Perfiles asesinos - Mujeres

Katherine BUNNELL – Expediente criminal

katherine bunnell

Clasificación: Asesino

Características:

Bcomiendo la muerte de su sobrino de 3 años

Número de víctimas: 1

Fecha del asesinato: 30 de octubre de 2004

Fecha de arresto:

Mismo día

Fecha de nacimiento: 1983

Perfil de la víctima: Tomás «TJ» Wright, 3 (su sobrino)

Método de asesinato:

Golpeando

Ubicación: Woonsocket, condado de Providence, Rhode Island, EE. UU.

Estado:

Condenado a cadena perpetua el 6 de octubre de 2008

Tribunal Supremo de Rhode Island

Estado contra Katherine Bunnell

Bunnell sentenciado por la muerte de un niño

Mujer de Woonsocket cumplirá cadena perpetua

Por Nancy Krause – Wpri.com

6 de octubre de 2008

Una mujer declarada culpable de matar a golpes a su sobrino de 3 años ha sido sentenciada a cadena perpetua en Providence.

Un jurado condenó a Katherine Bunnell, de 25 años, de Woonsocket en mayo por la muerte a golpes de Thomas «TJ» Wright en 2004, quien vivía con ella en un hogar de acogida porque su madre estaba en prisión.

Bunnell también fue sentenciado a 10 años de prisión por un cargo separado de conspiración para asesinar. Ella podría ser elegible para libertad condicional en unos 25 años.

«Han pasado casi cuatro años desde que ocurrió este horrible acto de asesinato, pero la repugnancia que todos sentimos por la insensatez del asesinato de un niño inocente no se ha desvanecido», dijo el fiscal general de RI, Patrick Lynch. «También reconocemos que la sentencia de hoy simplemente pone fin al caso legal; no puede traer de vuelta a TJ Wright, y será llorado para siempre».

Bunnell se disculpó el lunes antes de ser sentenciada. Ella dijo que asumió la responsabilidad por la muerte del niño, pero negó haber dado los golpes fatales.

Los fiscales dijeron que Bunnell y su novio, Gilbert Delestre, golpearon a la niña después de regresar a casa y encontrar un desorden en la sala de estar. Delestre ha sido acusado por separado y está a la espera de juicio.

Mujer de RI declarada culpable de matar a su sobrino de 3 años

Por Ray Henry – Associated Press

16 de mayo de 2008

PROVIDENCE, RI — Una mujer que golpeó a su sobrino de 3 años después de que llegó a casa después de una noche de copas y encontró un desorden en su sala de estar fue declarada culpable de asesinato el viernes en un caso brutal que provocó una investigación sobre el cuidado de crianza temporal del estado. sistema.

Katherine Bunnell fue declarada culpable de asesinato en segundo grado y conspiración para cometer asesinato por la muerte el 30 de octubre de 2004 de Thomas «TJ» Wright, quien vivía con ella en un hogar de acogida porque su madre estaba en prisión. El jurado del Tribunal Superior de Providence deliberó durante tres días.

“Ella era responsable de la vida de un niño pequeño”, dijo el fiscal general Patrick Lynch después del veredicto. “Ella estuvo involucrada en apagarlo en la golpiza más brutal que he visto o escuchado en mi experiencia en la oficina, y por eso debería pagar”.

Bunnell enfrenta de 10 años a cadena perpetua cuando sea sentenciada el 16 de julio.

Durante el juicio, los fiscales dijeron que Bunnell y su novio, Gilbert Delestre, se enfurecieron cuando regresaron a su apartamento de Woonsocket y encontraron yogur y leche derramados en la sala de estar.

Los fiscales dicen que Bunnell sacó a Wright de su cama, lo arrastró por las escaleras y golpeó al niño de 3 años con tanta fuerza que se volcó repetidamente y golpeó su cabeza contra el suelo. Bunnell le echó leche en la cabeza y una niñera de 15 años dijo que vio a Wright arrojado seis pies a través de una habitación.

El niño quedó desplomado contra una pared, gimiendo y luchando por respirar.

Otro testigo, el primo de Delestre, dijo que Bunnell colgó el teléfono después de llamar al 911 para pedir ayuda y luego trató de evitar que resucitara al niño después de que dejó de respirar.

Una autopsia reveló que Wright sufrió una fractura en la pierna, daño cerebral y múltiples lesiones por fuerza contundente.

El abogado defensor Gerard Donley admitió que su cliente golpeó al niño, pero culpó a Delestre de infligir las heridas fatales. Delestre será juzgado por separado por la muerte de Wright.

Donley dijo que planeaba apelar el veredicto porque cree que el jurado debería haber visto partes adicionales de una cinta de video que muestra el interrogatorio de Delestre por parte de la policía.

“No creo que sea culpable de nada más que disciplina inapropiada y vergonzosa de un niño de 3 años”, dijo.

La madre de Wright, Karen Wright, estuvo en la corte el viernes y todavía apoya a su hermana, dijo Donley. Se espera que ella abogue por clemencia cuando Bunnell sea sentenciado.

El Departamento de Niños, Jóvenes y Familias de Rhode Island tuvo contacto con Thomas Wright antes de su muerte. Se cayó por una ventana del segundo piso tres veces, la última vez provocó que un trabajador social del DCYF fuera asignado al asunto.

En enero de 2004, DCYF puso a Wright y sus dos hermanos al cuidado de Bunnell cuando su madre fue enviada a prisión por transportar 100 libras de marihuana.

Los funcionarios del DCYF dijeron más tarde que no sabían que la policía estatal de Arkansas había atrapado a Gilbert y Delestre con 130 libras de marihuana en su automóvil durante una parada de tráfico en marzo de 2003. Los dos no fueron procesados ​​en ese caso.

Después de que mataron a Wright, un panel estatal que investigó DCYF descubrió que la agencia nunca debería haber colocado a Wright y sus hermanos con Bunnell porque ella estaba desempleada, tenía dos hijos propios y se sabía que usaba drogas.

El asesinato de Wright también es una acusación clave en una demanda civil pendiente que alega problemas generalizados de abuso y negligencia en el sistema de cuidado de crianza de Rhode Island.

Juicio de Bunnell: Bunnell dice que nunca dejó caer a un niño

beloblog.com

13 de mayo de 2008

PROVIDENCE — Katherine Bunnell tomó el estrado de los testigos en su juicio por asesinato esta mañana y dio un relato de los eventos que llevaron a la muerte de Thomas «TJ» Wright, de 3 años, que difiere marcadamente del testimonio de los testigos de cargo en el caso. .

Bunnell dijo que nunca soltó a TJ, su sobrino, de quien obtuvo la custodia cuando su hermana fue a prisión, y que no lo golpeó lo suficientemente fuerte como para causarle las lesiones que dejaron al niño con muerte cerebral.

Ella dijo que solo lo golpeó suavemente en la cara dos veces y le echó leche en la cabeza después de que ella y su novio, Gilbert Delestre, regresaron a su apartamento de Woonsocket después de un noche en 2004 para encontrar un desorden en el suelo de la sala de estar.

Bunnell, de 24 años, y Delestre, de 27, están acusados ​​del asesinato de TJ. La pareja está siendo juzgada por separado porque se espera que cada uno implique al otro en la muerte de TJ.

Bunnell hizo exactamente eso cuando tomó el banquillo de los testigos hoy, testificando que TJ estaba bien y no mostraba ninguna de las lesiones que lo llevaron a la muerte cuando dejó al niño solo con Delestre temprano en la mañana del 30 de octubre de 2004, para conducir el casa de niñera.

Su testimonio contradijo el de la niñera, Kayla Roderick, de 18 años, quien testificó hace una semana que Bunnell se enfureció y golpeó salvajemente a TJ después de que Bunnell vertió una jarra de leche sobre el niño y Delestre lo arrojó al otro lado de la habitación.

Juicio Bunnell: Delestre toma el quinto, la madre del bebé se lamenta

beloblog.com

13 de mayo de 2008

PROVIDENCE – Gilbert Delestre, llamado hoy como testigo en el juicio de su novia Katherine Bunnell por la muerte del niño pequeño que tenían a su cuidado, se negó a testificar, haciendo valer su derecho de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación por consejo de su abogado.

Delestre, al igual que Bunnell, ha sido acusado de asesinato y conspiración para asesinar. Se negó a responder cuando el abogado de Bunnell, Gerard H. Donley, le preguntó si estaba en Woonsocket en la fecha del asesinato, el 30 de octubre de 2004.

Se negó a responder cuando se le preguntó si conocía a Bunnell oa Thomas J. “TJ” Wright, el niño de 3 años que él y Bunnell, la tía de TJ, están acusados ​​de matar a golpes.

Se negó a responder cuando le preguntaron si estaba en el apartamento que él y Bunnell vivían alquilado en 2229 Diamond Hill Road.

Mientras Delestre estaba en el estrado de los testigos, la madre de TJ, Karen Wright, estaba afuera en el pasillo, llorando: “¡Quiero recuperar a mi bebé! ¡Quiero a mi bebé de vuelta!»

“Él lo mató. El hizo eso. Él hizo eso”, dijo Wright, refiriéndose a Delestre.

Wright, que es la hermana de Katherine Bunnell, no sabía que Delestre iba a ser llamado como testigo.

Sus hijos, que incluían un niño de 10 años, David, y un niño de 6 años, Mickey, así como TJ, estaban siendo atendidos por Bunnell y Delestre porque Wright estaba cumpliendo una sentencia de prisión de 2 años y medio en 2004 en Illinois por posesión de marihuana.

Las novedades se produjeron en el último día de testimonios en el juicio.

Juicio Bunnell: Culpar por la muerte de un niño pequeño

Redactor de la revista John Castellucci – Beloblog.com

6 de mayo de 2008

PROVIDENCE — Tres años y medio después de que un niño de 3 años fuera brutalmente golpeado hasta la muerte en Woonsocket, un fiscal buscó hoy culpar de la golpiza a su tía de 24 años y su novio.

En su declaración de apertura en el juicio por asesinato de Katherine Bunnell, el fiscal Scott Erickson dijo que Bunnell arrastró a Thomas «TJ» Wright, un niño bajo su cuidado, fuera de la cama, lo abofeteó y golpeó repetidamente porque estaba enojada por el desastre que había hecho en la sala de estar de su apartamento en Diamond Hill Road.

«¿Qué es este lío? ¿Qué está pasando en mi casa?» Erickson dijo que Bunnell dijo mientras arrastraba al niño llorando por el primer piso.

Bunnell empujó repetidamente a TJ al suelo, lo levantó y lo empujó hacia abajo nuevamente, dijo Erickson. Ella lo golpeó una y otra vez, luego lo arrastró a la cocina y le echó un recipiente de leche sobre la cabeza.

La golpiza tuvo lugar frente a la niñera de 15 años de TJ después de que Bunnell, su novio, Gilbert Delestre, y el primo de Delestre, José Santiago, regresaron al apartamento después de una noche en un bar de Milford, Massachusetts.

TJ, uno de los tres niños puestos bajo el cuidado de Bunnell después de que su hermana, la madre de TJ, fuera encarcelada por posesión de marihuana, fue llevada en ambulancia al Centro Médico Landmark en Woonsocket, y luego al Hospital Infantil Hasbro en Providence.

Erickson dijo que las lesiones de TJ eran tan graves un día y medio después de la golpiza que se descubrió que tenía muerte cerebral, se le quitó el soporte vital y se le permitió morir.

Bunnell está siendo juzgada por separado de Delestre quien, como ella, está detenida sin derecho a fianza en las Instituciones Correccionales para Adultos en Cranston. Cada uno está acusado de asesinato y conspiración para cometer asesinato.

Pero en su declaración de apertura, el abogado de Bunnell, Gerard H. Donley, dijo que si bien Bunnell empujó, arrastró y abofeteó a TJ, Delestre causó las lesiones que llevaron a la muerte del niño.

«La evidencia mostrará que las bofetadas, los tirones, los arrastres y el derramamiento de la leche, por objetables que fueran, no fueron la causa de la muerte de este niño. Fue una golpiza brutal, y la evidencia mostrará quién lo hizo», dijo Donley.

El primer testigo en subir al estrado fue un rescatista del Departamento de Bomberos, el teniente Edward Bertholic, quien administró los primeros auxilios a TJ. Está programado que regrese al estrado esta tarde.

Se abre juicio para tía de RI acusada de muerte de niño

Wpri.com

5 de mayo de 2008

PROVIDENCE, Rhode Island, EE.UU. (AP) – Una mujer acusada de matar a golpes a su sobrino de 3 años abofeteó y arrastró al niño, pero el novio que vivía con ella fue finalmente responsable de matarlo, dijo su abogado defensor al jurado en declaraciones de apertura el martes. .

Katherine Bunnell está acusada de asesinato por la muerte a golpes de Thomas «TJ» Wright en octubre de 2004. Wright y sus hermanos habían sido puestos al cuidado de Bunnell porque su madre estaba en prisión.

El fiscal Scott Erickson le dijo al jurado en el Tribunal Superior de Providence que Bunnell y su novio, Gilbert Delestre, culparon a la niña por ensuciar su apartamento de Woonsocket mientras pasaban la noche en un bar. Bunnell arrastró al niño fuera de la cama, lo golpeó repetidamente, lo empujó al suelo y le echó un recipiente de leche en la cabeza, dijo Erickson.

Erickson dijo que Bunnell le dijo al niño: «¿Qué es este lío? ¿Qué está pasando en mi casa?». El abogado de Bunnell, Gerard Donley, reconoció que su cliente empujó, abofeteó y arrastró al niño, pero dijo que ella no causó sus heridas mortales.

«La evidencia mostrará que las bofetadas, los tirones, los arrastres y el derramamiento de la leche, por objetable que fuera, no fueron la causa de la muerte de este niño», dijo Donley. Dijo que Delestre, quien también ha sido acusado de asesinato, le dio al niño una «golpiza brutal».

La muerte provocó una investigación por parte de un panel estatal y planteó preguntas sobre cómo se evalúa a los padres de crianza. Un informe emitido un año después encontró que el Departamento de Niños, Jóvenes y Familias del estado había perdido al menos cinco oportunidades para intervenir en el caso.

La muerte del niño también ocupó un lugar destacado en una demanda presentada el año pasado por el defensor de los niños del estado que alegaba problemas graves con el sistema de cuidado de crianza del estado, incluido el abuso y la agresión sexual de algunos niños bajo la custodia del estado.


Tribunal Supremo de Rhode Island

Estado contra Bunnell


ESTADO contra Katherine BUNNELL, Alias Jane Doe.

n.° 2010–388–CA

22 de junio de 2012

Presente: SUTTELL, CJ, GOLDBERG, FLAHERTY y ROBINSON, JJ.

Lauren S. Zurier, Departamento del Fiscal General, para el Estado.Christopher S. Gontarz, Esq., para el Acusado.

OPINIÓN

El 31 de octubre de 2004, Thomas J. Wright1, de tres años perdió la vida como resultado de las lesiones extensas que trágicamente le habían infligido su tía y su novio después de regresar a casa después de una noche de copas. La acusada, Katherine Bunnell, fue condenada por un jurado por asesinato en segundo grado y conspiración para cometer el delito de asesinato. Como resultado, fue sentenciada a períodos consecutivos de cadena perpetua en Instituciones Correccionales para Adultos (ACI) por la condena por asesinato y diez años de servicio en el ACI por la condena por conspiración. El acusado ahora apela por dos razones. En primer lugar, sostiene que el juez de primera instancia se equivocó al excluir de las pruebas ciertas partes de una entrevista concedida por su novio, Gilbert Delestre, en el Departamento de Policía de Woonsocket el día anterior a la muerte de TJ. En segundo lugar, alega error en la denegación por parte del juez de primera instancia de su moción para un nuevo juicio. Por las razones expuestas en esta opinión, confirmamos la sentencia de la Corte Superior.

I

Hechos e Antecedentes Procesales

Los hechos que rodearon este atroz infanticidio se registran con cierto detalle en nuestra opinión sobre el novio y coconspirador de Bunnell, Gilbert Delestre. Véase State v. Delestre, 35 A.3d 886, 888–90 (RI2012); ver también In re Destiny P., 922 A.2d 168, 170–72, 175 (RI2007) (que confirma la terminación de la patria potestad del demandado y Delestre con respecto a sus dos hijos). A los efectos de esta apelación, solo relacionamos los hechos relacionados con las cuestiones planteadas por el demandado.

El 29 de octubre de 2004, el demandado y Delestre dejaron a sus dos hijos y a los tres sobrinos del demandado al cuidado de una niñera de quince años, Kayla, para que pudieran disfrutar de una noche de fiesta2. Salieron de su apartamento de Woonsocket alrededor de las 7 pm y regresó aproximadamente a las 2:30 a. tumbado en el sofá de la sala de estar. Luego se acostó en el suelo junto al sofá y finalmente se durmió. Kayla dijo que la despertó el acusado que entraba por la puerta principal y gritaba varias veces: “¿Qué le pasó a mi puta casa? ¿Por qué hay un desorden en todo mi piso? con Delestre siguiéndola detrás. Kayla testificó que «vio leche y yogur y [something else she could not
identify] mezclados”, que se había derramado de un tazón y había aterrizado en el área alfombrada del piso. TJ ya no estaba en el sofá donde Kayla lo había dejado, por lo que le dijo al acusado «que TJ podría haberlo hecho». Kayla testificó que el acusado “realmente no dijo nada [,] pero [Delestre went] arriba”, después de lo cual escuchó tres o cuatro “bofetadas fuertes” y luego escuchó a TJ llorar.

Kayla testificó que, a partir de entonces, el acusado subió las escaleras y, después de interrogar en voz alta al hermano de TJ, llevó a TJ abajo, lo tomó por los brazos y lo colgó frente a ella. Kayla testificó además que cada vez que el acusado «bajaba una escalera, su rodilla lo golpeaba en la espalda». Cuando el acusado llegó al último escalón,4 según Kayla, el acusado “simplemente dejó caer” a TJ desde aproximadamente dos a dos pies y medio del suelo. TJ “aterrizó boca abajo y un lado de su cara golpeó el suelo”, lo que provocó que su cabeza “rebotara un poco”. Aunque TJ intentó levantarse, Kayla declaró que el acusado “lo agarró por las muñecas y lo tiró del suelo”, lo que hizo que TJ gimiera.5

Kayla afirmó además que el acusado «empujó» a TJ hacia la mesa donde estaba el desorden, mientras continuaba despotricando sobre el desorden de su apartamento. TJ no dijo nada, simplemente se paró frente al acusado, llorando. Kayla testificó que el acusado golpeó a TJ en la espalda y en el pecho aproximadamente tres o cuatro veces “con el puño cerrado”, de manera que “la palma y los nudillos de su mano lo golpeaban”. El ataque del acusado hizo que TJ cayera al suelo, boca abajo, con un lado de la cara golpeando nuevamente el suelo. Según Kayla, el acusado “volvió a levantarlo por la muñeca” y continuó golpeándolo otras tres o cuatro veces en el pecho, mientras seguía gritándole.

Kayla testificó además que cuando el acusado intentó levantar a TJ del suelo después de haber sido derribado por tercera vez, el niño «no se puso de pie, simplemente se cayó» de espaldas, lo que provocó que «[t]él detrás de su cabeza [to] golpea el suelo y * * * rebota[ ] un poco[,] y luego simplemente se acostó allí”. Según Kayla, el acusado «ja[d] una mano en [TJ’s]
muñeca, entonces [he was] tal vez a una pulgada y media del suelo, y luego le da una bofetada[ped] él” de ida y vuelta a través de su cara cuatro veces, con la mano abierta. Con cada bofetada administrada por el acusado en la mejilla del niño de tres años, Kayla dijo que la «cara de TJ se volvía de esa manera y golpeaba el suelo», y el acusado «llamaba[ ] él estúpido”, gritándole: “¿Por qué desordenaste mi piso? ¿Por qué le harías esto a mi sala de estar? ¿Que pasa contigo?» Kayla comparó la fuerza que el acusado usó en la niña con dos «adolescentes * * * peleándose».

Kayla testificó que el acusado luego “tiró
[TJ] del piso” y “lo jaló hacia el armario”. Dijo además que TJ “cayó hacia atrás”, causando que “su espalda y su cabeza [to] golpea la puerta, y [that] simplemente se sentó allí, apoyado contra la puerta del armario”. Luego, el acusado volvió a abofetear a TJ en la cara, con una fuerza que Kayla proclamó como “[l]como dos adolescentes peleando. TJ permaneció sentado en el suelo, llorando, “simplemente recostado contra la puerta”. Kayla dijo que el acusado luego “tomó leche y la derramó sobre [TJ’s] cabeza” durante “tal vez diez segundos”, y agregó que TJ, aunque seguía llorando, no hizo ningún intento de moverse.

El acusado luego le preguntó a Kayla si quería irse a casa. Kayla dijo que sí, y el acusado comenzó a buscar las llaves de su auto. Kayla testificó que se giró para mirar hacia afuera y que cuando se dio la vuelta, vio a TJ «a unos dos pies y medio o tres pies y medio en el aire[,] cayendo” hacia ella y el acusado, como si “lo hubieran arrojado”. Ella atestiguó que el niño viajó aproximadamente de cuatro a cinco pies por el aire, alejándose de donde estaba parado Delestre. Kayla dijo que los “brazos de Delestre caían hacia su cintura [,] y [that] el dijo [defendant] Llegar [TJ] fuera de aquí antes de que lo deje caer. Kayla indicó que “[TJ] aterrizó sobre su estómago, pero su pierna estaba torcida debajo de su estómago”, como “si estuviera sentado * * * al estilo indio”. Kayla testificó además que creía que fue la pierna izquierda de TJ la que aterrizó de forma torcida y que la cara de TJ volvió a golpear el suelo cuando aterrizó.

Según Kayla, el acusado se acercó a TJ y «simplemente lo levantó» por las muñecas «hasta que estuvo de pie».[,] y luego metió la mano debajo de sus brazos * * * para levantarlo y lo llevó hasta las escaleras”. El acusado luego continuó buscando sus llaves. En ese momento, testificó Kayla, Delestre también se acercó a TJ, “lo levantó y lo subió * * * dos pasos y luego simplemente lo bajó”. Kayla atestiguó además que TJ simplemente “se apoyó contra la pared”; “[h]e estaba respirando pesadamente y * * * dejando que el peso de su cuerpo cayera al suelo. No estaba tratando de mantenerse en pie”.

La acusada testificó que cuando regresó a su apartamento después de llevar a Kayla a casa, Delestre «caminar[ed]
hacia [her] * * * y él dijo: ‘Sube y revisa a TJ’”, mientras hacía un movimiento como si algo estuviera mal con el niño pequeño. Según el acusado, ella «inmediatamente * * * corrió escaleras arriba», fue al dormitorio y gritó el nombre de TJ. Cuando TJ «no se sentó ni nada», el acusado llevó al niño al baño, «tomó agua del fregadero[,] y [she] póntelo [TJ’s] cabeza [because
she thought that] saldría de él y se volvería consciente”. Ella testificó que sabía que TJ estaba «inconsciente» porque estaba «flojo cuando [she] lo recogió.» La acusada atestiguó que ella gritó: “Llame al 9–1–1” y que TJ “se veía azul”. Además, afirmó que «él no era así» antes de irse para llevar a Kayla a casa.

Edward Bertholic, un teniente en el rescate del Departamento de Bomberos de Woonsocket, testificó que llegó al apartamento del acusado a las 3:31 am el 30 de octubre de 2004, en respuesta a una llamada de despacho del 911 que informó que un niño estaba enfermo. Cuando el teniente Bertholic vio por primera vez a TJ, notó «algunas lesiones traumáticas», así como vómito y sangre dentro y alrededor de su boca. Además, el teniente Bertholic testificó que “había mucha hinchazón y moretones alrededor [the child’s] ojo y frente”, y comparó la apariencia de las heridas en la cabeza de TJ con “alguien que perdió un combate de boxeo o algo así”. Según el teniente Bertholic, el brazo izquierdo de TJ “estaba deformado y magullado y parecía que posiblemente estaba roto” y el niño tenía lesiones similares en “su pierna en el área del muslo”. Además, el teniente Bertholic testificó que el acusado le dijo “que [came] casa y encontré al niño así en la cuna”.

El patrullero Peter Menard y el teniente Norman Galipeau6 del Departamento de Policía de Woonsocket llegaron al lugar esa noche. El patrullero Menard declaró que habló con el acusado, quien le informó que después de regresar de un club al que habían ido ella, Delestre y el primo de Delestre, José Santiago, envió a Delestre y Santiago “a la casa”. [to] buscar a la niñera mientras esperaba afuera en el auto”, y que, “cuando salió la niñera, ella trajo a la niñera a casa y luego regresó”. Según Ptlm. Menard, el acusado “realmente no tenía mucha emoción” y no parecía angustiado.

El teniente Galipeau testificó que Delestre informó a los oficiales que “había subido las escaleras para ver cómo estaban los niños y * * * notó que TJ estaba inerte, medio dentro y medio fuera de su cama”. Según Ptlm. Menard, se le preguntó a Delestre “dónde ocurrió todo y dónde pasó”, a lo que respondió que “pasó arriba”. Los oficiales acompañaron a Delestre al segundo piso, y el acusado los siguió “unos minutos después”. El patrullero Menard testificó que cuando interrogaron a los hermanos mayores de TJ sobre lo que le había pasado a TJ, el acusado ordenó a los niños que “le dijeran a la policía lo que hizo la niñera”. Además, testificó que ella hizo esta demanda “[a]al menos tres veces”, pasando “de una voz casi calmada a una voz gritando”, finalmente gritándoles: “Dile a la maldita policía lo que la niñera le hizo a TJ”.

Desafortunadamente, el pronóstico de TJ fue muy sombrío. Alrededor de las 6:30 am del 30 de octubre de 2004, el niño estaba en estado de coma. Su rostro tenía hematomas agudos y extensos, según Reena Isaac, MD, quien en ese momento estaba completando un programa de beca de dos años en pediatría forense en el Hospital Infantil Hasbro. Ella testificó que una tomografía computarizada mostró que, “en el lado izquierdo [of TJ’s
brain, there was] un hematoma o hemorragia subdural de moderado a grande, lo que significa, esencialmente, sangrado en el cerebro”, así como “edema cerebral significativo o inflamación del cerebro”. El doctor Issac declaró que las lesiones de TJ eran «consistentes con un traumatismo por fuerza contundente en el niño varias veces», y aclaró que se había usado «fuerza excesiva» porque «[y]No ves estas lesiones en un accidente.[s].” Se realizó una resonancia magnética el 31 de octubre de 2004, que según el Dr. Isaac mostró “infarto cerebeloso, [which]
significa muerte tisular o celular” del cerebro. El doctor Isaac explicó además que cuando “el tejido muere, el órgano comienza a morir. Una vez que ocurre la muerte cerebral, el resto del cuerpo sigue”. Alrededor del mediodía de ese mismo día, TJ fue “declarado con muerte cerebral”. Aproximadamente treinta minutos después, se retiró al niño del soporte vital.

Peter A. Gillespie, MD, testificó sobre los resultados de la autopsia de TJ.7 El doctor Gillespie declaró que, en el momento de su muerte, TJ pesaba treinta y dos libras y medía treinta y seis pulgadas de estatura. Testificó que “[t]había múltiples lesiones traumáticas contusas en la cabeza, incluidas lesiones en la mejilla izquierda, la oreja izquierda, el área de la sien, la oreja derecha, así como lesiones presentes en la frente”. Las lesiones en la cabeza del niño incluían cinco moretones en la frente que variaban en tamaño de un tercio de pulgada a una pulgada de largo, “una gran área de contusión o moretones en el lado izquierdo de la frente, medida[ing] aproximadamente cuatro por seis pulgadas”, y moretones en el ojo izquierdo, la ceja derecha, el pómulo y desde la parte delantera de la oreja izquierda hasta la parte posterior de TJ. En la mejilla izquierda de TJ, “había una gran herida estampada”, que constaba de “cuatro líneas paralelas e impresiones de color púrpura/rojo” y separadas por áreas pálidas, que era “consistente con una bofetada infligida con una mano abierta. ” Había lesiones en los labios del niño y “la lengua en sí tenía múltiples lesiones traumáticas consistentes con marcas de mordeduras. * * * Estas eran marcas de mordeduras bastante profundas y había una gran cantidad de hemorragia asociada dentro de la propia lengua”. Como patólogo, el Dr. Gillespie afirmó que la lesión en la lengua era significativa porque:

“Se necesitaba aplicar una cantidad considerable de fuerza a TJ para que eso sucediera. Vemos marcas de mordeduras en algunos otros tipos de muertes, * * * [but] no vemos el alcance de las marcas de mordeduras con hemorragia que se observaron en este caso. Creo que este fue probablemente uno de los peores que he visto en lo que respecta a las marcas de mordeduras”.

El doctor Gillespie testificó además que hubo una «hemorragia subgaleal» aguda [ing]” a los lados y en la parte superior de la cabeza de TJ, que era “consistente con un traumatismo por objeto contundente”. Un examen del cerebro de TJ expuso «un gran hematoma subdural del lado izquierdo» y «un ligero cambio de las estructuras del cerebro del lado izquierdo al lado derecho», que era «consistente con algún tipo de lesiones traumáticas». “Contusiones [were] ubicado dentro del cerebro mismo”, y “el cerebro estaba de moderada a marcadamente inflamado”, lo que el Dr. Gillespie atestiguó que ocurre “como resultado de una lesión por fuerza contundente directa” o “como resultado de un contragolpe”.

Además, el Dr. Gillespie testificó que “hubo fracturas agudas por compresión” en las vértebras de TJ, lo que sería consistente con la “aplicación de algún tipo de traumatismo por objeto contundente * * * en la parte superior de la cabeza” o “una caída donde alguien cae directamente sobre sus pies o sus nalgas[, such that there
is] un tipo de aplicación de fuerza hacia arriba y hacia abajo”. Según el Dr. Gillespie, “la totalidad de las lesiones infligidas a [TJ] * * * condujo a su muerte”; y, aunque no se pudo determinar el orden en que se infligieron las lesiones, “se [could] determinarse que todos fueron infligidos mientras [TJ] estaba vivo.» Además, el Dr. Gillespie estimó que las lesiones ocurrieron “minutos o, como máximo, horas antes de su hospitalización”.

El doctor Gillespie opinó que el médico los hallazgos relacionados con las lesiones por traumatismo de fuerza contundente de TJ coincidían con la descripción de Kayla de los acontecimientos de la noche y, específicamente, que era «posible» que la fractura del fémur de TJ coincidiera con la forma en que Kayla informó que lo habían arrojado al otro lado de la habitación . Además, según el Dr. Gillespie, los síntomas asociados de una lesión en la cabeza son que la persona “se volvería letárgica, podría parecer soñolienta o incluso podría parecer comatosa. Probablemente habría disminuido la verbalización o probablemente no estaría hablando tanto”.

El gran jurado emitió una acusación contra el acusado el 21 de enero de 2005, acusando al acusado de asesinato y conspiración para cometer asesinato. El juicio con jurado del acusado se llevó a cabo en mayo de 2008, y resultó en condenas por asesinato en segundo grado y conspiración. Posteriormente, el acusado solicitó un nuevo juicio, cuya moción fue escuchada y denegada por el juez de primera instancia el 22 de mayo de 2008. La audiencia de sentencia del acusado se llevó a cabo el 6 de octubre de 2008, momento en el cual el juez de primera instancia declaró:

“Yo creo que el imputado provocó lo que pasó [to TJ] esa noche. Ella fue quien instigó lo que sucedió esa noche y comenzó todo a rodar. Ella es quien lo arrastró escaleras abajo. Ella es quien lo arrastró por la habitación. Ella es quien lo golpeó como lo describe Kayla. Ella lo arrastró por la habitación y estaba allí cuando Delestre arrojó a ese niño por la habitación y él aterrizó, como decían, al estilo indio.

“Sabemos por el testimonio del médico forense que esa fractura que sufrió, y vimos las fotos de eso, tan desplazado, eso tuvo que haber sucedido en ese punto, y eso probablemente fue suficiente allí, con todo lo demás que pasó , ser la causa de la muerte. ella estaba allí ¿Y qué hizo ella? No como otros la describen como alguien que tiene instintos maternales, se subió al auto y se fue con la niñera. Ese no era alguien que estaba tratando de salvar a este niño. De ninguna manera estaba tratando de salvar a este niño. Estaba enojada y fuera de control.

“ * * *

“Entonces, estoy seguro de que lo que la acusada no entiende es que no, ella no se levantó una mañana y planeó un asesinato deliberado de este niño, pero por su despreocupado desprecio por su vida, fue el equivalente de eso. Y así, desde ese punto de vista, al Tribunal no le impresiona en absoluto la afirmación de la acusada de que ella no tenía la intención de matarlo. Su comportamiento esa noche equivalía a lo mismo que si alguien simplemente se sentara y planeara la muerte de alguien”.

El juez de primera instancia condenó al acusado a cadena perpetua en el ACI por la condena por asesinato ya diez años en el ACI por la condena por conspiración, las sentencias se cumplirán consecutivamente; se dictó sentencia condenatoria el 22 de octubre de 2008. El demandado interpuso recurso de apelación el 8 de octubre de 20089.

Se proporcionarán más hechos según sea necesario para discutir las cuestiones planteadas en la apelación por el demandado.

II

Discusión

El demandado recurre ante este Tribunal por dos motivos. En primer lugar, sostiene que el juez de primera instancia se equivocó al no admitir, conforme a la Regla 804(b)(3) de las Reglas de Evidencia de Rhode Island, la cinta de video completa y/o la transcripción de una entrevista de Delestre, en la estación de policía de Woonsocket en 30 de octubre de 2004, que el acusado alega que la exculpó de los cargos por los que finalmente fue condenada. En segundo lugar, alega error en la denegación por parte del juez de primera instancia de su moción para un nuevo juicio.

A

Regla 804(b)(3)

La teoría de la defensa de la acusada fue que, aunque actuó de manera ofensiva y objetable con TJ en la noche en cuestión, su comportamiento no fue la causa ni un factor que contribuyó a la muerte del niño. El acusado intentó demostrar que la brutal golpiza que recibió TJ se produjo después de que ella hubiera salido del apartamento para traer a la niñera a casa y que, por lo tanto, los golpes fatales a TJ sucedieron exclusivamente a manos de Delestre. El quid de su defensa se basó en su propio testimonio, así como en la introducción de la entrevista policial de Delestre en la que describió cómo, después de que el acusado salió del apartamento, él «[g]Cra [TJ] un revés justo en la frente” mientras estaba en las escaleras, lo que provocó que TJ cayera hacia atrás y “volcara” por las escaleras.

Antes del juicio, el estado presentó una moción in limine para impedir la admisibilidad de la entrevista de Delestre. En la audiencia previa al juicio sobre esta petición, el Estado argumentó que la entrevista de Delestre no era admisible bajo la Regla 804(b)(3) porque, aunque algunas de las declaraciones que hizo Delestre iban en contra de su interés penal, las circunstancias que las corroboraban no indicaban claramente su confiabilidad. , como lo exige la regla. Alternativamente, el Estado propuso que, de admitirse la entrevista de Delestre, se redactara de modo que incluyera únicamente aquellas declaraciones que efectivamente iban en contra del interés penal de Delestre. Después de ver la grabación, el juez de instrucción concluyó que había “alguna corroboración” y que su “inclinación sería permitir” que se introdujera la entrevista, pero se reservó el juicio sobre el tema. Sin embargo, sugirió que el estado y el acusado “al menos traten de ponerse de acuerdo sobre esas partes [of the interview] eso [could] ser redactado conforme a la regla.”

En el juicio, luego de determinar que Delestre no era un testigo disponible,10 el juez de primera instancia confirmó su determinación previa sobre la admisibilidad de la entrevista bajo la Regla 804(b)(3), explicando que:

“[I]n considerando la regla, me pareció que, claramente, [Delestre’s] Las declaraciones contra el interés penal proceden si fueron, esencialmente, en ayuda del imputado, y como lo indica la regla, que la honradez * * * fue por circunstancias que las corroboran.

“Y, como indiqué, me pareció que no solo por el momento de la misma, es decir, que fue solo horas después del incidente, a quien se le hizo, una autoridad policial a la que conocía como mentor en un momento. tiempo, porque estaba en la cinta y por el hecho de que, según el testimonio médico, era al menos posible que pudo haber sucedido en una luz descrita por el declarante, creo que hay suficiente testimonio de corroboración o evidencia allí para permitir esto para entrar en este momento.

El acusado se opuso específicamente a la redacción de seis extractos11 que el juez de primera instancia había considerado “menos contra [Delestre’s]
interés penal y más exculpatorio de [defendant]”, que argumentó “debió haber sido admitido e incluido” porque “al exculparla, él [was]de hecho, inculpándose a sí mismo y por lo tanto [it was] contra su interés penal”. El juez de primera instancia afirmó además que “no permitiría que el [excerpts] * * * por el hecho de que no expusieron [Delestre] a la responsabilidad penal”, y señaló que permitió, “en aras de la exhaustividad, tal vez más del declarante [interview] de lo que normalmente se hubiera permitido”.

Posteriormente, el acusado llamó al sargento detective Todd R. Brien para que testificara sobre la entrevista de Delestre del 30 de octubre de 2004. El acusado también presentó como prueba la transcripción y la cinta de video de la entrevista de Delestre, las cuales habían sido redactadas.12 Lo siguiente se extrae de la entrevista editada de Delestre: Después de que el acusado se fue para llevar a Kayla a casa, Delestre estaba limpiando el desorden mientras TJ estaba a su lado. observándolo Mientras Delestre subía las escaleras para llevar a TJ a la cama, le dijo a TJ que era un «chico malo» y «lo golpeó en el cabeza”, lo que provocó que TJ se cayera “un poco raro” por seis escalones. Cuando TJ se cayó, «hizo una voltereta» y luego «quedó inconsciente de inmediato». Delestre entonces “escogió [TJ] arriba y
[brought] él arriba, [and] ponerlo en su cama”, pero debido a que TJ parecía “como si tuviera una conmoción cerebral o algo así”, Delestre “se aseguró de [TJ] dijo algo a [him].” Además, Delestre admitió que trató de culpar a la niñera por lo que le sucedió a TJ.

En la apelación, el demandado argumenta que el juez de primera instancia incurrió en error al no admitir la entrevista en su totalidad conforme a la Regla 804(b)(3).13 El demandado sostiene que “el uso de aspectos seleccionados de la
[interview] creado una impresión engañosa” y que, por lo tanto, la “exclusión de una parte de este [interview] condujo al rechazo arbitrario de pruebas valiosas”. En apoyo de su argumento, la acusada señala los tratados de prueba de los decanos John H. Wigmore y Charles T. McCormick, así como la Regla 106 de las Reglas de prueba de Rhode Island,14 e “insta a este Tribunal a adoptar una regla de integridad una vez que un tribunal de primera instancia dictamina que la prueba es admisible [Rule]
804(b)(3)”

El estado refuta la proposición del demandado de que adoptemos una «regla de integridad» en relación con la Regla 804(b)(3), alegando que los seis extractos en cuestión fueron apropiadamente «excluidos de las pruebas porque no estaban lo suficientemente en contra».
[Delestre’s] interés penal para justificar su admisión”. El estado cita Smith v. State, 647 A.2d 1083, 1088 (Del.1994), y argumenta que “[n]declaraciones auto-inculpatorias * * * son simplemente rumores rancios que no[ ] no gozará de ninguna garantía especial de fiabilidad.”

“La justificación de [Rule 804(b)(3) ] es que no es probable que las personas hagan declaraciones que se perjudiquen a sí mismas a menos que crean que son ciertas”. State v. Lynch, 854 A.2d 1022, 1038 (RI2004) (citando la Regla 804(b)(3) Nota del Comité Asesor). “La pregunta bajo la Regla 804(b)(3) siempre es si la declaración fue lo suficientemente contraria al interés penal del declarante ‘que una persona razonable en la posición del declarante no habría hecho la declaración a menos que creyera que es verdadera’, y esta pregunta puede solo se responderá a la luz de todas las circunstancias circundantes”. State v. Pacheco, 763 A.2d 971, 977 (RI2001) (citando a Williamson v. United States, 512 US 594, 603–04 (1994)). Al determinar la veracidad de las declaraciones hechas contra el interés penal, este Tribunal ha establecido tres consideraciones: “[F]primero, el momento de la declaración y la parte a quien se hizo la declaración; segundo, la existencia de pruebas que lo corroboren; y tercero, la medida en que la declaración es realmente contraria al interés penal del declarante”. Identificación. en 978 (citando State v. Firth, 708 A.2d 526, 531 (RI1998)).

La regla 804(b)(3) es una excepción a la regla de los rumores, y la admisibilidad de cualquier declaración en virtud de la misma “está dentro de la sana discreción del juez de primera instancia y no se anulará a menos que sea claramente errónea”. Lynch, 854 A.2d en 1038. Sin embargo, la cuestión ante este Tribunal en este caso no es si el juez de primera instancia abusó de su discreción al permitir que la entrevista de Delestre fuera evidencia, sino si el juez de primera instancia incurrió en error al admitir solo partes de ella conforme a la Regla 804. (b)(3), en lugar de en su totalidad.

Para resolver el problema de lo que puede admitirse o excluirse correctamente según la Regla 804(b)(3), “primero debemos determinar qué quiere decir la Regla con ‘declaración’. Williamson, 512 US en 599. La Regla 801(a)(1) de las Reglas de Evidencia de Rhode Island define una “declaración” como “una afirmación oral o escrita”. En Williamson, 512 US en 599, la Corte Suprema consideró dos significados del término “declaración”. La primera definición del término que consideró fue “un informe o narración”, Webster’s Third New International Dictionary 2229, defn. 2(a), (1961), que la Corte Suprema declaró “connota una declaración extendida”. Williamson, 512 US en 599. Según la Corte Suprema, “[u]Bajo esta lectura, [the] la confesión completa, incluso si contiene partes tanto autoinculpatorias como no autoinculpatorias, sería admisible siempre que en conjunto la confesión inculpe suficientemente [the declarant].” Identificación. La Corte Suprema luego contempló la definición alternativa: “una sola declaración o comentario”, Webster’s Third New International Dictionary 2229, defn. 2(b), que la Corte Suprema declaró “haría que la Regla 804(b)(3) cubriera solo aquellas declaraciones o comentarios dentro de la confesión que son individualmente autoinculpatorios”. Williamson, 512 EE. UU. en 599.

La Corte Suprema determinó que la definición más estrecha era más congruente con el significado de “declaración” en relación con la Regla 804(b)(3), y explicó que:

“Aunque el texto de la Regla no resuelve directamente el asunto, el principio detrás de la Regla, en la medida en que se puede discernir del texto, apunta claramente a la lectura más estricta. La regla 804(b)(3) se basa en la noción de sentido común de que las personas razonables, incluso las personas razonables que no son especialmente honestas, tienden a no hacer declaraciones autoinculpatorias a menos que crean que son ciertas. Esta noción simplemente no se extiende a la definición más amplia de ‘declaración’. El hecho de que una persona esté haciendo una confesión ampliamente autoinculpatoria no hace más creíbles las partes no autoinculpatorias de la confesión. Una de las formas más efectivas de mentir es mezclar la falsedad con la verdad, especialmente la verdad que parece particularmente persuasiva debido a su naturaleza autoinculpatoria”. Williamson, 512 EE. UU. en 599–600.

Además, la Corte Suprema afirmó que había “[njothing in the text of Rule 804(b)(3) or the general theory
of the hearsay [r]reglas” que se pueden leer como “sugerir[ ] esa admisibilidad debería depender de si una declaración es colateral a una declaración autoinculpatoria”. Identificación. en 600. La Corte Suprema declaró además que, aunque una declaración autoinculpatoria es generalmente más confiable, el mero hecho de “que una declaración sea colateral a una declaración autoinculpatoria no dice nada sobre la confiabilidad de la declaración colateral”. Identificación.

Sin embargo, la acusada insta a este Tribunal a adoptar un punto de vista contrario a la regla de Williamson, y ofrece el punto de vista, como se establece en 5 John H. Wigmore, Evidence in Trials at Common Law, § 1465 en 339 (Chadbourn rev. ed. 1974), que “puede aceptarse una declaración, no sólo en cuanto al hecho específico contra interés, sino también en cuanto a todos los hechos contenidos en la misma declaración”. (Énfasis omitido). El juez Kennedy, en su acuerdo de Williamson, explicó que, “[a]Según Wigmore, debido a que ‘la declaración se hace en circunstancias que indican claramente la sinceridad y precisión del declarante’, se debe admitir toda la declaración”. Williamson, 512 US en 612 (Kennedy, J., concurrente en la sentencia) (citando 5 John H. Wigmore, Evidence in Trials at Common Law, § 1465 en 271 (3d ed.1940)).

La demandada también cita el tratado de evidencia de McCormick como apoyo a su propuesta de que debemos adoptar una “regla de integridad” en nuestro análisis de la Regla 804(b)(3). Ver 1 McCormick on Evidence, § 56 en 283–88, 284 (Kenneth S. Broun, 6th ed.2006). El juez Kennedy, en su acuerdo de Williamson, también aborda el punto de vista de McCormick y explica: “El enfoque de Dean McCormick con respecto a las declaraciones colaterales fue más cauteloso [than
that of Dean Wigmore]. Argumentó a favor de la admisibilidad de las declaraciones colaterales de carácter neutral y de la exclusión de las declaraciones colaterales de carácter egoísta”. Williamson, 512 US en 612 (Kennedy, J., concurrente en la sentencia).

Nuestra Regla 804(b)(3) es idéntica a su contraparte federal. Véase la Nota del Comité Asesor de la Regla 804(b)(3) (“La regla propuesta es la regla federal”); Pacheco, 763 A.2d en 977–78 (que indica que la versión de Rhode Island de la Norma 804(b)(3) es “idéntica a la Norma Federal”). Debido a la cercanía entre las dos reglas probatorias, encontramos persuasivo el análisis de la opinión de la mayoría en Williamson con respecto a lo que se considera una declaración bajo la Regla 804(b)(3).15 Como tal, sostenemos que una “declaración” bajo la Regla 804(b)(3) se refiere a las declaraciones individuales provistas dentro de una narrativa más larga.

Como tal, en este caso, estamos convencidos de que el juez de primera instancia ejerció adecuadamente su discreción para excluir los seis extractos impugnados por el demandado. Aunque podría decirse que algunas de las partes redactadas de la entrevista tienden a exculpar al acusado, no se puede decir que ninguna exponga a Delestre a responsabilidad penal. Como tales, no eran debidamente admisibles en virtud de la Regla 804(b)(3).

B

Regla 106

Aunque la demandada aparentemente sugiere que nuestra propia Regla 10616 respalda su afirmación de que se debe adoptar una «regla de integridad» en el caso en cuestión, consideramos que su argumento no es rentable. Esta Corte, en Estado v. Gasparico, 694 A.2d 1204, 1210 (RI1997), sostuvo que “la regla 106 no está disponible para la persona que presenta la
[statement] en la primera instancia.» La acusada argumenta que su caso se distingue de Gasparico porque “[t]La declaración que se introdujo en el juicio de este asunto fue hecha por un co[conspirator], no un testigo.” Encontramos que el intento de la acusada de diferenciar su caso de Gasparico es infructuoso en este tema porque la Regla 106 no depende de quién hizo la declaración, sino de qué parte está tratando de presentarla. La demandada era la parte que buscaba presentar la declaración de Delestre y, como tal, la Regla 106 no estaba disponible para ella.

C

Moción para un nuevo juicio

El acusado también argumenta que el juez de primera instancia se equivocó al denegar su moción para un nuevo juicio debido a las “numerosas inconsistencias” dentro del testimonio de Kayla.17 Al decidir una moción para un nuevo juicio, “el juez de primera instancia actúa como un decimotercer miembro del jurado y ejerce juicio sobre la credibilidad de los testigos y sobre el peso de la prueba”. State v. Vargas, 21 A.3d 347, 354 (RI2011) (cita State v. Prout, 996 A.2d 641, 645 (RI2010)). En esta determinación, el juez de primera instancia debe “considerar la evidencia a la luz del cargo del jurado”, luego “evaluar de manera independiente la credibilidad de los testigos y el peso de la evidencia” y también, en última instancia, “determinar si él o ella habría llegado a un resultado diferente al alcanzado por el jurado”. Identificación. (citando a Prout, 996 A.2d en 645). “Si, después de realizar esta revisión independiente, el juez de primera instancia está de acuerdo con el veredicto del jurado o si la evidencia es tal que las mentes razonables pueden diferir en cuanto al resultado, se debe denegar la moción para un nuevo juicio”. State v. Cipriano, 21 A.3d 408, 429 (RI2011) (cita State v. Bergevine, 942 A.2d 974, 981 (RI2008)). Sólo cuando “el juez de instrucción no está de acuerdo con el veredicto del jurado,
[must he or she] ‘embarcarse en un cuarto paso analítico.’ Vargas, 21 A.3d en 354 (cita Estado v. Guerra, 12 A.3d 759, 765 (RI2011)).

Debido a que un juez de primera instancia, al decidir una moción para un nuevo juicio, “está en una posición especialmente buena para evaluar los hechos y juzgar la credibilidad de los testigos”, en la apelación, la revisión de este Tribunal es deferente. Vargas, 21 A.3d en 354 (citando a Guerra, 12 A.3d en 766). “Si el juez de primera instancia ha articulado motivos adecuados para denegar la moción, su decisión tiene derecho a un gran peso y no será revocada por este Tribunal a menos que él o ella haya pasado por alto o haya malinterpretado las pruebas materiales o se haya equivocado claramente de otro modo”. Cipriano, 21 A.3d en 429.

Aquí, después de que el juez de primera instancia llevó a cabo una revisión exhaustiva del testimonio obtenido en el juicio a la luz de su cargo ante el jurado, concluyó que el veredicto del jurado “fue muy apropiado con los hechos que se le presentaron”. El juez de instrucción afirmó: “Creo que miraron [defendant’s] conducta, analizó el comportamiento imprudente que exhibió esa noche, concluyendo que ciertamente hubo la premeditación necesaria para que pudiera ser declarada culpable de asesinato”. Indicó: “Escuché el testimonio presentado y no hay dudas en mi mente de que Kayla estaba diciendo la verdad” y que “su testimonio fue tan consistente [with the other testimony and evidence presented at
trial].” El juez de instrucción señaló además que:

“Esas marcas de patrón [on TJ’s face]cual
[were] descrito por el médico forense, * * * era una huella de mano en el rostro de ese niño proveniente de una mujer que pesa 175 libras, en el rostro de un niño de 32 libras; y el niño fue arrastrado, abofeteado, golpeando la cabeza contra el suelo, tirado por la habitación, golpeando la cabeza contra la puerta; y entonces, quizás, el último golpe, o ciertamente uno de los últimos golpes, Delestre * * * se adelanta y termina de ayudar a esta mujer enfurecida, lanza al niño por la habitación y escuchamos cómo aterriza. Una vez más, no tienen que ser * * * científicos espaciales[s] pensar que probablemente así fue como se rompió el fémur del niño”.

En conclusión, el juez de instrucción declaró:

“El jurado recibió este caso. Se les dijo lo que
[its] el papel era. [The jurors] escuchó a los testigos. Ellos encontraron el [s]Los testigos de tate son creíbles, como yo, y creo que encontraron a * * * la acusada increíble en su testimonio. Creo que claramente aceptaron el testimonio médico que se presentó, y creo que revisaron cuidadosamente y entendieron la ley tal como se la di. La conclusión a la que llegaron fue una que yo habría hecho, que ciertamente había suficiente malicia aquí para ser el equivalente al menos de un asesinato en segundo grado”.

Después de una revisión cuidadosa del fallo del juez de primera instancia, estamos satisfechos de que realizó el análisis correcto al decidir la moción del acusado para un nuevo juicio y que, al hacerlo, no pasó por alto ni malinterpretó la evidencia material. El juez de primera instancia articuló adecuadamente su razonamiento para denegar la moción del acusado, resumió suficientemente la evidencia presentada en el juicio y determinó que el testimonio de Kayla, los médicos forenses, los médicos y los oficiales de policía eran creíbles y que el testimonio del acusado no lo era. Como tal, somos de la opinión que las determinaciones del juez de primera instancia en este caso no fueron claramente erróneas.

tercero

Conclusión

Por las razones expuestas en esta opinión, confirmamos la sentencia de la Corte Superior. Los documentos en este caso serán devueltos a ese tribunal.

NOTAS AL PIE

1. El registro generalmente se refiere a Thomas J. Wright por su apodo, «TJ». Por lo tanto, haremos lo mismo.

2. Además de sus propios dos hijos, de uno y tres años, la acusada se hizo cargo del cuidado y la custodia de su sobrina de tres años y tres sobrinos, de dos, seis y diez años, después de que la hermana de la acusada fuera a la cárcel. La sobrina de tres años del acusado, sin embargo, posteriormente se fue a vivir con su padre y no residía con el acusado en el momento de este incidente.

3. Kayla testificó que cuando la acusada le pidió que cuidara a los niños en esta ocasión, le informó a la acusada que “tenía que ir a un partido de fútbol al día siguiente porque [she] era parte de [her high school]
banda”, por lo que ella “necesitaba estar en casa a las once, a las once y media a más tardar. La acusada reconoció que había aceptado estar en su casa a más tardar a las 11:30 p. m., pero declaró que “[s]Algunas cosas sucedieron que prolongaron [her return home] esa noche [causing her]
tener que quedarme en el bar tan tarde.

4. Hay inconsistencias en el expediente con respecto a si el acusado había estado parado en el último escalón o en el piso en este punto. Durante el juicio, Kayla testificó que el acusado estaba parado en el último escalón; sin embargo, en dos ocasiones anteriores, bajo juramento, declaró que el acusado estaba parado en el suelo cuando dejó caer al niño.

5. Sin embargo, en una audiencia anterior en el Tribunal de Familia, Kayla describió las acciones del acusado cuando agarró las muñecas de TJ como «ayudarlo a levantarse».

6. En octubre de 2004, el teniente Galipeau ostentaba el grado de sargento; sin embargo, nos referiremos a él con respecto a su actual título de teniente.

7. Dorota K. Latuszynski, MD; realizó la autopsia y completó un informe correspondiente; sin embargo, debido a que el Dr. Latuszynski estaba de licencia médica, el Dr. Gillespie testificó sobre sus hallazgos sobre su revisión del expediente del caso, que incluía el informe final de la autopsia, el informe de neuropatología, el informe de la consulta de radiología, portaobjetos de vidrio, radiografías, informes policiales. informes y declaraciones de testigos.

8. El doctor Gillespie explicó que la contragolpe es “un fenómeno que [is]
ocasionalmente ver[n] donde los moretones ocurren directamente enfrente del punto de impacto de un traumatismo por objeto contundente”, que explicó además que “se observa con mayor frecuencia cuando las personas se caen y se golpean la parte posterior de la cabeza”.

9. Si bien la demandada presentó su recurso de apelación antes de que se dictara la sentencia, como señalamos en State v. Menard, 888 A.2d 57 (RI2005), “[n]no solo lo hace [Article I,] Regla 4(b) [of the Supreme Court
Rules of Appellate Procedure] tratar como oportuna una notificación de apelación presentada antes de la emisión de una sentencia u orden, pero este Tribunal consistentemente ha excusado tal práctica ‘en interés de la justicia y para evitar dificultades excesivas’. Menard, 888 A.2d en 59 n. 2 (citando State v. Hallenbeck, 878 A.2d 992, 1020 (RI2005)).

10. Fuera de la presencia del jurado, Delestre fue citado como testigo. Afirmó su privilegio de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación, por lo que se negó a testificar.

11. El demandado alega que debieron admitirse como prueba las siguientes declaraciones:“[1] [Delestre]: Así que no sé, la casa estaba destrozada, y luego mi novia comenzó a gritarle a la niñera que diablos pasó, ya sabes, y subimos las escaleras, y luego levantaste al niño de 3 años a los 2 :00 de la mañana, ya sabes, y luego ella lo abofeteó una vez, y como si hubiera un poco de leche o algo así, y lo tiró como si se lo hubiera tirado o algo así, porque estaba muy enojada. “* * *“[2] [Detective]: ¿Qué tal más temprano en la noche cuando Kayla y * * * [defendant] se iban, ¿lo disciplinó en ese momento?[Delestre]: No.» * * *»[3]
[Detective]: ¿No lo tiraste por ahí?“[Delestre]: Lo juro por Dios, yo no haría eso.“[Detective]: Gilbert, tienes que ser honesto conmigo.[Delestre]: Lo juro por Dios, Todd, hablo en serio.“[Detective]: [Kayla’s] saliendo por la puerta, se da la vuelta y lo ve volando por el aire. TJ no es Superman; él no va a volar.[Delestre]: Bueno, entonces está mintiendo porque—“ * * *“[4] [Delestre]: Sí, pero en realidad no le pegó, ya sabes, tan fuerte.“ * * *“[Delestre]: Sí, pero no era como si ella tratara de lastimarlo y mierd* *; es solo que estaba siendo malo, ya sabes.[5] [Detective]: ¿Y dónde estaba él en ese momento, estaba tirado en el suelo?[Delestre]: No, estaba, estaba de pie.“ * * *“[6] [Delestre]:-Ella,
[defendant] lo golpeó, ya sabes, así que «.[Detective]: varias veces y—“[Delestre]:—para que no lo toque, ya sabes.”

12. El Estado objetó la admisión de las declaraciones de Delestre durante el juicio y solicitó “continuar la línea de objeción”. El acusado también objetó la versión redactada de la entrevista que el juez de primera instancia determinó que era admisible, argumentando que los seis extractos que fueron redactados “debieron haber sido admitidos e incluidos”.

13. La Regla 804(b)(3) de las Reglas de Evidencia de Rhode Island establece una excepción a la regla de los testimonios de oídas cuando el declarante no está disponible como testigo y ha hecho una declaración en contra de sus intereses. La Regla 804(b)(3) define una declaración contra el interés como: “Una declaración que, en el momento de su realización, era tan contraria al interés pecuniario o patrimonial del declarante, o que hasta el momento tendía a someter al declarante a acciones civiles o penales”. responsabilidad, o invalidar una reclamación del declarante contra otro, que una persona razonable en la posición del declarante no habría hecho la declaración a menos que el declarante creyera que era cierta. No es admisible una declaración que tienda a exponer al declarante a responsabilidad penal y ofrezca exculpar al acusado, a menos que circunstancias que la corroboren indiquen claramente la veracidad de la declaración”.

14. Ver Sección II B, infra, de esta opinión para nuestra discusión de la Regla 106 de las Reglas de Evidencia de Rhode Island.

15. Reconocemos que «no estamos obligados por la interpretación de la Corte Suprema de los Estados Unidos de sus reglas de evidencia», pero tenga en cuenta que encontramos su análisis persuasivo a la luz del hecho de que «nuestras reglas se ajustan estrechamente a su contraparte federal». Estado v. Rodríguez, 996 A.2d 145, 151 n. 9 (RI2010).

16. La Regla 106 de las Reglas de Evidencia de Rhode Island expresa que “[w]Cuando una parte presenta una declaración escrita o grabada o parte de ella, la parte contraria puede exigirle en ese momento que presente cualquier otra parte o cualquier otra declaración escrita o grabada que, en justicia, deba considerarse contemporánea a ella”.

17. El demandado también argumenta que, tenía “todas las * * * grabaciones de Delestre
[interview]” sido admitido como prueba, tendría “claramente rais [ed] una conclusión razonable para que un decimotercer miembro del jurado concluya * * * que la caída por las escaleras provocó las lesiones descritas por el médico forense”. Con base en nuestra decisión de que el juez de primera instancia no se equivocó al redactar los seis extractos de la entrevista de Delestre, encontramos que el argumento del acusado en cuanto a este tema es inútil.

Presidente del Tribunal Supremo SUTTELL, por la Corte.

El juez INDEGLIA no participó.

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba