Perfiles asesinos - Mujeres

Andrea Hicks JACKSON – Expediente criminal

Andrea Hicks JACKSON

Alias: «Félice»

Clasificación: Asesino

Características: Para evitar el arresto

Número de víctimas: 1

Fecha del asesinato: 16 de mayo de 1983

Fecha de arresto:

Mismo día

Fecha de nacimiento: 26 de febrero de 1958

Perfil de la víctima:

Gary Bevel, 29 (oficial de policía de Jacksonville)

Método de asesinato:

Tiroteo

Ubicación: Jacksonville, Florida, Estados Unidos

Estado:

Condenado a muerte en 1984, 1992, 1996 y 1998, todos anulados por la Corte Suprema. Resentido a cadena perpetua el 16 de junio de 2000

Corte Suprema de Florida

Andrea Hicks Jackson contra el estado de Florida

opinión 64973

opinión 73982

opinión 79509

Andrea Hicks Jackson, Florida

Andrea Hicks Jackson (Alias Felice), negra, nacida el 26 de febrero de 1958, sentenciada a muerte el 10 de febrero de 1984 por el asesinato de un policía negro (28 años) en Jacksonville el 16 de mayo de 1983.

La sentencia de muerte fue revocada en julio de 1989 y ella fue nuevamente sentenciada el 21 de febrero de 1992, nuevamente revocada en 1994, nuevamente sentenciada el 13 de diciembre de 1995 y revocada en 1997, actualmente no está en el corredor de la muerte.

Andrea Hicks Jackson: No se hizo justicia en caso de asesinato

Jacksonville.com

30 de junio de 2000

Andrea Hicks Jackson, la asesina del oficial de policía de Jacksonville Gary Bevel, sonrió al salir de la sala del tribunal del juez principal de circuito Donald Moran. Ella venció al sistema.

En una decisión sorpresiva, Moran determinó que la sentencia de Jackson debería ser conmutada por cadena perpetua.

Lady Justice ha luchado para mantener su dignidad y, con la ayuda de Harry Shorstein, la Oficina del Fiscal del Estado y cuatro jurados diferentes, mantuvo la frente en alto. La gente habló; Jackson merecía morir por su brutal asesinato de Bevel.

Todo eso cambió con el reciente fallo. Ahora, Jackson será elegible para libertad condicional en nueve años.

Jackson tuvo numerosas oportunidades de probar su caso en los tribunales, y cada vez el jurado recomendó la pena de muerte. En una ocasión, el caso fue anulado debido a comentarios inapropiados hechos por el ex alguacil Dale Carson. ¿Fue inapropiado que Carson le dijera a un jurado que el asesino de uno de sus oficiales merece la pena máxima?

En otro viaje a la corte, el caso fue anulado porque el juez de primera instancia le dijo al jurado que el asesinato fue frío, calculado y premeditado. ¿no fue así?

El asesinato de un oficial de policía es la máxima falta de respeto por la sociedad y sus leyes. No se hizo justicia en este caso. En una decisión inexplicable, Moran invirtió la corriente y conmutó la sentencia de Jackson por cadena perpetua.

Aparentemente, Moran está frustrado con una Corte Suprema de Florida inepta que ha devuelto continuamente este caso a los tribunales del condado de Duval.

De hecho, Lady Justice está tambaleándose por los golpes que tiene que soportar. Supongo que es apropiado que tenga los ojos vendados para que no tenga que ver la verdadera identidad de sus atacantes.

Cuando un juez sentencia a muerte a una persona, no es raro que pronuncie: «Que Dios tenga misericordia de tu alma». Con la dirección que han tomado nuestros tribunales, es posible que estén mejor preparados para dirigir esa proclamación a los ciudadanos de Jacksonville.

DAVID L. STEVENS,

presidente,

Orden Fraternal de Policía, Jacksonville.

Sentencia de muerte cambiada a cadena perpetua

Asesino de policía podría quedar libre en 9 años

Por Vivan Wakefield – redactora del Times-Union

17 de junio de 2000

Cuatro veces Andrea Hicks Jackson fue sentenciada a muerte por asesinar a un oficial de policía de Jacksonville en 1983. Cuatro veces la Corte Suprema de Florida devolvió el caso al juez de primera instancia para una nueva sentencia.

Ayer, el juez jefe de circuito Donald R. Moran, quien sostuvo durante más de 15 años que Jackson debería morir por matar al oficial Gary Bevel, sorprendió a una sala del tribunal de Jacksonville cuando cambió su sentencia y ordenó que pasara el resto de su vida en prisión. prisión.

Y a pesar del pronunciamiento de Moran de que su sentencia es «sin libertad condicional», Jackson, quien llegó a los cinco días de ser ejecutado en 1989, podría ser elegible para la liberación en nueve años debido a las leyes vigentes en el momento del asesinato.

Jackson, que ha escuchado a tres jurados diferentes recomendar que ella muera por el asesinato, se echó a llorar y abrazó a su abogado cuando Moran anunció la sentencia.

