrestre de Autodefensa que era miembro del culto religioso Aum Supreme Truth fue arrestado por supuestamente colocar una bomba en Tokio en marzo de 1995.

9 de diciembre de 1996: según documentos publicados por las autoridades, el gurú de la secta del fin del mundo, Shoko Asahara, confesó el año pasado a la policía haber ordenado el asesinato de un abogado antisecta y su familia.

3 de diciembre de 1996: la policía de Tokio arrestó a Yasuo Hayashi, de 38 años, el miembro más buscado del culto del fin del mundo Aum Shinrikyo que sigue prófugo. La policía estaba ansiosa por encontrar a Hayashi porque se sospecha que colocó gas nervioso en el metro de Tokio en 1995.

Las autoridades habían colocado su foto y modelos de tamaño natural de él en estaciones de tren y oficinas de correos de todo el país. La policía dijo que Hayashi estaba acompañado por otro seguidor de Aum, Eiko Obora, de 27 años, quien fue arrestado acusado de ayudar a esconder a un fugitivo.

21 de noviembre de 1996: el Aum abrió a los periodistas lo que la Agencia de Investigación de Seguridad Pública ha denominado el «nuevo escondite» de la secta. Las dos habitaciones en un complejo de oficinas de cuatro pisos en el Distrito Shibuya de Tokio son ahora la oficina de relaciones públicas y el alojamiento de Aum. Un paso definitivo hacia abajo de su extenso complejo en el Monte Fuji que recientemente abandonaron.

21 de noviembre de 1996: Toru Toyoda, un físico de culto y ex discípulo del corpulento gurú, testificó en el Tribunal de Distrito de Tokio que Asahara dio las órdenes para el ataque con gas en el metro de marzo de 1995. Como Toyoda testificó que en ese momento creía que el gas estaba destinado a salvar las almas de las personas, el gurú, quejándose de fiebre, no pudo salir de la sala del tribunal, como solicitó repetidamente a través de su abogado.

14 de noviembre de 1996: dos fugitivos de Aum Shinrikyo fueron arrestados en Tokorozawa, prefectura de Saitama. Zenji Yagisawa se entregó diciendo que estaba cansado de la vida como fugitivo. Proporcionó información que condujo a la detención de Koichi Kitamura. Se sospecha que Yagisawa desempeñó un papel clave en el fallido ataque con gas cianuro en la estación de Shinjuku en mayo de 1995. Se buscaba a Kitamura por su presunta participación en el ataque al metro de Tokio.

26 de octubre de 1996: los medios japoneses informaron que los investigadores que escucharon a un oficial de policía de Tokio confesar haber disparado contra el principal oficial de policía del país trataron de mantener la confesión en secreto.

25 de octubre de 1996: un oficial de 31 años, cuyo nombre no ha sido revelado, dijo que era miembro de la secta del fin del mundo Aum Supreme Truth y que los líderes de la secta le habían ordenado matar a Takaji Kunimatsu, el jefe de la Policía Nacional de Japón. Agencia.

Kunimatsu recibió un disparo y resultó herido frente a su edificio de apartamentos en Tokio el 30 de marzo de 1995, 10 días después de un ataque mortal con gas neurotóxico en el sistema de metro de Tokio. Kunimatsu fue trasladado de urgencia a un hospital inconsciente, pero se recuperó después de someterse a una operación de ocho horas.

24 de octubre de 1996: en un ataque de ira apocalíptica, Shoko Asahara fue puesto bajo custodia protectora después de volverse loco en su celda. Aparentemente, Shoko tuvo que ser restringido después de que gritó y golpeó repetidamente las paredes de su celda.

18 de octubre de 1996: en su última comparecencia ante el tribunal, Shoko Asahara, el corpulento gurú del fin del mundo de Japón, dijo que los dioses le habían hablado y le dijeron que no querían que Yoshihiro Inoue, un exlíder principal de la secta, subiera al estrado. Shoko procedió a asumir toda la responsabilidad por los ataques en un intento de detener el contrainterrogatorio de la defensa que, según dijeron los dioses, dañaría el alma de Inoue. Cogidos por sorpresa, sus abogados no supieron cómo explicar su repentina admisión de culpabilidad.

En un estado de ánimo extrañamente hablador, el gurú ciego agregó: «Me siento amargado al pensar en el sufrimiento que enfrentaría la gente al atormentar a un alma tan grande como Inoue». Cuando Inoue se acercó al estrado de los testigos, Asahara le dijo abruptamente: «Puede parecer que estoy mentalmente perturbado, pero ¿tratarás de flotar desde donde estás?»

Hacia el final de la sesión, Asahara comenzó a temblar y pidió que le permitieran sentarse en la posición del loto. El juez rechazó la solicitud. Luego comenzó a sostenerse la cabeza, lo que provocó que la defensa explicara que «el acusado nos dijo que su cabeza ha estado en peligro de explotar desde esta mañana, por lo que estaba tratando de sujetarla con las manos».

Las convulsiones de Asahara empeoraron progresivamente y comenzó a brincar en su asiento, lo que precipitó el final temprano de la audiencia.

9 de agosto de 1996 – Japonés Las autoridades comenzaron la demolición de tres edificios en las instalaciones del culto del fin del mundo al pie del monte Fuji. Este complejo de Aum en la prefectura de Yamanashi incluye la planta química donde supuestamente se produjo el sarín utilizado en el ataque al metro de 1995.

7 de agosto de 1996: el Tribunal de Distrito de Tokio ordenó al fundador de Aum, Shoko Asahara, pagar 163 millones de yenes por daños y perjuicios a la familia de un escribano público presuntamente asesinado por la secta.

25 de julio de 1996: los administradores de quiebras de Aum cerraron tres edificios en el complejo principal de Aum cerca del monte Fuji en la prefectura de Yamanashi después de que todos los seguidores abandonaran las instalaciones.

25 de julio de 1996: la policía japonesa anunció que continúa investigando 28 casos de miembros de Aum Shinrikyo que figuran como desaparecidos o muertos por causas indeterminadas. La mayoría de los 10 cultistas desaparecidos desaparecieron en 1994. Algunos miembros de Aum le dijeron a la policía que estaban involucrados en «deshacerse de los cuerpos», pero los investigadores no han podido descubrir evidencia para probar sus afirmaciones.

Los certificados de defunción de 18 miembros que murieron en las instalaciones del culto fueron preparados por médicos de Aum. Hasta el momento, la policía ha investigado seis muertes como homicidios y ha tratado cuatro como muertes por enfermedades. Se cree que otros ocho fueron accidentes.

23 de julio de 1996: académicos y abogados japoneses protestaron contra Aum Shinrikyo por la decisión de la Agencia de Investigación de Seguridad Pública de aplicar la Ley de Actividades Antisubversivas.

16 de julio de 1996: Kozo Fujinaga, uno de los principales miembros de la secta, fue declarado culpable y sentenciado a 10 años de prisión por ayudar a construir la fábrica de sarín de la secta y modificar un automóvil utilizado para liberar el gas venenoso en el ataque de junio de 1994 en Matsumoto.

11 de julio de 1996: Shoko Asahara nuevamente se negó a declararse culpable después de que los fiscales leyeran seis casos penales en su contra. Los casos incluyen el secuestro en 1995 de un notario público de Tokio que supuestamente murió en cautiverio. Desde el comienzo de su juicio, Shoko se ha negado a declararse culpable en los 17 casos en su contra.

11 de julio de 1996: el Ministerio de Justicia de Japón y la Agencia de Investigación de Seguridad Pública presentaron una solicitud a la Comisión de Seguridad Pública para que se aplicara la Ley de Actividades Antisubversivas al Aum Shinrikyo.

12 de junio de 1996: Mitsuo Okada, de 52 años, murió en un hospital de Tokio después de estar en coma desde el ataque con gas nervioso del año pasado. Su muerte eleva a 12 la cifra oficial de fallecidos por el ataque con gas a cinco líneas de metro abarrotadas.

16 de mayo de 1996: en su segunda comparecencia ante el tribunal, el líder de la secta ciega fue acusado de matar a siete personas y herir a 144 personas en un ataque con gas en un juicio de 1994 en Matsumoto, una ciudad al norte de Tokio. Los fiscales también presentaron pruebas que muestran que el líder del fin del mundo ordenó a sus discípulos que construyeran una planta de sarín para producir 70 toneladas del gas letal inventado por los nazis. También ordenó la producción de 1000 rifles automáticos y un millón de balas en preparación para un intento de derrocar al gobierno japonés.

25 de abril de 1996: en el día de apertura de su juicio, Shoko Asahara, el líder del culto mortal Aum Shinrikyo, se negó a declararse culpable de los cargos de planear el ataque con gas del 20 de marzo de 1995 en el metro de Tokio que mató a 11 personas y enfermó a otros 4.000.

15 de diciembre de 1995: el primer ministro japonés, Tomiichi Murayama, aprobó el uso de una ley de la Guerra Fría para disolver Aum Shinrikyo. El ministro de Justicia, Hiroshi Miyazawa, dijo que la secta representaba una amenaza para la seguridad pública debido a su ideología antiestatal y sus reservas de armas y productos químicos tóxicos. Muchos abogados y activistas sociales ven la acción del gobierno como inconstitucional.

Shoko Asahara & Aum Verdad Suprema (18+)

Se sospecha que esta secta apocalíptica y su carismático líder ciego liberaron gas sarín en cinco estaciones de metro de Tokio la mañana del 20 de marzo de 1995, matando a 11 personas y enfermando a más de 5.500. El culto religioso también es sospechoso de un ataque con gas similar en junio de 1994 en Matsumoto, un pueblo al norte de Tokio, que mató a siete personas e hirió a 144. Además, son sospechosos de una serie de asesinatos y secuestros de activistas anti-culto y preparación para derrocar al gobierno japonés todo en nombre del «buen karma».

Asahara justificó el asesinato en masa indiscriminado a través de la creencia religiosa «poa», un término budista tibetano para la reencarnación en una existencia superior. De acuerdo con las retorcidas enseñanzas del fin del mundo de Shoko, uno solo puede salvar su alma matando. Asahara enseñó a sus seguidores que un asesinato «poa» aliviaba a las víctimas de la vida cotidiana y de la inevitable acumulación de más mal karma. Por lo tanto, lo que llamamos asesinato a sangre fría se consideró «como un hermoso ‘poa’, y las personas sabias verían que tanto el asesino como la persona asesinada se beneficiarían».

En 1994, Shoko, al ver que su culto estaba enredado en todo tipo de dificultades legales, ordenó a sus discípulos que produjeran en masa gas nervioso mortal y probaran su poder en las calles de Matsumoto. Fue el comienzo de un complot apocalíptico para acabar con un número incalculable de personas inocentes y su primera andanada en una guerra contra la policía y el gobierno japonés. El objetivo del ataque era matar a varios jueces alojados en un dormitorio del juzgado que debían fallar en contra de la secta en un juicio de propiedad. Siete personas murieron y 144 resultaron heridas en el experimento. Sin embargo, nada pasó con los jueces.

Bajo el mando de Asahara, el culto del fin del mundo construyó una planta de gas sarín para producir 70 toneladas del letal gas inventado por los nazis para acabar con la población de ciudades enteras. Por otro lado, también tenía plantas que fabricaban barbitúricos y suero de la verdad. Además, ordenó la producción de 1.000 rifles automáticos y un millón de balas en preparación para su guerra contra el Gobierno japonés. No del tipo humilde, Asahara exigió que sus seguidores lo trataran como una «encarnación viviente de Dios». También les permitió, a un alto precio, beber su agua de baño, que sería una forma segura de limpiar sus almas. Shoko también tenía la costumbre de secuestrar y ejecutar a activistas antisectas. Los fiscales describieron cómo un miembro del culto rebelde, Kotaro Ochida, fue estrangulado mientras Asahara miraba.

