Perfiles asesinos - Mujeres

Florence REY – Expediente criminal

Florence 
 REY

Clasificación: Asesino

Características:

Shoot-out después de una persecución de coches de alta velocidad

Número de víctimas: 4

Fecha del asesinato: 4 de octubre de 1994

Fecha de arresto:

Mismo día

Fecha de nacimiento: 25 de agosto de 1975

Perfil de la víctima:

Amadou Diallo, 49 (taxista) / Thierry Maymard, 30 (oficial de policía) / Laurent Gérard, 25 (agente de policía) / Guy Jacob, 37 (oficial de policía)

Método de asesinato:

Tiroteo

Ubicación: París, Francia

Estado:

Condenado a 20 años de prisión en octubre de 1998. Liberado el 3 de mayo de 2009

florencia rey (nacida el 25 de agosto de 1975) estuvo involucrada en un tiroteo en el centro de París el 4 de octubre de 1994 junto a su novio Audry Maupin (nacida el 4 de octubre de 1972) luego de una persecución en automóvil a alta velocidad. El incidente provocó la muerte de cinco personas: tres policías, un taxista y Maupin.

Fondo

Florence Rey era una estudiante de 19 años que estudiaba filosofía en Science-Po y Audry Maupin era una joven de 22 años que abandonó la facultad de medicina de Nanterre. En el momento del incidente vivían juntos en una casa burguesa abandonada en Nanterre.

La pareja ya estaba bajo observación de Renseignements Généraux, la policía secreta francesa, antes del incidente debido a su participación en un grupo político clandestino. Cuando la policía registró su okupa después de los asesinatos, encontró literatura revolucionaria y anarquista, como La sociedad del espectáculo de Guy Debord. Encontraron los escritos de la pareja, que se hacían eco del surrealismo, el radicalismo y el situacionismo.

4 de octubre de 1994

El incidente comenzó a las 21.25 horas, en el depósito de autos de Porte de Pantin. La pareja trepó la valla perimetral con la intención de sustraer las armas reglamentarias de los dos policías de turno de noche que se encontraban en el interior y neutralizarlos con sus propias esposas. Descubrieron que los dos oficiales no portaban esposas por lo que los rociaron con gases lacrimógenos antes de darse a la fuga. Afuera abordaron un taxi que esperaba en un semáforo en rojo conducido por un chofer africano de Guinea llamado Amadou Dialoo. Un pasajero, Georges Monnier, ya estaba a bordo y los amenazaron con las armas, ordenando al chofer que se dirigiera a la place de la République.

Normalmente, el incidente habría terminado allí, pero diez minutos después de secuestrar el taxi, al llegar a la place de la République, Dialoo vio una patrulla de policía con tres agentes que regresaban a su base en el distrito 11 después de terminar su deber. Dialoo entró en pánico y embistió el patrullero a toda velocidad, hiriendo gravemente a uno de los oficiales, Regis D. Los otros dos oficiales saltaron y Rey y Maupin abrieron fuego, matando a los dos oficiales, Laurent Gerard y Thierry Memard. Durante el tiroteo, Maupin le disparó a Dialoo, pero Monnier se había escapado del taxi y estaba tirado en el suelo.

Luego, la pareja secuestró un Renault super cinq conducido por Jacky Bensimon y le ordenó que condujera hasta el Bois de Vincennes. Comenzó una persecución y Maupin disparó a través de la ventana trasera del Renault matando a un patrullero en motocicleta, Guy Jacob. Al llegar a Vincennes había un bloqueo de carretera, por lo que Maupin ordenó a Bensimon que no se detuviera o lo mataría. 100 metros antes del bloqueo de la carretera, Bensimon tiró del freno de mano, lo que provocó que el automóvil girara tres veces. Bensimon fue expulsado, lo que probablemente le salvó la vida. La policía abrió fuego contra el Renault e hirió de muerte a Maupin, que murió a las diez de la noche del día siguiente en el hospital Kremlin-Bicêtre. Antes de ser arrestada, Florence Rey besó a Maupin sin mostrar ninguna emoción y luego se negó a hablar sobre el incidente durante su interrogatorio.

Secuelas

Estuvo en prisión preventiva en la Maison d’Arrêt des Femmes en Fleury Merogis en espera de juicio, donde se ocupó de la lectura y participó en obras de teatro de aficionados. Nunca habló del incidente con nadie, ni siquiera con sus abogados. Su juicio comenzó el 17 de septiembre de 1998, en el tribunal auxiliar del Palacio de Justicia de París. Fue defendida por dos abogados, Maître Olivia Cligman y Maître Henri Leclerc. A lo largo de su juicio siguió sin mostrar ninguna emoción y Maître Cligman incluso la reprendió ante el tribunal por su indiferencia. Se llamó a diez testigos pero todos dieron diferentes versiones del hecho. La decisión de si era asesina o cómplice se basó en pruebas balísticas que demostraron que Maupin disparó todos los tiros fatales.

El 30 de septiembre de 1998, el abogado general solicitó al tribunal que condenara a Florence a 30 años. Después de que sus abogados presentaron su declaración de culpabilidad, se le dio la última oportunidad de hablar, pero decidió permanecer en silencio. Después de cinco horas de deliberación, el jurado la declaró culpable como cómplice y la condenó a 20 años de prisión. Cumplió su condena en la Maison d’Arrêt des Femmes de Rennes.

Se convirtió en una especie de heroína entre la juventud parisina descontenta, por ejemplo, donde el escritor Patrick Besson escribió Sonnet pour Florence Rey, y la banda The Kills escribió una canción dedicada a ella. El grupo de rock anarquista Chumbawamba dedicó su canción «Stitch That» a Florence Rey en presentaciones en vivo poco después del incidente. Pero a diferencia de otros criminales notorios que han ganado dinero con sus memorias, ella aún permanece en silencio y se niega a las entrevistas.

Tras beneficiarse de una remisión de pena, Florence Rey fue liberada discretamente el 3 de mayo de 2009. Durante su encarcelamiento había recibido frecuentes visitas de su madre y estudió historia y geografía. También había trabajado como camarera en el refectorio de la prisión.

Wikipedia.org

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba