Comprar barato pero de gran calidad

En alguna otra ocasión ya he tenido la oportunidad de hablar sobre productos chinos. En concreto creo que estuvimos hablando sobre los móviles.

Me gustaría retomar en esta ocasión el tema, sobre la compra de artículos “en los chinos” como los denominamos de forma coloquial. Aunque previamente, también quisiera establecer una diferencia entre comprar en distintos tipos de este tipo de negocios.

 

Tiendas de artículos chinos

Comprar baratoLos establecimientos que encontramos en todos los rincones de nuestra geografía suelen caracterizarse por ser tiendas que ponen a la venta artículos para casi todo a precios inferiores a los que estamos acostumbrados y también con una calidad inferior. La razón de por qué la calidad es inferior es porque suelen ser copias de artículos de mejor calidad.

Sin embargo, merece la pena reflexionar acerca de la calidad de los artículos y mucha gente siente verdadero sentimiento de contradicción y rechazo ante los artículos “de los chinos” pero muchas de las cosas que compramos por precios superiores están curiosamente fabricadas precisamente allí, en China.

Por lo no tendría que resultarnos difícil encontrar artículos de mejor calidad y a buenos precios. Hasta ahora eso era poco probable, hasta que llegó la era de los ecommerce y los negocios rompieron todas las barreras.

 

Buen precio y buena calidad es posible

Comprar baratoPuedes encontrar páginas tipo DealExtreme donde puedes comprar casi todo lo que se te ocurre es un gran Bazar con origen chino que te vende cualquier artículo que busques, pero ¿dónde está la diferencia? la calidad. Puedes encontrar artículos de calidad media-baja, igual que te encuentras en un establecimiento chino de tu ciudad, o bien encontrar artículos de gran calidad y a precios muy rebajados.

Por ejemplo, comprar pantalones de una marca de surf reconocida a precio de mercadillo y reconocer su calidad. O prendas de marca que no te las venden como de marca (donde podrías reconocer fácilmente  la réplica), te la venden como una camiseta, un bañador o un bikini quizás algo más caro que el precio medio de la página, pero sigue siendo barato, y cuando te llega el artículo descubres que tiene demasiada calidad para lo que te han cobrado.

Reconocemos la calidad de un artículo por la manipulación de su material, por el acabado, por el color, por el diseño y también por el precio. Encontrarnos algo extremadamente barato nos hace involuntariamente pensar que es de baja calidad, y no siempre es así.

Otra de las ventajas más visibles es el transporte. Suele ser gratuito o “Free Shipping”.  Al cabo de unas dos semanas recibes tu pedido en casa a través de correo ordinario.

Está claro que no todo lo compramos de esta forma, pero sí que podríamos aprovechar algunas oportunidades con algunos productos que resultarán bastante bien. Sobre todo con tan buenos precios y un transporte gratuito.

 

Mario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!