Durante el primer día de su juicio, las únicas palabras del vidente ciego fueron: «No tengo nada que decir». Más tarde pareció quedarse dormido y uno de sus abogados tuvo que despertarlo. Si es declarado culpable, el líder ciego del culto del fin del mundo podría ser enviado a la horca. Prácticamente todos los demás miembros principales del culto, incluida la esposa de Shoko, han sido arrestados por delitos que van desde delitos menores hasta ayudar a llevar a cabo los asesinatos en el metro de Tokio. Hasta su arresto, el corpulento cultista predijo que el mundo pronto llegaría a su fin y que solo la Verdad Suprema de Aum sobreviviría. Hasta entonces, todos estarán en la cárcel esperando el apocalipsis.

mayhem.net

Tribunal condena a muerte a Hayakawa de Aum

Yomiuri Shimbun

El Tribunal de Distrito de Tokio condenó el viernes a muerte al exmiembro de la secta Aum Supreme Truth, Kiyohide Hayakawa, por su papel en dos casos de asesinato, incluido el asesinato en 1989 de un abogado y su familia.

El juez presidente Kaoru Kanayama dijo que Hayakawa, de 51 años, tenía una gran responsabilidad por su papel en ambos casos porque se adhirió a la doctrina de la secta según la cual los miembros de la secta justificaban cometer delitos en defensa de la secta.

Hayakawa ya ha recurrido la sentencia ante un tribunal superior.

Los miembros de la secta asesinaron al abogado Tsutsumi Sakamoto, a su esposa Satoko y a su hijo de 1 año Tatsuhiko en su casa de Yokohama en noviembre de 1989.

Seis miembros de la secta fueron acusados ​​del asesinato de los Sakamoto, incluidos Hayakawa y el líder de la secta de 45 años, Chizuo Matsumoto, también conocido como Shoko Asahara.

Hayakawa, quien era un alto miembro de la secta, es la tercera persona que ha recibido la sentencia de muerte en el caso, después del ex alto miembro de la secta Kazuaki Okazaki, de 39 años, y el miembro de la secta Satoru Hashimoto, de 33.

El juez dijo que Asahara ordenó a Hayakawa y a los demás que mataran a Sakamoto y su familia. El fallo reconoció que el líder de la secta había planeado el asesinato de la familia, al asignar a cada uno de los miembros de la secta involucrados un papel específico en los asesinatos.

«El hecho de que los miembros de la secta mataran a todos los miembros de la familia de Sakamoto por el solo hecho de asesinar al abogado demuestra que tenían poco respeto por la vida de las personas ajenas a la secta», dijo el juez.

El juez dijo que los asesinatos fueron sistemáticos y premeditados porque los miembros del culto tuvieron que cambiar rápidamente su plan original, que era matar a Sakamoto en su camino a casa. Sin embargo, el abogado llegó a casa más tarde de lo esperado, por lo que los miembros de la secta irrumpieron en su casa mientras el abogado y su familia dormían.

Según el fallo, Hayakawa fue la primera persona en irrumpir en la casa e hizo una señal a los otros miembros del culto para que entraran en la habitación de los Sakamoto. El juez dijo que inmovilizó las piernas del abogado y estranguló a su esposa Satoko.

Refiriéndose a la acusación de que Hayakawa y otros miembros de la secta ignoraron la petición de Satoko de no matar a su bebé, el juez dijo: «Hayakawa carecía de moral y fue muy cruel de su parte hacer eso».

Sectario de AUM condenado a muerte por ataque con gas sarín

30 de junio de 2000

Un exejecutivo de AUM Shinrikyo fue sentenciado a muerte el jueves por su papel principal en los ataques con gas sarín en 1995 en el metro de Tokio que mataron a 12 y enfermaron a miles.

Yasuo Hayashi, de 42 años, miembro de alto rango del culto acusado de matar a ocho personas en el ataque, recibió la pena de muerte por sus acciones en su sentencia en el Tribunal de Distrito de Tokio.

Durante el juicio, el juez presidente Kiyoshi Kimura dijo que Hayashi había cometido el crimen con la intención de promover sus propios intereses en el culto y reconoció que había desempeñado un papel destacado.

«Sus motivos fueron egoístas y engreídos. La responsabilidad del acusado es realmente grande y no puede enfrentar nada más que la pena máxima», dijo Kimura al dictar el fallo.

Hayashi, un miembro de alto rango de la sección de ciencia y tecnología del culto, dijo anteriormente al tribunal que esperaba recibir la sentencia de muerte por los crímenes.

«Creo que seré sentenciado a muerte independientemente de los motivos por los que cometí los crímenes», dijo.

También aceptó el término «máquina de matar», como apropiado a la luz de sus acciones.

«Cuando observo objetivamente lo que he hecho, puedo ver que solo soy eso», dijo en referencia al término.

Según el fallo, Hayashi abordó un tren de la línea Hibiya el 20 de marzo de 1995 con tres bolsas llenas de gas sarín líquido. Después de perforar las bolsas con un paraguas, se bajó en la estación de Akihabara, dejando que el líquido se escurriera por el suelo del vagón, dijo el juez.

Hayashi dijo que tan pronto como perforó las bolsas, comenzó a esperar que el sarín no tuviera el efecto deseado.

Cuando se le preguntó por qué había tomado una tercera bolsa del líquido en el tren mientras que otros miembros de la secta tomaron solo dos, el acusado dijo: «Si me negaba, alguien más tendría que tomarlo».

Los abogados que representan a Hayashi defendieron sus acciones, diciendo que simplemente estaba siguiendo órdenes, bajo amenaza de muerte, del líder de la secta Shoko Asahara. Insistieron en que si Hayashi hubiera desafiado las órdenes de Asahara en el ataque con gas sarín, habría sido asesinado por miembros del culto.

Hayashi fue uno de los cinco miembros del culto del fin del mundo acusados ​​de estar directamente involucrados en el gaseamiento y el segundo miembro condenado a muerte.

El pasado mes de septiembre, el tribunal condenó a muerte a Masato Yokoyama, de 36 años, por su implicación en el atentado. Ikuo Hayashi, miembro de una secta de 53 años, también fue condenado a cadena perpetua en mayo de 1998 por su papel secundario en el crimen.

Toru Toyoda y Kenichi Hirose, otros dos miembros de la secta que, según los fiscales, deberían recibir la pena de muerte por su papel en el gaseamiento, serán sentenciados el 17 de julio.


El Ataque con gas sarín en el metro de Tokio, generalmente denominado en los medios japoneses como el incidente con sarín en el metro (

地下鉄サリン事件,
chikatetsu sarín jiken) fue un acto de terrorismo doméstico perpetrado por miembros de Aum Shinrikyo el 20 de marzo de 1995.

En cinco ataques coordinados, los conspiradores liberaron gas sarín en varias líneas del metro de Tokio, matando a doce personas, hiriendo gravemente a cincuenta y causando problemas temporales de visión a casi mil personas más. El ataque se dirigió contra los trenes que pasaban por Kasumigaseki y Nagatacho, sede del gobierno japonés. Este fue (y sigue siendo, a partir de 2007) el ataque más grave ocurrido en Japón desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Fondo

AUM Shinrikyo
(オウム真理教literalmente, «AUM la Verdadera Enseñanza») es el antiguo nombre de un controvertido grupo ahora conocido como Aleph.

El nombre AUM Shinrikyo deriva de la sílaba hindú «aum» (pronunciado «ohm») que significa «poderes de creación y destrucción de un universo», y las palabras japonesas «shinri» («verdad») y «kyō» («enseñanza, «»doctrina»).

En 2000, luego del ataque, la organización cambió su nombre a Aleph, que es la primera letra del alfabeto hebreo. Su logo también ha cambiado. A pesar de esto, el grupo todavía se conoce comúnmente como AUM.

La policía japonesa informó inicialmente que el ataque era la forma del culto de acelerar un apocalipsis. La acusación dijo que era un intento de derrocar al gobierno e instalar a Shoko Asahara, el fundador del grupo, como el «emperador» de Japón.

La teoría más reciente propone que el ataque fue un intento de desviar la atención de AUM cuando el grupo obtuvo cierta información que indicaba que se planeaban registros policiales (aunque contrario a este plan, terminó dando lugar a registros y arrestos masivos). El equipo de defensa de Asahara afirmó que ciertos miembros de alto rango del grupo planearon el ataque de forma independiente, pero sus motivos no se explican.

Principales perpetradores

Diez hombres fueron los encargados de realizar los ataques; cinco liberaron el sarín, mientras que los otros cinco sirvieron como conductores de escape.

Los equipos fueron:

  • Ikuo Hayashi (
    郁夫
    Ikuo Hayashi) y Tomomitsu Niimi (新見
    智光
    Niimi Tomomitsu)

  • Kenichi Hirose (広瀬
    健一
    Hirose Ken’ichi) y Koichi Kitamura (北村
    浩一
    Kitamura Koichi)

  • Toru Toyoda (豊田

    Toyoda Toru) y Katsuya Takahashi (高橋
    克也
    Takahashi Katsuya
    )

  • Masato Yokoyama (横山
    真人
    Yokoyama Masato) y Kiyotaka Tonozaki (外崎
    清隆
    Tonozaki Kiyotaka)

  • Yasuo Hayashi (
    泰男
    Yasuo Hayashisin relación con Ikuo Hayashi) y Shigeo Sumimoto (杉本
    繁郎
    Sugimoto Shigeo)

    Ikuo Hayashi

    Antes de unirse a AUM, Hayashi era médico senior con «un historial activo de ‘primera línea’» en el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Japón. Hijo de un médico, Hayashi se graduó de la Universidad de Keio, una de las mejores escuelas de Tokio. Era especialista en corazón y arterias en el Hospital Keio, que dejó para convertirse en jefe de Medicina Circulatoria en el Hospital Sanatorio Nacional en Tokai, Ibaraki (norte de Tokio).

    En 1990, renunció a su trabajo y dejó a su familia para unirse a AUM en la orden monástica Sangha, donde se convirtió en uno de los favoritos de Asahara y fue nombrado Ministro de Curación del grupo, como responsable de administrar una variedad de «tratamientos» a Miembros de AUM, incluyendo pentotal sódico y descargas eléctricas a aquellos cuya lealtad era sospechosa. Estos tratamientos resultaron en varias muertes. Más tarde, Hayashi fue condenado a cadena perpetua.

    Tomomitsu Niimi, quien fue su conductor de escape, recibió la sentencia de muerte.

    Kenichi Hirose

    Hirose tenía treinta años en el momento de los ataques. Titular de un posgrado en Física de la prestigiosa Universidad de Waseda, Hirose se convirtió en un miembro importante de la Brigada Química del grupo en su Ministerio de Ciencia y Tecnología. Hirose también participó en el esquema de desarrollo automático de armas ligeras del grupo.

    Después de liberar el sarín, el propio Hirose mostró síntomas de envenenamiento por sarín. Pudo inyectarse el antídoto (sulfato de atropina) y fue trasladado de urgencia al Hospital Shinrikyo afiliado a AUM en Nakano para recibir tratamiento. Sin embargo, el personal médico del hospital dado no había recibido notificación previa del ataque y, en consecuencia, no tenían idea de qué tratamiento necesitaba Hirose. Cuando Kitamura se enfrentó al hecho de que había llevado a Hirose al hospital en vano, condujo hasta la sede de AUM en Shibuya, donde Ikuo Hayashi le dio primeros auxilios a Hirose.

    La apelación de Hirose de su sentencia de muerte fue rechazada por el Tribunal Superior de Tokio el miércoles 28 de julio de 2003.

    Koichi Kitamura fue su conductor de escapada.

    toru toyoda

    Toyoda tenía veintisiete años en el momento del ataque. Estudió física aplicada en el Departamento de Ciencias de la Universidad de Tokio y se graduó con honores. También es magíster y estaba a punto de iniciar estudios de doctorado cuando ingresó a la AUM, donde pertenecía a la Brigada Química del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

    Toyoda fue condenado a muerte. La apelación de su sentencia de muerte fue rechazada por el Tribunal Superior de Tokio el miércoles 28 de julio de 2003 y permanece en el corredor de la muerte.

    Katsuya Takahashi fue su conductor de escapada.

    Masato Yokoyama

    Yokoyama tenía treinta y un años en el momento del ataque. Se graduó en física aplicada en el Departamento de Ingeniería de la Universidad de Tokai. Trabajó para una empresa de electrónica durante tres años después de graduarse antes de irse para unirse a AUM, donde se convirtió en subsecretario del Ministerio de Ciencia y Tecnología del grupo. También participó en su esquema de fabricación automática de armas ligeras. Yokoyama fue condenado a muerte en 1999.

    Kiyotaka Tonozaki, un graduado de secundaria que se unió al grupo en 1987, era miembro del Ministerio de Construcción del grupo. Era el conductor de la fuga de Yokoyama. Tonozaki fue condenado a cadena perpetua.

    Yasuo Hayashi

    Yasuo Hayashi tenía treinta y siete años en el momento de los ataques y era la persona de mayor edad en el Ministerio de Ciencia y Tecnología del grupo. Estudió inteligencia artificial en la Universidad de Kogakuin; después de graduarse viajó a la India donde estudió yoga. Luego se convirtió en miembro de AUM, tomó votos en 1988 y ascendió al puesto número tres en el Ministerio de Ciencia y Tecnología del grupo.

    Asahara alguna vez sospechó que Hayashi era un espía. El paquete adicional de sarín que llevaba era parte de una «prueba de carácter ritual» establecida por Asahara para demostrar su lealtad, según la fiscalía.

    Hayashi se dio a la fuga después de los ataques; fue arrestado veintiún meses después, a mil millas de Tokio en la isla de Ishigaki. Más tarde fue condenado a muerte (ha apelado).

    Shigeo Sugimoto fue su conductor de escapada. Sus abogados argumentaron que solo desempeñó un papel menor en el ataque, pero el argumento fue rechazado y fue condenado a muerte.

    El ataque

    El lunes 20 de marzo de 1995 fue para la mayoría un día normal de trabajo, aunque el día siguiente fue feriado nacional. El ataque se produjo en el punto álgido de la hora pico de la mañana del lunes en uno de los sistemas de transporte de pasajeros más concurridos del mundo. El sistema de metro de Tokio transporta diariamente a millones de pasajeros; Durante las horas pico, los trenes suelen estar tan llenos que es casi imposible moverse.

    El sarín líquido estaba contenido en bolsas de plástico que luego cada equipo envolvió en periódicos. Cada perpetrador llevaba dos paquetes de sarín por un total de aproximadamente un litro de sarín, excepto Yasuo Hayashi, que llevaba tres bolsas. Una sola gota de sarín del tamaño de la cabeza de un alfiler puede matar a un adulto.

    Con sus paquetes de gas sarín y sombrillas con puntas afiladas, los perpetradores abordaron sus trenes designados; en estaciones preestablecidas, cada perpetrador dejó caer su paquete y lo perforó varias veces con la punta afilada de su paraguas antes de escapar al auto de huida de su cómplice que esperaba.

    Línea Chiyoda

    La línea Chiyoda (千代田線) va desde Kita-senju (北千住) en el noreste de Tokio a Yoyogi-uehara (代々木上原) en el oeste.

    El equipo de Ikuo Hayashi y Tomomitsu Niimi fue asignado para lanzar paquetes de gas sarín en la Línea Chiyoda. Niimi fue el conductor de la huida.

    Hayashi, que llevaba una máscara quirúrgica del tipo que usan comúnmente los japoneses durante la temporada de resfriados y gripe, abordó el tren número A725K de la línea Chiyoda con destino suroeste a las 7:48 am en el primer vagón y perforó su bolsa de sarín en la estación Shin-ochanomizu (新御茶ノ水駅) en el distrito central de negocios antes de escapar.

    Dos personas murieron en este ataque.

    línea Marunouchi

    Atado a Ogikubo

    Se asignó a dos hombres, Kenichi Hirose y Koichi Kitamura, para liberar gas sarín en la línea Marunouchi en dirección oeste (丸ノ内線) destinado a Ogikubo (荻窪).

    Hirose abordó el tercer vagón del tren A777 y liberó su gas sarín en la estación de Ochanomizu.

    A pesar de que sacaron a dos pasajeros del tren en la estación Nakano-sakaue, el tren continuó hacia su destino, el vagón tres todavía empapado con gas sarín líquido. En Ogikubo, nuevos pasajeros abordaron el tren ahora en dirección este, y ellos también se vieron afectados por el sarín, hasta que el tren finalmente quedó fuera de servicio en la estación Shin-koenji.

    Este ataque resultó en una muerte.


    Con destino a Ikebukuro

    Se asignó a dos miembros para liberar sarín en el Ikebukuro (池袋) con destino a la línea Marunouchi, Masato Yokoyama y Kiyotaka Tonozaki. Tonozaki fue el conductor de la huida.

    Yokoyama abordó el tren B801 de las 7:39 am en Shinjuku (新宿) en el quinto coche. Lanzó su sarín en Yotsuya (四谷).

    Yokoyama solo logró perforar uno de sus paquetes y solo hizo un agujero, lo que provocó que el gas sarín se liberara con relativa lentitud. El tren llegó a su destino a las 8:30 am y regresó a Ikebukuro como el B901. En Ikebukuro, el tren fue evacuado y registrado, pero los buscadores no lograron descubrir los paquetes de sarín, y el tren partió de Ikebukuro a las 8:32 como el A801 ​​con destino a Shinjuku.

    Cuando el tren regresaba al centro de la ciudad, los pasajeros pidieron al personal que retirara los objetos malolientes del tren. En Hongo-san-chome, el personal retiró los paquetes de sarín y trapeó el piso, pero el tren continuó hasta Shinjuku y luego regresó nuevamente a Ikebukuro como el B901. El tren finalmente se puso fuera de servicio en la estación Kokkai-gijidomae a las 9:27, una hora y cuarenta minutos después de que se liberara el gas sarín.

    Este ataque no dejó víctimas mortales.

    línea Hibiya

    Saliendo de Naka-meguro

    El equipo de Toru Toyoda y Katsuya Takahashi fue asignado para liberar sarín en la línea Hibiya con destino al noreste (日比谷線). Takahashi fue el conductor de la huida.

    Toyoda abordó el primer vagón del tren B711T de las 7:59 a. m. con destino a Tōbu-dōbutsukoen (東武動物公園駅) y perforó su paquete de sarín en Ebisu. Tres paradas después, los pasajeros habían comenzado a entrar en pánico y varios fueron sacados del tren en Kamiyacho y llevados al hospital. Aún así, el tren continuó hasta Kasumigaseki, aunque el primer vagón estaba vacío. El tren fue evacuado y puesto fuera de servicio en Kasumigaseki.

    Una persona murió en este ataque.

    Naka-meguro-encuadernado

    Yasuo Hayashi y Shigeo Sugimoto fueron asignados a la línea Hibiya en dirección suroeste que partía de Kita-senjū hacia Naka-meguro.

    Hayashi recibió, ante su propia insistencia en un aparente intento de disipar las sospechas y demostrar su lealtad al grupo, tres paquetes de sarín, mientras que a todos los demás se les dieron dos. Abordó el tercer vagón del tren A720S de las 7:43 de Kita-senjū en la estación de Ueno (上野駅). Soltó su gas sarín dos paradas más tarde, en Akihabara (秋葉原), aprovechando al máximo los pinchazos de cualquiera de los perpetradores

    Los pasajeros comenzaron a verse afectados de inmediato. En la siguiente estación, Kodenmacho, un pasajero pateó el paquete en el andén; como resultado, cuatro personas que esperaban en esa estación murieron. Sin embargo, quedó un charco de sarín en el piso del tren mientras el tren continuaba su ruta. A las 8:10, un pasajero presionó el botón de parada de emergencia, pero como el tren estaba en un túnel en ese momento, se dirigió a la estación Tsukiji (築地駅). Cuando se abrieron las puertas en Tsukiji, varios pasajeros se desplomaron en el andén y el tren quedó inmediatamente fuera de servicio.

    Este tren hizo cinco paradas después de que se liberara el gas; en el camino, ocho personas murieron.

    Secuelas

    El día del ataque, las ambulancias transportaron a 688 pacientes y cerca de cinco mil personas llegaron a los hospitales por otros medios. Los hospitales atendieron a 5.510 pacientes, diecisiete de los cuales se consideraron críticos, treinta y siete graves y 984 moderadamente enfermos. Los casos clasificados como moderadamente enfermos se quejaron de problemas de visión. La mayoría de los que acudían a los hospitales eran los «bien preocupados», que debían distinguirse de los que estaban enfermos.

    A media tarde, las víctimas levemente afectadas habían recuperado la vista y fueron dadas de alta del hospital. La mayoría de los pacientes restantes estaban lo suficientemente bien como para irse a casa al día siguiente y, en una semana, solo unos pocos pacientes críticos permanecían en el hospital. El número de muertos el día del ataque fue de ocho y finalmente aumentó a doce.

    El herido

    Los testigos han dicho que las entradas del metro parecían campos de batalla. En muchos casos, los heridos simplemente yacían en el suelo, muchos sin poder respirar. Varios de los afectados por el sarín fueron a trabajar a pesar de sus síntomas, algunos sin darse cuenta de que habían estado expuestos al gas sarín. La mayoría de las víctimas buscaron tratamiento médico cuando los síntomas empeoraron y se enteraron de las circunstancias reales de los ataques a través de las transmisiones de noticias.

    Varios de los afectados estuvieron expuestos al sarín solo al ayudar a quienes habían estado directamente expuestos. Entre ellos se encontraban pasajeros de otros trenes, trabajadores del metro y trabajadores de la salud.

    Encuestas recientes de las víctimas (en 1998 y 2001) muestran que muchas todavía sufren de trastorno de estrés postraumático. En una encuesta, el veinte por ciento de los 837 encuestados se quejó de que se siente inseguro cuando viaja en tren, mientras que el diez por ciento respondió que trata de evitar cualquier noticia relacionada con un ataque con gas. Más del sesenta por ciento informó fatiga visual crónica y dijo que su visión había empeorado.

    Servicios de emergencia

    Los servicios de emergencia, incluidos la policía, los bomberos y los servicios de ambulancia, fueron criticados por su manejo del ataque y los heridos, al igual que los medios de comunicación (algunos de los cuales, aunque estaban presentes en las entradas del metro y filmando a los heridos, dudaron cuando se les pidió que transportaran a las víctimas al hospital). y la Autoridad del Metro, que no detuvo varios de los trenes a pesar de los informes de lesiones de los pasajeros. Los servicios de salud, incluidos los hospitales y el personal de salud, también fueron criticados: un hospital se negó a admitir a una víctima durante casi una hora y muchos hospitales rechazaron a las víctimas.

    El envenenamiento por sarín no era muy conocido en ese momento, y muchos hospitales solo recibieron información sobre el diagnóstico y el tratamiento porque un profesor de la facultad de medicina de la Universidad de Shinshu vio informes en la televisión. El Dr. Nobuo Yanagisawa había tenido experiencia en el tratamiento del envenenamiento por sarín después del incidente de Matsumoto; reconoció los síntomas, recopiló información sobre el diagnóstico y el tratamiento, y dirigió un equipo que envió la información a los hospitales de Tokio por fax.

    Defendida por estudiosos de las nuevas religiones

    En mayo de 1995, después del ataque con gas sarín en el metro de Tokio, los académicos estadounidenses James R. Lewis y J. Gordon Melton volaron a Japón para realizar un par de conferencias de prensa en las que anunciaron que el principal sospechoso de los asesinatos, el grupo religioso Aum Shinrikyo, no podría haber producido el sarín con el que se habían cometido los ataques. Lo habían determinado, dijo Lewis, a partir de fotografías y documentos proporcionados por el grupo.

    Sin embargo, la policía japonesa ya había descubierto en el complejo principal de Aum en marzo un sofisticado laboratorio de armas químicas que era capaz de producir miles de kilogramos al año del veneno. La investigación posterior mostró que Aum no solo creó el sarín utilizado en los ataques al metro, sino que también había cometido ataques previos con armas químicas y biológicas, incluido un ataque anterior con sarín que mató a siete personas e hirió a 144.

    Durante el incidente de Aum Shinrikyo, las facturas de viaje, alojamiento y alojamiento de Lewis y Gordon fueron pagadas por AUM, según The Washington Post. Lewis reveló abiertamente que «AUM […] dispuestos a cubrir todos los gastos [for the trip] antes de tiempo», pero afirmó que esto era «para que las consideraciones financieras no se adjuntaran a nuestro informe final».

    AUM/Alef hoy

    El ataque con gas sarín fue el ataque terrorista más grave en la historia moderna de Japón. Causó una perturbación masiva y un miedo generalizado en una sociedad que anteriormente se percibía como virtualmente libre de delincuencia.

    Poco después del ataque, AUM perdió su condición de organización religiosa y muchos de sus bienes fueron incautados. Sin embargo, la Dieta (parlamento japonés) rechazó una solicitud de funcionarios del gobierno para prohibir el grupo. El Comité de Seguridad Pública, una organización similar a la CIA de Estados Unidos, recibió más fondos para monitorear al grupo.

    En 1999, la Dieta otorgó al Comité amplios poderes para monitorear y restringir las actividades de los grupos que han estado involucrados en «asesinatos masivos indiscriminados» y cuyos líderes «tienen una fuerte influencia sobre sus miembros», un proyecto de ley hecho a la medida de Aum Shinrikyo.

    Una veintena de los miembros de Aum, incluido su fundador Asahara, están siendo juzgados o ya han sido condenados por delitos relacionados con el ataque. Desde julio de 2004, ocho miembros de Aum han sido condenados a muerte por su papel en el ataque.

    Asahara fue condenado a muerte en la horca el 27 de febrero de 2004, pero los abogados apelaron inmediatamente la sentencia. El Tribunal Superior de Tokio pospuso su decisión sobre la apelación hasta que se obtuvieran los resultados de una evaluación psiquiátrica ordenada por el tribunal, que se emitió para determinar si Asahara estaba o no en condiciones de ser juzgado.

    En febrero de 2006, el tribunal dictaminó que Asahara estaba en condiciones de ser juzgado y el 27 de marzo rechazó la apelación contra su sentencia de muerte. La Corte Suprema de Japón confirmó esta decisión el 15 de septiembre de 2006. (Japón no anuncia las fechas de las ejecuciones, que son por ahorcamiento, antes de que se lleven a cabo).

    Según los informes, el grupo todavía tiene alrededor de 2100 miembros y continúa reclutando nuevos miembros bajo el nuevo nombre «Aleph». Aunque el grupo ha renunciado a su pasado violento, continúa siguiendo las enseñanzas espirituales de Asahara. Los miembros operan varios negocios, aunque los boicots de negocios conocidos relacionados con Aleph, además de registros, confiscaciones de posibles pruebas y piquetes de grupos de protesta, han resultado en cierres.

    AUM/Aleph permanece en la lista de grupos terroristas del Departamento de Estado de EE. UU., pero no se ha relacionado con ningún otro acto terrorista ni con ningún acto terrorista en EE. UU. Aleph anunció un cambio en sus políticas, se disculpó con las víctimas del ataque al metro y estableció un fondo especial de compensación. Los miembros de AUM condenados en relación con el ataque u otros delitos no pueden unirse a la nueva organización y el grupo los denomina «ex miembros».

    Muchos gobiernos municipales japoneses se han negado a permitir que los miembros conocidos se registren como residentes de la ciudad; Aleph ha demandado con éxito a algunos de estos gobiernos, y Human Rights Watch ha incluido críticas a estas acciones gubernamentales en algunos de sus informes anuales. Algunas empresas se niegan a vender productos o prestar servicios a seguidores conocidos de Aleph; algunos propietarios se niegan a alquilar a los miembros; y algunas ciudades han gastado dinero público para persuadir a los miembros de Aleph de que abandonen la ciudad; algunas escuelas secundarias y universidades rechazan a los hijos de los seguidores de Aum.

    Wikipedia.org

    saríntambién conocido por su designación de la OTAN de GB (metilfosfonofluoridato de O-isopropilo) es una sustancia extremadamente tóxica cuya única aplicación es como agente nervioso. Como arma química, está clasificada como arma de destrucción masiva por las Naciones Unidas de acuerdo con la Resolución 687 de la ONU, y su producción y almacenamiento fue prohibido por la Convención de Armas Químicas de 1993.

    Características químicas

    sarín
    es similar en estructura y actividad biológica a algunos insecticidas de uso común, como Malathion, y es similar en actividad biológica a los carbamatos utilizados como insecticidas como Sevin y medicamentos como Mestinon, Neostigmine y Antilirium.

    A temperatura ambiente, el sarín es un líquido incoloro e inodoro. Su presión de vapor relativamente alta significa que se evapora rápidamente (alrededor de 36 veces más rápido que el tabún, otro agente nervioso químico común). Su vapor también es incoloro e inodoro. Se puede hacer más persistente mediante la adición de ciertos aceites o productos derivados del petróleo.

    Sarin se puede utilizar como arma química binaria; sus dos precursores son el difluoruro de metilfosfonilo y una mezcla de alcohol isopropílico e isopropilamina. La isopropilamina se une al fluoruro de hidrógeno generado durante la reacción química.

    Duración

    Sarin tiene una vida útil relativamente corta y se degradará después de un período de varias semanas a varios meses. La vida útil puede acortarse en gran medida por las impurezas en los materiales precursores. Según la CIA, en 1989 los iraquíes destruyeron 40 o más toneladas de sarín que se había descompuesto, y que parte del sarín iraquí tenía una vida útil de solo unas pocas semanas debido principalmente a precursores impuros.

    Al igual que otros agentes nerviosos, el sarín se puede desactivar químicamente con un álcali fuerte. Por lo general, se usa una solución acuosa al 18 por ciento de hidróxido de sodio para destruir el sarín.

    Esfuerzos para alargar la vida útil

    Las naciones que almacenan sarín han tratado de superar el problema de su corta vida útil de tres maneras:

    • La vida útil del sarín unitario (es decir, puro) puede alargarse aumentando la pureza de los productos químicos precursores e intermedios y refinando el proceso de producción.

      • Incorporando un estabilizador químico llamado tributilamina. Más tarde, esto fue reemplazado por diisopropilcarbodiimida (di-c-di), lo que permitió que el agente nervioso GB se almacenara en cubiertas de aluminio.

        • Desarrollar armas químicas binarias, donde los dos precursores químicos se almacenan por separado en el mismo proyectil y se mezclan para formar el agente inmediatamente antes o cuando el proyectil está en vuelo. Este enfoque tiene el doble beneficio de hacer que el tema de la vida útil sea irrelevante y de aumentar en gran medida la seguridad de las municiones de sarín. Sin embargo, los expertos aún se niegan a estimar que la vida útil de este tipo de armas supera los 5 años.

          Efectos biológicos

          Al igual que otros agentes nerviosos, el sarín ataca el sistema nervioso de un organismo vivo. Es un inhibidor irreversible de la colinesterasa.

          Cuando se estimula una neurona motora o una neurona parasimpática en funcionamiento, libera el neurotransmisor acetilcolina para transmitir el impulso a un músculo u órgano. Una vez que se ha enviado el impulso, la enzima acetilcolinesterasa descompone la acetilcolina para permitir que el músculo u órgano se relaje.

          Sarin es un compuesto organofosforado extremadamente potente que altera el sistema nervioso al inhibir la enzima colinesterasa al formar un enlace covalente con el residuo de serina particular en la enzima que forma el sitio donde la acetilcolina normalmente sufre hidrólisis; el flúor del grupo fluoruro de fosfonilo reacciona con el grupo hidroxilo en la cadena lateral de la serina, formando un fosfoéster y liberando HF. Con la enzima inhibida, la acetilcolina se acumula en la sinapsis y continúa actuando para que cualquier impulso nervioso se transmita continuamente.

          Los síntomas iniciales después de la exposición al sarín son secreción nasal, opresión en el pecho y constricción de las pupilas. Poco después, la víctima tiene dificultad para respirar y experimenta náuseas y babeo. A medida que la víctima continúa perdiendo el control de las funciones corporales, vomita, defeca y orina. Esta fase es seguida por espasmos y sacudidas. Finalmente, la víctima entra en coma y se asfixia en una serie de espasmos convulsivos.

          El sarín es un líquido altamente volátil. La inhalación y la absorción a través de la piel representan una gran amenaza. Incluso las concentraciones de vapor penetran inmediatamente en la piel. Las personas que absorben una dosis no letal pero no reciben el tratamiento médico adecuado de inmediato pueden sufrir daños neurológicos permanentes.

          Incluso en concentraciones muy bajas, el sarín puede ser fatal. La muerte puede sobrevenir un minuto después de la ingestión directa de alrededor de 0,01 miligramos por kilogramo de peso corporal si no se administran rápidamente antídotos, por lo general atropina y pralidoxima. La atropina, un inhibidor de la acetilcolina, se administra para tratar los síntomas fisiológicos del envenenamiento. La pralidoxima puede regenerar las colinesterasas si se administra en aproximadamente cinco horas.

          Se estima que el sarín es 500 veces más tóxico que el cianuro.

          Los síntomas a corto y largo plazo experimentados por los afectados incluyeron:

          • sangrado de la nariz y la boca

          • coma

          • convulsiones

          • muerte

          • respiración dificultosa

          • sueño perturbado y pesadillas

          • extrema sensibilidad a la luz

          • echando espuma por la boca

          • fiebres altas

          • síntomas parecidos a la gripe

          • pérdida de consciencia

          • Pérdida de memoria

          • náuseas y vómitos

          • parálisis

          • Trastorno de estrés postraumático

          • problemas respiratorios

          • convulsiones

          • temblor incontrolable

          • problemas de visión, tanto temporales como permanentes

            Historia

            La siguiente es la historia específica del sarín, que está estrechamente relacionada con la historia de agentes nerviosos similares descubiertos también en Alemania durante o poco después de la Segunda Guerra Mundial. Esa historia más amplia se detalla en Nerve Agent: History.

            Origen

            Sarin fue descubierto en 1938 en Wuppertal-Elberfeld en Alemania por dos científicos alemanes mientras intentaban crear pesticidas más fuertes; es el más tóxico de los cuatro agentes G fabricados por Alemania. El compuesto, que siguió al descubrimiento del agente nervioso tabun, recibió su nombre en honor a sus descubridores: Gerhard Schrader, ambros,
            Rudiger y Van der L.INde.

            Sarín en la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial

            A mediados de 1939, la fórmula del agente pasó a la sección de Guerra Química de la Oficina de Armas del Ejército Alemán, que ordenó que se produjera en masa para su uso en tiempos de guerra. Se construyeron varias plantas piloto y se estaba construyendo una instalación de alta producción (pero no se terminó) al final de la Segunda Guerra Mundial. Las estimaciones de la producción total de sarín por parte de la Alemania nazi oscilan entre 500 kg y 10 toneladas.

            Aunque el sarín, el tabun y el soman se incorporaron a los proyectiles de artillería, Alemania finalmente decidió no usar agentes neurotóxicos contra los objetivos aliados. La inteligencia alemana no sabía que los Aliados no habían desarrollado compuestos similares, pero entendieron que desencadenar estos compuestos llevaría a los Aliados a desarrollar y usar sus propias armas químicas, y les preocupaba que la capacidad de los Aliados para alcanzar objetivos alemanes resultara devastadora. en una guerra química.

            Sarín después de la Segunda Guerra Mundial

            • Década de 1950 (principios): la OTAN adopta el sarín como arma química estándar, y tanto la URSS como los Estados Unidos producen sarín con fines militares.

              • 1953: Ronald Maddison, un ingeniero de la Royal Air Force de Consett, condado de Durham, de 20 años, murió durante las pruebas de sarín en humanos en las instalaciones de pruebas de guerra química de Porton Down en Wiltshire. A Maddison le habían dicho que estaba participando en una prueba para «curar el resfriado común». Diez días después de su muerte se llevó a cabo una investigación en secreto que arrojó un veredicto de «desventura». En 2004, se reabrió la investigación y, después de una audiencia de investigación de 64 días, el jurado dictaminó que Maddison había sido asesinado ilegalmente por la «aplicación de un agente nervioso en un experimento no terapéutico». «La muerte por gas nervioso fue ‘ilegal’», BBC News Online, 15 de noviembre de 2004.

                • 1956: Cesó la producción regular de sarín en los Estados Unidos, aunque las existencias existentes de sarín a granel se volvieron a destilar hasta 1970.

                  • 1978: Michael Townley en Declaración Jurada indica que el Sarín fue producido por la policía secreta del régimen chileno de Pinochet DINA, por
                    Eugenio Berríos, indica que fue utilizado para asesinar al custodio del archivo inmobiliario Renato León Zenteno y el Cabo del Ejército Manuel Leytón.

                  • 1980-1988: Irak empleó sarín contra Irán durante la guerra de 1980-88. Durante la Guerra del Golfo de 1990-1991, Irak todavía tenía grandes reservas disponibles que fueron encontradas a medida que las fuerzas de la coalición avanzaban hacia el norte.

                    • 1988: Durante dos días de marzo, la ciudad de Halabja, de etnia kurda, en el norte de Irak (con una población de 70.000 habitantes) fue bombardeada con veinte bombas químicas y de racimo, que incluían gas sarín. Se calcula que murieron unas 5.000 personas.

                      • 1991: La resolución 687 de la ONU establece el término «arma de destrucción masiva» y pide la destrucción inmediata de las armas químicas en Irak y la destrucción final de todas las armas químicas a nivel mundial.

                        • 1993: 162 países miembros firman la Convención de Armas Químicas de las Naciones Unidas, que prohíbe la producción y el almacenamiento de muchas armas químicas, incluido el sarín. Entra en vigor el 29 de abril de 1997 y pide la destrucción completa de todos los arsenales especificados de armas químicas para abril de 2007.

                          • 1994: La secta religiosa japonesa Aum Shinrikyo libera una forma impura de sarín en Matsumoto, Prefectura de Nagano.

                            • 1995: La secta Aum Shinrikyo libera una forma impura de sarín en el metro de Tokio. (ver ataque con gas sarín en el metro de Tokio)

                              • 1998: En su edición del 15 de junio, la revista Time publica una historia titulada «¿Los EE. UU. dejaron caer el gas nervioso?». La historia se transmite el 7 de junio en el programa NewsStand de CNN. El artículo de Time alega que los A-1E Skyraiders de la Fuerza Aérea de los EE. UU. participaron en una operación encubierta llamada Operación Tailwind, en la que arrojaron deliberadamente unidades de bombas de racimo CBU-15 que contenían submuniciones llenas de sarín sobre las tropas estadounidenses desertoras en Laos. El informe causa un escándalo, y el Pentágono lanza un estudio que concluye que no hubo uso de gas nervioso. Después de una investigación interna, CNN y La revista Time (ambas propiedad del conglomerado de medios Time Warner) se retractó de la historia y despidió a los dos productores principales responsables de la misma.

                                • 2004: 14 de mayo Los combatientes de la insurgencia iraquí en Irak detonan un proyectil de 155 mm que contiene varios litros de precursores binarios de sarín. El caparazón está diseñado para mezclar los productos químicos a medida que gira durante el vuelo. El proyectil detonado liberó solo una pequeña cantidad de gas sarín, ya sea porque la explosión no logró mezclar adecuadamente los agentes binarios o porque los productos químicos dentro del proyectil se habían degradado significativamente con el tiempo. Dos soldados estadounidenses fueron tratados por exposición después de mostrar los primeros síntomas.

                                  Wikipedia.org

                                  El
                                  incidente de Matsumoto (松本サリン事件,
                                  Matsumoto Sarin Jiken) fue un incidente de envenenamiento por sarín que ocurrió en Matsumoto, Japón, en la prefectura de Nagano, en la tarde del 27 de junio y la mañana del 28 de junio de 1994.

                                  Siete personas murieron y más de 200 sufrieron daños por el gas sarín que se liberó de varios sitios en el vecindario de Kaichi Heights. Las primeras llamadas a los oficiales de emergencia ocurrieron alrededor de las 11:00 p. m.; a las 4:15 am de la mañana siguiente, seis personas habían muerto a causa del veneno.

                                  El 3 de julio, las autoridades anunciaron que el agente tóxico había sido identificado como sarín por cromatografía de gases. Después del incidente, la policía centró su investigación en una de las víctimas, Yoshiyuki Kouno. Kouno fue apodado por los medios como «el hombre del gas venenoso» y recibió correos electrónicos de odio, amenazas de muerte e intensa presión legal.

                                  Después del ataque al metro de Tokio en 1995, la culpa pasó a la secta Aum Shinrikyo y la policía y los medios se disculparon públicamente con Kouno.

                                  El incidente de Matsumoto precedió al ataque más conocido en el metro de Tokio en 1995. Varios miembros de Aum Shinrikyo fueron declarados culpables de planear ambos incidentes. Estos dos casos son los únicos usos conocidos de agentes químicos por parte de un grupo terrorista. Combinados, los ataques resultaron en 19 muertes y miles de hospitalizaciones o tratamiento ambulatorio.

                                  Asesinato de la familia Sakamoto

                                  El 31 de octubre de 1989, Tsutsumi Sakamoto (坂本

                                  sakamoto tsutsumi
                                  8 de abril de 1956 – 4 de noviembre de 1989), un abogado que trabajaba en una demanda colectiva contra Aum Shinrikyo, el controvertido grupo budista de Japón, fue asesinado, junto con su esposa y su hijo, por perpetradores que irrumpieron en su apartamento. Seis años más tarde se estableció que los asesinos habían sido miembros de Aum Shinrikyo en el momento del crimen.

                                  Tsutsumi Sakamoto: abogado anti-culto

                                  En el momento de su asesinato, Sakamoto era conocido como un abogado antisecta. Anteriormente había liderado con éxito una demanda colectiva contra la Iglesia de la Unificación en nombre de los familiares de los miembros de la Iglesia de la Unificación. En la demanda, los demandantes demandaron por los bienes transferidos al grupo y por los daños infligidos por el empeoramiento de las relaciones familiares. Una campaña de relaciones públicas en la que los manifestantes exigieron atención pública a su causa fue fundamental para el plan de Sakamoto, y la Iglesia de la Unificación sufrió un duro golpe financiero.

                                  Al organizar una campaña de relaciones públicas anti-Aum similar, Sakamoto aparentemente buscó demostrar que los miembros de Aum, al igual que los miembros de la UC, no se unieron al grupo voluntariamente sino que fueron atraídos por el engaño y probablemente fueron retenidos en contra de su voluntad por medio de amenazas y manipulaciones.

                                  Además, los artículos religiosos se vendían a precios mucho mayores que su valor de mercado, lo que sacaba dinero de los hogares de los miembros. Si se dictara una sentencia a favor de sus clientes, Aum podría declararse en bancarrota, lo que debilitaría o destruiría enormemente al grupo.

                                  En 1988, para continuar con la demanda colectiva, Sakamoto inició el establecimiento de
                                  Aum Shinrikyo Higai Taisaku Bengodan («Coalición de ayuda para los afectados por Aum Shinrikyo»). Esto fue renombrado más tarde:
                                  Aum Shinrikyo Higaisha-no-kai o «Asociación de Víctimas de Aum Shinrikyo». El grupo todavía opera bajo este título a partir de 2006.

                                  Circunstancias del asesinato

                                  El 31 de octubre de 1989, Sakamoto logró persuadir al líder de Aum, Shoko Asahara, de que se sometiera a un análisis de sangre para detectar el «poder especial» que, según el líder, estaba presente en todo su cuerpo. No encontró ninguna señal de nada inusual. La divulgación de esto podría ser potencialmente vergonzoso o perjudicial para Asahara.

                                  Varios días después, el 3 de noviembre de 1989, varios miembros de Aum Shinrikyo, incluido Hideo Murai, científico jefe, Satoro Hashimoto, maestro de artes marciales, y Tomomasa Nakagawa, se dirigieron a Yokohama, donde vivía Sakamoto. Llevaban una bolsa con 14 jeringas hipodérmicas y suministro de cloruro de potasio.

                                  Según el testimonio judicial proporcionado por los perpetradores más tarde, planearon usar la sustancia química para secuestrar a Sakamoto en la estación de tren Shinkansen de Yokohama, pero, contrariamente a lo esperado, no apareció: era un día festivo (Bunka no hi, o «Día de la Cultura»), así que dormía con su familia, en casa.

                                  A las 3 de la mañana, el grupo ingresó al departamento de Sakamoto a través de una puerta abierta. Tsutsumi Sakamoto recibió un golpe en la cabeza con un martillo. Su esposa, Satoko Sakamoto (坂本都子
                                  Sakamoto Satoko, 29 años), fue golpeado. Su su hijo pequeño Tatsuhiko Sakamoto (坂本竜彦
                                  Sakamoto Tatsuhikode 14 meses), le inyectaron el cloruro de potasio y luego le cubierto con un paño.

                                  Mientras los dos adultos luchaban, también les inyectaron cloruro de potasio. Satoko murió por el veneno, pero Tsutsumi Sakamoto no murió tan rápido por la inyección y murió por estrangulamiento. Los restos de la familia fueron colocados en tambores de metal y escondidos en tres áreas rurales separadas. Sus sábanas fueron quemadas y las herramientas arrojadas al océano. Los dientes de las víctimas fueron aplastados para frustrar la identificación. Sus cuerpos no fueron encontrados hasta que los perpetradores revelaron los lugares después de que fueron capturados.

                                  Asunto Sakamoto: las consecuencias

                                  La evidencia de la participación de Aum Shinrikyo en los asesinatos se descubrió seis años después, después de que varios seguidores importantes fueran arrestados por otros cargos, sobre todo en relación con el ataque con gas en el metro de Tokio. Todos los implicados en los asesinatos de Sakamoto han recibido sentencias de muerte.

                                  El tribunal determinó que el asesinato fue cometido por orden del fundador del grupo, Shoko Asahara, aunque no todos los perpetradores testificaron al respecto, y Asahara continúa negando su participación. El equipo legal de Asahara afirma que culparlo es un intento de trasladar la responsabilidad personal a una autoridad superior.

                                  El motivo del asesinato no es seguro: la información de fondo sobre la práctica legal de Sakamoto contradice la teoría del ‘análisis de sangre’, según la cual Asahara ordenó el asesinato para evitar la divulgación de su análisis de sangre que no mostró ninguna sustancia especial en su sangre. Una segunda teoría es que el asesinato fue diseñado para intimidar a los abogados y demandantes, y poner fin a la demanda contra Aum, que podría ser financieramente paralizante.

                                  Si la muerte de Sakamoto cambió el clima legal en torno a Aum Shinrikyo es un tema de debate. No se presentaron más demandas colectivas en su contra en los seis años posteriores a los asesinatos. Las sentencias desfavorables individuales han perjudicado financieramente al grupo en menor grado.

                                  Aleph, un grupo sucesor de Aum Shinrikyo, condenó las atrocidades descritas anteriormente en 1999 y anunció un cambio en sus políticas, incluido el establecimiento de un fondo de compensación especial. Los miembros involucrados en incidentes como los asesinatos de la familia Sakamoto no pueden unirse a Aleph y el grupo los llama «ex-miembros».

                                  Referencias

                                  • Haruki Murakami,
                                    Metro: El ataque con gas en Tokio y la psique japonesa, Vintage, ISBN 0-375-72580-6, LoC BP605.O88.M8613

                                    Wikipedia.org

                                    Aum Shinrikyoahora conocido como Aleph, es un grupo religioso japonés fundado por Shoko Asahara. El grupo ganó notoriedad internacional en 1995, cuando varios de sus seguidores llevaron a cabo un ataque con gas sarín en el metro de Tokio.

                                    El nombre «Aum Shinrikyo» (japonés: オウム真理教
                                    Ōmu Shinrikyō), a veces escrito «Aum Shinrikiyo», deriva de la sílaba hindú Aum (que representa el universo), seguido de
                                    Shinrikyo escrito en kanji, que significa aproximadamente «religión de la Verdad». En 2000, la organización cambió su nombre a «Aleph» (la primera letra del alfabeto hebreo y árabe), cambiando también su logotipo.

                                    En 1995, el grupo tenía 9.000 miembros en Japón y hasta 40.000 en todo el mundo. A partir de 2004, la membresía de Aum Shinrikyo / Aleph se estima en 1.500 a 2.000 personas.

                                    Doctrina

                                    El núcleo de la doctrina Aum son las escrituras budistas incluidas en el Canon Pali del budismo Theravada. También se utilizan otros textos religiosos, incluidos varios sutras budistas tibetanos, sutras yóguicos hindúes y escrituras taoístas. Sin embargo, existe controversia sobre si Aum es un grupo budista o si se aplican otras definiciones, como un «culto del fin del mundo».

                                    Lo esencial

                                    Algunos de los estudiosos de los nuevos movimientos religiosos ven la doctrina de Aum como un pastiche de varias tradiciones, citando varias razones para justificar sus puntos de vista. Quizás el argumento más generalizado es la noción de que la principal deidad reverenciada por los seguidores de Aum es Shiva, la deidad hindú que simboliza el poder de la destrucción. El Señor Shiva de Aleph (también conocido como Samantabhadra, Kuntu-Zangpo o Adi-Buddha) se deriva de la tradición tibetana Vajrayana y no tiene conexión con el Shiva hindú.

                                    También existe controversia sobre qué papel juega el cristianismo en la doctrina de Aleph, ya que fue mencionado en algunos de los discursos y libros de Shoko Asahara. El mismo Asahara se refirió a la doctrina de Aum como ‘verdad’, argumentando que ‘mientras varias escuelas budistas y de yoga conducen al mismo objetivo por caminos diferentes, el objetivo sigue siendo el mismo’ e insistiendo en que las principales religiones del mundo están estrechamente relacionadas.

                                    En su opinión, la ‘religión verdadera’ no solo debería ofrecer el camino, sino que también debería conducir al destino final por su propia ‘ruta’ específica, que puede diferir considerablemente debido a las diferencias en quienes la siguen (lo que la religión denomina ‘Realización Final’). ‘). De esta manera, una religión para los japoneses o estadounidenses modernos será diferente de una religión para los indios antiguos.

                                    Cuanto más adaptada a la audiencia es la religión, más efectiva se vuelve, argumentó Asahara. Su otra convicción era que una vez que un discípulo elige de quién aprender, debe mantener el enfoque para no agregar confusión que surja de las contradicciones entre diferentes ‘rutas’ hacia el objetivo final, la Ilustración. Asahara citó figuras religiosas indias y tibetanas en apoyo de estos puntos de vista.

                                    Influencia del budismo

                                    Según Aum, la ruta hacia la Realización Final (en palabras del Buda Shakyamuni, «el estado en el que todo se logra y no hay nada más que valga la pena lograr») implica una multitud de pequeñas iluminaciones, cada una de las cuales eleva la conciencia de un practicante a un nivel superior, por lo tanto convirtiéndolo en una persona más inteligente y ‘mejor’, más desarrollada al acercarse a su ‘verdadero yo’ (o ‘atman’).

                                    Como Asahara creía que el camino budista era el más efectivo, seleccionó los sermones originales del Buda Shakyamuni como base para la doctrina Aum; sin embargo, también agregó varios elementos de otras tradiciones, como la gimnasia china (se dice que mejora la salud corporal en general) o las asanas yóguicas (para prepararse para mantener una postura de meditación).

                                    También tradujo gran parte de la terminología budista tradicional al japonés moderno y luego cambió la redacción para que los términos fueran menos confusos y más fáciles de memorizar y comprender. Defendió sus innovaciones refiriéndose a Shakyamuni, quien eligió el pali en lugar del sánscrito para hacer que los sermones fueran accesibles para la población común, que no podía entender el idioma de la antigua élite educada de la India.

                                    En opinión de Asahara, la doctrina de Aum abarcaba las tres principales escuelas budistas: Theravada (dirigida a la iluminación personal), Mahayana (el «gran vehículo», destinado a ayudar a los demás) y Vajrayana tántrico (el «vehículo de diamante», que implica iniciaciones secretas, mantras secretos y meditaciones esotéricas avanzadas).

                                    En su propio libro

                                    Iniciación compara las etapas de la iluminación según el famoso Yoga Sutra de Patanjali con el Noble Camino Óctuple Budista, argumentando que estas dos tradiciones discuten exactamente las mismas experiencias aunque con diferentes palabras.

                                    Asahara también es autor de varios otros libros, entre los cuales los más conocidos son Más allá de la vida y la muerte y Mahayana-Sutra. Los libros explican el proceso de alcanzar varias etapas de iluminación proporcionadas en escrituras antiguas y lo comparan con las experiencias de Asahara y sus seguidores.

                                    También publicó comentarios a las escrituras antiguas. Además de estos, los seguidores de Aum estudian los sermones de Asahara dedicados a temas específicos (desde formas de mantener la postura de meditación adecuada hasta métodos para criar a un niño sano). Algunos de los sermones parecen bastante simples en términos de redacción y tratan de asuntos cotidianos como la infelicidad que surge de los problemas en las relaciones humanas.

                                    Otros usan un lenguaje sofisticado. y discutir asuntos más interesantes para una élite educada. Los renunciantes de tiempo completo en su mayoría estudian los sermones que tratan sobre aspectos considerados «avanzados», mientras que los seguidores laicos se concentran más en «cosas mundanas». Algunos de los sermones, considerados de ‘nivel de pre-entrada’, no están siendo estudiados (un buen ejemplo de ellos son las entrevistas televisivas o las emisiones breves grabadas de la emisora ​​de radio de Aum, ‘Evangelion Tes Basileias’).

                                    Para mantener y mejorar las habilidades de pensamiento, Asahara sugirió que sus seguidores se abstuvieran de consumir información de «baja calidad» y «degradante» de fuentes como revistas de entretenimiento y programas de historietas y les aconsejó que leyeran literatura científica. Este enfoque, que se denominó ‘control de entrada de información’, se convirtió en una fuente de críticas de los medios.

                                    Estructura organizativa

                                    Aum aplicó metodologías específicas y dispuso los estudios de doctrina de acuerdo con un especial sistema kogaku (japonés: aprendizaje). En
                                    kogaku, cada nueva etapa se alcanza solo después de aprobar los exámenes con éxito, imitando el paradigma familiar del examen de ingreso japonés. La práctica de la meditación se combina con y se basa en estudios teóricos.

                                    Los estudios teóricos, sostenía Asahara, no sirven de nada si no se logra la «experiencia práctica». Por lo tanto, aconsejó no explicar nada que no haya sido realmente experimentado por uno mismo y sugerir leer los libros de Aum en su lugar.

                                    Los seguidores se dividen en dos grupos: practicantes laicos y «samana» (una palabra pali para monjes pero que también se usa para incluir «monjas»), que comprenden una «sangha» (orden monástica). Los primeros viven con sus familias; estos últimos llevan estilos de vida ascéticos, generalmente en grupos.

                                    Según la clasificación de Aum, un seguidor puede alcanzar las siguientes etapas inventadas mediante la práctica religiosa: Raja Yoga, Kundalini Yoga, Mahamudra (a veces llamado Jnana Yoga), Mahayana Yoga, Astral Yoga, Causal Yoga y la última etapa, la Última Realización. La abrumadora mayoría de tales presuntos realizadores eran monjes, aunque había algunos practicantes laicos de Raja Yoga y Kundalini Yoga.

                                    Para que un seguidor sea considerado un triunfador, deben cumplirse condiciones específicas antes de que los miembros senior de la sangha lo reconozcan como tal. Por ejemplo, la etapa de «Kundalini Yoga» requiere la demostración de reducción en el consumo de oxígeno, cambios en la actividad cerebral electromagnética y reducción de la frecuencia cardíaca (medida por el equipo correspondiente).

                                    Se considera que un seguidor que demuestra tales cambios ha entrado en el estado de «samadhi» y por lo tanto merece el título y el permiso para enseñar a otros. Cada etapa tiene sus propios requisitos. Los avances en los estudios teóricos no dieron a los seguidores el derecho de enseñar a otros nada excepto la doctrina básica. Según Asahara, la experiencia real de meditación podría ser el único criterio para decidir la capacidad real de entrenar.

                                    Aum también heredó la tradición del yoga esotérico indio de Shaktipat, también mencionado en los textos budistas Mahayana. El Shaktipat, que se cree que permite una transmisión directa de energía espiritual de un maestro a un discípulo, fue practicado por el propio Asahara y varios de sus principales discípulos, incluidos Fumihiro Joyu e Hisako Ishii. Fumihiro Joyu también realizó una ceremonia similar a shaktipat a principios del siglo XXI.

                                    Luego del cierre formal de Aum Shinrikyo, se tomaron una serie de pasos que cambiaron algunos de los aspectos que preocupaban tanto a la sociedad como a las autoridades. Se eliminaron algunas de las partes más controvertidas de la doctrina (véanse los detalles a continuación), mientras que los aspectos generales básicos permanecieron intactos. Por esta razón, la información sobre la doctrina religiosa proporcionada en este artículo también sigue siendo en gran medida relevante para la nueva organización Aleph.

                                    Historia

                                    El movimiento fue fundado por Shoko Asahara en su apartamento de una habitación en el barrio Shibuya de Tokio en 1984, comenzando como una clase de yoga y meditación conocida como Aum-no-kai («club Aum») y creció constantemente en los años siguientes. Obtuvo el estatus oficial de organización religiosa en 1989. Atrajo a un número tan considerable de jóvenes graduados de las universidades de élite de Japón que se la denominó «religión para la élite».

                                    Actividades

                                    Asahara también viajó al extranjero en múltiples ocasiones y conoció a varios maestros y figuras religiosas yóguicas y budistas notables, como el decimocuarto Dalai Lama y Kalu Rinpoche, patriarca de la escuela tibetana Kagyupa. Las actividades de Aum dirigidas a la popularización de los textos budistas también fueron destacadas por los gobiernos de Sri Lanka, Bután y el gobierno tibetano en el exilio ubicado en Dharamsala, India.

                                    Si bien Aum se consideraba un fenómeno bastante controvertido en Japón, aún no se asociaba con delitos graves. Fue durante este período que Asahara recibió raras escrituras budistas y se le otorgó una estupa con restos del Buda Shakyamuni.

                                    Las actividades de relaciones públicas de Aum incluían publicaciones. En Japón, donde los cómics y los dibujos animados disfrutan de una popularidad sin precedentes entre todas las edades, Aum intentó vincular las ideas religiosas con temas populares de anime y manga: misiones espaciales, armas extremadamente poderosas, conspiraciones mundiales y conquista de la verdad definitiva.

                                    Se desalentó a los seguidores de consumir las publicaciones de Aum como Disfruta de la Felicidad y Vajrayana Sacca, que estaban dirigidos principalmente al mundo exterior; Posteriormente, los investigadores malinterpretaron las ideas como parte del sistema de creencias internas de Aum.

                                    Una de sus publicaciones más extraordinarias sobre ninja rastreaba los orígenes de las artes marciales y el espionaje hasta la antigua China y vinculaba las habilidades sobrenaturales que se rumoreaba que poseían los ninja con prácticas espirituales religiosas, concluyendo que el «verdadero ninja» estaba interesado en «preservar la paz» en tiempos de conflicto militar.

                                    Se hizo referencia a las novelas de ciencia ficción de Isaac Asimov «que representan a un grupo de élite de científicos espiritualmente evolucionados obligados a pasar a la clandestinidad durante una era de barbarie para prepararse para el momento … cuando emergerán para reconstruir la civilización».

                                    Además, utilizaron ideas budistas para impresionar a los japoneses educados, astutos y quisquillosos, que no se sentían atraídos por los sermones aburridos y puramente tradicionales. (Lifton, p258) Más tarde, las discusiones sobre los requisitos previos del factor atractivo Aum dieron como resultado que algunos santuarios budistas japoneses tradicionales adaptaran el formato de ‘seminarios de meditación de fin de semana’ de Aum. La necesidad de ‘modernizar’ el enfoque budista tradicional hacia los seguidores también se convirtió en el estribillo común.

                                    Aum Shinrikyo comenzó como un grupo tranquilo de personas interesadas en la meditación yóguica, pero luego se transformó en una organización muy diferente. Según Asahara, necesitaba «demostrar carisma» para atraer a la audiencia moderna. Tras su decisión, Aum sufrió un cambio de imagen radical.

                                    El Aum renombrado se parecía menos a una boutique de meditación de élite y más a una organización atractiva para un grupo de población más amplio y más grande. Las entrevistas públicas, las declaraciones audaces y controvertidas y la feroz oposición a la crítica se incorporaron al estilo de relaciones públicas de la religión.

                                    En privado, tanto Asahara como sus principales discípulos continuaron con su estilo de vida humilde, con la única excepción del Mercedes blindado que le regaló un seguidor adinerado preocupado por la seguridad vial de su gurú. En imágenes bastante raras, se ve a Asahara en la calle frente a un gran muñeco de payaso que se parece a él, sonriendo felizmente. No dejaba de repetir que la riqueza personal o la fama le importaban poco, pero que tenía que darse a conocer para atraer a más gente.

                                    Las intensas actividades de publicidad y reclutamiento, denominadas el ‘plan de salvación Aum’, incluyeron curar enfermedades físicas con técnicas de yoga para mejorar la salud, lograr objetivos de vida mejorando la inteligencia y el pensamiento positivo, y concentrándose en lo que era importante a expensas del ocio y el progreso espiritual.

                                    Esto se logró mediante la práctica de las enseñanzas antiguas, traducidas con precisión de los sutras Pali originales (estos tres se conocen como ‘salvación triple’). Los esfuerzos extraordinarios dieron como resultado que Aum se convirtiera en el grupo religioso de más rápido crecimiento en la historia de Japón.

                                    Con jóvenes graduados ambiciosos de las mejores universidades de Japón, el sistema de ‘departamentos’ de Aum también cambió su nombre. Así, el ‘departamento médico’ se convirtió en ‘ministerio de salud’, el ‘grupo científico’ se convirtió en ‘ministerio de ciencia’ y las personas con artes marciales o militares los antecedentes se organizaron en un ‘ministerio de inteligencia’. Las mujeres renunciantes involucradas en el cuidado de los niños fueron asignadas al ‘ministerio de educación’ en consecuencia.

                                    Incidentes antes de 1995

                                    El culto comenzó a generar controversia a fines de la década de 1980 con acusaciones de engaño a los reclutas y de retener a los miembros del culto en contra de su voluntad y obligar a los miembros a donar dinero. Ahora se sabe que en febrero de 1989 se produjo el asesinato de un miembro de la secta que intentó irse.

                                    En octubre de 1989, fracasaron las negociaciones del grupo con Tsutsumi Sakamoto, un abogado antisectas que amenazaba con demandarlos y que podría llevar al grupo a la bancarrota. En el mismo mes, Sakamoto grabó una entrevista para un programa de entrevistas en la estación de televisión japonesa TBS, que no se transmitió luego de las protestas del grupo. Al mes siguiente, Sakamoto, su esposa y su hijo desaparecieron de su casa en Yokohama.

                                    La policía no pudo resolver el caso en ese momento, aunque algunos de sus colegas expresaron públicamente sus sospechas sobre el grupo. No fue hasta 1995 que se supo que habían sido asesinados y sus cuerpos arrojados por miembros de la secta. (Ver Asesinato de la familia Sakamoto).

                                    En 1990, Asahara y otros 24 miembros se presentaron sin éxito a las elecciones generales para la Cámara de Representantes bajo el lema de Shinri-tō (Partido de la Verdad Suprema). Asahara hizo un par de apariciones en programas de televisión en 1991, sin embargo, en ese momento, la actitud de la doctrina de la secta contra la sociedad comenzó a crecer en hostilidad.

                                    En 1992, el «Ministro de Construcción» de Aum, Kiyohide Hayakawa, publicó un tratado llamado
                                    Principios de la utopía de un ciudadano, que se ha descrito como una «declaración de guerra» contra la constitución y las instituciones civiles de Japón. Al mismo tiempo, Hayakawa comenzó a realizar visitas frecuentes a Rusia para adquirir equipos militares, incluidos AK47, un helicóptero militar MIL Mi-17 y, según se informa, un intento de adquirir componentes para una bomba nuclear.

                                    Se sabe que el culto consideró el asesinato de varias personas críticas con el culto, como los líderes de las sectas budistas Soka Gakkai y el Instituto para la Investigación de la Felicidad Humana y el controvertido dibujante Yoshinori Kobayashi en 1993.

                                    A fines de 1993, el culto comenzó a fabricar en secreto el agente nervioso sarín y más tarde el gas VX. También intentaron fabricar 1000 rifles automáticos pero solo lograron hacer uno. Aum probó su sarín en ovejas en un rancho remoto en Australia Occidental, matando a 29 ovejas. Tanto el sarín como el VX se utilizaron en varios asesinatos (e intentos) durante 1994-1995.

                                    En particular, en la noche del 27 de junio de 1994, la secta llevó a cabo el primer uso de armas químicas en el mundo en un ataque terrorista contra civiles cuando liberaron gas sarín en la ciudad de Matsumoto, en el centro de Japón. Este incidente de Matsumoto mató a siete y dañó a 200 más. Sin embargo, las investigaciones policiales se centraron solo en un residente local inocente y no lograron implicar a la secta.

                                    En febrero de 1995, varios miembros de la secta secuestraron en una calle de Tokio a Kiyoshi Kariya, hermano de 69 años de un miembro que había escapado, y lo llevaron a uno de sus complejos en Kamikuishiki, cerca del monte Fuji, donde lo mataron con una sobredosis y su cuerpo destruido en un incinerador alimentado por microondas antes de ser eliminado en el lago Kawaguchi. Antes de que Kariya fuera secuestrado, había estado recibiendo llamadas telefónicas amenazantes exigiendo saber el paradero de su hermana, y había dejado una nota que decía «Si desaparezco, fui secuestrado por Aum Shinrikyo».

                                    La policía hizo planes para allanar simultáneamente instalaciones de culto en todo Japón en marzo de 1995.

                                    1995 Ataques con gas sarín en Tokio e incidentes relacionados

                                    En la mañana del 20 de marzo de 1995, los miembros de Aum liberaron sarín en un ataque coordinado contra cinco trenes en el sistema subterráneo de Tokio, matando a 12 viajeros, hiriendo gravemente a 54 y afectando a 980 más. Los fiscales alegan que Asahara recibió un aviso sobre las redadas policiales planeadas en las instalaciones de la secta por parte de un infiltrado, y ordenó un ataque en el centro de Tokio para desviar la atención del grupo.

                                    Evidentemente, el plan fracasó y la policía realizó enormes redadas simultáneas en complejos de culto en todo el país. Durante la semana siguiente, se reveló por primera vez la escala completa de las actividades de Aum.

                                    En la sede de la secta en Kamikuishiki, al pie del monte Fuji, la policía encontró explosivos, armas químicas y agentes de guerra biológica, como cultivos de ántrax y ébola, y un helicóptero militar ruso MIL Mi-17. Había reservas de productos químicos que podrían usarse para producir suficiente sarín para matar a cuatro millones de personas.

                                    La policía también encontró laboratorios para fabricar drogas como LSD, metanfetaminas y una forma cruda de suero de la verdad, una caja fuerte que contenía millones de dólares en efectivo y oro, y celdas, muchas de las cuales aún contenían prisioneros. Durante los allanamientos, Aum emitió declaraciones afirmando que los químicos eran para fertilizantes. Durante las próximas 6 semanas, más de 150 miembros de la secta fueron arrestados por una variedad de delitos.

                                    El 30 de marzo, Takaji Kunimatsu, jefe de la Agencia Nacional de Policía, recibió cuatro disparos cerca de su casa en Tokio, hiriéndolo gravemente. Muchos sospechan que Aum estuvo involucrado en el tiroteo, pero a partir de septiembre de 2006, nadie ha sido acusado.

                                    Asahara, mientras huía, emitió declaraciones, una afirmando que los ataques de Tokio fueron una estratagema del ejército estadounidense para implicar a la secta, y otra amenazando con un desastre que «haría que el terremoto de Kobe pareciera tan insignificante como una mosca que se posaba en la mejilla». .» a ocurrir el 15 de abril. Las autoridades tomaron la amenaza en serio, declarando el estado de emergencia, abasteciendo los hospitales con antídotos contra el gas nervioso mientras los especialistas en guerra química de las Autodefensas estaban en espera. Sin embargo, el día llegó y se fue sin incidentes.

                                    El 23 de abril, Murai Hideo, jefe del Ministerio de Ciencia de Aum, fue asesinado a puñaladas frente a la sede de la secta en Tokio en medio de una multitud de unos 100 reporteros, frente a las cámaras. Aunque el hombre responsable, un miembro coreano de Yamaguchi-gumi, fue arrestado y finalmente condenado por el asesinato, si alguien estuvo o no detrás del asesinato sigue siendo un misterio.

                                    En la noche del 5 de mayo se descubrió una bolsa de papel en llamas en un baño en la estación Shinjuku en Tokio, la estación más concurrida del mundo. Tras el examen, se reveló que se trataba de un dispositivo de cianuro de hidrógeno que, si no se hubiera apagado a tiempo, habría liberado suficiente gas en el sistema de ventilación para matar potencialmente a 20.000 viajeros. Se encontraron dispositivos de cianuro varias veces más en el metro de Tokio, pero ninguno detonó.

                                    Durante este tiempo, numerosos miembros de la secta fueron arrestados por varios delitos, pero aún no se han arrestado a los miembros más importantes por el cargo de gas en el metro.

                                    Shoko Asahara finalmente fue encontrado escondido dentro de una pared de un edificio de culto conocido como «El 6to Satian» en el complejo Kamikuishiki el 16 de mayo y fue arrestado. El mismo día, la secta envió por correo un paquete bomba a la oficina de Yukio Aoshima, el gobernador de Tokio, y le voló los dedos de la mano a su secretaria.

                                    Asahara fue acusado inicialmente de 23 cargos de asesinato y otros 16 delitos. El juicio, apodado «el juicio del siglo» por la prensa, dictaminó que Asahara era culpable de planear el ataque y lo condenó a muerte. La acusación fue apelada sin éxito. Varios altos cargos acusados ​​de participar, como Masami Tsuchiya, también fueron condenados a muerte.

                                    Las razones por las que un pequeño círculo de miembros de Aum, en su mayoría veteranos, cometió atrocidades y el alcance de la participación personal de Asahara siguen sin estar claros hasta el día de hoy, aunque varias teorías han intentado explicar estos eventos. En respuesta a la acusación de la acusación de que Asahara ordenó los ataques al metro para distraer a las autoridades de Aum, la defensa sostuvo que Asahara no estaba al tanto de los hechos y señaló el deterioro de su estado de salud.

                                    Poco después de su arresto, Asahara abandonó el cargo de líder de la organización y desde entonces ha mantenido silencio, negándose a comunicarse incluso con abogados y familiares. Muchos creen que los juicios no lograron establecer la verdad detrás de los hechos.

                                    Después de 1995

                                    El 10 de octubre de 1995, se ordenó que Aum Shinrikyo fuera despojado de su estatus oficial como «entidad legal religiosa» y se declaró en bancarrota a principios de 1996. Sin embargo, el grupo continúa operan bajo la garantía constitucional de la libertad de religión, financiados por un exitoso negocio de computadoras y donaciones, y bajo estricta vigilancia. Los intentos de prohibir el grupo por completo en virtud de la Ley de Prevención de Actividades Subversivas de 1952 fueron rechazados por la Comisión de Examen de Seguridad Pública en enero de 1997.

                                    El grupo sufrió una serie de transformaciones a raíz del arresto y juicio de Asahara. Se reagrupó bajo el nuevo nombre de Aleph en febrero de 2000. Ha anunciado un cambio en su doctrina: se eliminaron los textos religiosos relacionados con las controvertidas doctrinas budistas Vajrayana que, según las autoridades, «justificaban el asesinato».

                                    El grupo se disculpó con las víctimas del ataque con gas sarín y estableció un fondo especial de compensación. Las publicaciones y actividades provocativas que alarmaron a la sociedad durante los tiempos de Aum ya no existen.

                                    Fumihiro Joyu, uno de los pocos líderes de alto nivel del grupo de Asahara que no enfrentó cargos graves, se convirtió en jefe oficial de la organización en 1999.

                                    En julio de 2000, la policía rusa arrestó a Dmitri Sigachev, un exmiembro de Aum Shinrikyo de la KGB, y a otros cuatro exmiembros de Aum rusos, por almacenar armas en preparación para atacar ciudades japonesas en un intento por liberar a Asahara. En respuesta, Aleph emitió un comunicado diciendo que «no consideran a Sigachev como uno de sus miembros».

                                    En agosto de 2003, una mujer que se creía que era exmiembro de Aum Shinrikyo se refugió en Corea del Norte a través de China.

                                    Actividades actuales

                                    Un informe de junio de 2005 de la Agencia Nacional de Policía mostró que Aleph tiene aproximadamente 1650 miembros, de los cuales 650 viven en comunidad en instalaciones de culto. El grupo opera 26 instalaciones en 17 prefecturas, así como alrededor de 120 instalaciones residenciales.

                                    Un artículo del Mainichi Shimbun del 11 de septiembre de 2002 mostró que el público japonés todavía desconfía de Aleph, y las instalaciones de culto distribuidas por todo Japón suelen estar rodeadas de pancartas de protesta de los residentes locales que exigen que se vayan.

                                    Ha habido numerosos casos en los que las autoridades locales se han negado a aceptar el registro de residentes para los miembros del culto cuando se descubre que Aleph ha establecido una instalación dentro de su jurisdicción. (Esto niega efectivamente a los miembros de la secta los beneficios sociales, como el seguro médico, y los miembros de la secta llevaron a los tribunales un total de cinco casos, que ganaron todos los casos).

                                    Las comunidades locales también han tratado de ahuyentar a la secta tratando de evitar que los miembros de la secta encuentren trabajo o de mantener a los niños de la secta fuera de las universidades y escuelas. Los grupos de derecha también realizan marchas con frecuencia cerca de locales relacionados con Aum, como apartamentos alquilados por seguidores de Aum, con música extremadamente alta transmitida por altavoces instalados en minivans, lo que aumenta el descontento de sus vecinos.

                                    Monitoreo de Aleph

                                    En enero de 2000, el grupo fue puesto bajo vigilancia por un período de tres años en virtud de una ley anti-Aum, en la que el grupo debe presentar una lista de miembros y detalles de activos a las autoridades. (Aspectos destacados del proyecto de ley) En enero de 2003, la Agencia de Investigación de Seguridad Pública de Japón recibió permiso para extender la vigilancia por otros tres años, ya que encontraron evidencia que sugiere que el grupo aún venera a Asahara. Según el informe del Blog de Noticias Religiosas emitido en abril de 2004, las autoridades todavía consideran al grupo «una amenaza para la sociedad».

                                    En enero de 2006, la Agencia de Investigación de Seguridad Pública pudo extender la vigilancia por otros tres años. A pesar de los cambios doctrinales y la prohibición de los textos de Vajrayana, el PSIA aboga por un aumento de la vigilancia y aumentos en la financiación de la propia agencia; periódicamente, el grupo expresa su preocupación de que los textos aún están vigentes y que el peligro persiste mientras Asahara sigue siendo el líder. Los líderes de Aleph insertan cuidadosamente pasajes en casi todo lo que dicen o escriben para evitar malas interpretaciones, incluidas las canciones de karaoke.

                                    El 15 de septiembre de 2006, Shoko Asahara perdió su apelación final contra la pena de muerte que se le impuso después de su juicio por los ataques con gas sarín. Al día siguiente, la policía japonesa allanó las oficinas de Aleph para «prevenir cualquier actividad ilegal de los miembros de la secta en respuesta a la confirmación de la sentencia de muerte de Asahara», según un portavoz de la policía.

                                    Hasta el momento, 11 miembros de la secta han sido condenados a muerte, aunque ninguna de las sentencias se ha ejecutado.

                                    Desacuerdos dentro de Aleph

                                    Según la Agencia de Investigación de Seguridad Pública, a diciembre de 2005 el grupo está dividido por una disputa sobre su futuro; a un gran número de miembros, incluidos miembros de alto nivel, les gustaría mantener la organización lo más cerca posible de la estructura anterior a 1995.

                                    Anteriormente, el grupo estaba dirigido por seis altos ejecutivos (los llamados Chorobu), quienes transfirieron el poder de decisión a Joyu. Joyu y su facción numéricamente más grande abogan por un curso más suave destinado a la reintegración a la sociedad. Cuestiones como si los retratos de Asahara deben conservarse o abandonarse siguen siendo la piedra angular de los desacuerdos.

                                    Según los informes, la facción fundamentalista se niega a cumplir con las decisiones de Joyu y, según los informes, intentan influir en los simpatizantes para que no se comuniquen en absoluto con Joyu, quien sigue siendo el líder oficial del grupo.

                                    En 2006, Joyu y varios simpatizantes se separaron de los seguidores de Aleph y ocuparon otro edificio donde residen actualmente. Según Joyu, la mayoría de los renunciantes de alto rango ya son sus partidarios, mientras que «muchos otros no pueden anunciar [their agreement with Joyu’s ideas]
                                    en este momento’. Varios ensayos de Joyu explican la base del desacuerdo.

                                    El llamado a abandonar el punto de vista de que ‘las personas Aum son personas elegidas’ y la sociedad que se le opone es ‘malvada’ con la determinación de ‘aguantar’ y soportar la persecución (que Joyu considera ‘ideas fundamentalistas’) enfrenta una feroz oposición de los más dogmáticos. seguidores, mientras que la tolerancia de Joyu hacia los seguidores de Aum que viajan a la India o al Tíbet para aprender de maestros de meditación distintos de Asahara atrae acusaciones de deslealtad. Sin embargo, Joyu es optimista. «Este es un proceso y, dadas las circunstancias, no se puede lograr con una orden desde arriba», explica. Critica el argumento de la ‘lealtad’ diciendo que ‘reintegrarse en la sociedad’ no es ‘abandonar la fe’ sino elevarla al siguiente nivel y cita los sermones de Asahara donde habla sobre el ‘deseo egoísta de separarse de los demás por medio de la vida monacal’. .

                                    Dividir

                                    El 8 de marzo de 2007, el ex portavoz de Aum Shinrikyo y más tarde uno de los líderes del grupo, Fumihiro Joyu, anunció formalmente una separación largamente esperada.

                                    Presencia en el extranjero

                                    Aum Shinrikyo ha tenido varias sucursales en el extranjero: en Sri Lanka, en Bonn, Alemania (Portavoz: Jürgen Schöfer) y varias pequeñas en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos y Moscú, Rusia.

                                    Oposición internacional

                                    La UE ha designado a Aum Shinrikyo como una organización terrorista.

                                    El 11 de diciembre de 2002, el gobierno canadiense agregó a Aum a su lista de grupos terroristas prohibidos.

                                    Estados Unidos también mantiene a Aum en su lista de grupos terroristas extranjeros.

                                    Referencias en la cultura popular

                                    Libros, documentales y ficción que intentan explicar el fenómeno Aum se convirtieron en éxitos de ventas no solo en Japón, sino también en el extranjero. A continuación se muestran ejemplos característicos:

                                    • ‘A’ y ‘A2’, películas documentales del cineasta Tatsuya Mori que muestran la vida cotidiana de los miembros de Aleph, supuestamente causaron incredulidad entre muchos de los japoneses que asistieron a las proyecciones limitadas: reacios a creer lo que estaban viendo, algunos incluso lo acusó de usar actores profesionales para ‘inventarlo todo’.

                                    • Underground, un libro documental del popular autor Haruki Murakami que consiste principalmente en entrevistas con las víctimas de los ataques con gas. Murakami luego se disculpó con sus lectores japoneses que ‘malinterpretaron’ sus intenciones y publicó una secuela que contenía entrevistas con miembros de Aum. Ambos conjuntos de entrevistas están incluidos en la traducción al inglés.

                                    • La banda de grindcore Agoraphobic Nosebleed tiene una canción titulada «Aum Shinrikyo» en su cd «Altered States of America», y varias canciones en el mismo álbum tratan líricamente sobre los ataques con gas sarín en el metro de Tokio.

                                    • Escrito por fantasmas, una ficción novela del autor David Mitchell, contiene una historia corta sobre un «miembro de una secta terrorista en Okinawa» que se basa libremente en los ataques con gas sarín.

                                      Comentarios sobre otras religiones

                                      En varias de sus conferencias más relacionadas con la economía y la política que con la religión misma, Asahara también hizo comentarios sobre el pueblo judío, tales como: Según las profecías de Asahara, ‘el futuro Buda Maitreia’ (el ‘Salvador’ budista que llega al Final de los Tiempos para salvar al ser humano mediante la guía espiritual) ‘vendrá rodeado de asuras’ (mientras que también ha dicho que ‘los judíos tienen un factor asura muy fuerte’). Tampoco está «claro aún si los judíos finalmente se pondrán de mi lado». El pueblo judío, a juicio de Asahara, tiene un ‘fuerte deseo de alcanzar la felicidad no en un sentido material, sino espiritual’ y su ascendencia es ‘divina’ (otra cita: ‘[..]por lo tanto, son semidioses’.

                                      También señaló que la Cábala enseña ‘la ciencia secreta’ (previamente mantenida en secreto) que surgirá desde dentro de la nación judía al final de los tiempos. (del libro ‘Vajrayana Sutra’, que fue retirado de circulación por los líderes del grupo en 1999 cuando la agencia japonesa PSIA criticó el libro por ‘justificar la violencia’).

                                      Hablando de grupos religiosos más tradicionales, en varias ocasiones Asahara los criticó por «degradarse al tradicionalismo y perder la esencia». [i.e.
                                      evolutionary path to Enlightenment]. ‘Lo que quedó son solo ceremonias religiosas y cosas necesarias para convertirte en un robot religioso y eso es todo’. Sin embargo, habló muy bien de HHDalai Lama y del budismo tibetano en general. (conferencias, 1990-1993)

                                      Antes de 1995, Aum Shinrikyo criticó a la Soka Gakkai, el nuevo grupo religioso más grande de Japón vinculado a una serie de escándalos que también controla New Komeito, una fracción del parlamento japonés. Asahara acusó a SG de interferir maliciosamente en sus asuntos y de provocaciones destinadas a dificultar sus actividades.

                                      Otras lecturas

                                      • Shoko Asahara, Iniciación suprema: una ciencia espiritual empírica para la verdad suprema, 1988, AUM USA Inc, ISBN 0-945638-00-0. Destaca las principales etapas de la práctica yóguica y budista, comparando el sistema Yoga-sutra de Patanjali y el Óctuple Noble Camino de la tradición budista.

                                      • —- Vida y muerte, (Shizuoka: Aum, 1993). Se enfoca en el proceso de Kundalini-Yoga, una de las etapas en la práctica de Aum.

                                      • —- El desastre se acerca a la tierra del sol naciente: las predicciones apocalípticas de Shoko Asahara (Shizuoka: Aum, 1995). Un libro controvertido, luego eliminado por el liderazgo de Aum, habla sobre la posible destrucción de Japón.

                                      • Ikuo Hayashi, Aum to Watakushi (Aum and I), Tokio: Bungei Shunju, 1998. Libro sobre experiencias personales del ex miembro de Aum.

                                      • Robert Jay Lifton,
                                        Destruyendo el mundo para salvarlo: Aum Shinrikyo, violencia apocalíptica y el nuevo terrorismo global, Henry Holt, ISBN 0-8050-6511-3, LoC BP605.088.L54 1999

                                      • Haruki Murakami,
                                        Subterráneo: El ataque con gas en Tokio y la psique japonesa, Vintage, ISBN 0-375-72580-6, LoC BP605.O88.M8613 2001 Entrevistas con víctimas.

                                      • Proliferación global de armas de destrucción masiva: un estudio de caso sobre el Aum Shinrikyo,
                                        [USA] Subcomisión Permanente de Investigaciones de Asuntos Gubernamentales del Senado, 31 de octubre de 1995.

                                      • David E. Kaplan y Andrew Marshall, La secta del fin del mundo: la aterradora historia de la secta Aum Doomsday, desde los subterráneos de Tokio hasta los arsenales nucleares de Rusia, 1996, Random House, ISBN 0-517-70543-5. Un relato del culto desde sus inicios hasta las secuelas del ataque al metro de Tokio, que incluye detalles de las instalaciones, armas y otra información sobre los seguidores, las actividades y la propiedad de Aum.

                                      • ian lector, Violencia religiosa en el Japón contemporáneo: el caso de Aum Shinrikyo, 2000, Curzon Press

                                        Wikipedia.org

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba