Perfiles asesinos - Mujeres

Jennie Bain DUCKER – Expediente criminal

Clasificación: Homicidio

Características:

Dejó a los niños abrochados en sus asientos de auto con las ventanas cerradas durante al menos ocho horas.

Número de víctimas: 2

Fecha del asesinato: 6 de junio de 1995

Fecha de arresto:

Mismo día

Fecha de nacimiento:

1974

Perfil de la víctima:

Her hijos, Devin, 2, y Dustin, 1

Método de asesinato: Hipertermia sistémica (una condición que resulta cuando un cuerpo humano se sobrecalienta gravemente y no puede enfriarse por sí mismo)

Ubicación: McMinnville, condado de Warren, Tennessee

EE.UU

Estado:

Convicto

de maltrato infantil agravado. Condenado a 18 años de prisión el 10 de noviembre de 1995. En libertad condicional el 9 de abril de 2007

Después de más de 11 años, Ducker sale de prisión

Por Duane Sherrill – Eclassifiedsnetwork.com

25 de abril de 2007

Mientras la atención de la nación se enfocaba en Selmer la semana pasada, la mujer que llevó por primera vez las cámaras de CNN y el centro de atención de los medios al jardín delantero del juzgado del condado de Warren hace casi 12 años fue liberada de prisión sin previo aviso.

Jennie Bain Ducker, de 32 años, fue liberada la semana pasada después de cumplir más de 11 años de prisión por abuso infantil agravado por la muerte por hipertermia de sus hijos pequeños, Devin y Dustin Ducker, a quienes dejó dentro de su automóvil estacionado la tarde y la mañana del 6 de junio. , 1995.

Según Jack Elder, del Departamento de Indultos y Libertad Condicional de Tennessee, Ducker está bajo la supervisión de la oficina de libertad condicional de Memphis, lo que significa que residirá en el área de Memphis hasta que complete su libertad condicional. Saldrá de libertad condicional el próximo mes de septiembre.

Ducker fue liberado después de presentar un plan de vida y trabajo ante el sistema penitenciario. Se le concedió la libertad condicional a principios de este año en su tercer intento. Sus términos de libertad condicional serán como la mayoría de las personas en libertad condicional, donde se le exigirá que se presente con su oficial de libertad condicional regularmente, no abandone el área sin permiso, evite cualquier roce con la ley y mantenga el empleo. Siempre que complete su libertad condicional, estará libre de supervisión en un año y medio, aunque para siempre, a menos que la corte restablezca sus derechos, figurará como delincuente convicto.

Fue durante el otoño de 1995 que la atención nacional se centró en McMinnville cuando Ducker fue a juicio por asesinato en primer grado. Los fiscales la juzgaron bajo la ley de asesinato Scotty Trexler, que convirtió la muerte por abuso infantil en una forma de asesinato. Fue declarada culpable del cargo menor de abuso infantil agravado y sentenciada a 18 años de prisión.

Por primera vez, se vio una sala del tribunal del condado de Warren en CNN y otros medios de comunicación nacionales. Gran parte del juicio se cubrió a nivel nacional en una cinta con retraso, ya que competía cara a cara con el juicio por asesinato de OJ Simpson.

El crimen de Ducker en sí ocurrió inmediatamente después del caso de asesinato de Susan Smith en Carolina del Sur, donde una madre había ahogado intencionalmente a sus hijos al conducir su automóvil en un lago, vinculando para siempre los dos casos a pesar de que los fiscales nunca sospecharon que las muertes de Ducker fueron todo menos accidental.

El veredicto en el caso Ducker llegó el mismo día que OJ Simpson fue absuelto por los asesinatos de su ex esposa y Ron Goldman, y los miembros del jurado escucharon el veredicto de OJ mientras cenaban en un restaurante local a pesar de que el juez les prohibió expresamente que se les dijera el resultado del caso Simpson ya que estaban en deliberación.

Sentencia en la muerte de los hijos

Los New York Times

10 de noviembre de 1995

Una madre de 21 años fue sentenciada hoy a 18 años de prisión por dejar morir a sus dos hijos pequeños en un automóvil sofocante mientras ella estaba con cuatro hombres en la habitación de un motel. El juez Charles Haston dijo que no estaba convencido de que la madre, Jennie Bain Ducker, estuviera arrepentida por la muerte de sus hijos, Devin, de 2 años, y Dustin, de 1. Tendrá que servir al menos seis años antes de ser elegible para la libertad condicional.

La Sra. Ducker fue condenada el 3 de octubre por abuso infantil agravado en la muerte de sus hijos. Murieron el 6 de junio afuera de un motel en McMinnville, 60 millas al sureste de Nashville, mientras Ducker estaba de fiesta con su novio y otros tres hombres.

Dejó a los niños abrochados en sus asientos de automóvil con las ventanas cerradas durante al menos ocho horas. La temperatura dentro del automóvil se estimó en 120 grados.

Jennie Bain Ducker

Jennie Bain Ducker ató a sus dos hijos a los asientos de sus autos y los dejó allí durante varias horas bajo el calor de Tennessee. Se dijo que el automóvil había alcanzado una temperatura de más de 120 grados. Sus dos hijos murieron como resultado de su necesidad de ir de fiesta a un motel con su novio y otros amigos.

A la edad de 16 años, Jennie abandonó la escuela después de enterarse de que estaba embarazada. Se casó con el padre del bebé y después de un aborto espontáneo, se divorciaron. A los 18 años se casó por segunda vez. Aunque el matrimonio de Jennie con James Ducker también sería breve, hubo tiempo para que ella tuviera dos hijos, Devin y Dustin. Finalmente, se divorciaron y Jennie no permitió que James viera a sus hijos durante el año anterior a su muerte.

Algunas personas que la conocieron, la describieron como una madre cariñosa. Las personas que realmente cuidaban niños para ella decían que a menudo dejaba a los niños a su cuidado durante largos períodos de tiempo y no se molestaba en controlarlos en absoluto. Pamela Ray, una de sus niñeras, dijo que los cuidaría hasta 25 horas seguidas. Cuando aparecía Jennie, decía que había estado bebiendo y que necesitaba recuperar la sobriedad antes de poder llevar a sus hijos a casa.

El 4 de junio de 1995, Jennie había ido a visitar a uno de sus novios. El hombre, James Turner, tenía un hijo propio y Jennie trajo a sus hijos porque a todos les gustaba jugar juntos. Aproximadamente a las 10:30 p. m., cuando James se durmió, Jennie tomó a sus hijos y se fue a casa. Aproximadamente a las 3:00 am, Jennie estaba en el automóvil con sus hijos cuando un oficial de policía la detuvo. Sobria y manejando bien, la policía la dejó ir y la observó mientras se detenía en el camino de entrada de su abuela.

Sin embargo, Jennie no se quedó en casa y, a las 3:30 am, había ido al motel en McMinnville para ver a otro de sus novios, Micah Majors. Jennie tenía la intención de tener una conversación seria con él sobre su relación. Jennie dejó a los niños en el auto y cerró la puerta, alegando que tenía toda la intención de no quedarse mucho tiempo. cuando ella consiguió a la habitación, encontró a Micah y algunos de sus amigos jugando videojuegos y bebiendo cerveza. Jennie bebió un poco de vino con ellos y supuestamente revisó a sus hijos varias veces. Nunca le dijo a nadie en la habitación que sus hijos estaban encerrados en el auto.

Alrededor de las 5:00 am, los amigos de Micah decidieron irse. Jennie los acompañó y todos los hombres dijeron que ella nunca se acercó a su propio auto. Volvió a subir a la habitación donde estaba Micah y él no estaba de humor para hablar, se fue a dormir. Jennie también se durmió y Micah dijo que cuando sonó la alarma alrededor del mediodía, Jennie todavía estaba allí y le dio unas palmaditas en la pierna, diciéndole que tenía que irse.

Minutos después de que eso sucediera, Jennie se detuvo en la sala de emergencias del River Park Hospital, que estaba a menos de una milla del motel. Jennie tenía a Devin en sus brazos y gritaba pidiendo ayuda cuando alguien más agarró a Dustin y lo sacó del asiento del automóvil. No hubo forma de salvar a los niños, ambos fueron declarados muertos al llegar. Las temperaturas tomadas en ambos niños superaron los 108 grados.

Jennie le contaría a la policía diferentes relatos de lo que había sucedido, incluso les dijo que dejó a los niños en el automóvil solo durante cuatro horas mientras iba de compras. Se hizo una prueba de alcohol en la sangre alrededor de las 2:00 p. m. y los resultados mostraron que su nivel era de 0,06, lo que significaba que más temprano en la mañana habría sido de alrededor de 0,19, que es el doble del límite legal. El auto de Jennie fue registrado y se encontró una botella medio vacía de whisky Crown Royal.

Jennie fue arrestada y acusada de dos cargos de asesinato en primer grado. Los declarados no pensaron que Jennie tenía la intención de matar a sus hijos, creen que lo que hizo fue abuso infantil agravado. Los fiscales dirían que estaba borracha y dejó a los niños en el auto para poder divertirse con sus amigos.

El abogado de Jennie dijo que ella no estaba afectada por el alcohol esa noche, que sufría de depresión maníaca y trastorno bipolar. Jennie afirmó que había sufrido alucinaciones desde su infancia y que había realizado varios intentos de suicidio. El testimonio psiquiátrico dijo que las condiciones de Jennie le causaron cambios de humor severos y que sufría de un trastorno del sueño.

Supuestamente, la condición de Jennie la dejó tan fuera de contacto con la realidad que no sabía lo que podría pasar si dejaba a sus hijos en el auto. Otro testimonio diría que su trastorno del sueño la hizo estar despierta por más de 22 horas la noche anterior y esa fue la causa de que se estrellara y no se despertara a tiempo para salvar a sus hijos. Los expertos de la defensa testificarían que la prueba de alcohol en la sangre no fue precisa y que Jennie tenía una infección por hongos en el brazo que causó el nivel de alcohol en la sangre defectuoso.

Se dejó que el jurado decidiera si Jennie había actuado de manera criminal y si lo había hecho era culpable de asesinato en primer grado de abuso infantil agravado. El asesinato en primer grado conllevaría una sentencia de cadena perpetua y el abuso infantil agravado conllevaría una sentencia de 15 a 25 años.

El 3 de octubre de 1995, el jurado estuvo fuera durante poco más de cuatro horas antes de volver con un veredicto de culpabilidad por abuso infantil agravado. El juez Charles Haston condenó a Jennie a 18 años de prisión. Sin embargo, dijo que estaría dispuesto a considerar formas alternativas para que ella cumpliera su condena si no apelaba la sentencia. También dijo:

«Los momentos robados con este hombre en esta habitación de motel fueron más importantes que sus bebés»

El juez también expresó su opinión afirmando que no estaba del todo seguro de que Jennie se arrepintiera de lo que les había hecho a sus hijos y que su actitud en la sentencia le parecía hostil. El abogado de Jennie no estuvo de acuerdo:

«Creo que quiere un castigo. Se siente muy culpable. Son sus padres los que están sufriendo.

perdió dos nietos y una hija»

mike galigan

Jennie fue sentenciada según las pautas anteriores que permitirían su elegibilidad para la libertad condicional después de cumplir solo el 30% de su sentencia con crédito por trabajo y buen comportamiento. Jennie se convirtió en elegible para libertad condicional en octubre de 1999. Un miembro del jurado que estaba en su audiencia de libertad condicional dijo que pensaba que su castigo era duro y que estaba de acuerdo solo porque pensaba que otro jurado la condenaría por asesinato en primer grado. La solicitud de libertad condicional de Jennie fue denegada en ese momento y volvió a ser elegible en 2003.

Años más tarde, Jennie volvería a solicitar la libertad condicional. La historia de sus hijos todavía trae malos sentimientos en el pueblo de McMinnville. La gente no está contenta con la idea de que salga de prisión:

«No sé cómo una madre puede entrar en algún lugar, dejar a sus hijos solos en un auto y olvidarse

sobre ellos hasta la tarde siguiente. Solo pienso en mis propios hijos y cada vez que entro

mi coche caliente en el verano, pienso en esos pequeños bebés atados en ese asiento del coche,

no poder salir»

kelly panadero

Cuando Jennie entró en prisión, tenía 18 años. Solicitó libertad condicional en marzo de 2007, tenía 35 años. Cuatro de los siete miembros de la junta votaron por su liberación. Esta fue su tercera vez en libertad condicional y la junta de libertad condicional recomendó que fuera liberada.

angelizdsplace.com

Tribunal Supremo de Tennessee

Estado contra Ducker

ESTADO de Tennessee contra Jennie Bain DUCKER

14 de julio de 2000

David L. Raybin, Nashville, Tennessee, y Michael D. Galligan, McMinnville, Tennessee, por la recurrente, Jennie Bain Ducker. Paul G. Summers, Fiscal General y Reportero, Michael E. Moore, Fiscal General, y Kim R. Helper, Fiscal General Auxiliar, por el apelado, Estado de Tennessee.

OPINIÓN

Otorgamos una revisión para determinar (1) si el abuso infantil agravado es un delito menor incluido del delito imputado de asesinato en primer grado por el asesinato imprudente de un niño; (2) si el conocimiento de mens rea del abuso infantil agravado se refiere a la conducta del acusado o al resultado de esa conducta; (3) si la evidencia respalda las convicciones del acusado; y (4) si el acusado fue debidamente condenado por delitos graves de Clase A cuando el tribunal de primera instancia no acusó al jurado del elemento de edad contenido en el estatuto de abuso infantil agravado. Concluimos que el abuso infantil agravado es un delito menor incluido del delito imputado de asesinato en primer grado por el asesinato imprudente de un niño; que el conocimiento mens rea requerido para una condena por abuso infantil agravado se refiere a la conducta y no al resultado de la conducta; que la evidencia fue suficiente para respaldar las condenas del acusado en este caso; y que el acusado fue debidamente condenado por delitos mayores de Clase A por lesiones a niños de seis años de edad o menos.

La acusada, Jennie Bain Ducker, condujo con sus dos hijos, de veintitrés meses y doce meses, al McMinnville Holiday Inn el 6 de junio de 1995. El novio de la acusada residía temporalmente en el hotel. La acusada y sus dos hijos pequeños llegaron al hotel aproximadamente a las 3:45 a. m. Sujetó con seguridad a sus hijos en los asientos del automóvil, cerró las ventanas y las puertas. Luego dejó a los niños solos en el auto y se fue a la habitación de hotel de su novio.

La acusada ingresó a la habitación del hotel donde su novio y otras tres personas estaban jugando videojuegos. El el registro indica que ella bebió un poco de vino. El testimonio de expertos en el juicio indicó que su nivel de alcohol en la sangre podría haber sido tan alto como .1925 esa mañana.

El testimonio de personas presentes en la habitación del hotel esa noche indicó que el acusado salió de la habitación en dos ocasiones, una para conseguir hielo y otra para conseguir analgésicos. La acusada, sin embargo, testificó que salió de la habitación en cinco ocasiones para ver cómo estaban sus hijos. Aparentemente, la acusada nunca mencionó a nadie que había dejado a sus hijos encerrados en su automóvil.

La reunión se disolvió aproximadamente a las 5:00 am. La acusada y su novio permanecieron en la habitación del hotel. Se durmieron poco después mientras los dos hijos de la acusada aún estaban encerrados dentro de su automóvil. La imputada se despertó entre las 12:00 y las 13:00 horas. Regresó a su automóvil y descubrió a sus hijos sin vida. Ella los llevó al hospital donde fueron declarados muertos aproximadamente a la 1:20 pm Ambos niños murieron de hipertermia sistémica, una condición que se produce cuando el cuerpo humano se sobrecalienta gravemente y no puede enfriarse por sí mismo.

El acusado fue acusado de dos cargos de asesinato en primer grado por el asesinato imprudente de un niño. En el juicio, la acusada presentó pruebas para establecer que sufría de trastorno bipolar con períodos de depresión y manía. La acusada también ofreció pruebas de que tenía un trastorno del sueño. La madre de la acusada testificó que la acusada permanecía despierta durante dos o tres días seguidos y luego se dormía tan profundamente que no podía despertarla. La acusada declaró que no veía ningún peligro en dejar a sus hijos en el auto por más de nueve horas. También testificó que no puso excusas por lo sucedido y que aceptó la responsabilidad por sus acciones.

Un jurado absolvió a la acusada de los cargos de asesinato, pero la condenó por dos cargos de abuso infantil agravado. Fue sentenciada a dieciocho años por cada cargo para ejecutar simultáneamente una sentencia efectiva de dieciocho años. El acusado planteó numerosas cuestiones en el Tribunal de Apelaciones en lo Penal. Sin embargo, la Corte de Apelaciones en lo Penal confirmó tanto sus condenas como sus sentencias. Otorgamos revisión.

ANÁLISIS

El demandado ha planteado cuatro cuestiones en apelación. Estas cuestiones se pueden parafrasear de la siguiente manera: (1) si el abuso infantil agravado es un delito menor incluido del delito imputado de asesinato por la muerte imprudente de un niño; (2) si el conocimiento de mens rea del abuso infantil agravado se refiere a la conducta del acusado o al resultado de esa conducta; (3) si la evidencia respalda las condenas del acusado bajo ese cargo; y (4) si el acusado fue debidamente condenado por delitos graves de Clase A cuando el tribunal de primera instancia no acusó al jurado del elemento de edad contenido en el estatuto de abuso infantil agravado.

Ofensa menor incluida

La acusada fue acusada de dos cargos por asesinato en primer grado por la muerte de sus hijos. No fue acusada de abuso infantil agravado. El primer cargo de la acusación decía, en lo pertinente, que el acusado:

mató de manera imprudente e ilegal a Devin Lee Ducker, fecha de nacimiento 7-2-93, un niño menor de dieciséis (16) años como resultado de abuso infantil agravado, según lo definido por TCA 39-15-402, ․ en violación de TCA 39-13-202.

El cargo dos de la acusación formal era idéntico al cargo uno, excepto que el cargo dos era por el asesinato de “Dustin Jay Ducker, fecha de nacimiento 5-10-94”.

El estatuto de homicidio en primer grado vigente en el momento de la muerte de los niños reconocía cuatro medios separados para cometer el delito de homicidio en primer grado. Los cuatro medios provistos en Tenn.Code Ann. § 39-13-202 (1994) son homicidio premeditado, homicidio grave, homicidio imprudente con bomba y homicidio imprudente de un niño. En el momento de los delitos, la subsección (a)(4) dice:

(a) Asesinato en primer grado es:

* * *

(4) Un asesinato imprudente de un niño menor de dieciséis (16) años de edad, si la muerte del niño resulta de abuso infantil agravado, como se define en § 39-15-402, cometido por el acusado contra el niño.

Código de Tennessee Ann. § 39-13-202(a)(4) (1994). La enmienda de 1994 estuvo vigente hasta el 1 de julio de 1995. Los niños fueron declarados muertos el 6 de junio de 1995.

Durante el argumento oral, la acusada admitió que el delito por el que fue condenada, abuso infantil agravado, era un delito menor incluido de asesinato imprudente de un niño. Tanto la base legal para esta concesión como una parte del análisis empleado por la Corte de Apelaciones en lo Penal sobre este tema fueron erróneos.1 En consecuencia, abordaremos los argumentos de la acusada en sus escritos de que el abuso infantil agravado no es un delito menor incluido. de asesinato por la muerte imprudente de un niño.

Abuso infantil agravado y asesinato por la muerte imprudente de un niño como delitos separados

El acusado argumenta que el abuso infantil agravado no es un delito menor incluido de asesinato por el asesinato imprudente de un niño porque el abuso infantil agravado es un delito predicado que la legislatura ha designado como un delito separado sujeto a castigos separados. Ella sostiene que “si el abuso infantil agravado fuera un delito menor incluido de homicidio, entonces una condena por asesinato y abuso infantil agravado no podría mantenerse porque uno no puede ser condenado por los delitos mayores y menores”. El quid de su argumento es que Tennessee permite condenas duales tanto por el asesinato imprudente de un niño como por su delito precedente, el abuso infantil agravado. Sin embargo, la ley de fusiones de Tennessee ordena que las condenas duales de un delito mayor y su delito incluido menor se fusionen, anulando así la condena por el delito incluido menor. Véase State v. Beard, 818 SW2d 376, 379 (Tenn.Crim.App.1991). En consecuencia, sostiene que la legislatura ha designado los delitos determinantes bajo el estatuto de asesinato en primer grado como delitos separados sujetos a castigos separados y que estos delitos no son delitos incluidos menores.

En el caso que tenemos ante nosotros, el acusado no fue acusado de cargos separados tanto por el asesinato imprudente de un niño como por el abuso infantil agravado. En consecuencia, no necesitamos determinar si la doctrina de fusión excluiría las condenas duales tanto por el asesinato imprudente de un niño como por el abuso infantil agravado. Notamos, sin embargo, que la intención legislativa de permitir condenas y sentencias dobles tanto por homicidio grave como por el delito predicado no parece estar presente en la disposición sobre el homicidio imprudente de un niño en el Código Ann de Tennessee. § 39-13-202(a)(4) (1994). La legislatura originalmente codificó el asesinato imprudente de un niño por abuso infantil agravado en respuesta a State v. Kerry Phillip Bowers, No. 115 (Tenn.Crim.App., presentado el 2 de agosto de 1989). Esta codificación se conoció como la “Ley de Scotty Trexler”. La intención de la Ley Scotty Trexler no era permitir condenas dobles sino castigar el asesinato imprudente de un niño como asesinato en primer grado. Ver Estado v. Hale, 840 SW2d 307, 310 n. 3 (Tenn.1992) (“La enmienda fue aprobada por la Asamblea General al final de la sesión en respuesta a la protesta pública después de la condena de Kerry Phillip Bowers por el delito menor de asesinato en segundo grado de Scotty Trexler․”). Sin embargo, si se permite la doble condena no es un problema en este caso.2

Diferentes requisitos de mens rea y edad

El acusado alega que el delito de el abuso infantil agravado no es un delito menor incluido de asesinato por el asesinato imprudente de un niño debido a los diferentes requisitos tanto para el mens rea como para la edad de las víctimas. El acusado sostiene que “el delito de homicidio más grave ․ tenía un estado mental menor de ‘imprudencia’ en comparación con el estado mental más alto de ‘saber’ en el estatuto de abuso infantil agravado menos grave”. El acusado también señala que el delito más grave de asesinato por el asesinato imprudente de un niño requiere que la víctima sea menor de dieciséis años, mientras que el delito de abuso infantil agravado requiere que la víctima sea menor de dieciocho años. Por las razones a continuación, concluimos que el delito de abuso infantil agravado es un delito menor incluido del delito de asesinato por el asesinato imprudente de un niño cometido durante el abuso infantil agravado.

El maltrato infantil agravado en el momento de la muerte de los niños se definió de la siguiente manera:

(a) Una persona es culpable del delito de abuso infantil agravado que comete el delito de abuso infantil como se define en § 39-15-401 y:

(1) El acto de abuso resulta en lesiones corporales graves al niño; o

(2) Se usa un arma mortal para lograr el acto de abuso.

(b) Una violación de esta sección es un delito mayor de Clase B; siempre que, si el niño abusado tiene seis (6) años de edad o menos, la sanción es un delito mayor de Clase A.

Código de Tennessee Ann. § 39-15-402(a), (b) (1994). El delito de maltrato infantil se definió de la siguiente manera:

Cualquier persona que a sabiendas, que no sea por medios accidentales, trate a un niño menor de dieciocho (18) años de tal manera que cause daño o descuide a dicho niño para afectar negativamente la salud y el bienestar del niño es culpable de una Clase un delito menor; siempre que, si el niño abusado tiene seis (6) años de edad o menos, la sanción es un delito grave de Clase D.

Código de Tennessee Ann. § 39-15-401 (1994).