«Estaba bastante conmocionada», dijo el abogado defensor Stephen Weinbaum. «Estaba un poco en estado de shock».

Al decir que se sentía incómodo con que la Corte Suprema de Florida le devolviera el caso, Moran indicó que quería algo definitivo para el caso.

«La justicia requiere castigo», dijo Moran durante la sentencia.

Jackson podría salir de prisión en 2009 porque la ley de 1984, cuando Jackson fue sentenciado, decía que los asesinos sentenciados a cadena perpetua son elegibles para libertad condicional en 25 años. El fiscal estatal adjunto Bernie de la Rionda dijo que los abogados de Jackson decidirían si quieren asegurarse de que se aplique la ley.

El fiscal estatal Harry Shorstein dijo que puede entender la frustración de Moran por el hecho de que la Corte Suprema del estado sigue devolviendo el caso.

«Con todo el respeto por el juez Moran, ha estado lidiando con este caso durante 17 años y creo que sintió que tenía que terminar», dijo Shorstein. «Entiendo que él podría concluir que era apropiado ponerle fin».

El tiroteo ocurrió en mayo de 1983 en Boulevard y las calles 26 cuando Bevel, de 29 años, intentó arrestar a Jackson, que entonces tenía 24, acusada de presentar un informe policial falso sobre vandalismo en su automóvil.

El tiroteo tuvo lugar mientras Bevel luchaba por meter a Jackson en un coche de policía.

Después de dejar caer sus llaves para atrapar a Bevel con la guardia baja, Jackson disparó seis tiros, golpeando a Bevel cuatro veces en la cabeza y dos veces en el hombro, dijo de la Rionda ayer durante la audiencia de sentencia.

«Ella no quería volver a la cárcel», dijo.

Un jurado condenó a Jackson por asesinato en primer grado y recomendó que se le aplicara la pena de muerte. Moran condenó a Jackson a muerte en 1984.

Estaba programada para morir el 9 de mayo de 1989, pero la Corte Suprema de Florida le concedió una suspensión indefinida de la ejecución el 4 de mayo de 1989.

Ese mismo año, el tribunal dictaminó que el testimonio del ex alguacil Dale Carson durante el juicio de Jackson era inapropiado y ordenó que se volviera a sentenciar a Jackson.

A finales de 1991, un jurado volvió a recomendarle la muerte, a lo que Moran la condenó en 1992.

Pero en 1994, la Corte Suprema del estado anuló la sentencia de muerte nuevamente, diciendo que el juez se equivocó cuando describió el asesinato como frío, calculado y premeditado en las instrucciones al jurado.

En 1995, un tercer jurado decidió que Jackson debería recibir la pena de muerte. Moran estuvo de acuerdo en 1996, pero el tribunal supremo del estado anuló la sentencia nuevamente, diciendo que Moran no proporcionó un análisis detallado de su razonamiento.

En 1998, Moran sentenció a Jackson a muerte por cuarta vez, pero la Corte Suprema del estado anuló la sentencia en enero, diciendo que se violaron los derechos de Jackson cuando no se le permitió asistir a una audiencia en Jacksonville hace dos años.

Durante la audiencia de sentencia de ayer, Moran le preguntó a Jackson varias veces si quería hacer alguna declaración ante el tribunal. En repetidas ocasiones dijo que no estaba preparada para hacer declaraciones. Durante la audiencia, su abogado pidió retirarse del caso, diciendo que no había tenido tiempo de prepararse debido a otros compromisos.

Moran rechazó la moción de Weinbaum de retirarse y procedió con la audiencia. Aunque declaró al principio de la audiencia que tenía la intención de sentenciar a Jackson el 13 de julio, Moran sorprendió a la sala del tribunal al anunciar su sentencia al final del procedimiento.

Weinbaum dijo que siempre pensó que, en última instancia, se dictaría cadena perpetua para Jackson, que ahora tiene 42 años y es una de las cuatro mujeres en el corredor de la muerte de Florida. Simplemente no esperaba la decisión de ayer.

La decisión también conmocionó y enfureció a la policía de Jacksonville. El alguacil Nat Glover, quien reclutó a Bevel, dijo que estaba decepcionado de que Jackson no pagará con su vida por matar al joven oficial.

Shorstein dijo que el caso de Jackson es un claro ejemplo de la frustración que sienten los fiscales y los jueces de primera instancia debido a los mensajes contradictorios que reciben de la Corte Suprema estatal con respecto a la pena de muerte.

“Ha llegado al punto en que es muy difícil para nosotros saber cuándo afirmarán la pena de muerte y cuándo no”, dijo Shorstein. «Creo que ha habido una clara inconsistencia a lo largo de los años y los fallos que se aplican a la sentencia de muerte, no a la condena, sino a la sentencia de muerte».

Los fiscales consideraron que la pena de muerte era apropiada en el caso. No pueden apelar la decisión de ayer, dijo de la Rionda.

«Eso es lo que buscábamos todo el tiempo», dijo de la Rionda. «Respetuosamente no estamos de acuerdo con el fallo del tribunal, pero estamos obligados por él. El juez tomó una decisión».

La escritora del personal de Times-Union, Veronica Chapin, contribuyó a esta historia.

Levantada la cuarta sentencia de muerte del asesino

Los jueces dictaminan los derechos violados en la audiencia

Por Jim Saunders – redactor del personal de Times-Union

28 de enero de 2000

TALLAHASSEE — Por cuarta vez, la Corte Suprema de Florida rechazó ayer la sentencia de muerte del asesino de policías de Jacksonville Andrea Hicks Jackson y ordenó una nueva audiencia de sentencia.

Esta vez, los jueces dijeron que se violaron los derechos de Jackson porque no se le permitió asistir a una audiencia en el condado de Duval hace dos años.

Jackson fue sentenciado a muerte por primera vez en febrero de 1984 después de ser condenado por asesinar al oficial Gary Bevel, quien recibió seis disparos cuando trató de arrestarla.

También recibió la pena de muerte en 1992, 1996 y 1998, todas anuladas por la Corte Suprema.

Si bien la última acción de la corte una vez más pone en peligro la ejecución de Jackson, no afecta su condena por asesinato.

La decisión molestó al juez jefe de circuito Donald Moran, quien sentenció a Jackson, y enfureció a la policía y los fiscales.

El fiscal estatal adjunto Bernie de la Rionda de Jacksonville calificó el último fallo como «un ejemplo más de justicia retrasada».

«Tres jurados han recomendado que se imponga la pena de muerte, y la última vez fue con una votación de 12 a 0», dijo de la Rionda.

Pero el abogado de Jackson, Stephen Weinbaum, dijo que Jackson no merece ser ejecutada porque no planeó matar a Bevel.

«Esto simplemente no fue un asesinato premeditado», dijo Weinbaum.

Jackson, ahora de 41 años, fue condenado por dispararle a Bevel en mayo de 1983 cuando trató de arrestarla por presentar un informe policial falso sobre daños a su automóvil. Testigos dijeron que Jackson le disparó al oficial mientras luchaba por subirla a un automóvil policial en 26th Street y Boulevard.

La Corte Suprema anuló la sentencia de muerte original de Jackson en 1989 debido al testimonio inapropiado del ex alguacil Dale Carson. Fue sentenciada nuevamente a muerte en 1992, pero esa sentencia fue anulada en 1994 debido a instrucciones incorrectas del jurado.

En 1996, Jackson fue sentenciado a muerte por tercera vez, aunque fue anulado un año después porque Moran no proporcionó un análisis detallado de su razonamiento. Eso condujo a la cuarta sentencia de muerte en 1998.

Moran sentenció a Jackson después de recibir argumentos por escrito pero no celebrar una audiencia. La Corte Suprema dijo ayer que Moran debería haber realizado una audiencia que le hubiera permitido asistir a Jackson.

«De hecho, uno de los derechos constitucionales más básicos de un acusado penal es el derecho a estar presente en la sala del tribunal en cada etapa crítica del proceso», escribió la mayoría de la corte en la decisión de 5-2.

Los jueces, sin embargo, dijeron que no se debe culpar a Moran por el error debido a la confusión derivada de otros fallos de la Corte Suprema. Después de la sentencia de Jackson, el tribunal emitió un fallo en un caso separado que aclaró cómo los jueces deben manejar esos casos.

Los jueces disidentes en el fallo de ayer, el presidente del Tribunal Supremo Mayor B. Harding y Charles Wells, dijeron que Moran actuó correctamente y que Jackson pudo presentar sus argumentos en los documentos escritos.

Harding escribió que «el juez hizo lo que le dijimos que hiciera. Y ahora, lo revocamos».

Moran, quien ha manejado el caso desde el juicio original, dijo que el fallo fue «sorprendente para mí». Pero dijo que seguiría las instrucciones de la corte y celebraría otra audiencia de sentencia.

«Voy a hacer lo que me digan», dijo. «No es mi lugar estar en desacuerdo con ellos».

El fallo se produjo menos de tres semanas después de que los legisladores estatales aprobaran un plan para tratar de limitar las apelaciones en los casos de pena de muerte. De la Rionda dijo que el caso de Jackson muestra por qué el gobernador Jeb Bush, los legisladores y el público se han sentido frustrados por un proceso de apelación que a veces deja a los presos en el corredor de la muerte durante décadas.

«Este es un ejemplo perfecto de por qué el gobernador y otros están intentando cambiar el sistema tal como existe», dijo de la Rionda.

John Pialorsi, agente comercial de la Orden Fraternal de la Policía en Jacksonville, también dijo que estaba frustrado. Dijo que Jackson ha recibido «todas, todas, todas las partes del debido curso de la ley».

«Nunca entierras la memoria de Gary Bevel, porque no puedes [with the case still pending]”, dijo Pialorsi.

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba