Ir a la compra

Recuerdo cuando antes ir de compras para a casa, la compra habitual de comida, una vez al mes ibas con tus padres a una de esas grandes superficies a cargar el carro, si eráis muchos en la casa entonces se cogía 2 carros. De esta forma evitabas tener que ir a comprar cada día. Aunque finalmente las madres siempre necesitaban comprar algún tipo de alimento fresco, o se les había olvidado algo que las obligaba (seguramente también por gusto) a salir a la compra cada día.

La cuestión era quien más y quien menos tener el frigorífico más o menos lleno. Y no hace tanto de esto, normalmente acudíamos a distintos establecimientos para comprar qué clase de artículos.

Recorrido de una ama de casa

Ir a la compraVisitábamos la pescadería, de martes a sábados y siempre por la mañana (es un misterio el por qué no se queda abierta una pescadería por la tarde, tal vez lo vendan todo). Después a la frutería, pasamos a la carnicería (casi siempre acompañada de la charcutería y por último el “súper” del barrio para comprar todo lo demás.

Sin embargo, salir ahora a hacer la compra es mucho más fácil. Vamos a la gran superficie y lo encontramos todo, o bien a muchos otros establecimientos que incluyen servicios de carnicería, frutería… para que no tengas que salir a ningún lado más.

Y en cuanto a la comida, casi todo lo vamos a encontrar envasado sobre todo la carne, y los fiambres. La charcutería envasada sabe distinta que la que te sirven al corte, sabe mucho mejor recién cortada, sin embargo nos encontrábamos con el inconveniente de que se estropeaba en un par de días y la gente acababa tirando demasiada chacina.

Atrás quedaron ya las bebidas envasadas en vidrio que luego tenías que devolver para que te devolvieran una pequeña fianza que tenías que pagar por el vidrio que te llevabas. Quién compra ahora una botella de 1l. ó 2 l. de Coca Cola en botella de vidrio.

Los cambios a la hora de hacer la compra

Ir a la compraEn fin, hacer la compra ha cambiado muchísimo en los últimos 20 años, seguramente inducido por una sociedad mucho más rápida y pensando también en la economía de las personas.

La gente mira mucho más el dinero que gasta y ya pocos son los que compran para un mes, normalmente se sale a comprar una vez por semana, el tipo de superficie a la que acudes es aquella que te dé mejores precios y la mejor calidad disponible.

Está claro que la gente compara los precios y al final lo que hacemos es una valoración entre la distancia que hay al supermercado y lo que nos vamos a ahorrar si vamos al otro.

 

 

Mario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!