En State v. Burns, 6 SW3d 453, 466 (Tenn.1999), adoptamos una prueba para determinar si los delitos son delitos menores incluidos de otros delitos.3 Sostuvimos en parte que un delito es un delito menor incluido si todos de sus elementos legales están incluidos dentro de los elementos legales del delito imputado. Burns afirma además que un delito es un delito menor incluido del delito imputado cuando “los elementos del delito menor son un subconjunto de los elementos del delito imputado”. Identificación. en 464 (citando Schmuck v. United States, 489 US 705, 716, 109 S.Ct. 1443, 103 L.Ed.2d 734 (1989)).

El delito de asesinato por la muerte imprudente de un niño se compone de los siguientes elementos: (1) una muerte imprudente, (2) de una víctima menor de dieciséis años de edad, (3) por abuso infantil agravado. Así, el delito de asesinato por la muerte imprudente de un niño incorpora el delito de maltrato infantil agravado al delito de homicidio. Las disposiciones relativas al mens rea imprudente y la edad de la víctima son elementos exigidos además del requisito de que la muerte se cometa por maltrato infantil agravado.

El acusado sostiene que el cargo de homicidio más grave tiene un requisito de estado mental menor que el delito de abuso infantil agravado. El delito de homicidio más grave incluye un estado mental de imprudencia en cuanto al asesinato. El término «imprudente»

se refiere a una persona que actúa imprudentemente con respecto a las circunstancias que rodean la conducta o el resultado de la conducta cuando la persona es consciente pero conscientemente ignora un riesgo sustancial e injustificable de que las circunstancias existen o el resultado ocurrirá. El riesgo debe ser de tal naturaleza y grado que su desprecio constituya una grave desviación del estándar de cuidado que una persona común ejercería bajo todas las circunstancias vistas desde el punto de vista de la persona acusada.

Código de Tennessee Ann. § 39-11-302(c)(1994). El estatuto de asesinato de niños tipifica como delito el asesinato imprudente de un niño menor de dieciséis años si la muerte del niño resulta de abuso infantil agravado, que es el trato a sabiendas o la negligencia de un niño para causar lesiones o afectar negativamente la salud del niño. En otras palabras, el cargo más serio simplemente requiere un elemento adicional que, junto con el acto consciente de abuso o negligencia infantil, la persona ignora conscientemente un riesgo sustancial e injustificable de que podría ocurrir la muerte.

Del mismo modo, el requisito de que la víctima sea menor de dieciséis años es un elemento adicional y no es incompatible con el requisito de edad para el abuso infantil agravado como alega el acusado. El asesinato por la muerte imprudente de un niño incorpora el delito de abuso infantil agravado, que se aplica a las víctimas menores de dieciocho años. El estatuto de asesinato luego establece un elemento adicional de que la víctima sea menor de dieciséis años. Este elemento adicional funciona para reducir el universo de víctimas potenciales y requiere que el Estado presente pruebas de que la víctima no solo es menor de dieciocho años sino también menor de dieciséis años. En este caso, bajo la prueba de Burns o pre-Burns Howard, el delito de abuso infantil agravado es un delito menor incluido de asesinato por el asesinato imprudente de un niño por abuso infantil agravado porque todos los elementos legales del delito menor están incluidos dentro de los elementos legales del delito imputado. Ver Howard v. State, 578 SW2d 83, 85 (Tenn.1979).

Mens Rea Requerido por el Delito de Abuso de Menores: Naturaleza de la Conducta o Resultado de la Conducta

El acusado fue declarado culpable de abuso infantil agravado, que requiere abuso o negligencia infantil según el Código de Tennessee Ann. § 39-15-401 y el elemento adicional de que el abuso o negligencia resultó en lesiones corporales graves. A continuación, abordaremos si el mens rea de conocimiento requerido en el estatuto de abuso infantil se aplica a la conducta del acusado o al resultado de esa conducta. El demandado argumenta que el estatuto de abuso infantil define un delito de resultado de conducta y, por lo tanto, el estatuto requiere que uno debe ser consciente de que su conducta resultaría en lesiones corporales graves para el niño víctima. No estamos de acuerdo.

Un delito de resultado de conducta requiere que el estado mental culpable acompañe al resultado en oposición a la naturaleza de la conducta. Ver en general Wallace v. State, 763 SW2d 628 (Tex.Ct.App.1989). El foco está en si el actor poseía la culpabilidad requerida para efectuar el resultado que la legislatura ha especificado. En general, un delito puede clasificarse como resultado de la conducta cuando el resultado de la conducta es el único elemento contenido en el delito.

Un ejemplo de un delito de resultado de conducta es el asesinato en segundo grado, que se define como “asesinar a sabiendas a otra persona”. Código de Tennessee Ann. § 39-13-210(a)(1). En el asesinato en segundo grado, el resultado de la conducta es el único elemento del delito. La “naturaleza de la conducta” que causa la muerte o la manera en que uno es asesinado es intrascendente bajo el estatuto de homicidio en segundo grado. El estatuto se enfoca puramente en el resultado y castiga a un actor que a sabiendas causa la muerte de otro. La intención de participar en la conducta no es un elemento explícito del caso del estado en asesinato en segundo grado. En consecuencia, un delito resultante de la conducta no requiere como elemento que un actor participe en un curso de conducta específico para lograr el resultado específico.

En contraste, el estatuto de abuso infantil establece tanto un elemento de conducta como un elemento de resultado. El estatuto de abuso infantil dispone, en lo pertinente parte:

Cualquier persona que a sabiendas, que no sea por medios accidentales, trate a un niño menor de dieciocho (18) años de tal manera que cause daño o descuide a dicho niño de manera que afecte negativamente su salud y bienestar․

Código de Tennessee Ann. § 39-15-401 (1994) (énfasis añadido). Por lo tanto, el estatuto de abuso y negligencia infantil de Tennessee se puede dividir en dos clasificaciones, abuso y negligencia, cada una de las cuales tiene un elemento tanto de conducta como de resultado. El abuso infantil requiere que: (1) una persona a sabiendas “trate de esa manera” a un niño menor de dieciocho años; y (2) el niño sufre una lesión. La negligencia infantil requiere que: (1) una persona deliberadamente descuide a un niño menor de dieciocho años; y (2) la salud y el bienestar del niño se ven afectados negativamente. El demandado argumenta que el mens rea de “saber” se aplica tanto a la vertiente de lesión como a la de trato y negligencia.

La acusada cita Alvarado v. State, 704 SW2d 36 (Tex.Crim.App.1985), en apoyo de su argumento de que nuestro estatuto de abuso y negligencia infantil es un delito resultante de la conducta. En Alvarado, el acusado fue condenado por abuso o lesiones a un niño después de colocar al niño en agua hirviendo. La acusada alegó que no sabía que el agua del baño estaba lo suficientemente caliente como para causar lesiones. El estatuto en virtud del cual fue condenada definió el delito como: “involucra intencionalmente, a sabiendas, imprudentemente o con negligencia criminal una conducta que cause lesiones corporales graves․” Identificación. en 37, n. 1 (donde se cita el Código Penal de Texas Ann. § 22.04, modificado desde entonces). El tribunal sostuvo que el estatuto bajo el cual Alvarado fue condenado era un delito de conducta y que el estado no había demostrado que ella tenía la intención de quemar a su bebé con el agua hirviendo del baño. Identificación.

La decisión en Alvarado ha sido descrita simplemente como “un esfuerzo por disminuir la confusión que surge de la desafortunada elección de palabras de la legislatura en el estatuto que define el delito de lesión a un niño, como se leía en el momento de esa opinión”. Navarro v. State, 863 SW2d 191, 196 (Tex.App.-Austinnnnnnnn 1993). Además, posteriormente se interpretó que Alvarado tenía “poca o ninguna aplicación en un enjuiciamiento bajo ․ cualquier otro estatuto de ‘resultado de la conducta’ que no emplee el lenguaje confuso de ‘participar en la conducta’ que se encontraba anteriormente en la sección 22.04.” Identificación. en 196. Desde entonces, el estado de Texas ha enmendado el estatuto.

A diferencia de Alvarado, el estatuto de abuso y negligencia infantil de Tennessee es claro que «a sabiendas» modifica «golosinas» o «negligencias». El actus reus se modifica por la cláusula “que no sea por medios accidentales”. En consecuencia, el estatuto requiere que el acto de tratar a un niño de manera abusiva o descuidar al niño debe ser una conducta a sabiendas. Por ejemplo, la acusada debe haber dejado o abandonado a sabiendas a sus hijos en el automóvil durante más de ocho horas. Si la acusada no hubiera sabido que sus hijos estaban presentes en el automóvil cuando lo dejó estacionado frente al hotel, el descuido de sus hijos habría sido accidental o inconsciente. Contrariamente a las afirmaciones del demandado, la aplicación del mens rea al actus reus de este estatuto impide que este estatuto sea un estatuto de responsabilidad estricta.

Una vez que se establece el conocimiento del mens rea, la siguiente indagación según el lenguaje sencillo de la ley es simplemente si el niño sufrió una lesión o, en el caso de negligencia infantil, si el niño sufrió un efecto adverso para la salud o el bienestar del niño. La legislatura ha empleado las frases “para dañar” y “para afectar negativamente” al definir el aspecto de lesión del estatuto de abuso infantil. Estas frases indican claramente que si una lesión es el resultado de conocer el abuso o la negligencia, el actor ha cometido abuso infantil.

En la práctica, el argumento del demandado podría hacer que la ley de abuso infantil no tenga efecto. Los acusados ​​en casos de abuso infantil podrían argumentar que, aunque de hecho castigaron o azotaron al niño a sabiendas, no sabían que ocurriría daño. Ver Alvarado, 704 SW2d en 37, n. 4. Nosotros, por lo tanto, rechazamos el argumento del demandado y sostenemos que el mens rea de “saber” se refiere únicamente a los elementos de conducta del trato o descuido de un niño bajo el estatuto de abuso infantil y concluimos que los delitos de abuso infantil no son el resultado de -delitos de conducta.

Suficiencia de la evidencia

En el caso que tenemos ante nosotros, el acusado fue condenado por abuso infantil agravado. El expediente establece que la acusada estacionó su automóvil a sabiendas, subió las ventanillas, aseguró a los niños en el automóvil, cerró el automóvil con llave y los dejó dentro del automóvil estacionado desde aproximadamente las 3:45 a. m. hasta las 12:00 p. m. y la 1:00 p. m. el 6 de junio. Los niños murieron de hipertermia. La evidencia respalda la conclusión de que el acusado descuidó a los niños a sabiendas y por medios que no fueron accidentales. La evidencia también respalda la conclusión de que la negligencia afectó negativamente la salud y el bienestar de los niños. En consecuencia, la evidencia de las muertes de los niños respalda abrumadoramente un hallazgo de abuso infantil agravado. Concluimos que un juzgador racional de los hechos podría haber encontrado al acusado culpable de abuso infantil agravado más allá de una duda razonable basada en la evidencia presentada. Tenn. R.App. pág. 13(e); Jackson v. Virginia, 443 US 307, 99 S.Ct. 2781, 61 L.Ed.2d 560 (1979); Estado v. Cazes, 875 SW2d 253 (Tenn.1994).

Falta de instrucción sobre la edad

La acusada argumenta que sus sentencias por abuso infantil agravado de Clase A son ilegales porque el tribunal de primera instancia no instruyó al jurado sobre un elemento material del delito, que las víctimas tenían seis años de edad o menos. Sostiene que podría ser declarada culpable solo de la versión Clase B del delito porque el tribunal de primera instancia le indicó al jurado que un «niño» es una persona menor de dieciocho años. El Estado, por su parte, alega que la edad de la víctima se utiliza meramente como un factor de mejora de la pena y no es un elemento material.

La edad como elemento material

En primer lugar, consideramos si la disposición legal relativa a una víctima de seis años de edad o menos es un elemento material del delito de maltrato infantil agravado. Tanto el delito de maltrato infantil como el de maltrato infantil agravado abordan las lesiones y el descuido de las víctimas menores de dieciocho años. Además, ambos delitos aumentan la culpabilidad y la pena si el niño víctima es menor de seis años.

La conducta prohibida por los estatutos de abuso infantil y abuso infantil agravado es similar a la conducta prohibida por los estatutos de asalto y asalto agravado. Los estatutos de abuso infantil difieren de los estatutos de agresión en que, en la mayoría de los escenarios, la sanción por un delito bajo los estatutos de abuso infantil será mayor que si esa misma conducta fuera castigada bajo los estatutos de agresión.4

Los delitos de abuso infantil de un niño menor de dieciocho años y agresión son delitos menores de Clase A. Sin embargo, si la víctima de abuso infantil tiene seis años de edad o menos, el delito se convierte en un delito mayor de Clase D. El abuso infantil agravado de un niño menor de dieciocho años se castiga como un delito grave de Clase B, y el abuso infantil agravado de un niño de seis años o menos se castiga como un delito grave de Clase A. La conducta similar bajo asalto agravado constituye un delito mayor de Clase C. Así, el legislador ha determinado que quien comete maltrato infantil y maltrato infantil agravado es más culpable que un delincuente que comete el mismo tipo de delito contra un adulto.

En State v. Walton, 958 SW2d 724, 729 (Tenn.1997), esta La Corte observó que la legislatura optó por clasificar los delitos sexuales perpetrados contra niños menores de trece años como delitos “agravados”. Explicamos que la legislatura determinó que un delincuente que abusa sexualmente de un niño es más culpable que un delincuente que comete el mismo acto contra un adulto. Sostuvimos que la edad es un elemento esencial de los delitos. Identificación. Al igual que los delitos sexuales que involucran a niños, la legislatura ha optado por clasificar los delitos de abuso infantil como delitos “agravados” porque son delitos contra los niños. Por lo tanto, sostenemos que las disposiciones de edad del estatuto son elementos esenciales de los delitos de abuso infantil.

Falta de instrucción sobre el elemento material

Es deber del tribunal de juicio dar una carga completa de la ley aplicable a los hechos del caso. Ver State v. Harris, 839 SW2d 54, 73 (Tenn.1992); Estado v. Thompson, 519 SW2d 789, 792 (Tenn.1975). Las Enmiendas Quinta y Sexta de la Constitución de los Estados Unidos “requieren que las condenas penales se basen en la determinación del jurado de que el acusado es culpable de todos los elementos del delito del que se le acusa, más allá de toda duda razonable”. Estados Unidos contra Gaudin, 515 US 506, 509, 115 S.Ct. 2310, 2313, 132 L.Ed.2d 444 (1995).

Concluimos que la disposición legal con respecto a la edad de la víctima es un elemento esencial del delito grave de clase A de abuso infantil agravado. También sostenemos que el tribunal de primera instancia se equivocó al no instruir al jurado que debe determinar más allá de toda duda razonable que las víctimas tenían seis años de edad o menos. A continuación, consideraremos si este error está sujeto a un análisis de errores inofensivos.

Análisis de errores inofensivos

En Neder v. Estados Unidos, 527 US 1, 18, 119 S.Ct. 1827, 1838, 144 L.Ed.2d 35 (1999), la Corte Suprema de los Estados Unidos sostuvo que la indagación por error inofensivo en un caso de falta de instrucción debe ser si es “claro más allá de toda duda razonable que un jurado racional haber declarado culpable al acusado en ausencia del error”. El Tribunal dijo:

Creemos que cuando un elemento omitido está respaldado por pruebas no controvertidas, este enfoque logra un equilibrio adecuado entre “el interés de la sociedad en castigar a los culpables [and] el método por el cual se toman las decisiones de culpabilidad”. ․ En un caso como este, donde un acusado no presentó, y aparentemente no pudo presentar, hechos que impugnen el elemento omitido, responder a la pregunta de si el veredicto del jurado habría sido el mismo en ausencia del error no socava fundamentalmente los propósitos del jurado. garantía de prueba.

Por supuesto, salvaguardar la garantía del jurado a menudo requerirá que un tribunal de revisión realice un examen exhaustivo del registro. Si, al final de ese examen, el tribunal no puede concluir más allá de una duda razonable que el veredicto del jurado habría sido el mismo sin el error, por ejemplo, cuando el acusado impugnó el elemento omitido y presentó pruebas suficientes para respaldar una conclusión contraria. no debería encontrar el error inofensivo.

Un tribunal de revisión que realiza esta inofensiva investigación de error no se convierte, como dijo el juez Traynor, en un segundo jurado para determinar si el acusado es culpable. Más bien, un tribunal, al estilo típico de un tribunal de apelaciones, pregunta si el expediente contiene evidencia que podría conducir racionalmente a una conclusión contraria con respecto al elemento omitido. Si la respuesta a esa pregunta es «no», mantener el error inofensivo no «refleja una denigración de los derechos constitucionales involucrados». Por el contrario, “sirve[s] un propósito muy útil en la medida en que
[it] bloquear[s] anular las condenas por pequeños errores o defectos que tienen poca o ninguna probabilidad de haber cambiado el resultado del juicio”.

Identificación. en 527 US en 18-19, 119 S.Ct. en 1838-39 (citas omitidas).

Las acusaciones en este caso acusando a la acusada de la muerte imprudente de sus hijos incluían las fechas de nacimiento de las víctimas. Durante la prueba del caso, uno de los novios de la acusada testificó que sus hijos eran menores de cuatro años, la edad de su hijo. Otros testigos describieron a los niños como “bebés”. Los informes de la autopsia del médico forense presentados como evidencia indicaron que la edad de Dustin J. Ducker era de doce meses y la de Devin L. Ducker de veintitrés meses. El tribunal de primera instancia no instruyó al jurado en cuanto a las edades de las víctimas aparte de la instrucción de que un «niño» se define como menor de dieciocho años. El tribunal de primera instancia instruyó al jurado sobre la posible sentencia por el delito de abuso infantil agravado de Clase A. La defensa de la Sra. Ducker fue que ella no causó las lesiones ni los daños a sus hijos a sabiendas; su defensa no tuvo nada que ver con las edades de sus hijos.

Concluimos que más allá de una duda razonable, el veredicto del jurado habría sido el mismo sin el error. Por lo tanto, el error fue inofensivo.

CONCLUSIÓN

Sostenemos que el abuso infantil agravado es un delito menor incluido de asesinato por el asesinato imprudente de un niño. Adicionalmente, sostenemos que el saber mens rea del maltrato infantil agravado se refiere a la conducta y no al resultado de la conducta y que la prueba fue suficiente en este caso. También sostenemos que el acusado fue debidamente condenado por delitos graves de Clase A por lesiones a niños de seis años de edad o menos. Las costas de este recurso se gravan contra la demandada Jennie Bain Ducker, por lo que podrá dictar ejecución si fuere necesario.

NOTAS AL PIE

1

. Durante el argumento oral ante este Tribunal, el acusado admitió que el abuso infantil agravado era un delito menor incluido de asesinato por el asesinato imprudente de un niño. El demandado basó esta concesión en una nota a pie de página de la decisión reciente de este Tribunal en State v. Burns, 6 SW3d 453, 467 (Tenn.1999). La nota al pie 12 en Burns esencialmente reconoció que la legislatura tenía la capacidad de designar explícitamente un delito como un delito menor incluido de un delito mayor. Si bien el abuso infantil se ha designado explícitamente como un delito menor incluido «de cualquier tipo de homicidio» en Tenn.Code Ann. § 39-15-401(d), la legislatura no ha designado el abuso infantil agravado como un delito menor incluido de “cualquier tipo de homicidio”.

2

. Desde entonces, la legislatura ha optado por tratar el delito como un delito grave de asesinato, y el análisis de doble condena empleado en este caso se limita estrictamente al Código de Tennessee Ann. § 39-13-202(a)(4). Reconocemos que el Tribunal de Apelaciones en lo Penal en State v. Hodges, 7 SW3d 609 (Tenn.Crim.App.1998), afirmó las condenas duales de homicidio grave en primer grado y abuso infantil con agravantes. Sin embargo, el estatuto de asesinato bajo el cual Hodges fue condenado es diferente del estatuto de asesinato en cuestión en este caso. Hodges fue condenado bajo Tenn.Code Ann. § 39-13-202(a)(2)(1995), que prohíbe matar a otra persona durante la perpetración de un delito grave, abuso infantil agravado.(a) Asesinato en primer grado es:* * *(2) Un asesinato de otro cometido en la perpetración o intento de perpetrar cualquier asesinato en primer grado, incendio provocado, violación, robo, hurto, hurto, secuestro, abuso infantil agravado o piratería aérea; o* * *(b) No se requiere un estado mental culpable para la condena según la subdivisión (a)(2) o (a)(3), excepto la intención de cometer los delitos o actos enumerados en dichas subdivisiones. § 39-13-202(a)(2), (b) (1995). Ducker fue acusado de imprudencia asesinato de un niño por abuso infantil agravado, que figuraba en una subsección separada del estatuto de asesinato en primer grado en Tenn.Code Ann. § 39-13-202(a)(4)(1994) (revocado en 1995).

3

. Según Burns, un delito es un delito menor incluido si: (a) todos sus elementos legales están incluidos dentro de los elementos legales del delito imputado; o (b) no cumple con la definición de la parte (a) solo en el sentido de que contiene un elemento o elementos legales que establecen (1) un estado mental diferente que indica un tipo menor de culpabilidad; y/o (2) un daño o riesgo de daño menos grave a la misma persona, propiedad o interés público; o (c) consiste en (1) la facilitación del delito imputado o de un delito que de otro modo cumple con la definición de delito menor incluido en la parte (a) o (b); o (2) un intento de cometer el delito imputado o un delito que de otro modo cumple con la definición de delito menor incluido en la parte (a) o (b); o (3) solicitud para cometer el delito imputado o un delito que de otro modo cumple con la definición de delito menor incluido en la parte (a) o (b). Burns, 6 SW3d en 466-67.

4

. Código de Tennessee Ann. § 39-15-401, abuso y negligencia infantil, establece: (a) Cualquier persona que a sabiendas, que no sea por medios accidentales, trate a un niño menor de dieciocho (18) años de tal manera que inflija lesiones o descuide tal un niño que afecta adversamente la salud y el bienestar del niño comete un delito menor de Clase A; siempre que, si el niño abusado o descuidado tiene seis (6) años de edad o menos, la sanción es un delito mayor de Clase D. Código Ann. § 39-13-101 define asalto: (a) Una persona comete asalto que: (1) Intencionalmente, a sabiendas o imprudentemente causa lesiones corporales a otra persona;* * * (b) El asalto es un delito menor de Clase A a menos que el delito se cometa bajo subdivisión (a)(3), en cuyo caso el asalto es un delito menor de Clase B. Los delitos de abuso infantil agravado y asalto agravado son delitos similares en el sentido de que se cometen cuando se produce una lesión corporal grave o se emplea un arma. El abuso infantil agravado se define: (a) Una persona es culpable del delito de abuso infantil agravado que comete el delito de abuso infantil como se define en 39-15-401 y (1) El acto de abuso resulta en lesiones corporales graves a la niño; o (2) Se usa un arma mortal para lograr el acto de abuso. (b) Una violación de esta sección es un delito grave de Clase B; siempre que, si el niño abusado tiene seis (6) años de edad o menos, la sanción es un delito mayor de Clase A. Código Ann. § 39-15-402(a) (1994).Tenn.Code Ann. § 39-13-102 define asalto agravado: (a) Una persona comete asalto agravado que: (1) Intencionalmente o con conocimiento comete un asalto como se define en § 39-13-101 y: (A) Causa lesiones corporales graves a otra persona; o (B) Usa o muestra un arma mortal; o* * *(d) El asalto agravado bajo la subdivisión (a)(1) o la subsección (b) o (c) es un delito mayor de Clase C․

HOLDER, J., emitió la opinión del tribunal, a la que se sumaron ANDERSON, CJ, DROWOTA, BIRCH y BARKER, JJ.

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba