Perfiles asesinos - Mujeres

Christine SCHÜRRER – Expediente criminal

Christine 
 SCHÜRRER

Clasificación: Asesino

Características:

¿Celos?

Número de víctimas: 2

Fecha del asesinato: 17 de marzo de 2008

Fecha de arresto:

3 días después (en Alemania)

Fecha de nacimiento: 30 de junio de 1976

Perfil de las víctimas:

Max, 3, y su hermana Saga, 1 (intentando matar a la madre de los niños, Emma Jangestig, 23, con 15 golpes en la cabeza con un martillo)

Método de asesinato: Golpear con un martillo

Ubicación: Arboga, condado de Västmanland, Suecia

Estado:

Condenado a cadena perpetua el 14 de octubre de 2008

galerías de fotos

christine schürrer

las victimas

muy gráfico!

fotos de la escena del crimen y de la autopsia
muy gráfico!

Christine Schürrer (nacida el 30 de junio de 1976 en Hanover) es una ciudadana alemana que asesinó a dos niños suecos e hirió gravemente a su madre con 15 golpes en la cabeza con un martillo después de atacarlos en su casa en Arboga, Suecia, el 17 de marzo. 2008.

El móvil de los asesinatos ha sido identificado como los celos, ya que Schürrer había salido con el padrastro de los niños mientras éste estaba de vacaciones en la isla griega de Creta en 2006 donde ella trabajaba en un albergue local.

El caso de Schürrer se convirtió en el caso penal más destacado y más seguido en Suecia en 2008, junto con los crímenes de Anders Eklund.

Primeros años de vida

Schürrer nació en Hannover, Alemania. Cuando tenía 11 años, su padre abandonó definitivamente a la familia; Christine y su padre tuvieron muy poco contacto después. Christine fue a Nueva York como estudiante de intercambio y vivió con parientes en Manhattan. Durante su estancia en Estados Unidos también estudió en Oklahoma.

Después de regresar a Alemania, se instaló en Göttingen, donde estudió historia durante los siguientes seis años antes de viajar a Atenas, Grecia. En Atenas, Schürrer consiguió un trabajo en un albergue y también trabajó como historiador durante ese tiempo. Después de un año, volvió a mudarse a su ciudad natal en Alemania para trabajar, pero pronto volvió a Grecia, esta vez a la isla de Creta, donde conocería y tendría una relación romántica con un hombre sueco, el padrastro de ella. futuras víctimas.

Asesinatos y arrestos

Christine había llegado a Suecia durante el verano de 2007 donde se instaló en Södermalm, en el centro de Estocolmo. Más tarde encontró un nuevo apartamento en Skarpnäck, un suburbio de Estocolmo. Durante este tiempo, Christine intentó por tercera vez suicidarse. Fue admitida en el hospital de Södersjukhuset y luego fue dada de alta con solo cortes menores en los brazos. Anteriormente había intentado suicidarse como resultado de sentirse traicionada por el hombre sueco que la dejó después de un romance de dos semanas en Grecia.

La policía cree que Christine llegó a Arboga en tren la tarde del 17 de marzo. Fue a la casa de la víctima y llamó a la puerta. Cuando la madre, Emma Jangestig, de 23 años, abrió la puerta, Schürrer se coló dentro y la golpeó en la cabeza 15 veces con un martillo. Luego atacó a los dos hijos de la mujer, Max de 3 años y Saga de 1 año, causándoles un trauma fatal en la cabeza.

Schürrer había visitado a Arboga dos veces antes, el 12 y el 14 de marzo, posiblemente para obtener más información sobre dónde ubicar a la madre a quien atacaría días después. El exnovio de la madre, el padre de los dos niños, fue detenido, pero fue puesto en libertad al día siguiente ya que se estableció que no era el asesino.

Schürrer fue arrestado en Alemania el 22 de marzo de 2008, pero fue liberado nuevamente el mismo día. El 24 de marzo, la policía alemana envió muestras de ADN del sospechoso a la policía sueca para su análisis. La madre había comenzado a despertar de su coma en un hospital en ese momento y pudo identificar a Christine como la atacante.

Los investigadores suecos también examinaron una cámara de vigilancia de la estación de tren de Arboga y un testigo identificó a Christine, lo que demostró que había estado en Arboga ese día durante el asesinato. Salió de Suecia y se dirigió a su casa en Alemania el 18 de marzo, donde fue arrestada por la policía alemana el 30 de marzo, el día después de que se firmara una orden de arresto. Más tarde fue trasladada a Suecia para el juicio.

Juicio y sentencia

El 26 de agosto de 2008, Schürrer fue declarado culpable de los asesinatos y agresión a la madre. Schürrer se sometió a una evaluación psicológica para ver si estaba en condiciones de ser sentenciada a prisión o recibir tratamiento psiquiátrico. Se negó a colaborar en las pruebas por lo que no fue posible realizar una evaluación correcta de su salud psicológica.

El 14 de octubre de 2008 fue sentenciada a cadena perpetua ya que la evaluación mostró que no padecía ninguna enfermedad mental (como se define en la ley sueca). Si, o cuando (las cadenas perpetuas generalmente se conmutan después de 10 a 15 años en Suecia), Schürrer es liberada de prisión, también se verá obligada a abandonar Suecia y se le prohibirá ingresar al país de por vida. El abogado defensor de Schürrer dijo que llevaría el caso a la corte de apelaciones. El caso recibió una amplia cobertura tanto de los medios de comunicación suecos como de otros países.

Fotos de la autopsia

En septiembre de 2008, los medios suecos informaron que los protocolos públicos de investigación preliminar sobre el juicio por asesinato de Schürrer se habían puesto a disposición a través de un torrente en The Pirate Bay, un sitio web sueco que proporciona enlaces magnéticos. En Suecia, las investigaciones preliminares se ponen a disposición del público en el momento en que se presenta una demanda y cualquier persona puede solicitarlas al tribunal. El documento incluía imágenes de la autopsia de los dos niños asesinados, lo que provocó que su padre, Nicklas Jangestig, instara al sitio web a eliminar las imágenes. The Pirate Bay se negó a eliminar el torrente. El número de descargas aumentó a unas 50.000 unos días después.

El 11 de septiembre de 2008, el contacto de prensa del sitio web, Peter Sunde, participó en el programa de debate. Debate sobre la emisora ​​pública SVT. Sunde había accedido a participar con la condición de que el padre Nicklas Jangestig no participara en el debate. Jangestig finalmente participó en el programa por teléfono, lo que hizo que Sunde se sintiera traicionada por SVT. Esto provocó que The Pirate Bay suspendiera todos sus contactos de prensa al día siguiente.

“No creo que sea nuestro trabajo juzgar si algo es ético o no ético o lo que otras personas quieren publicar en Internet”, dijo Peter Sunde, portavoz de The Pirate Bay, a TV4.

Apelar

Schürrer apeló al Tribunal de Apelación de Svea para un nuevo juicio. La sentencia de Schürrer finalizó el 16 de febrero cuando se rechazó su apelación. Schürrer fue transferida a una prisión para mujeres en Vechta, Alemania, en marzo de 2012 para cumplir el tiempo restante de su sentencia. Schürrer es la séptima mujer en la historia de Suecia en ser sentenciada a cadena perpetua.

Wikipedia.org

Confirman cadena perpetua para asesino de Arboga

Ellocal.se

16 de febrero de 2009

La mujer alemana Christine Schürrer ha visto confirmada su cadena perpetua por el Tribunal de Apelación por el asesinato de dos niños pequeños en Arboga el año pasado.

El Tribunal de Apelación también le entregó a Schürrer una orden de deportación permanente y le ordenó pagar una indemnización de 100.000 coronas (11.800 dólares) a cada uno de los padres de los niños.

Schürrer, de 32 años, fue condenado en octubre por el Tribunal de Distrito de Västmanland por asesinar a Max, de tres años, y a su hermana Saga, de un año, y luego por intentar matar a la madre de los niños, Emma Jangestig, de 23 años, en casa de la familia. casa en Arboga la noche del 17 de marzo de 2008.

Schürrer había estado en una relación con el entonces novio de Jangestig, Torgny Hellgren, y según los fiscales Frieda Gummesson y Johan Fahlander, su obsesión con su exnovio fue el motivo de los asesinatos.

El Tribunal de Apelación no desestimó por completo el testimonio de Emma Jangestig, como ocurrió con el tribunal de distrito. El tribunal de apelación consideró que ciertos fragmentos de memoria eran fiables, como la firme creencia de Jangestig de que había sido atacada por una mujer.

Los investigadores nunca pudieron vincular a Schürrer con la escena del crimen con evidencia física. En cambio, los fiscales basaron su caso en pruebas circunstanciales sólidas. El tribunal de apelación acordó que la evidencia general era suficiente para asegurar una condena.

El tribunal de apelación determinó, por ejemplo, que Schürrer había mentido sobre sus motivos para visitar a Arboga la noche de los asesinatos y que tenía acceso a un martillo que no se ha encontrado.

También proporcionó información incorrecta sobre un par de zapatos perdidos cuyas suelas coincidían con los patrones de las huellas encontradas en la escena del crimen.

Asesino de Arboga recibe cadena perpetua

Ellocal.se

14 de octubre de 2008

Christine Schürrer, la mujer alemana declarada culpable de asesinar a dos niños en Arboga, ha sido condenada a cadena perpetua.

Schürrer había sido condenado por el Tribunal de Distrito de Västmanland por asesinar a Max, de tres años, y a su hermana Saga, de un año, y luego por intentar matar a la madre de los niños, Emma Jangestig, de 23 años, en la casa de la familia en Arboga el la tarde del 17 de marzo.

Schürrer había estado en una relación con el entonces novio de Jangestig, Torgny Hellgren, y según los fiscales Frieda Gummesson y Johan Fahlander, su obsesión con su exnovio fue el motivo de los asesinatos.

Los investigadores nunca pudieron vincular a Schürrer con la escena del crimen con evidencia física. En cambio, los fiscales basaron su caso en pruebas circunstanciales sólidas.

A pesar de la falta de huellas dactilares o pruebas de ADN, el tribunal dictaminó que había “pruebas convincentes en general” contra Schürrer.

El tribunal determinó que ella había mentido sobre sus motivos para visitar Arboga la noche de los asesinatos. También atribuyeron la angustia causada por su ruptura con Hellgren como motivo de los asesinatos.

El tribunal declaró culpable a Schürrer a fines de agosto, momento en el que ordenó una evaluación psiquiátrica para determinar el castigo apropiado.

Se negó a responder preguntas sobre el crimen y, en última instancia, se la consideró lo suficientemente sana como para ser sentenciada a prisión.

Además de recibir una sentencia de prisión perpetua, Schürrer también debe pagar 457.892 coronas (64.600 dólares) en compensación a Jangestig, así como un total de 131.329 coronas a otros demandantes en el caso.

El abogado de Schürrer, Per-Ingvar Ekblad, dijo anteriormente a la agencia de noticias TT que planea apelar la decisión del tribunal de distrito.

Mujer alemana ‘puede ser encarcelada’

Ellocal.se

25 de septiembre de 2008

Una mujer alemana acusada en Suecia de matar a dos niños e intentar asesinar a su madre está cuerda, dijo una evaluación psiquiátrica publicada el jueves, allanando el camino para una sentencia de prisión.

El tribunal de Västmanland dijo en agosto que había «pruebas convincentes» de que Christine Schürrer, de 32 años, era culpable de los crímenes.

Pero pospuso la presentación de su veredicto hasta que se realizó una evaluación psiquiátrica para determinar si debía ser enviada a prisión o a un hospital psiquiátrico.

«Christine Schürrer no sufre de un trastorno psiquiátrico grave», encontró la evaluación. Tampoco estaba «bajo la influencia de un trastorno psiquiátrico grave cuando cometió los delitos por los que se le acusa», agregó.

«Por lo tanto, no había ninguna razón médica para internar a Christine Schürrer en atención psiquiátrica».

Schürrer ha sido acusado de «usar un martillo o un objeto parecido a un martillo» para matar a golpes a un niño de casi cuatro años y a su hermana de casi dos años el 17 de marzo en la pequeña ciudad sueca de Arboga. También ha sido acusada de intentar matar a su madre de 23 años, Emma Jangestig.

Jangestig es el compañero de residencia de un hombre con el que Schürrer salió una vez.

La fiscalía argumentó durante el juicio que Schürrer «no había superado la separación de (él), todavía sentía algo por (él) y estaba herido porque (él) estaba viviendo como una familia con Emma Jangestig y sus hijos.

Schürrer negó haber actuado mal durante el juicio, que dominó los titulares en Suecia y Alemania en agosto.

Según la agencia de noticias sueca TT, Schürrer se negó a cooperar con los médicos para la evaluación psiquiátrica.

El tribunal de Västmanland tiene previsto volver a reunirse para discutir el caso el 8 de octubre.

El veredicto podría anunciarse en esa fecha como muy pronto, dijo el jueves a la AFP un secretario judicial.

Tribunal: Mujer alemana ‘culpable de asesinato’

Ellocal.se

26 de agosto de 2008

Un tribunal sueco ordenó a una mujer alemana sospechosa del brutal asesinato de dos niños pequeños que se sometiera a una evaluación psiquiátrica, una indicación de que el tribunal la encuentra culpable de los cargos.

El tribunal dijo que existía el riesgo de que Christine Schürrer huyera y, por lo tanto, ordenó que continuara su detención hasta que se emitiera un veredicto.

En su decisión, el Tribunal de Distrito de Västmanland escribió que «se han presentado pruebas abrumadoras» para demostrar que la mujer «es culpable de asesinato e intento de asesinato de acuerdo con los cargos».

La decisión fue unánime, con el presidente de la corte, Per Kjellson, y un panel de jueces de tres miembros, todos de acuerdo en que Schürrer el 17 de marzo mató a golpes a un niño de casi cuatro años y a su hermana de casi dos años, e intentó matar a su madre de 23 años, Emma Jangestig.

Se espera que una evaluación psiquiátrica tome de cuatro a seis semanas, después de lo cual se invitará a los fiscales y al abogado defensor a presentar sus argumentos finales.

Si se determina que Schürrer sufre problemas psiquiátricos graves, el tribunal no puede dictar una sentencia de prisión y, en cambio, recomendará atención psiquiátrica segura.

El fiscal del caso no pudo presentar ninguna prueba forense que vinculara al sospechoso con la escena del crimen y, en cambio, se basó en pruebas circunstanciales.

«Por supuesto que estoy decepcionado», dijo el abogado defensor Per-Ingvar Ekblad al enterarse de la decisión.

Ekblad había argumentado el lunes, último día del juicio, que su cliente debería ser absuelto de los cargos.

“No hay motivo, solo una identificación incorrecta. No hay ADN, ni arma homicida, y las huellas se parecen en el mejor de los casos a los zapatos usados ​​por mi cliente”, dijo.

«El hecho de que los vecinos vieron a una persona misteriosa en el área no significa que mi cliente haya sido identificado».

Ekblad dijo que apelaría la decisión tan pronto como el tribunal de distrito emitiera su veredicto final, que se anunciará después de que se complete la evaluación psiquiátrica.

Sospechoso alemán ‘debería recibir cadena perpetua’

Ellocal.se

26 de agosto de 2008

Una mujer alemana acusada del asesinato de los dos niños y el intento de asesinato de su madre en Arboga, en el centro de Suecia, debería recibir cadena perpetua, argumentó un fiscal cuando el caso terminó el lunes, informa la agencia de noticias TT.

La fecha del veredicto aún no se ha anunciado.

La fiscal Frieda Gummesson pidió a Christine Schürrer, de 32 años, que pase su vida tras las rejas o, alternativamente, en atención psiquiátrica, como concluyó el juicio de un mes en el tribunal de Västmanland, al oeste de Estocolmo.

Schürrer es sospechoso de «usar un martillo o un objeto parecido a un martillo» para matar a golpes a un niño de casi cuatro años y a su hermana de casi dos años el 17 de marzo en la pequeña ciudad sueca de Arboga, e intentar matar a su madre de 23 años, Emma Jangestig.

Jangestig es el compañero de residencia de un hombre con el que Schürrer salió una vez.

La fiscalía argumentó durante el juicio que Schürrer «no había superado la separación de (él), todavía tenía sentimientos por (él) y estaba herido porque (él) estaba viviendo como una familia con Emma Jangestig y sus hijos.

Schürrer negó haber actuado mal durante el juicio, que ha dominado los titulares en Suecia y Alemania desde su inicio el 30 de julio.

El tribunal ordenó el lunes que Schürrer permaneciera bajo custodia, pero dijo que anunciaría en los próximos días si sería liberada en espera del anuncio del veredicto.

El abogado de Schürrer, Per-Ingvar Ekblad, pidió la absolución de su cliente y enfatizó que no había evidencia física para probar su culpabilidad. No había rastros de ADN que la vincularan con la escena del crimen, y no se ha encontrado el arma homicida.

«¿Por qué mi cliente, que tiene antecedentes penales limpios y una vida social funcional, querría matar a dos niños pequeños?», argumentó.

Dijo que la teoría de la acusación de un crimen pasional era «solo una hipótesis».

Sin embargo, la acusación presentó a un testigo, un amigo de Schürrer, que afirmó que había bromeado sobre deshacerse de un martillo en el aeropuerto de Skavsta en Suecia.

La fiscalía también argumentó que Schürrer había mentido sobre su paradero el día del crimen y se negó a dar explicaciones sobre las inconsistencias, incluido por qué había información sobre la familia de Jangestig en su computadora.

14 personas ‘estropearon la escena del crimen de Arboga’

Ellocal.se

20 de agosto de 2008

La falta de evidencia forense en el caso de asesinato infantil de alto perfil de Arboga es el resultado directo de que al menos 14 personas, sin saberlo, estropearon la escena del crimen, dicen los expertos.

Trabajadores de la salud y policías ingresaron a la casa donde dos niños fueron brutalmente asesinados el 17 de marzo antes de que se pudieran realizar las pruebas forenses, escuchó el tribunal el penúltimo día del juicio.

“Esto hizo imposible encontrar ADN para comparar con un presunto perpetrador”, dijo un testigo experto.

Además de los dos niños muertos, Saga y Max, su madre gravemente herida, Emma Jangestig, y su novio, Torgny Hellberg, el experto forense Weine Drotz calculó que otras 14 personas, entre personal de ambulancia y policías, habían logrado casi imposible reunir pruebas.

“Ese tipo de escena del crimen no se presta para encontrar pequeños rastros invisibles como una mota de saliva. A menos que haya una gota clara de saliva, es difícil encontrar el ADN”, dijo Drotz.

El abogado de la sospechosa Christine Schürrer señaló que un equipo forense había encontrado un mechón de cabello que contenía ADN que no se podía rastrear hasta la sospechosa o cualquier otra persona que se supiera que estuvo en la escena del crimen.

«¿Es correcto que encontraste un mechón de cabello de un hombre desconocido?» preguntó Per-Ingvar Ekblad.

—Sí, o un niño —dijo Drotz.

El médico forense Dr. Lars Eriksson testificó que los niños, Max, de 3 años, y Saga, de 2, habían muerto de lesiones cerebrales después de haber sido golpeados repetidamente en la cabeza con lo que sospechaba que era un martillo.

“Estimo que el niño recibió al menos 15 golpes. Parece que trató de protegerse levantando la mano, que también estaba herida. La niña recibió alrededor de diez golpes”, dijo Eriksson.

Arboga arma homicida: testigos declaran

Ellocal.se

13 de agosto de 2008

El juicio del sospechoso de asesinato alemán acusado de matar a dos niños pequeños en Arboga, en el centro de Suecia, continuó el miércoles, con testigos declarando sobre un martillo que es el arma sospechosa del crimen.

La mujer regresó a Alemania al día siguiente de los asesinatos. Un amigo de Alemania testificó que la sospechosa Christine Schürrer le dijo que la obligaron a dejar un martillo en el aeropuerto de Skavsta.

El hombre testificó que la conoció cuando ella regresó a casa desde Suecia el 18 de marzo. Tenía la impresión de que ella estaba bien y feliz con su nuevo trabajo como guía turística en Estocolmo.

Él testificó para decir que ella afirmó no haber sabido cómo el martillo entró en su bolso y que probablemente pertenecía a su casera, pero no podía recordar exactamente.

Hasta ahora, la sospechosa de 32 años solo ha mencionado el martillo en relación con las reparaciones en el departamento donde alquiló una habitación.

El testigo también declaró que no creía que ella pudiera haber estado embarazada el año pasado, aunque sí usaba muchas camisetas holgadas. Por el contrario, tenía la impresión de que ella había perdido peso, dijo.

Varios otros testigos declararon el martes para decir que Schürrer no podría haber estado embarazada, como ella afirma. Ella también afirma haber regalado al bebé.

El amigo que testificó el miércoles apoyó a la sospechosa después de su intento de suicidio. Ella le dijo que estaba deprimida por la ruptura con su novio sueco, Torgny Hellberg, quien vive con la madre de los niños pequeños asesinados.

Otro testigo, el mejor amigo de la mujer alemana en Suecia, dijo lo mismo.

Schürrer le dijo que se mudó a Suecia por su novio sueco y que se sintió profundamente decepcionada cuando no funcionó como esperaba. Según la mujer, esto fue lo que dijo Schürrer tras su intento de suicidio el otoño pasado.

El amigo de Schürrer tuvo la impresión de que el sospechoso cayó en una depresión muy profunda a principios de año. El testigo no estaba seguro de si eso se debía a que Schürrer podría haber dejado de tomar los antidepresivos que le dieron después de su intento de suicidio.

Quedan dos días más de juicio, y los argumentos finales se presentarán el 25 de agosto.

Sospechoso alemán ‘mintiendo sobre el embarazo’

Ellocal.se

12 de agosto de 2008

Más testigos comparecieron ante el tribunal el martes para decir que no creen que la sospechosa de asesinato infantil de Arboga, Christine Schürrer, haya dado a luz a un bebé en septiembre pasado, como ella ha afirmado.

La casera de Schürrer estuvo en la corte el martes y estaba absolutamente segura de que la alemana de 32 años no podía estar embarazada cuando le alquiló una habitación en Skarpnäck, al sur de Estocolmo, el año pasado.

«Absolutamente no», dijo ella.

Un amigo de Schürrer también testificó el martes para decir que el sospechoso no pudo haber estado embarazada en septiembre pasado.

Ambos testigos declararon además que habían visto a la sospechosa usando un par de zapatos que la fiscalía cree que usaba el día del asesinato.

La sospechosa afirma que nunca los usó en Suecia y tiró los zapatos en Alemania. Sin embargo, uno de los testigos del martes tenía una foto de ella usándolos en una fiesta de cangrejos en Suecia el año pasado.

Es el tercer testigo que pone en duda muchas de las declaraciones del sospechoso. El lunes, otro amigo de Schürrer testificó que ella no pudo haber estado muy embarazada en septiembre pasado.

La sospechosa afirma que tuvo un hijo engendrado por su exnovio Torgny Hellberg. La fiscalía está tratando de establecer que la sospechosa es propensa a decir mentiras y estaba obsesionada con su ex.

Fue Hellberg quien descubrió los cuerpos ensangrentados de su novia Emma Jangestig y sus dos niños pequeños, Saga y Max, en el piso de la casa que compartían en Arboga en marzo de este año.

Varios meses después de su ruptura, Schürrer envió una carta a Hellberg explicándole que había dado a luz a su hijo y lo había dado en adopción.

La ex casera de Schürrer testificó ante el tribunal el martes que el sospechoso había regresado a casa a la medianoche del día de los asesinatos, antes de partir hacia Alemania al día siguiente.

Notó el regreso del sospechoso ya que la mujer alemana la mantuvo despierta toda la noche, haciendo mucho ruido moviéndose por el piso.

Amigo del sospechoso: ‘No había bebé’

Ellocal.se

11 de agosto de 2008

Un amigo de la sospechosa de asesinato infantil, Christine Schürrer, testificó el lunes que no creía que la mujer alemana de 32 años hubiera dado a luz a un niño en septiembre pasado, como ella afirma.

El amigo de Schürrer dijo que le presentaron al sospechoso por primera vez en la primavera del año pasado. La pareja continuó reuniéndose esporádicamente durante el verano.

Al testificar ante el tribunal el séptimo día del juicio, el amigo de Schürrer dijo que no recordaba el presunto embarazo, que también ha sido cuestionado por varios otros testigos. Dijo que no creía que ella estuviera cerca de dar a luz a un niño en esta etapa el año pasado.

“Lo dudo porque que yo recuerde no estaba embarazada. Si hubiera dado a luz al niño en septiembre hubiera sido visible”, dijo la amiga de Schürrer al ser interrogada por el fiscal Johan Fahlander.

La sospechosa afirma que tuvo un hijo engendrado por su exnovio Torgny Hellberg.

Fue Hellberg quien descubrió los cuerpos ensangrentados de su novia Emma Jangestig y sus dos niños pequeños, Saga y Max, en el piso de la casa que compartían en Arboga en marzo de este año.

Varios meses después de su ruptura, Schürrer envió una carta a Hellberg explicándole que había dado a luz a su hijo y lo había dado en adopción.

La amiga de Schürrer también cuestionó otro aspecto de su testimonio. Dijo que no sabía que ella tenía un interés especial en la historia sueca y que nunca había hablado de visitar los antiguos monumentos suecos, que según Schürrer fue la razón por la que visitó Arboga el día de los asesinatos.

«Los temas de los que hablamos principalmente fueron el fútbol y la música», dijo a la corte.

El 17 de marzo, el día de los asesinatos, Schürrer pidió prestadas 1000 coronas (156 dólares) a su amiga. Ella recogió el dinero en su lugar de trabajo pero no dijo que planeaba viajar a Arboga.

Más temprano el lunes, varios vecinos de Emma Jangestig testificaron que habían visto a una persona comportarse de manera extraña fuera de su casa y en la entrada de su casa el día de los ataques. La persona en cuestión llevaba una gran capucha y ninguno de los testigos la ha identificado como Christine Schürrer.

Está previsto que el juicio continúe el martes, cuando más amigos de Schürrer serán llamados como testigos.

Sospechoso de asesinato de niño ‘mintió a la policía’

Ellocal.se

6 de agosto de 2008

Christine Schürrer, en juicio por el asesinato de dos niños pequeños, admitió ante el tribunal hoy que mintió u ocultó la verdad durante el interrogatorio en un esfuerzo por ocultar los detalles a la policía.

Cuando el juicio entró en su quinto día, Schürrer también se negó a hablar sobre el niño que, según ella, fue engendrado por su exnovio Torgny Hellberg y que luego entregó en adopción.

Varias personas han testificado que nunca hubo ningún rastro del embarazo.

Los fiscales también revelaron que Schürrer había visitado el blog de Hellberg 230 veces antes de la fecha en que dos niños pequeños y su madre, Emma Jangestig, fueron atacados en Arboga.

Una búsqueda en la computadora de Schürrer también descubrió que se realizaron varias búsquedas en Internet utilizando términos relacionados con Jangestig y Hellberg, así como imágenes de la casa que la pareja compartió en Arboga con los dos hijos de Jannestig, Saga y Max.

Pero Schürrer afirmó que no podía ser responsable de los rastros de búsqueda dejados en la computadora, ya que se la había dado un amigo.

Los fiscales están tratando de demostrar que los celos de Schürrer por la relación de Hellberg con Jangestig la llevaron a cometer los crímenes.

Señalaron que Hellberg ocupa un lugar destacado en muchas de las entradas del diario de Schürrer del otoño pasado.

En su diario, Schürrer escribió sobre su nueva relación con Jangestig y expresó su devastación porque su relación con Hellberg había llegado a su fin.

Ella escribió que seguía soñando con él y que todavía lo amaba.

Pero cuando se le preguntó en la corte el miércoles si era correcto decir que no podía dejar ir a Hellberg, Schürrer pensó lo contrario.

«No lo veo de esa manera, incluso si lo parece».

Anteriormente, Schürrer no pudo proporcionar una explicación de por qué Hellberg y Jangestig compartían la dirección de la casa de Arboga. Pero el miércoles en la corte cambió su historia, diciendo que la había escrito para enviársela a la persona que adoptó a su hijo para permitirles contactar a Hellgren.

“Me había preguntado sobre una prueba de paternidad y por eso quería pasarle la dirección”, dijo, según Dagens Nyheter.

Schürrer también admitió que no había dicho la verdad del todo durante los interrogatorios policiales realizados durante la investigación.

“No puedes tomar lo que he dicho en ciertos interrogatorios 100 por ciento en serio”, dijo, según Svenska Dagbladet.

«Entonces, ¿lo que dijiste durante el interrogatorio policial podría haber sido mentira?» preguntó el fiscal Johan Fahlander.

“Sí, por ejemplo el color de la bomba de mi bicicleta. En ese momento respondí que no sabía, excepto que sí sabía exactamente. O por qué estaba en el Hospital General Sur de Estocolmo.

“Cuando te preguntaron sobre asuntos privados, como tu embarazo, antes dijiste que no contestarías. ¿Por qué no simplemente hacer eso en este caso? continuó Fahlander.

“Tal vez para dar otra respuesta”, respondió ella.

Fahlander también intentó poner en duda el relato de Schürrer sobre un viaje que afirma haber hecho a Örebro en enero de 2008.

Señaló que el cuentakilómetros del coche que dijo que llevó a Örebro mide con mayor precisión un viaje a Arboga. Pero a la mayoría de las preguntas adicionales de Fahlander, Schürrer simplemente dijo que no podía recordar.

Durante el viaje, Schürrer hizo una llamada al teléfono de Jangestig, según los investigadores.

Cuando se le preguntó sobre la llamada, Schürrer explicó que esperaba comunicarse con Hellberg para contarle sobre la supuestamente dio a luz a su hijo.

Sospechoso de asesinato alemán sube al estrado

Ellocal.se

5 de agosto de 2008

El juicio por el asesinato de Arboga continuó el martes en el Tribunal de Distrito de Västmanland, en la ciudad sueca central de Köping, cuando la acusada, Christine Schürrer, de 32 años, subió al estrado por primera vez.

Comenzó discutiendo su reacción ante la noticia de que su novio, Torgny Hellberg, había decidido terminar su relación en la primavera de 2007.

“Yo estaba naturalmente muy triste”, dijo.

Fue Hellberg quien descubrió los cuerpos ensangrentados de Emma Jangestig y sus dos niños pequeños, Saga y Max, en el piso de la casa que compartían en Arboga en marzo de este año.

Los dos niños murieron más tarde a causa de sus heridas, mientras que Jangestig sobrevivió.

Schürrer, quien ha sido acusada de asesinar a los niños y del intento de asesinato de Jangestig, continuó discutiendo cómo conoció a Hellberg mientras estaba de vacaciones en Creta en 2006.

Más tarde, en otoño, la pareja se reunió en Arboga.

“Era más o menos como Creta. Disfrutamos la ocasión”, dijo.

Después de otra visita, el contacto entre los dos se enfrió y poco después Hellberg rompió definitivamente la relación.

“Naturalmente, estaba muy triste porque fue una gran sorpresa para mí”, dijo Schürrer en la sala del tribunal.

Cuando pasó a hablar sobre su intento de suicidio en marzo de 2007 después de la ruptura, su historia comenzó con un poco de vacilación.

“Fue un proceso gradual que se había prolongado durante mucho tiempo. La separación de él me sacó los pies debajo de mí, me quitó la seguridad”, dijo.

Schürrer se tragó varias pastillas en un intento de quitarle la vida.

Cuando se despertó al día siguiente, descubrió que le faltaba la cartera.

Luego llamó a Hellberg una vez más y él vino a buscarla.

Cuando el fiscal Johan Fahlander se hizo cargo del interrogatorio, inmediatamente preguntó por la carta que Schürrer envió a Hellberg explicando que ella había dado a luz a su hijo y lo había dado en adopción.

Específicamente, le preguntó cuándo nació el niño, a lo que Schürrer respondió: “¿Por qué quieres saber eso? Ese no es un detalle importante, en mi opinión”.

Aunque Fahlander la presionó, Schürrer siguió evitando la pregunta, como es su derecho según las reglas de los procedimientos penales suecos.

En cambio, Fahlander pasó a preguntarle a Schürrer por qué se reía y sonreía durante el proceso.

“Por ejemplo, cuando interrogué al padre de los niños y me explicó cómo se enteró de que sus hijos estaban muertos, usted se sentó, habló y se rió con su abogado alemán”, dijo Fahlander.

“No puedo recordar eso, pero si me reí, no me estaba riendo de la historia del padre”, respondió Schürrer.

Sospechosa alemana ‘intentó suicidarse’

Ellocal.se

1 de agosto de 2008

Torgny Hellgren, el novio de Emma Jangestig, madre de los niños pequeños asesinados en el caso de los asesinatos de niños de Arboga, rindió testimonio en el tercer juicio de su ex amante, la alemana Christine Schürrer, de 32 años.

Hellgren y Christine Schürrer se conocieron en 2006 en la isla griega de Creta.

«Tuvimos una relación apasionada que duró de 4 a 5 días. Estábamos bien juntos», dijo Hellgren al tribunal.

En otoño de 2006, Christine Schürrer visitó Arboga. Hellgren le dijo a la corte que quería ver si valía la pena continuar con la relación.

Pero cuando llegó Schürrer, dijo que se sentía «raro» que ella estuviera allí. La vida diaria de la pareja no tenía la misma sensación de romance navideño.

Hellgren decidió al final enviar un mensaje de texto a Schürrer explicándole que su relación había terminado y que no quería volver a verla.

Schürrer procedió a realizar una serie de llamadas telefónicas y enviar cartas en las que acusaba a Hellgren de ser la causa de sus diversos problemas.

Ella no aceptaría que su relación había terminado.

Schürrer luego intentó suicidarse durante una visita a Suecia.

Hellgren interpretó el intento de suicidio como un esfuerzo por llamar su atención. Cuidó de Schürrer durante un par de días y luego la llevó al aeropuerto de Estocolmo Arlanda, donde se despidió.

Más temprano el viernes, el tribunal escuchó el testimonio del padre de los niños asesinados.

Niklas Jangestig le dijo al tribunal el sentimiento «indescriptible» de que primero le dijeran que sus hijos habían muerto y luego que lo acusaran del asesinato.

Jangestig originalmente había sido sospechoso en el caso. Fue arrestado, interrogado y luego liberado poco después de los asesinatos del 17 de marzo.

«Mis hijos no fueron asesinados. Fueron masacrados como animales», dijo Jangestig cuando reflexionó sobre el tiempo que pasó con sus hijos muertos en la morgue.

«Nunca me había sentido tan mal en toda mi vida», dijo al Tribunal de Distrito de Västmanland.

«Mis hijos fueron masacrados como animales»

Ellocal.se

1 de agosto de 2008

Cuando el juicio por asesinato de Christine Schürrer entró en su tercer día el viernes, el padre de los dos niños pequeños que ella está acusada de matar se derrumbó en el tribunal mientras contaba su historia.

Niklas Jangestig era originalmente un sospechoso en el caso.

Jangestig, quien está separado de la madre de los niños asesinados, Emma Jangestig, fue arrestado y retenido durante varias horas después de los asesinatos en Arboga el 17 de marzo.

Niklas Jangestig dijo el viernes al Tribunal de Distrito de Västmanland que fue informado de la muerte de sus hijos cuando estaba bajo custodia policial.

«Entonces me desmoroné. Entré en pánico y me costaba respirar», dijo bajo el cuestionamiento de su abogado Kari Skönebrant.

Jangestig le dijo al tribunal que la policía le preguntó si quería que le dieran algo para calmarlo, justo antes de informarle que el fiscal planeaba acusarlo del asesinato de sus dos hijos y del intento de asesinato de su madre.

“La sensación que tienes cuando sabes que tus hijos están muertos y luego que tú eres el acusado de su asesinato, es indescriptible”, continuó.

«Todo simplemente se desvanece».

Niklas Jangestig no pudo controlar sus emociones en el tribunal y lloró profusamente cuando contó sobre su visita a la morgue para identificar a sus hijos muertos: Max, de tres años, y su hermana Saga, de dos.

«Me senté con mis hijos durante unas dos horas y lloré y lloré», dijo.

Fue entonces cuando se dio cuenta por completo de que sus hijos se habían ido.

«Nunca me había sentido tan mal en toda mi vida», dijo Jangestig entre lágrimas.

«Mis hijos no fueron asesinados. Fueron masacrados como animales».

Niklas Jangestig admitió ante el tribunal que su relación con la madre de los niños, Emma Jangestig, había sido tempestuosa, pero dijo que últimamente habían podido cooperar con respecto a los niños.

Los niños a menudo pasaban los fines de semana con su padre. Estuvieron con su padre durante el fin de semana antes de su asesinato.

El novio de Emma Jangestig, Torgny Hellgren, siguió a Niklas Jangestig al estrado de los testigos el viernes por la mañana. El fiscal le preguntó a Torgny sobre su relación con Schürrer, de 32 años, a quien conoció en unas vacaciones en Creta en el verano de 2006.

«Tuvimos una relación apasionada durante unos cuatro o cinco días. Estábamos bien juntos», dijo.

El segundo día del juicio terminó mal para el caso de la fiscalía cuando un experto en memoria cuestionó el testimonio de Emma Jangestig.

Emma Jangestig le había dicho al tribunal el jueves que cuando comenzó el juicio reconoció inmediatamente a Schürrer como la mujer que había matado a golpes a sus dos hijos con un martillo.

«Cuando miré a la acusada, me derrumbé por completo. Porque la reconocí como la mujer que estaba frente a mi puerta», dijo al tribunal el jueves por la mañana.

Sven Å. Christiansson, un experto en memoria que ha examinado a Emma Jangestig, le dijo al tribunal que la madre del niño asesinado sufre una pérdida de memoria agravada.

«Uno puede preguntarse si tiene algún recuerdo del momento del asesinato o si está respaldando su memoria a partir de sus reflexiones», dijo Christiansson a la agencia de noticias TT.

«Si uno piensa durante suficiente tiempo en algo, comienza a sentirse familiar y finalmente se convierte en un recuerdo autobiográfico».

El testimonio de Christiansson fue respaldado por el neurólogo Jörgen Borg, quien fue el siguiente en declarar el jueves por la tarde.

Emma Jangestig dijo al tribunal que las discrepancias en su historia y el recuerdo de los hechos tienen que ver con su miedo en las entrevistas con la policía después de los asesinatos. El apoyo de su familia y amigos la han ayudado a «permitirse recordar» los hechos del 17 de marzo.

Madre identifica sospechoso alemán

Ellocal.se

31 de julio de 2008

Emma Jangestig, madre de los dos niños pequeños asesinados en Arboga en marzo, dijo al tribunal el jueves que cuando comenzó el juicio reconoció inmediatamente a la mujer alemana de 32 años acusada de los asesinatos, Christine Schürrer.

“Cuando miré al acusado, me derrumbé por completo. Porque la reconozco como la mujer que se paró frente a mi puerta”, dijo Jangestig cuando comenzó el interrogatorio el jueves por la mañana.

Dijo además que reconoció la voz y la nariz de Schürrer cuando le preguntaron si hablaba sueco el primer día del juicio el miércoles.

La voz de Jangestig era firme mientras respondía las preguntas de la fiscal Frieda Gummesson.

Cuando se le preguntó qué dijo Schürrer cuando le abrió la puerta la noche del 17 de marzo, Jangestig respondió que la mujer alemana dijo: «Hola, soy Tine».

Tine es el apodo de Schürrer.

Jangestig explicó que estaba muy nerviosa por ver a la mujer que pudo haber asesinado a sus hijos cuando comenzó el juicio.

Los procedimientos del día contribuirán en gran medida a determinar si Schürrer es culpable o no. Jangestig la ha identificado, pero más tarde un experto en memoria testificará si su recuerdo es creíble o no.

Fiscalía carece de pruebas de ADN

Ellocal.se

30 de julio de 2008

La policía ha confirmado que no se presentarán pruebas de ADN en el juicio en curso por los asesinatos de niños de Arboga.

Un informe, hecho público en el juicio, confirma que el cabello encontrado en la mano de Emma Jangestig no pertenecía a la sospechosa alemana de 32 años, Christine Schürrer.

Schürrer es sospechoso de intentar asesinar a Jangestig, de 23 años, y de asesinar a sus dos hijos, Max y Saga, en Arboga el 17 de marzo.

Un análisis del Laboratorio Nacional de Ciencias Forenses (SKL), presentado este miércoles en el juicio, descartó que el cabello hallado en la mano de Jangestig perteneciera a Schürrer.

En cambio, el informe concluye que lo más probable es que el cabello perteneciera a la propia víctima.

El informe también confirmó que el pelo de gato encontrado en la ropa de Schürrer no proviene de los gatos que vivían con Jangestig y su familia en Arboga.

La prueba forense más fuerte que queda a disposición de la fiscal, Frieda Gummesson, es un par de huellas que se utilizarán para intentar establecer que Schürrer había estado en la casa de Arboga el 17 de marzo.

Las huellas son de zapatos que supuestamente poseía Schürrer, pero no se han encontrado.

Frieda Gummesson dijo en la corte el miércoles que Schürrer había estado planeando el asesinato durante más de dos meses, argumentando que el motivo de los asesinatos eran los celos.

Gummesson sostiene que, durante el interrogatorio, Schürrer intentó atenuar sus sentimientos latentes por el novio de Jangestig después de que terminó su relación.

El fiscal cree que los problemas psicológicos anteriores de Schürrer, incluidos varios intentos de suicidio, están relacionados con la ruptura.

Gummesson también se refirió a la desaparición de un martillo del apartamento del área de Estocolmo donde vivía Schürrer en enero.

Ese arrendador responsable del apartamento descubrió que le faltaba el martillo a principios de año cuando planeaba quitar algunos clavos y no pudo encontrar la herramienta.

Gummesson afirma que el hecho de que faltara el martillo en enero demuestra que Schürrer había estado planeando el asesinato varias semanas antes de que se llevara a cabo.

«Ella ya había planeado usarlo (el martillo) en los niños y su madre», dijo Gummesson.

En febrero, Schürrer contactó a su exnovio y le dijo que había dado a luz a su hijo y que ella lo había dado en adopción.

Pero la policía no ha podido encontrar ninguna evidencia del presunto niño.

La policía también ha rastreado correos electrónicos que supuestamente fueron enviados por el padre adoptivo de los niños al novio de Jangestig a una computadora en el departamento de Estocolmo donde vivía Schürrer.

Avanza juicio por asesinato de Arboga

Ellocal.se

30 de julio de 2008

El juicio de la mujer alemana de 32 años (arriba) sospechosa de asesinar a dos niños e intentar matar a su madre en Arboga está en curso en el Tribunal de Distrito de Västmanland.

La fiscal Frieda Gummesson quiere que la acusada, Christine Schürrer, sea condenada por asesinato e intento de asesinato.

Mientras tanto, un representante de la madre, Emma Jangestig, de 23 años, su novio y el padre de los niños leyeron una solicitud de varios cientos de miles de coronas en compensación.

Schürrer alternaba entre mirar atentamente a la fiscal y consultar con su abogado defensor y su abogado alemán, quien, según su abogado Per-Ingvar Ekblad, está allí como “observador y apoyo moral”.

Ekblad enfatizó que Schürrer impugna las acusaciones en su contra.

“Mi cliente niega que pueda ser culpable del crimen”, dijo.

Una importante delegación de la prensa se ha reunido frente al palacio de justicia, ubicado en la ciudad de Köping, en el centro de Suecia.

Entre los representantes de los medios reunidos en Köping se encuentran varios de los principales periódicos de la ciudad natal de Schürrer, Hannover en Alemania.

El caso se basa en gran medida en pruebas circunstanciales, ya que faltan pruebas técnicas sólidas como el ADN.

La fiscal jefe Frieda Gummesson ha llamado a un número inusualmente grande de testigos, 56 en total, para que testifiquen en el juicio.

Una decena de testigos ayudarán al fiscal a reforzar el motivo al demostrar que la acusada no había superado su ruptura con el novio de la madre.

Casi la misma cantidad certificará que Jangestig estaba consciente cuando la sacaron de la escena del crimen en una ambulancia.

Era la noche del 17 de marzo cuando los niños, Max de tres años y su Saga, la hermana de dos años, así como Jangestig, fueron encontrados gravemente heridos en la casa de la familia en Arboga. Los niños murieron más tarde en el hospital.

El padre de los niños fue inicialmente sospechoso del crimen, pero la policía cambió rápidamente su enfoque hacia la ex amante del nuevo novio de Jangestig, y se emitió una orden europea para su arresto.

Fue detenida en la ciudad alemana de Hannover a finales de marzo y entregada a Suecia tras un pedido de extradición.

La acusación revela detalles espantosos

Ellocal.se

23 de julio de 2008

Surgieron más detalles sobre los asesinatos de niños de Arboga cuando la mujer alemana de 32 años sospechosa de los dobles asesinatos e intento de asesinato de su madre fue acusada el miércoles.

La mujer alemana de 32 años fue acusada el miércoles por la mañana del asesinato de Max, de tres años, y de su hermana Saga, de dos, así como del intento de asesinato de su madre, Emma Jangestig, en Arboga el pasado mes de marzo. 17

Los cargos presentados ante el tribunal de distrito de Västmanland el miércoles cuentan cómo la mujer «con un martillo o un instrumento similar a un martillo golpeó repetidamente a los niños y a su madre en la cabeza y el cuerpo».

En la noche del 17 de marzo, los niños y su madre de 23 años fueron encontrados ensangrentados y golpeados en la casa familiar en Arboga.

Los niños murieron más tarde en el hospital mientras Jangestig pasó un período prolongado bajo cuidado y finalmente se recuperó.

Los cargos confirmaron los informes de que no hay evidencia de ADN que vincule al hombre de 32 años con la casa en Arboga.

«Pero el cuerpo de evidencia que existe significa que hay una serie de circunstancias que son particularmente comprometedoras», dijo la fiscal Frieda Gummesson en una conferencia de prensa el miércoles por la mañana.

El padre de los niños fue arrestado inicialmente por los dobles asesinatos un par de horas después del descubrimiento de sus cuerpos.

Fue puesto en libertad dos días después y las sospechas policiales pronto se dirigieron hacia la mujer alemana de 32 años, ex novia de la actual pareja de la madre.

diario alemán Hannoversche Allgemeine, el periódico de la ciudad natal del sospechoso, Hannover, identificó a la mujer como Christine S. y a su ex novio, la actual pareja de Jangestig, como Torgny H.

Se confirmó que Christine S. estuvo en Arboga esa noche. Salió de Suecia poco después a través del aeropuerto de Nyköping Skavsta, pero luego fue arrestada en Alemania.

Los cargos detallan que la sospechosa de 32 años admite haber estado en Arboga la noche de los asesinatos, pero afirma que estaba allí para buscar una piedra rúnica.

Sin embargo, no ha podido confirmar la ruta que tomó.

También surgieron detalles que indican que estaba tan interesada en hacer el viaje a Arboga que le había pedido dinero prestado a un amigo para hacer el viaje.

Varios testigos han confirmado que vieron a una mujer que se ajustaba a la descripción de Christine S. en el área de la casa de la joven familia en los días previos al crimen e inmediatamente antes de que se cometieran los asesinatos.

La fiscal, Frieda Gummesson, no cree que las explicaciones del sospechoso sean realistas y sostiene que el asesinato fue planeado.

Christine S. ha escrito un diario en el que detalla sus sentimientos acerca del viaje a Suecia y de su ex novio.

«Odio lo que me hizo. Me quitó. Es difícil de describir. Nunca me había sentido así antes, pero me rompió algo dentro. Siento que me mordió y me escupió», Christine. S. escribió en sus diarios según el diario Expressen.

Los diarios confirman que su ruptura con Torgny H. la había dejado emocionalmente muy inestable y suicida.

«Se siente tan terrible y no quiero sentirme así por el resto de mi vida. Te amo. Te extraño. Sueño contigo, pero aún así no me hablas. Eso me hace muy infeliz. … ¿Pero cómo puedo cambiarlo? No tengo ni idea… Puedes seguir jugando con tu pequeña familia. Yo hago lo que es mejor para mí».

La mujer alemana niega todos los cargos.

Nuevas pistas en caso de doble asesinato de Arboga

Ellocal.se

24 de mayo de 2008

Se ha dado impulso a la investigación del caso de los asesinatos de niños en Arboga. La policía ha obtenido acceso a una computadora portátil, un teléfono móvil y ropa perteneciente a su principal sospechosa, una mujer alemana de 31 años.

La policía alemana incautó los artículos cuando la mujer de 31 años se entregó hace más de dos meses, según Vestmanlands Läns Tidning (VLT).

Los artículos llegaron a manos de la policía de Västerås el miércoles. Ahora están siendo analizados por técnicos informáticos de la policía para tratar de extraer información útil para el caso.

La mujer ha afirmado en entrevistas con la policía que fue su interés por la arqueología lo que la llevó a estar en Arboga en el momento de los asesinatos el 17 de marzo, según informa el periódico Aftonbladet.

Por lo tanto, el teléfono móvil de la mujer es de particular interés para la policía, ya que la mujer ha afirmado que lo usó para fotografiar piedras rúnicas en la ciudad. Afirma que luego se borraron las fotografías porque eran de mala calidad.

Si la historia de la mujer alemana es cierta, entonces las fotografías deberían ser recuperables.

«En términos generales, debería ser posible recuperar ciertas cosas», dijo Jan Sjöberg, de la policía de Västerås, a VLT.se.

La laptop es la computadora que la mujer ha usado para actualizar su página de Facebook y navegar por internet.

Las prendas de vestir son las que llevaba la mujer cuando se entregó a la policía en Alemania y han sido enviadas al Laboratorio Nacional Sueco de Ciencias Forenses (SKL) para su análisis.

La mujer alemana de 31 años está detenida como sospechosa del asesinato de dos niños y el intento de asesinato de su madre en Arboga el 17 de marzo de 2008.

Sospechosa de Arboga cuenta su historia

Ellocal.es

6 de mayo de 2008

La principal sospechosa en el caso del asesinato de un niño en Arboga ha dicho ahora a los investigadores suecos lo que estaba haciendo en la ciudad el 17 de marzo, el día en que ocurrieron los asesinatos.

“Ella ha dado un relato que veo extremadamente plausible”, dijo el abogado de la mujer alemana de 31 años, Per-Ingvar Ekblad, al periódico Vestmanlands Läns Tidning (VLT).

“Tanto ella como yo, como su abogado defensor, naturalmente queremos aclarar cualquier posible duda que quede. Ella es sospechosa de un delito extremadamente grave y, por lo tanto, existen razones naturales para que quiera explicar lo que ha hecho”, dijo.

Los fiscales alemanes también han entregado los resultados de su análisis de raspados tomados de las uñas de la mujer.

“No encontramos ADN que coincidiera con el de las víctimas”, dijo Kathrine Söfker, portavoz de la oficina del fiscal en Hannover.

La policía en Alemania aún no ha recibido los resultados del análisis de la ropa de la mujer.

La policía sueca no había recibido los resultados de su propio análisis de ADN de los raspados de las uñas, dijo el lunes Bo Forsman de la policía al diario Aftonbladet.

El martes, los investigadores continuarán con el interrogatorio de la mujer, que fue extraditada de Alemania a Suecia el 29 de abril.

A la mujer de 31 años se le ordenó el sábado permanecer bajo custodia por causa probable derivada de las sospechas de haber cometido dos asesinatos y un intento de asesinato.

La mujer sigue negando los crímenes.

Llega sospechoso de asesinato de niño en Suecia

Ellocal.se

30 de abril de 2008

Las autoridades alemanas han enviado de vuelta a Suecia a una mujer alemana sospechosa de los asesinatos de dos niños pequeños en Arboga.

El hombre de 31 años llegó al aeropuerto de Arlanda a las 9 p.m. del martes y fue enviado directamente a un centro de detención en Västerås, en el centro de Suecia, informa Aftonbladet.

El sospechoso salió de Arboga el 18 de marzo, al día siguiente de los asesinatos de dos niños, de 1 y 3 años, y del intento de asesinato de su madre de 23 años.

Desde que fue arrestada por la policía alemana, el sistema de justicia en Suecia ha trabajado para que se la entreguen al país, una medida a la que se opuso el abogado de la mujer.

El sospechoso de 31 años estuvo anteriormente involucrado sentimentalmente con el actual novio de la joven de 23 años.

La madre de los niños asesinados salió del hospital por primera vez desde el ataque hace apenas unos días.

En una entrevista con Aftonbladet, dice que ha tardado hasta ahora en comprender por completo que sus hijos se han ido, pero no recuerda nada de la noche de los asesinatos.

La policía busca nueva arma de Arboga

Ellocal.se

7 de abril de 2008

La policía planea sumergirse en las aguas del río Arboga para buscar lo que puede ser un arma utilizada en el asesinato de dos niños pequeños hace tres semanas.

Mientras tanto, continúan los intentos de que la madre hable sobre la noche de los asesinatos y de extraditar a la principal sospechosa del caso, una mujer de 31 años, de Alemania a Suecia.

La investigación sobre los asesinatos de los dos niños pequeños y el intento de asesinato de su madre de 23 años continúa con la policía siguiendo la pista de un testigo que vio a una mujer arrojar un objeto al arroyo la noche del asesinato.

“Pronto veremos si hemos encontrado una nueva arma homicida. Todavía no sabemos si el martillo de Skavsta es el arma homicida”, dijo Börje Strömberg de la policía del condado de Västmanland, refiriéndose al martillo que ahora está en posesión de la policía y que fue dejado en un puesto de control de seguridad en el aeropuerto de Skavsta, cerca de Nyköping.

Actualmente, gran parte de la investigación policial implicaba esperar.

La vida de la madre ya no corre peligro y ha sido trasladada del Hospital Universitario de Uppsala al hospital central de Västerås. Pero aún no ha podido decirle nada a la policía sobre la noche del asesinato.

“Continuamos reuniéndonos con la madre y poco a poco establecimos contacto con ella para que se sintiera lo suficientemente segura como para abrirse. La historia de la madre es increíblemente importante para la investigación, pero tenemos que esperar y ver”, dijo Strömberg.

La mujer alemana de 31 años buscada en Suecia por sospechas de asesinato e intento de asesinato todavía se niega a hablar con la policía. La policía sueca que viajó a Hanover, Alemania, no tuvo éxito en su primer intento de reunirse con el hombre de 31 años y regresó a casa con las manos vacías el viernes pasado.

“Ahora estamos tratando de que la mujer sea extraditada aquí para poder interrogarla. En el peor de los casos, pueden pasar 90 días antes de que la mujer venga a Suecia y eso impedirá la investigación”, dijo Strömberg.

Además, la policía en Suecia está esperando que la policía alemana envíe muestras recolectadas de las uñas de la sospechosa en el momento de su arresto.

Hasta ahora, las pruebas realizadas por el Laboratorio Nacional de Ciencias Forenses (SKL) de Suecia en muestras recolectadas de la familia de la víctima y los trabajadores de emergencia no han arrojado ningún resultado útil.

Y no ha llegado ninguna respuesta sobre el martillo tomado en el aeropuerto de Skavsta cuando el hombre de 31 años voló a Alemania el día después del asesinato.

Sospechoso de asesinato de niño arrestado en Alemania

Ellocal.se

20 de marzo de 2008

Una mujer de 31 años de Estocolmo sospechosa del brutal asesinato de dos niños pequeños en Arboga, en el centro de Suecia, fue arrestada en Alemania.

Una niña de 1 año y su hermano de 3 años fueron asesinados a puñaladas el lunes por la noche.

La madre de los niños, de 23 años, también resultó gravemente herida en el ataque.

La principal sospechosa del caso se entregó a la policía en Alemania alrededor de las 17:00 horas del jueves, después de que ese mismo día se emitiera una orden internacional de arresto contra ella.

«Detuvo un coche de policía y dijo que creía que la policía la estaba buscando», dijo a Aftonbladet Thomas Klinger, portavoz de la fiscalía alemana.

La mujer estaba detenida para ser interrogada en Hanover, dijo Klinger. Ella no había confesado los delitos de los que se le acusaba, agregó.

Mañana se tomará una decisión sobre si el sospechoso debe ser extraditado a Suecia.

El sospechoso es extranjero y vive en la región de Estocolmo. Viajó a Alemania el martes por la noche, un día después del doble asesinato en Arboga, dijo un familiar a la agencia de noticias TT.

Varios sitios web contienen imágenes e información que muestran fuertes lazos entre la mujer y el nuevo novio de la madre herida.

Dos técnicos de policía del condado de Västmanland han estado examinando el apartamento de la mujer en un suburbio al sur de Estocolmo.

Los investigadores ahora han absuelto al padre de los niños, de 28 años, inicialmente el principal sospechoso, de cualquier participación en el caso.

La fiscal Frieda Gummesson presentó la nueva orden el jueves por la mañana. Poco antes del mediodía, la policía declaró que no había tomado ninguna medida coercitiva ni realizado registros domiciliarios en la búsqueda del sospechoso.

Los niños y su madre fueron encontrados con graves heridas de arma blanca en su casa en Arboga el lunes por la noche. Los niños murieron más tarde a causa de sus heridas.

La policía aún no ha podido hablar con la madre, que resultó gravemente herida y permanece bajo observación en el Hospital Universitario de Uppsala.

Según el periódico Stockholm City, varios guardias están de servicio fuera de la habitación de la víctima.

“Necesitamos asegurarnos de que la mujer esté a salvo y sin molestias”, dijo el portavoz de la policía Börje Strömberg.

Señala que no hay amenazas específicas contra la mujer, pero eso no significa que el perpetrador no pueda hacer otro intento de dañarla.

“Dado que el hombre que anteriormente era el jefe negó cualquier participación, nos vimos obligados a buscar otras alternativas y es dentro de ese contexto que nos interesamos en el sospechoso actual”, dijo Strömberg.

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba