Perfiles asesinos - Mujeres

Kimberly S. ANDERSON – Expediente criminal

Kimberly S. ANDERSON

Clasificación:
Homicidio

Características:

Autodefensa

Número de víctimas: 1

Fecha del asesinato: 2 de septiembre de 2001

Fecha de nacimiento:
16 de agosto de 1964

Perfil de la víctima:

Su esposo, Brent Anderson, 37

Método de asesinato: Tiroteo

Ubicación: Wapakoneta, Ohio, Estados Unidos

Estado:

Absuelto en juicio penal el 17 de octubre de 2002.

En una demanda civil, el jurado la encontró «responsable de su muerte» y le ordenó pagar $540,000 a la familia del esposo.

Rubia, hermosa y ambiciosa, Kim Anderson nunca tuvo problemas para encontrar el éxito o los hombres exitosos.

De hecho, cuando tenía 34 años, Kim se había casado con dos de ellos y había dado a luz a dos hijos de cada uno.

Su segundo esposo, Brent Anderson, fue un exitoso abogado de divorcios del cercano pueblo de Celina.

Poco después del nacimiento de su cuarto hijo, el matrimonio de Kim con Brent comenzó a tambalearse. Brent solicitó el divorcio en octubre de 2000 y se produjo una amarga batalla por la custodia.

Solo unos días antes de que el divorcio fuera definitivo, Kim llamó al 911 y le dijo a la policía que le había disparado a su esposo. Los policías encontraron a Brent muerto en el armario de un dormitorio con ocho balas en él.

Según Kim, cuando se enfrentó a su esposo sobre el presunto abuso sexual de su hijo, él se enfureció y se abalanzó sobre ella. Afirmó que instintivamente tomó su arma y disparó.

En el juicio, sus abogados argumentaron que había actuado en defensa propia. Pero los fiscales argumentaron que el tiroteo fue premeditado y señalaron que Kim nunca había denunciado abuso conyugal durante el proceso de divorcio.

En un veredicto controvertido, el jurado absolvió a Kim de todos los cargos por el asesinato. La familia de Brent la demandó en un tribunal civil y el jurado civil no creía que ella estuviera en peligro inminente en el momento del tiroteo. Le ordenaron pagar $540,000 a la familia de su esposo.

kimberly s anderson

Fecha: 19/11/2004

Estilo de caja: Patrimonio y familia de Brent Anderson v. Kimberly Anderson

Corte: Tribunal de Justicia Común, condado de Franklin, Ohio

Descripción:

El patrimonio y la familia de Brent Anderson demandaron a Kimberly Anderson por la muerte injusta del Sr. Anderson, quien recibió ocho disparos de la Sra. Anderson en su casa en Wapakoneta en septiembre de 2001. La Sra. Anderson afirmó que se estaba defendiendo de su esposo separado. quien, afirmó, la estaba amenazando.

Resultado: Demandantes, veredicto por $540,000.00.

morelaw.com

Familia Anderson vuelve a presentar demanda por homicidio culposo

Por Shelley Grieshop – El estándar diario

29 de agosto de 2003

La familia de Brent Anderson ha vuelto a presentar una demanda civil en busca de una compensación monetaria por la muerte a tiros de su hijo en septiembre de 2001.

La familia busca «reivindicación» para Brent Anderson, ex abogado de Celina, «y busca que Kimberly Anderson rinda cuentas por el asesinato», se lee en un comunicado a los medios del abogado de la familia, Dale K. Perdue de Columbus.

“La familia de Brent no puede permitir que la historia unilateral presentada en el juicio penal sea el legado final de Brent”, dijo Perdue a The Daily Standard el jueves. “Quieren que quede claro que Brent era un hombre amable, sensible y afectuoso que no merecía ser asesinado a tiros en la flor de su vida”.

La esposa de Brent Anderson, Kimberly Anderson, de 38 años, de Wapakoneta, fue absuelta de tres cargos de asesinato durante un juicio penal de siete días en el condado de Defiance en octubre de 2002. Ni ella ni su abogado, Rob C. Wiesenmayer de Wapakoneta, devolvieron las llamadas de The Daily Standard en busca de comentarios sobre la presentación reciente.

El comunicado de prensa de Perdue también afirma: “Los miembros de la familia creen que el jurado actuó por simpatía, no por los hechos. … el jurado vio a una madre de cuatro hijos y simplemente no se atrevió a condenar a Kimberly Anderson”.

La demanda civil afirma que Kimberly Anderson le disparó a Brent Anderson intencionalmente para terminar con su vida. Transcurrió un período de tiempo entre la primera bala no fatal disparada contra Brent Anderson y los siete disparos posteriores, afirma.

“Durante este tiempo, el difunto (fallecido) temía mortalmente por su vida y experimentó dolor físico, sufrimiento y angustia mental severa”, escribió Perdue.

La familia presentó una demanda similar semanas después del tiroteo, pero la desestimó en marzo alegando motivos personales. Perdue venció la fecha límite de la corte para volver a presentar la demanda por cinco días.

La demanda reciente incluye al hermano de Brent Anderson, Kevin Anderson de Cincinnati, como demandante. La demanda busca un total de más de $50,000 y «daños especiales, compensatorios y punitivos» en nombre de los hijos de la pareja, Erik, 5, y Ryan, 3, la hija de Brent Anderson de una relación anterior, Justine, 14, así como Brent Los padres y hermanos de Anderson.

Brent Anderson era hijo de Warren y Betty Anderson de Celina. También le sobreviven cuatro hermanos y cinco hermanas.

Kimberly Anderson ha conservado la custodia de los dos hijos de la pareja, así como de otros dos hijos de un matrimonio anterior, desde el tiroteo hace dos años.

Durante el juicio del otoño pasado, Kimberly Anderson testificó que discutió con su esposo separado ese fin de semana del Día del Trabajo después de decirle que sospechaba que había abusado sexualmente de uno de los niños. Ella dijo que él la persiguió hasta una habitación de arriba donde ella le disparó ocho veces en defensa propia.

La demanda presentada recientemente contradice las afirmaciones de defensa propia de Kimberly Anderson. Perdue afirma que la evidencia en el juicio muestra que Brent Anderson nunca fue físicamente violento o abusivo durante los tres años de matrimonio de la pareja. También señala que Kimberly Anderson tenía un teléfono y un arma cargada cuando persiguió a su esposo desarmado hasta un vestidor después de haberlo herido con el primer disparo en el área del dormitorio.

En mayo, Kimberly Anderson presentó una moción para sellar todos los registros relacionados con el caso penal. Su abogado, Alan Konop de Toledo, argumentó que su cliente estaba tratando de “seguir con su vida” y merecía su derecho a la privacidad.

Perdue notificó al tribunal en una carta objetando la moción con el argumento de que tenía la intención de volver a presentar la demanda civil y buscaría acceso a toda la información y las pruebas del caso.

El 8 de agosto, el juez de causas comunes del condado de Auglaize, Frederick Pepple, negó la eliminación de los registros de Kimberly Anderson y confirmó el derecho de acceso público a la información en el caso de alto perfil.

Kimberly Anderson se siente bendecida ahora

Mujer de Wapak lista para reanudar la vida familiar después de la absolución del asesinato

Por Shelley Grieshop – El estándar diario

30 de octubre de 2002

Durante una fiesta de cumpleaños el martes por la noche para su hijo de 3 años, Kimberly Anderson, dijo que le llamó la atención lo bendecida que era.

“Si hubiera sido la voluntad del Señor enviarme a prisión, lo hubiera aceptado y estaba lista”, dijo. «Pero mientras veía a Ryan apagar las velas, se me ocurrió que las cosas podrían haber sido muy diferentes, él podría estar celebrando sin su mami».

Fue hace dos semanas hoy, cuando 12 jurados del condado de Defiance absolvieron a Anderson, de 38 años, de asesinato con agravantes, asesinato y homicidio voluntario en la muerte a tiros de su esposo Brent Anderson el 2 de septiembre de 2001. Sostuvo que le disparó al abogado de Celina en un acto de defensa propia para protegerse a ella y a los hijos de la pareja que estaban presentes en la casa rural de Wapakoneta el día que ella le disparó.

Durante una entrevista esta mañana con The Daily Standard, Anderson habló con franqueza sobre muchos aspectos de su vida antes del tiroteo, después de su arresto y ahora.

«Aquí no hay ganadores, yo también amaba a Brent. Era amante de la diversión, un tipo realmente encantador. Por eso me enamoré de él», dijo. «Nunca quise quitarle la vida, solo quise evitar que se quitara la nuestra».

Desde el juicio, Anderson dijo que las constantes pesadillas que experimentó después del tiroteo desaparecieron, al igual que los mensajes negativos que había recibido periódicamente a través de tarjetas y cartas.

«Recibí flores y tarjetas de personas que ni siquiera conozco que simpatizaron conmigo y qué sucedió», dijo Anderson.

Un plan de seguridad implementado el día del tiroteo se canceló dos días después del juicio y Anderson ahora puede pasar tiempo con todos sus hijos sin supervisión.

«Fue incómodo», dijo al describir los meses que no pudo estar sola con sus propios hijos.

También dijo que era una bendición que no la encarcelaran inmediatamente después de dispararle a su esposo durante dos años. Ella se considera afortunada de no haber sido separada de sus hijos, ya que la mayoría de los padres suelen estar después de un incidente tan grave, dijo. Siente que fue libre desde el principio porque fue honesta con las autoridades.

“Les dije exactamente lo que pasó ese día y me creyeron que el tiroteo ocurrió en defensa propia”, dijo. «No tenía ningún motivo, nada que ganar con su muerte».

Ella dijo que en un momento, horas después del tiroteo, su padre trató de advertirle que «podrían retenerla», lo que significa que podría ser encarcelada esa noche por la muerte de su esposo. Ella dijo que respondió: «No he hecho nada malo».

Anderson dijo que siente la presión de las comunidades aledañas y que la familia y los amigos de Brent Anderson fueron lo que incitó a la oficina del fiscal del condado de Auglaize a presentar cargos en su contra.

«Fue muy político», dijo.

Ella cita su fe en Dios como el único factor que la mantuvo en marcha durante el último año después de que fue acusada en diciembre de 2001. Cuando se le preguntó si sintió que «se volvió religiosa» de toda la experiencia y ahora está promocionando a Dios en lugar de dar respuestas, ella respondio:

«He sido cristiana desde que era niña, pero como cualquier otra persona, recurrí a Dios cuando necesitaba ayuda», explicó. «He visto la mano de Dios en mi vida y él nos ha estado protegiendo todo el tiempo».

Anderson estuvo cerca de ofrecer un acuerdo con la fiscalía durante la deliberación de siete horas del jurado. En un momento, los miembros del jurado le pidieron al juez que les diera una definición de preponderancia, lo que indicaba que las siete mujeres y los cinco hombres estaban examinando de cerca los dos cargos más graves de homicidio agravado y homicidio.

“Alan (Konop, su abogado defensor) dijo que, como mi abogado, necesitaba decirme que sería prudente ofrecer una declaración de culpabilidad a la fiscalía en este momento”, dijo. “Le dije que los 12 miembros del jurado tendrán que decidir que soy culpable y que no voy a tomar la decisión de enviarme a prisión”.

Anderson dijo que el fiscal del condado de Auglaize, Ed Pierce, estaba de pie junto a Konop, listo para discutir un acuerdo de culpabilidad que podría haberla enviado a prisión por seis meses, cuando ella dijo firmemente «no».

Kimberly Anderson dijo que simpatiza con la pérdida que siente la familia de Brent Anderson, pero que no cree que entiendan lo que le estaba pasando a Brent los meses previos a su muerte.

«Tenía una enfermedad mental. Sentí que tenía un trastorno del estado de ánimo y traté de que fuera a un consejero por eso», dijo. «Él no tenía ninguna habilidad de afrontamiento».

Ella cree que su familia y amigos pueden sentirse culpables porque ellos tampoco pudieron conseguirle ayuda para su depresión.

Afirmó que probablemente no conoció a Brent en absoluto durante su breve matrimonio y que él le dijo muchas mentiras durante los últimos tres años de su vida. Ella cree firmemente, como testificó ante el tribunal, que él estaba abusando de sus hijos. Ella testificó repetidamente que lo confrontó esa tarde del fin de semana del Día del Trabajo sobre sus sospechas de abuso infantil, y eso fue lo que comenzó el incidente. Ella afirmó que él la persiguió escaleras arriba en un ataque de ira para evitar que hiciera públicas las afirmaciones de abuso sexual y arruinara su carrera como abogado.

«Antes de ese día, realmente no creía que (las sospechas de abuso) fueran ciertas, pero después de que Erik lo dijo frente a Brent y vi la reacción de Brent, me di cuenta de que era un hombre desesperado», dijo Kimberly Anderson.

Dijo que los hijos de la pareja, Ryan, de 3 años, y Erik, ahora de 4, estaban en el primer nivel de la casa cuando Brent Anderson la persiguió escaleras arriba hasta el dormitorio principal, donde disparó el primer tiro. Cuando huyó de la habitación después de disparar siete tiros más al cuerpo de Brent Anderson en un vestidor, no pudo encontrar de inmediato a Erik, que estaba escondido en la sala de estar.

«Dije, ‘Corre Erik’, y agarré a Ryan al pie de las escaleras», dijo. Encontró a Erik y los tres salieron y llamó al 911.

Anderson dijo que los niños saben lo que sucedió ese día y continúan recibiendo asesoramiento tal como lo ha hecho ella.

«Saben que le disparé a papá con un arma real y él está en el cielo. Vieron su ira ese día y supieron que era malo», dijo.

Durante el proceso de divorcio pendiente de un año, el abogado de Kimberly Anderson advirtió a Brent Anderson y a su abogado de divorcio que estaba considerando presentar una orden de restricción para mantenerlo alejado de ella. También dijo que discutió el uso de los servicios para niños para intercambiar a los niños por visitas para evitar confrontaciones. Ella dijo que Brent Anderson se negó, temiendo que sería inhabilitado si se emitía una orden de protección en su contra. Tampoco quería enfrentar la vergüenza de intercambiar a sus hijos a través de un tercero, dijo.

Una demanda civil por homicidio culposo presentada por el hermano de Brent Anderson, Kevin Anderson de Cincinnati, en el Tribunal de Causas Comunes del Condado de Auglaize sigue pendiente contra Kimberly Anderson. Kevin Anderson también busca la custodia de sus dos sobrinos pequeños, una acción que Kimberly Anderson dijo que no entiende.

«Ninguno de los Anderson tenía un vínculo con mis hijos antes. No entiendo por qué los quieren ahora», dijo. «¿Es para el mejor interés de mis hijos o para hacerme daño?»

Kimberly Anderson dijo que ahora sus días son más brillantes a pesar de que no puede regresar a su trabajo en Lincare de Lima, donde ejercía como terapeuta respiratoria. Lincare la colocó en una licencia paga durante tres semanas después del tiroteo, y luego la despidió «debido a la publicidad en la oficina», dijo Anderson que le dijeron.

Ahora está convirtiendo su pasatiempo de pintura falsa en una carrera. Los honorarios de la corte y los abogados fueron fenomenales, pero sus padres la ayudaron con esos gastos, admitió.

Kimberly Anderson dijo que cree que la verdad está frente a todos ahora y depende de cada individuo creerlo o no. En cuanto a ella, cree que hizo lo que tenía que hacer para defender a su familia.

«Brent murió en mis manos y tengo que lidiar con eso», dijo.

La familia de Brent Anderson tiene su propia opinión

Por Shelley Grieshop – El Diario Estándar

30 de octubre de 2002

La hermana de Brent Anderson respondió esta mañana a las declaraciones de Kimberly Anderson durante una entrevista con The Daily Standard.

Pam Anderson de Connecticut, la hermana mayor de Brent Anderson, actuó como portavoz de su familia.

Con respecto a la declaración que hizo Kimberly Anderson diciendo que no tenía motivos para matar a su esposo, Pam Anderson respondió:

«Según el propio relato de Kim del día del tiroteo, confrontó a Brent con acusaciones de abuso de menores. Creo que es razonable suponer que no fue solo Brent quien pudo haber despertado sus emociones ese día. La diferencia entre Kim y Brent (ese día) fue que Kim tenía un arma y Brent no. Había sido un divorcio largo y difícil con una batalla casi constante por la custodia y las finanzas».

Pam Anderson también comentó sobre la declaración de Kimberly Anderson de que nunca tuvo la intención de matar a su esposo. Si tenía el teléfono y el arma, ¿por qué, preguntó Pam Anderson, no llamó simplemente a la policía?

«El cuerpo de Brent fue encontrado arrodillado/sentado, desplomado contra la pared de un armario. Reto a Kim a dar un relato claro y público paso a paso de cómo Brent llegó a estar en un armario con al menos ocho heridas de bala de El arma de Kim, si él fue el agresor en la supuesta discusión».

Kimberly Anderson se refirió a su esposo como si tuviera una enfermedad mental. Pam Anderson dijo que su hermano se sometió a una evaluación psicológica durante la demanda por la custodia y se encontró dentro del rango normal.

“Los tribunales lo encontraron lo suficientemente saludable como para otorgarle la custodia compartida de sus dos hijos (durante la separación de la pareja). Además de eso, al momento de su muerte era abogado en ejercicio, trabajando todos los días con los jueces y otros abogados en el Sistema judicial del condado de Mercer. Seguramente alguien que no sea Kim se habría dado cuenta (si tenía un problema mental en ese momento)».

Kimberly Anderson dijo que se presentaron cargos en su contra debido a la presión de la familia de Brent y la comunidad. Pam Anderson dijo que fue la letra de la ley lo que provocó que Kimberly Anderson fuera acusada.

«Kim fue acusada por un gran jurado del condado de Auglaize. La familia y los amigos de Brent no pudieron influir en el gran jurado porque no tenían forma de saber quién estaba sirviendo en ese jurado. El gran jurado acusa sobre la base de la evidencia que se le presenta. Kim tuvo la oportunidad de testificar ante el gran jurado y escucharon su versión de los hechos, pero aun así la acusaron”.

El fiscal del condado de Auglaize, Ed Pierce, también fue contactado por The Daily Standard, pero no estaba disponible para hacer comentarios al cierre de esta edición de hoy.

Esposa dispara a su esposo por abuso infantil

El médico advirtió a Anderson contra la confrontación, no denunció las acusaciones de abuso sexual

Por John Fike – LimaNews.com

12 de octubre de 2002

DESAFÍO – Un médico de Lima no informó a los Servicios para Niños del Condado de Auglaize cuando Kimberly Anderson le dijo que su hijo podría haber sido abusado sexualmente.

El Dr. Wilfred Ellis fue uno de los 13 testigos que comparecieron el viernes en el juicio de Anderson, quien está acusada de asesinar a su ex esposo, Brent Anderson. Brent Anderson fue asesinado a tiros el 2 de septiembre de 2001 en la zona rural de Wapakoneta. Anderson enfrenta cargos de homicidio agravado, asesinato y homicidio voluntario. El juicio se trasladó a Defiance para garantizar un jurado imparcial.

Ellis le dijo al jurado que tuvo una conversación telefónica con Kimberly Anderson la noche anterior al tiroteo. Anderson dijo que su hijo de 3 años le había dicho que su padre, Brent Anderson, le puso mostaza en el pene y se lo lamió. Ellis dijo que le aconsejó a Kimberly Anderson que llevara al niño a su pediatra el martes, después del Día del Trabajo, y también le dijo que no confrontara a Brent Anderson sobre el tema. Anderson testificó el jueves que confrontó a Brent Anderson al respecto porque no podía creer que la acusación fuera cierta.

Como médico, la ley estatal exige que Ellis informe los casos de presunto abuso infantil, dijo en el estrado. Al ser interrogado por los fiscales, Ellis dijo que no informó lo que escuchó de Kimberly.

Anderson. Argumentó que no estaba obligado a informar la historia porque la escuchó de Kimberly Anderson en lugar de la víctima, su hijo, y porque él no es el médico del niño.

«No tenía forma de saber la verdad de la acusación», dijo Ellis. Dijo que estaba actuando correctamente al derivar a Kimberly Anderson al pediatra de la niña. «Tengo la obligación de asegurarme de que la situación se solucione adecuadamente».

Ellis también dijo que, sin que Kimberly Anderson lo supiera esa noche, Brent Anderson había estado llamando a su oficina «haciendo insinuaciones que no eran ciertas». Ellis dijo que no quería meterse en medio de su situación de divorcio.

Ellis, junto con su ama de llaves Jacqueline Parent, verificaron testimonios anteriores de que Brent Anderson una vez se hizo pasar por un reparador de televisión por cable en un intento de ingresar a la casa de Ellis. Craig Oard, el hijo de Mike Oard, quien era novio de Kimberly Anderson en el momento del tiroteo, testificó para verificar las declaraciones de otros testigos de que Brent Anderson fingió estar interesado en comprar la casa de los Oard para poder entrar. La casa estaba a la venta en ese momento, dijo Oard. Oard, Ellis y Parent dijeron que reconocieron a Brent Anderson como el intruso o el posible intruso cuando vieron su foto en los periódicos después de su muerte.

La madre y exsuegra y cuñada de Kimberly Anderson subieron al estrado el viernes para testificar que Anderson estaba histérica y llorando cuando la encontraron en el césped de su casa después del tiroteo.

«Estaba histérica, llorando, meciéndose de un lado a otro con el bebé», dijo Patricia Nester, la madre del primer esposo de Anderson. Nester dijo que vive a un octavo de milla de la casa de Anderson y fue el primer miembro de la familia en llegar a la casa. «Le pregunté qué pasó. Ella solo me miró. Le pregunté qué pasó de nuevo. Me miró de nuevo y dijo: ‘Le disparé a Brent’».

Patricia Nester, su hija Kristin Ann Nester y la madre de Anderson, Sue Allen, también testificaron que los niños Anderson habían estado en la casa de los Nester la noche después del tiroteo. Kristin Nester cambió el pañal de Ryan, de 1 año. Ese pañal se recuperó más tarde a pedido de una enfermera de agresión sexual y se entregó a la Oficina del Sheriff del Condado de Auglaize como evidencia. El detective Mike Eberle testificó más tarde que se encontró vello púbico en el pañal.

Eberle, el sargento detective. Dennis White y el diputado Brent Henschen subieron al estrado de los testigos por segunda vez esta semana el viernes. Al ser interrogados por el abogado defensor Alan Konop, los oficiales testificaron que Kimberly Anderson les contó a cada uno de ellos sobre el presunto abuso infantil por parte de Brent Anderson en declaraciones hechas el día del tiroteo. Los oficiales del condado de Auglaize no mencionaron a Anderson denunciando el abuso o diciendo que confrontó a su esposo al respecto durante el testimonio bajo el interrogatorio de los fiscales a principios de semana.

El interrogatorio de Konop también reveló que Eberle recogió una sábana de tamaño completo de una cuna en el apartamento de Brent Anderson 24 días después del tiroteo. Eberle dijo que la sábana, que estaba arrugada en la cuna, tenía manchas de semen. También se encontró en el apartamento otra hoja que parecía coincidir con la hoja manchada de semen, pero no fue recogida, dijo.

Aunque Kimberly Anderson testificó el jueves que forcejeó con Brent Anderson mientras le disparaba, Eberle dijo el viernes que Anderson nunca mencionó el forcejeo en su informe a la policía esa tarde. Su testimonio fue respaldado por el de Lynn Miller, directora del equipo de rescate de Wapakoneta. Miller estuvo en la escena ese día. Miller dijo que Anderson no tenía manchas de sangre, rasguños u otros signos físicos de lucha.

Patricia Knippen, de los Servicios Infantiles del Condado de Auglaize, testificó el viernes que entrevistó a Kimberly Anderson la noche del tiroteo. Knippen la llevó a ella y a sus dos hijos a Joint Township District Memorial Hospital para que los niños pudieran ser examinados en busca de signos de abuso sexual. También dijo que la enfermera de agresión sexual en el hospital recomendó obtener el pañal que llevaba Ryan cuando su padre lo llevó a casa como posible evidencia. Sue Allen y Kimberly Anderson llevaron el pañal a Knippen varios días después del tiroteo porque los investigadores no lo recuperaron.

Ruth Baeumel, la enfermera de agresión sexual del hospital, testificó que examinó a los niños Anderson en busca de signos de abuso sexual y no encontró evidencia.

Testimonio del viernes:

Kimberly Anderson estaba histérica en la escena del tiroteo.

Se pidió a los investigadores que recuperaran un pañal que Ryan Anderson, de 1 año, había estado usando, pero Anderson y su madre lo entregaron después de que los investigadores no lo recuperaran.

Se descubrió que el pañal del niño contenía vello púbico.

Kimberly Anderson les dijo a los investigadores en la escena sobre las acusaciones de que Brent Anderson lamió mostaza del pene de su hijo.

Anderson le contó al Dr. Wilfred Ellis sobre el presunto abuso sexual la noche anterior al tiroteo. Ellis le advirtió que no confrontara a Brent Anderson y le sugirió que llevara al niño al pediatra.

Ellis no denunció el presunto abuso sexual a los servicios infantiles porque creía que eran rumores y fue correcto remitirla al pediatra.

Kimberly Anderson no mostró signos de tener problemas con Brent Anderson durante el tiroteo.

kimberly anderson

kimberly anderson

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba