Perfiles asesinos - Mujeres

Sarah Jo PENDER – Expediente criminal

Sarah Jo 
 PENDER

Clasificación: Asesino

Características:

Drogas – Argumentos

Número de víctimas: 2

Fecha del asesinato:

24 de octubre de 2000

Fecha de arresto:

4 días después

Fecha de nacimiento:

29 de mayo de 1979

Perfil de la víctima:

Andrew Cataldi, 24, y Tricia Nordman, 25 (sus compañeros de cuarto)

Método de asesinato:

Tiro (escopeta calibre 12)

Ubicación: Condado de Marion, Indiana, EE. UU.

Estado:

Condenada a 110 años de prisión el 22 de agosto de 2002. Escapó del Centro Correccional de Rockville el 4 de agosto de 2008. Fue recapturada el 2 de diciembre de 2008.

Sarah Jo Pender es una mujer condenada junto con su ex novio Richard Edward Hull por asesinar a sus compañeros de cuarto: Andrew Cataldi y Tricia Nordman el 24 de octubre de 2000 en Indiana. Llamó la atención nacional en agosto de 2008 después de escapar del Centro Correccional de Rockville y apareció en America’s Most Wanted. Fue recapturada en diciembre de 2008.

Delito

Sarah Jo Pender, entonces de 21 años, se graduó de Lawrence Central High School en 1997. Trabajó como secretaria en Carl E. Most and Sons. Richard Hull, su novio, trabajaba como portero en un bar. Tenía antecedentes penales que incluían 6 delitos menores y dos condenas por delitos graves por robo de auto y entrada residencial.

Andrés Cataldi 24, y Tricia Nordman, de 25 años, eran ambos fugitivos de un Centro Correccional de Nevada donde Nordman cumplió condena por falsificación y Cataldi por posesión con la intención de distribuir metanfetamina. Según la policía, Richard Hull y Andrew Cataldi supuestamente vendían drogas en su lugar, hecho confirmado por el propio Hull.

El asesino

Según la vecina Jana Frederick, las tensiones habían estado creciendo durante tres semanas entre las parejas, ya que Richard Hull y Andrew Cataldi solían discutir. En algún momento antes de los asesinatos, Richard Hull, que no podía comprar legalmente un arma de fuego debido a su historial, intentó comprarle una al hijo de su novio. Cuando eso no funcionó, recurrió a Sarah Pender, a quien de alguna manera convenció para que le comprara un arma.

En la mañana del 24 de octubre de 2000, Hull llevó a Pender a un Walmart local donde el empleado que manejó la venta de la escopeta calibre 12 utilizada para el asesinato vio a Hull recoger las municiones y llevarlas al mostrador donde Pender las pagó. Luego, la pareja salió de paseo con los padres de Pender y llegaron a casa alrededor de las 11 p.m.

Sarah Pender abandonó el lugar poco después para dar un paseo por el barrio. Según Richard Hull, mientras ella estaba fuera, estalló una discusión sobre el dinero que la hermana de Hull, Tabitha, le debía a Cataldi. Cataldi, que sabía sobre la escopeta comprada recientemente, entró en la habitación de Hull y trató de agarrar el arma. «Dijo que iba a matar a mi f—— familia», dijo más tarde Richard Hull a los detectives. Siguió una lucha. Hull luego le disparó a Cataldi en el pecho ya Nordman en el pecho y en la cabeza.

Cuando Pender regresó a su casa, ambas víctimas estaban muertas y Hull ya había cargado uno de los cuerpos en la parte trasera de un camión que le había prestado un amigo, Ronnie Herron, el 23 de octubre de 2000. Lo necesitaba para sacar cosas. del sótano porque él y Cataldi planearon que un químico de Las Vegas usara el lugar para cocinar metanfetamina. Hull y Pender luego se alejaron unas cuadras y arrojaron los cuerpos en un contenedor de basura donde Steve Stultz los encontró.

El 25 de octubre de 2000, Sarah Pender fue a trabajar como de costumbre, mientras que Richard Hull pidió prestado un adaptador de enchufe a la vecina Jana Frederick para limpiar la sangre de la casa. El 26 de octubre, la pareja fue a Noblesville para devolverle el camión a su dueño; la casa en la que Richard Hull quemó varios artículos manchados de sangre. El mismo día, los detectives, que habían identificado a las víctimas, registraron la casa de Hull y Pender. Encontraron rastros de sangre y notaron que se habían hecho intentos para conciliar los asesinatos.

Hull fue arrestado en Noblesville el 27 de octubre de 2000 y admitió que cometió ambos asesinatos. El 28 de octubre de 2000, Sarah Pender entregó a la policía un par de pantalones manchados de sangre pertenecientes a Hull. Las pruebas de ADN mostraron que la sangre era de Tricia Nordman y Andrew Cataldi. No se encontraron pruebas de ADN que vincularan a Pender con los asesinatos de los que fueron acusados ​​tanto ella como su novio. Sarah Pender explicó más tarde que «Después de que cometió estos asesinatos, no llamé a la policía, sino que me quedé con él por amor, miedo, lealtad y pura estupidez».

La prueba

Protagonista

Sarah Pender fue a juicio en el Tribunal Superior de Marion en julio de 2002. Fue representada por el abogado James Nave. El juez fue Jane Magnus-Simpson. El fiscal fue Larry Sells. Larry Sells era un candidato republicano que acababa de ser derrotado cuando se postuló para convertirse en fiscal del condado de Hamilton. Había hecho campaña enfatizando sus duras sentencias para los criminales. Se mostró favorable a la pena de muerte y logró conseguirla en varias ocasiones. Él creía que los juicios deberían resultar en condenas en más del 75% de los casos.

Ni Sarah Pender ni Richard Hull testificaron en el juicio.

Evidencia contra Pender

Citando el hecho de que Sarah Pender había comprado el arma homicida la mañana de los asesinatos y que luego ayudó a Richard Hull a deshacerse de los cuerpos, Larry Sells le dijo al jurado que ella había planeado los asesinatos y había manipulado a Richard Hull para que los cometiera.

De acuerdo a Vic Ryckaert, periodista del Indianapolis Star, Sells «comparó su influencia sobre Hull con el control que Manson tenía sobre sus seguidores, quienes cometieron una serie de asesinatos en 1969». La etiqueta de «Charles Manson femenino» se ha adherido a Sarah Pender desde entonces.

Para probar la culpabilidad de Sarah Pender, Sells se basó principalmente en una carta supuestamente enviada a Richard Hull por Pender en mayo de 2001 y en el testimonio del recluso Floyd Pennington. En la carta que supuestamente le escribió a su ex novio, la mujer asumía la responsabilidad del asesinato. «Ojalá pudiera volver atrás y cambiar los acontecimientos de esa noche», decía la carta. «Drew fue tan malo esa noche. Me rompí. No quise matarlos. Debe haber sido el ácido.[…]»Cuando dijiste que intentarías asumir la culpa, supe que me amabas profundamente. Al principio pensé que lo dirías, pero cumpliste tu promesa». la carta terminaba con una posdata:
«Destruye esto».

El examinador forense de documentos, Lee Ann Harmless, testificó que la carta había sido escrita por Pender. El abogado defensor James Nave dijo que la carta era falsa. dijo que Sarah Pender no era «inteligente cerebro criminal» y que el asesinato «No fue un acto criminal ingeniosamente planeado. Fue un acto del momento». Argumentó que Richard Hull había disparado a Cataldi y Nordman porque estaban a punto de sacarlo de un gran negocio de drogas.

Otra prueba presentada al jurado fue el testimonio de su compañero de prisión Floyd Pennington, quien tenía una relación de la pluma con Sarah Pender durante varios meses. Testificó que Pender le había admitido su responsabilidad en el doble homicidio durante una reunión que habían organizado el 22 de septiembre de 2001 en el Wishard Hospital.

El 22 de agosto de 2002, Sarah Pender fue declarada culpable y sentenciada a 110 años de prisión. Richard Hull se declaró culpable para evitar el juicio. Su línea de defensa fue que había sido influenciado por Sarah Pender en el momento del asesinato, lo que el tribunal consideró en ese momento como un factor atenuante. Recibió una sentencia de 130 años.

Controversias

sobre carta

La única prueba sólida presentada en el juicio de Pender como prueba de su culpabilidad fue la carta que supuestamente escribió el 16 de mayo de 2001 y envió a Richard Hull. Richard Hull entregó esta carta a su abogado, quien se la pasó al detective de Indianápolis Kenneth Martinez entre septiembre y octubre de 2001. Sarah Pender, sus abogados y sus partidarios siempre han dicho que Hull fabricó pruebas en su contra para desviar la responsabilidad del asesinato. sobre su. Varios elementos apoyan esta afirmación.

  1. El mismo Richard Hull, en una declaración jurada firmada, se retractó y admitió que la carta era una falsificación. En él, explicó que mientras estuvo detenido en la cárcel del condado de Marion, le mostró muestras de la letra de Pender a su compañero de prisión Steve Logan y le pidió que escribiera la carta por él, ya que Logan escribía más como una mujer. El trato era que Richard Hull brindaría protección a Steve Logan, que era un tipo blanco pequeño en el bloque de celdas. Al producir la carta falsificada, el objetivo de Hull era obtener una sentencia más corta y caminar a casa. Sin embargo, el 4 de mayo de 2004, cuando compareció para la revisión de la sentencia, el tribunal encontró como agravante la declaración jurada notarial en la que admitió la falsificación, ya que contradecía sus testimonios anteriores. el tribunal encontró “un factor agravante adicional, que [arose since the original sentencing]que, en realidad, es muy grave. [Hull] parece haber cometido perjurio en un esfuerzo por ayudar a su coacusado a manipular su salida de una condena penal por [the] delitos muy graves de homicidio.” Si bien admitir que la carta del 16 de mayo fue una falsificación resultó en una sentencia más severa para Hull, no benefició a Sarah Pender.

  2. En la carta se encontraron huellas dactilares tanto de Hull como de Steve Logan, pero no las de Sarah Pender.

  3. El detective Kenneth Martinez no pudo encontrar un sobre sellado que coincidiera con la carta.

  4. La mayoría de las ochenta cartas enviadas por Pender a Hull estaban escritas en cursiva. Se imprimió la supuesta carta autoincriminatoria, que era menos común.

  5. Si bien Steve Logan siempre se abstuvo de admitir que escribió la carta del 16 de mayo de 2001, testificó que Hull le mostró cartas escritas por Pender y también le pidió que escribiera algún tipo de carta como una forma de reducir sus cargos o sentencias, que Logan afirma que no lo hizo. En otra ocasión, según Pender, Steve Logan también admitió ante un investigador privado contratado por Pender que Richard Hull había solicitado que se escribiera la carta falsificada.

  6. Entre el supuesto tiempo de redacción de la supuesta carta autoincriminatoria de Pender, 16 de mayo de 2001, y el momento en que se lo entregó el abogado de Hull, septiembre-octubre de 2001, de conformidad con una orden de allanamiento, el detective Kenneth Martinez cesó la correspondencia en la cárcel entre Hull y Pender el 17 de julio de 2001. No encontró la carta del 16 de mayo, a pesar de que Hull’s supuestamente la había guardado durante todo ese tiempo. Los partidarios de Pender dicen que esto se debe a que la carta falsificada aún no se había escrito.

    Sobre el testimonio de Pennington

    A principios de septiembre de 2001, Floyd Pennington era un delincuente habitual y un delincuente violento en espera de sentencia por robo. También tenía antecedentes por abuso de menores, delito por el que recibió una condena de cinco años en 1989.

    El 20 de septiembre de 2001, se reunió con el detective Kenneth Martinez y le dijo que podía concertar una reunión y que Pender admitiera su responsabilidad en los asesinatos. Había estado involucrado en una correspondencia con Pender que en ese momento ascendía a 75 cartas. Esto había evolucionado en una relación amorosa a larga distancia. Después de su reunión con el detective Kenneth Martinez, le escribió a Sarah Pender en qué fecha debería fingir estar enferma para ser enviada al Hospital Wishard.

    El 22 de septiembre fingió tener un problema renal y ambos se encontraron en el hospital como estaba previsto. El 28 de septiembre de 2010, Pennington dio una declaración según la cual había podido hablar durante tres o cuatro horas con Pender. Dijo que los dejaron solos durante media hora durante la cual Pender admitió haber planeado el asesinato, obligando a Hull a matar tanto a Cataldi como a Nordman y estar presente en la casa en el momento de los asesinatos.

    Sarah Pender dice que Floyd Pennington es un mentiroso. Los partidarios de Sarah Pender creen que no es coincidencia que Floyd Pennington decidiera hacer una declaración en contra de Pender a fines de septiembre. Esto sucedió justo antes de que fuera sentenciado, y justo en el momento en que Richard Hull decidió entregar la supuesta carta autoincriminatoria de Pender a través de su abogado al Detective Kenneth Martinez. Floyd Pennington había estado encarcelado en el mismo bloque de celdas que Richard Hull durante dos meses. Creen que Floyd Pennington sabía sobre la carta y vio la oportunidad de hacer un falso testimonio contra Sarah Pender que parecería creíble y, con suerte, lo beneficiaría y le daría algo de indulgencia.

    Evasión

    Pender escapó del Centro Correccional de Rockville, una prisión de seguridad media 50 millas al oeste de Indianápolis, el 4 de agosto de 2008, con la ayuda del guardia de la prisión. Scott Spitler Sr. y ex compañero de celda Jaime Long.

    Protagonista

    En el momento de la evasión de Pender, Scott Spitler había sido oficial penitenciario en el Centro Correccional de Rockville durante 5 años. El mes anterior, fue colocado en un programa de desvío previo al juicio por un delito menor de agresión. Aunque estaba casado y tenía hijos, también mantenía una relación continua con Sarah Pender tras las rejas.

    Jamie Long tenía 41 años y estaba casada con Larry Long. Tenía antecedentes penales de dos delitos graves y de 12 a 15 otras condenas. Ambas mujeres se conocieron en 2001 mientras estaban presas en la cárcel del condado de Marion. Formaron una relación íntima y Long se refirió a Pender como su «esposa» mientras cumplían condena en la prisión de mujeres de Indiana en Indianápolis. Después de su liberación, Long visitó con frecuencia a Pender.

    Circunstancias

    En abril de 2007, Sarah Pender presentó una petición de recurso de hábeas corpus. El 5 de septiembre de 2008, en sentencia de cierre, su petición fue desestimada. Más tarde escribió: «Una vez que mis apelaciones se agotaron [sic], no me quedaba ninguna esperanza y elegí crear mi propia justicia. Cumplí el equivalente a 21 años de mi sentencia y sentí que era suficiente. Me escapo porque me sentí justificado al hacerlo».

    fuga de la cárcel

    Según los informes, Sarah Pender planeó su escape en los días o semanas antes de que ocurriera con un teléfono celular que le proporcionó Scott Spitler. El 4 de agosto de 2008, Sarah Pender fue al gimnasio de la instalación donde se cambió de ropa, escondió su uniforme de prisión por encima de las baldosas del techo y se puso la ropa de civil que también le había dado Spitler. Luego caminó hacia el área de abastecimiento de combustible donde habían acordado reunirse. Spitler le dijo que se subiera a la camioneta y se escondiera debajo del asiento, lo cual hizo. Luego condujo hasta la puerta de la prisión donde sabía, por experiencia, que el guardia no registraría su vehículo. Spitler dejó a Pender en uno de los estacionamientos de las instalaciones, donde Jamie Long la recogió, le dio $140 y la llevó a Indianápolis. Después de un conteo de reclusos, parecía que Pender no estaba. La Prisión fue poner en bloqueo de máxima seguridad.

    Después de ver las cintas de videovigilancia y consultar el registro de la caseta de vigilancia, los investigadores identificaron a Spitler como cómplice de Pender. Fue arrestado el 5 de agosto de 2008 y acusado de ayudar a un criminal, mala conducta oficial, mala conducta sexual y tráfico de un recluso. En febrero de 2009 fue condenado a 8 años de cárcel. Jamie Long fue arrestada el 7 de agosto de 2008 después de que Spitler la denunciara ante los investigadores como la persona que había recogido a Pender. Fue acusada de ayudar a escapar, un delito grave de clase C, y sentenciada a 7 años de cárcel.

    En septiembre de 2008, el programa de televisión America’s Most Wanted comenzó a publicar un artículo sobre Sarah Pender. En octubre de 2008, Pender se agregó a la lista de los 15 fugitivos más buscados de los alguaciles estadounidenses. Ella era la única mujer en la lista en ese momento.

    Mientras tanto, Sarah Pender se había establecido en un vecindario del lado norte de Chicago, donde pasó a llamarse Ashley Thompson. Encontró un trabajo como tasadora para un contratista. Llevaba una vida ordinaria y sin incidentes como empleada, que ha descrito extensamente en su blog. «El largo camino a casa».

    El 22 de diciembre de 2008, dos horas después de la repetición de America’s Most Wanted, su vecino la identificó y llamó a la policía de Chicago, que la arrestó en su apartamento. Aunque negó ser Sarah Pender por un tiempo, no se resistió al arresto.

    Sarah Pender ahora se encuentra recluida en confinamiento solitario en la prisión de mujeres de Indiana en Indianápolis. Este castigo, que debería haber durado un año, ha sido arbitrariamente prolongado por el Departamento de Corrección de Indiana, sin fecha fija para su liberación de nuevo a la población general. Se la mantiene bajo observación y no tiene contacto con otros reclusos.

    La fecha actual de liberación de Sarah Pender de la cárcel es el 4 de abril de 2054, cuando tendría 75 años.

    Etiqueta «Charles Manson femenino»

    En 2002, durante su juicio, el fiscal adjunto del condado de Marion, Larry Sells, comparó a Sarah Pender con una «Charles Manson femenino» para describir su supuesta influencia sobre Richard Hull. En ese momento, esta comparación fue retransmitida por los medios de comunicación en varias ocasiones y desde entonces ha resurgido regularmente en los medios en línea.

    Los partidarios de Sarah Pender afirman que esta comparación es inapropiada porque Sarah Pender no planeó, cometió ni presionó a Richard Hull para que asesinara a Tricia Nordman y Andrew Cataldi. Ellos afirman que incluso si Sarah Pender hubiera organizado los asesinatos, la comparación sería extremadamente exagerada: Charles Manson era un gurú con un historial de delincuentes juveniles y antecedentes psiquiátricos que llevó a varios miembros de su secta a cometer varios asesinatos en varias ocasiones durante un período de varios meses. . Sarah Pender tenía un trabajo legítimo en la única vez que Richard Hull le disparó a Cataldi y Nordman.

    En 2008 y durante su juicio, Scott Spitler explicó que Sarah Pender lo había manipulado. En el momento de la fuga, el comisionado del Departamento de Corrección de Indiana, Edwin Buss, dijo a los medios que Spender había «Lo manipuló hasta el punto en que [he had planned his
    day] para obtener un vehículo dentro de las instalaciones y sacarla de las instalaciones «. Los detectives dijeron que primero había seducido y luego coaccionado a Spitler para que la ayudara a escapar. Entrevistado por America’s Most Wanted, Larry Sells dijo una vez más sobre Pender que
    «Acechando dentro hay un demonio oscuro y malvado […] ella tiene la habilidad de seducir a las personas para que cometan actos atroces […] ella tiene una habilidad similar a la de Charles Manson para manipular a la gente».

    El sitio web America’s Most Wanted hizo una descripción particularmente dramática de Sarah Pender, etiquetándola como una «fugitivo astuto y peligroso» y pide a los espectadores que llamen «antes de que tenga la oportunidad de matar de nuevo». Precisó que «Pender usó su cuerpo para obtener lo que más deseaba: libertad». El programa habló sobre «sus maneras manipuladoras».

    Sarah Pender ha escrito que «Los medios de comunicación, incluido «America’s Most Wanted», han usado hechos de manera selectiva para manipular a los espectadores para que crean que soy un criminal peligroso y degenerado a cambio de una historia sensacionalista y calificaciones más altas con el pretexto de hacer justicia». Los partidarios de Sarah Pender afirman que Scott Spitler estaba al tanto de la representación mediática de Sarah Pender y la usó para minimizar su responsabilidad. Señalan que Spitler no actuó por un amor equivocado por un femme fatale cuando ayudó a Sarah Pender a escapar del Centro Correccional de Rockville: esperaba un pago de 15000 $ por sus servicios, un hecho que los medios no informaron ni durante la fuga de Pender, ni antes, durante o después del juicio de Spitler.

    Los partidarios de Sarah Pender señalan además que la relación entre Pender y Spitler no fue una excepción en Rockville. Dos meses después de su fuga, en octubre de 2008, Roger Heitzman, otro oficial penitenciario de Rockville, fue arrestado por la policía estatal por traficar y participar en actos sexuales con al menos una reclusa. Debido a que el caso no fue de alto perfil, nadie afirmó que Heitzman fuera una víctima manipulada por el recluso involucrado.

    Los partidarios de Sarah Pender finalmente afirman que el Departamento de Corrección también tenía interés en exagerar las habilidades de Pender para minimizar el daño de los medios y sus propias responsabilidades: la política de contratación del Centro Correccional de Rockville ya había recibido mala publicidad en los medios en febrero de 2008 cuando se reveló que El asesino en masa Steven Kazmierczak había sido contratado allí en 2007 para trabajar como oficial penitenciario. El hecho de que el guardia apostado en la puerta no registró el vehículo de Spitler el día de la fuga como debería haberlo hecho, el comportamiento de Scott Spitler, el arresto de Roger Heitzman, la contratación del psicópata Steven Kazmierczak son elementos que claramente señalaron problemas dentro de la institución que , cuando se consideraba, tenía poco que ver con la personalidad de Pender. Los partidarios de Sarah Pender señalan que ella no cometió ningún tipo de violencia para preparar, ni durante ni después, su fuga.

    Los partidarios de Sarah Pender afirman que, en todo caso, lejos de ser manipuladora, Sarah Pender a menudo ha sido utilizada por una variedad de personas como un chivo expiatorio conveniente para eludir sus propias responsabilidades en los delitos o errores que cometieron, o utilizada en los medios de comunicación como un medio para obtener altas calificaciones y más copia de sus periódicos.

    Medios de comunicación

    Un libro sobre su fuga, Girl, Wanted: The Chase for Sarah Pender , se publicó el 7 de junio de 2011. El libro, escrito por Steve Miller (autor), ha sido criticado por ser inexacto y citar deliberadamente documentos clave de manera engañosa.

    En abril de 2011, un proyecto de arte postal Sarah, su familia y amigos lanzaron «Send us YOUR Hand» bajo la organización «Art for Humanity» para recaudar apoyo y ayudar a Pender, quien ha estado en confinamiento solitario desde 2008, a permanecer conectado con el mundo exterior.

    El 1 de abril de 2012, su caso se perfiló en un episodio de la serie de televisión Oxygen. «Rompió». El programa de televisión presenta entrevistas de Sarah Jo Pender y sus familiares, así como de muchas personas involucradas en el caso.

    Richard Hull contra el estado de Indiana

    Los hechos


    [O]l 25 de octubre de 2000, alrededor de las tres de la mañana, Ed Leggon vio a dos personas grandes, una más grande que la otra, cubriendo la cama de una camioneta en el frente, estacionada frente a la casa en 906 S. Meikle Street, aquí en el condado de Marion, Indiana. No pudo distinguir en ese momento ni la raza ni el sexo de los individuos. Más tarde, Sarah Pender y . . . Richard Hull, ambos reconocieron que esos individuos eran ellos.


    [A]A las seis de la tarde de ese día, Stephen Stultz, un empleado de Teamsters Local Union en 869 South Meridian, descubrió los cuerpos de un hombre y una mujer en un contenedor de basura en la parte posterior de la dirección de Union y eso está a poca distancia de la dirección de Meikle Street. Esas personas fueron identificadas más tarde como Andrew Cataldi y Tricia Nordman, compañeros de cuarto de . . . Hull y Sarah Pender. El hombre había recibido un disparo en el pecho y la mujer en el pecho y en la cabeza con una escopeta. Las descripciones de las víctimas y las fotos de sus tatuajes se mostraron en los noticieros de televisión.

    Una vecina de los cuatro individuos, Sarah Pender, Richard Hull, Andrew Cataldi y Tricia Nordman, allí en 906 Meikle, se comunicó con la policía y les dijo que sabía quiénes eran los individuos que habían sido asesinados y también les dijo que Sarah Pender y Richard Hull también vivía en esa dirección.

    El detective Kenneth Martinez y otros agentes del orden obtuvieron una orden de allanamiento. Registraron la dirección 906 S. Meikle y descubrieron, entre otras cosas, que había mucha sangre en la escena. El análisis de ADN determinó más tarde que esa sangre pertenecía a: la sangre que analizaron pertenecía a Tricia Nordman, víctima en este caso. Parecía también que había habido un intento de limpiar la sangre y ocultar las pruebas de los asesinatos. Jana Frederick le dijo a la policía que Richard Hull tomó prestado un adaptador de enchufe alrededor del mediodía del 25 de octubre de 2000 para usar un champú para alfombras. [machine] para limpiar la residencia allí en 906 S. Meikle.

    La policía encontró a Richard Hull ya Sarah Pender en Noblesville. Cuando Richard Hull fue interrogado en la madrugada del 27 de octubre de 2000, inicialmente negó tener conocimiento de lo que les sucedió a Andrew Cataldi y Tricia Nordman. Los detectives le informaron sobre algunas de las pruebas en su contra, incluido que había tomado prestado de la camioneta de Ronnie Herron la noche del 23 de octubre de 2000. Que los cuerpos habían sido trasladados en esa camioneta.

    El análisis de ADN de la camioneta mostró que en la caja de la camioneta había sangre de Andrew Cataldi, una de las víctimas en este caso. Le aconsejaron que [they] sabían que él y Sarah Pender habían ido a un Wal-Mart del sur de los EE. UU. 31. Sarah Pender fue conducida allí por Richard Hull y allí se había comprado una escopeta de calibre doce la mañana del 24 de octubre de 2000, solo unas horas antes de que Andrew Cataldi y Tricia Nordman fueran baleados con una escopeta. Richard Hull fue observado por el empleado que había manejado la venta de la escopeta obteniendo municiones, las cuales fueron llevadas al mostrador y pagadas – fueron pagadas por la Sra. Pender. esa municion [was] babosas de venado calibre doce. A la Sra. Nordman le dispararon dos veces con una bala de venado calibre doce y ambos Cataldi, Andrew Cataldi y Tricia Nordman, recibieron disparos con una escopeta. Análisis de ADN de… disculpe. Tacha eso temporalmente.

    Richard Hull dijo a los agentes del orden la mañana del 27 de octubre de 2000 que su hermana, Tabitha, le debía dinero a Andrew Cataldi. Que él y Andrew tuvieron una discusión esa noche. Cataldi sabía que tenía la escopeta Mossberg que acababa de comprar. Cataldi entró en la habitación de Hull para tratar de agarrar la escopeta. Se pelearon y Hull les dijo a los detectives: «Dijo que iba a matar a mi f——- familia» y esa discusión ocurrió momentos antes de que el tiroteo realmente ocurriera en la casa.

    El 28 de octubre de 2000, Sarah Pender, al dar su [sic] declaración completa a la policía, les entregó un par de pantalones negros pertenecientes a [Hull]. Esos pantalones fueron examinados y las pruebas de ADN establecieron que la sangre en esos pantalones era la de Andrew Cataldi y Tricia Nordman.

    Y todos esos hechos ocurrieron en el condado de Marion, Indiana.

Detective del Crimen

Los trapitos del armario investiga los rincones más oscuros de la vida humana. Ofrece a los espectadores historias de crímenes de la vida real. Nuestro sitio está dedicado a historias de crímenes reales, porque la realidad es más oscura que la ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba